sábado, 11 de julio de 2009

Guinea E.: pobreza nadando en petróleo





Con unos ingresos petroleros enormes como para que tengan la riqueza per cápita de España o Italia, los escasos 500.000 habitantes de Guinea Ecuatorial viven en un nivel de pobreza peor que los de Afganistán o de Chad, y eso se debe a la alta corrupción del gobierno, según un informe de la organización defensora de los derechos humanos Human Rights Watch (HRW).

HRW señala al gobierno de Obiang como el responsable de que el nivel de vida no haya mejorado.

En el documento "Petróleo y derechos humanos en Guinea Ecuatorial", HRW asegura que la disparidad entre los gigantescos ingresos y la desequilibrada distribución de la riqueza interna entre sus pocos habitantes demuestra que el gobierno de Teodoro Obiang, "en vez de mejorar las vidas de los ciudadanos", ha contribuido a aumentar "la malversación económica en el manejo de los miles de millones de dólares procedentes del petróleo".
El petróleo de Guinea Ecuatorial fue descubierto a comienzos de la década del '90 y, desde entonces, el Producto Interno Bruto (PIB) del país ha aumentado en más de 5.000%.
Sin embargo, el "nivel de vida de los habitantes no ha mejorado sustancialmente".
Corrupción
En el informe, el director del Programa de Negocios y Derechos de HRW, Arvind Ganesan, recuerda que "éste es un país en el que la gente debería tener la riqueza per cápita de España o Italia y, sin embargo, vive en una situación de pobreza peor que la de Afganistán o Chad".
"Esto demuestra la corrupción y la mala gestión del gobierno, y su insensibilidad con su propia población", agrega el responsable de la organización con sede en Nueva York.
En estos momentos, la nación africana se ha convertido en el cuarto productor de petróleo del África subsahariana y, sin embargo, afirma HRW, la mortalidad infantil ha aumentado desde la "ya terrible cifra de 103 muertes por cada 1.000 habitantes en 1990, a 124 por cada 1.000 en 2007".
Asimismo, la tasa de mortalidad de niños menores de cinco años ha aumentado de 170 por cada 1.000 habitantes en 1990 a 206 en 2007, agrega.
"Máquina privada"
La ONG resalta que "el país ha vivido una serie de escándalos de corrupción en los que estaban implicados funcionarios del gobierno y sus familiares".



El informe afirma que el hijo mayor del presidente Obiang compró una propiedad en California, en 2006, valorada en US$35 millones, y gastó en 2004 más de US$8,5 millones en mansiones y automóviles de lujo en Sudáfrica. Su único ingreso conocido era un salario mensual de US$4.000 como ministro de Gobierno.
El informe compara los US$43,5 millones que gastó en dos años para mantener un fastuoso estilo de vida, con los US$43 millones que el gobierno invirtió en educación en 2005.
La organización denuncia que "Obiang controla el petróleo, el gobierno y el país sin una presión internacional significativa. La inmensa riqueza de Guinea Ecuatorial seguirá siendo una máquina privada de hacer dinero para unos cuantos en lugar de un medio para mejorar las vidas de muchos".
Antecedentes
En marzo pasado, un informe del grupo de presión Global Witness acusó al banco Barclays por mantener abierta una cuenta del hijo de Guinea Ecuatorial, luego de que se probó que su familia robaba ingresos del petróleo.
En entrevista con la BBC, Anthea Lawson, de Global Witness, explicó que "al trabajar con gobiernos corruptos y sus familias, los bancos están contribuyendo a la corrupción en algunos de los países más pobres del mundo".
En contraste, en Noruega, el flujo de dinero procedente del petróleo desde principios de la década del '70 ha permitido que el PIB per cápita sea de US$52.000 al año, sólo detrás de Luxemburgo entre las democracias industrializadas, y eso se refleja en el nivel de vida de sus habitantes.
Un estudio reciente concluyó que los noruegos trabajan menos horas que los ciudadanos de ninguna otra democracia industrializada, ya que cuentan con vacaciones, beneficios y licencias por enfermedad extremadamente generosos.
Fuente: BBC Mundo