sábado, 30 de abril de 2011

La crisis del ambiente, la crisis del sistema






La Tierra está experimentando cambios en su superficie, en gran parte debido a la acción humana de los últimos tres siglos. La industrialización, la revolución energética y la agricultura industrial, hicieron su aporte para llegar a la crisis climática que ya comenzamos a padecer. Una crisis que no acabará con el planeta, pero que si no actuamos a tiempo, terminará con la gran mayoría de las especies que hoy lo habitamos.
La humanidad, cuenta ya con los conocimientos y las tecnologías necesarias para producir alimentos y energía de forma sustentable. También para utilizar y reciclar el agua potable de modo que esta no se agote. Y por supuesto que también para reducir, reutilizar y reciclar nuestros deshechos de forma tal que dejen de provocar un colapso ambiental en las cercanías de cada ciudad.
El no uso de todos esos saberes, se debe simplemente a que no generan un rédito económico y, en un sistema regido por la economía, esto es un problema verdaderamente grave y difícilmente solucionable.
Se podría satisfacer la totalidad de las necesidades de consumo de productos y servicios, si éstos se distribuyeran de una forma más equitativa. En definitiva, podríamos reducir drásticamente el impacto ambiental de nuestras actividades, sin que esto significara volver a la época de las cavernas, como hemos escuchado muchas veces, que pretendemos hacer los ecologistas.
Lo que ha primado hasta ahora no es la sustentabilidad de los recursos, sino la generación de nuevas necesidades de consumo, con el fin de aumentar las ventas y por consiguiente los beneficios económicos de las empresas que los producen. Desequilibrios ambientales tales como el calentamiento global, son consecuencia directa de la sobre explotación de los recursos naturales y afecta a todas las regiones del mundo. 
Estamos atravesando una crisis sistémica. La forma en la que está “organizada” la civilización con una escala de valores totalmente equivocada, donde se exacerba el éxito económico, la acumulación de poder y las superficialidades, por sobre la solidaridad, el talento artístico, literario, el intelecto puesto en función del bien colectivo.
Este sistema ha exterminado innumerables especies y tiene amenazadas a otras tantas. Por su incapacidad intrínseca de preservar el ambiente, más allá de su utilidad en función de sus necesidades más inmediatas, provoca que cientos de millones de personas padezcan hambre, falta de acceso al agua potable o contaminación de sus ecosistemas. 
A este sistema no le interesa terminar con el hambre ni con la sed de miles de millones de personas, porque le son funcionales. Le sirven para seguir teniendo el poder de digitarlo todo, de manejarlo todo a su antojo. 
Por eso, quienes estamos convencidos de la necesidad de un cambio, quienes estamos dispuestos a pagar el precio de abandonar algunas de las comodidades a las que estamos acostumbrados, estamos empezando a pensar alternativas viables y comenzando a introducirlas en la práctica.
Tenemos que comenzar entre todos y todas, a construir las bases de una civilización diferente, fundamentada en el uso sostenible de los recursos naturales, que pueda ofrecer respuestas a las necesidades de los pueblos, incluyendo a todas las culturas, saberes, filosofías y religiones, para que cada una ofrezca su aporte propio a la construcción social nueva.
Este proceso, hace años ya que se está desarrollando y sobre él apoyamos muchas de nuestras esperanzas de que un mundo mejor, es posible.



Ricardo Natalichio

Director de EcoPortal.
net
rdnatali@ecoportal.net

www.ecoportal.net

ENAJENACIÓN DE TIERRAS Y BOSQUES CORDILLERANOS EN CHUBUT (PJ) Y RÍO NEGRO (UCR)...






PROVINCIAS LINDERAS, GOBERNADAS POR DISTINTOS PARTIDOS POLÍTICOS, CON UN MISMO RESULTADO: PINGÜES NEGOCIOS HURDIDOS TRAS BAMBALINAS POR ASESORES JURÍDICOS DE PEQUEÑAS MUNICIPALIDADES CON ACEITADAS CONEXIONES INMOBILIARIAS EN RAWSON, VIEDMA, BARILOCHE, BUENOS AIRES Y EN EL EXTRANJERO... POR FIN, LUEGO DE 20 AÑOS DE DENUNCIAS POR PARTE DE "PROYECTO LEMU" LOS DIPUTADOS DE LA UCR SE PREGUNTAN ¿QUIÉN ES JULIO TRAVERSO?... EL OSCURO ABOGADO QUE MANEJA DESDE HACE TRES DÉCADAS EL TEMA DE TIERRAS EN EL MUNICIPIO DE LAGO PUELO Y QUE "ASESORÓ" EN EL PASADO TAMBIÉN A LOS MUNICIPIOS DE EL BOLSON, EL HOYO Y EPUYEN...

¿SE ANIMARÁ ALGÚN FISCAL A INVESTIGAR DE OFICIO ESAS OBVIAS CONEXIONES???

L.C.


-------------------------------------------------------------------


La UCR Dice Que Das Neves Pudo Ser "Engañado" Con El Decreto De Los Bosques


La suspensión por 60 días del polémico decreto que habilitaba la venta de tierras boscosas en Chubut, tuvo el reconocimiento del bloque radical, cuyos integrantes habían planteado en numerosas oportunidades la posibilidad de que “el gobernador haya sido sorprendido o sobrepasado, por no decir engañado”, al firmar el decreto 268 del pasado 10 de marzo", sostuvo un informe de prensa de los diputados del radicalismo. Lorenzo criticó con dureza la presencia del abogado Julio Traverso como asesor de los jefes comunales, por su vinculación con inmobiliarias, según denunció.

Por Bloque de Concejales UCR

El polémico decreto N° 268/11 sobre el manejo de tierras públicas con bosque nativo en ejidos municipales, finalmente suspendido por 60 días para ser debatido en el ámbito parlamentario, fue objeto nuevamente de tratamiento ayer en la Legislatura Provincial por iniciativa del bloque de diputados de la Unión Cívica Radical.
El radicalismo justificó la decisión en “la necesidad de insistir y aclarar la verdadera cuestión de fondo del tema” en alusión a la defensa del bosque nativo para las futuras generaciones y en las derivaciones que tuvo un encuentro programado con intendentes municipales cordilleranos, abordadas en la tarde del mismo miércoles por el diputado Santiago Cárdenas (PROVECH) en declaraciones periodísticas.
La discusión parlamentaria tuvo un inesperado desenlace cuando se tomó conocimiento, a través del diputado radical Carlos Lorenzo en uso de la palabra en ese momento, que el Poder Ejecutivo Provincial había dispuesto la suspensión por 60 días del cuestionado decreto y el envío del tema para su análisis en la Legislatura Provincial. El gesto tuvo el reconocimiento del bloque radical, cuyos integrantes habían planteado en numerosas oportunidades la posibilidad de que “el gobernador haya sido sorprendido o sobrepasado, por no decir engañado”, al firmar el decreto 268 del pasado 10 de marzo.

Abordaje general

En su intervención inicial, Lorenzo consideró que “estamos en un momento precioso para resolver definitivamente esas zonas grises legislativas”, tal como describió al estado jurídico de la problemática, y planteó la urgencia de un abordaje general que, a su juicio, no se vio reflejado en el encuentro con los intendentes municipales celebrado en la mañana del miércoles en la Legislatura.
“El decreto 268/11 involucra a El Maitén, El Hoyo, Epuyén, Esquel, Trevelin, Corcovado. Río Pico, Río Senguer pero sus intendentes no estaban. Solo fueron los de Lago Puelo, Iván Fernández, y de Cholila, Miguel Castro, en uso de licencia y electo por un nuevo período”, expresó para refutar la fundamentación del planteo de una discusión jurídica en una cuestión práctica, “en una necesidad de desarrollo urbano de varios de estos pueblo que no es cierta”.
“La mayoría de los pueblos no tienen problemas. Seguramente en Lago Puelo haya que resolver algunos pero, por otro lado, tratar de fundamentar que el bosque nativo haya impedido el desarrollo urbano de Cholila es una gran mentira”, afirmó Lorenzo, corroborando, por otra parte, que los graves problemas de desarrollo urbano de El Hoyo “no son culpa del bosque nativo”.
Cuestionó al respecto la defensa de la decisión inicial del Poder Ejecutivo Provincial planteada por el diputado Cárdenas, ex – intendente municipal de El Hoyo, “cuando esa localidad es un pueblo ubicado en un valle, estrictamente rural, en el que existen chacras”.
Lorenzo pidió que “no se desvirtúen las cuestiones” y defendió la permanencia de la conducta por parte de la Unión Cívica Radical al responder a lo que llamó “patrañas y mentiras dichas en forma parcializada” por parte de defensores de la medida oficialista. “Las cosas hay que decirlas con verdades pero con verdades enteras”, aseguró.
“Hemos reconocido dificultades históricas en el manejo de las tierras públicas con bosque nativo. No hemos señalado con el dedo en ningún momento a la gestión de Das Neves. Es más, no hacemos responsable al gobernador de este decreto, sino a quienes lo asesoran o al autor intelectual”, apuntó.

Revisar últimas décadas

Lorenzo reivindicó el proyecto de ley presentado en la sesión del pasado martes, “donde se lee –dijo- que la intención política del bloque de la Unión Cívica Radical es una propuesta de revisar los últimos cuarenta años, en lo que entran todos los signos partidarios, para tratar de recuperar el bosque nativo para lo que pensó el constituyente: las futuras generaciones”, propugnando “meterle pasión” a esta tarea en los próximos ocho meses, con un abordaje real de la temática.
Mencionó luego “a estos dos personajes que –puntualizó- vinieron ayer como intendentes municipales” a quienes atribuyó el intento en 2005 de ampliar los ejidos municipales con intenciones de negocios inmobiliarios.
El legislador radical anticipó además la decisión radical de plantear un conflicto de poderes en la justicia y auguró la presentación de amparos por parte de vecinos para derogar el decreto 268/11. “Es más –continuó- vamos a presentar un proyecto de ley para su derogación”, advirtiendo que “no miden el conflicto político en que han metido al gobernador por una intencionalidad de dos personas: Iván Fernández y Miguel Castro”, subrayó.
“Tengo la certeza de que estas cosas hay que decirlas con verdades que no se están diciendo. Y estoy seguro que el gobernador ha sido sorprendido, al igual que el bloque mayoritario y el joven inexperto asesor legal que tiene el gobierno”, aseveró.

¿Quién es Julio Traverso?

Aludió también a la presencia de los intendentes cordilleranos con el asesor legal Dr. Julio Traverso. “No hay un solo expediente en materia de bosques en el que el hombre no haya estado patrocinando al que peleaba contra el Estado”, puntualizó.
“Ha intervenido toda la vida en todos los expedientes de bosques, respetando desde ya la labor profesional, pero no tiene porqué venir a fundamentar un decreto provincial el asesor legal del municipio de Lago Puelo”, continuó.
“Quién es Julio Traverso?”, se preguntó Lorenzo, apelando a la búsqueda en Internet donde aparece como representante regional de la Inmobiliaria Nordheimer (Negocios Inmobiliarios, Campos y Estancias con ofrecimientos de lotes y volvió a interrogarse: “Cómo es posible que el asesor legal del Municipio de Lago Puelo venga a decirnos que el decreto 268 es intachable desde lo jurídico y sea el representante de la agencia que está vendiendo todos los terrenos que son parte de lo que significa ese mismo decreto?”, expresó.

Precepto constitucional

“El bosque es patrimonio del pueblo del Chubut en su conjunto y la Constitución es sagrada”, aseguró luego el presidente del bloque radical, Roberto Risso, al referirse al artículo 105 que requiere una mayoría especial legislativa para la cuestión de los bosques nativos.
“Estamos dispuestos a debatir la problemática de cada una de las localidades. Es lo que debiera haberse hecho y no venir a intentar faltarnos el respeto”, continuó.
Risso recordó el artículo 105 de la Constitución Provincial que establece que el bosque nativo es de dominio de la Provincia y agregó la parte del texto que determina que “una ley general determina regula la enajenación del recurso, la que requiere para su aprobación el voto de los cuatro quintos del total de los miembros de la Legislatura”, agregando que “la misma ley establece las restricciones en interés público que deben constar expresamente en el instrumento traslativo de dominio, sin cuyo cumplimiento éste es revocable”.
“Acá no se trata se solucionar los problemas de un pueblo. Están haciendo un negocio inmobiliario espurio. Y hay quienes utilizan el decreto 268 para hacerlo”, indicó.
Consideró que “se equivoca si alguien cree que podrá hacerse rico con los bosques nativos del Chubut con ese decreto”, al que auguró una segura caída”, y comprometió la participación del bloque radical en el tratamiento de las cuestiones vinculadas con cada una de las comunas. “Lo que no vamos a permitir es que desaprensivos se enriquezcan a costa del patrimonio de los chubutenses”, señaló, al momento de presentar un proyecto de ley para derogar el decreto 268/11.

Fuente: Rawsonline.com
-------------------------------------------------------------------------------------


SON MÁS DE 7000 HECTÁREAS ADQUIRIDAS EN 2009
Río Negro vendió tierras a una firma belga con un cerro incluido

Por Leandro Renou

Diputados que investigaban la causa accedieron al expediente que, firmado por el gobernador Miguel Saiz (UCR), detalla que se pagaron sólo $ 153 por hectárea en una zona glaciar de El Bolsón, donde nacen varios ríos provinciales.
 
Horas después de que el gobierno anunciara el envío al Congreso de un proyecto para detener la extranjerización de tierras, se conocieron los detalles de la entrega de 7080 hectáreas que el gobierno del radical Miguel Saiz hizo en 2009 a un grupo belga, pero con una particularidad: la zona es de glaciares e incluye en sus márgenes parte del cerro Carreras, accidente geográfico de 2200 metros de altura en el que nacen buena parte de los ríos que riegan la provincia. Los legisladores Luis Bardeggia y Luis Bonardo, del Foro Rionegrino, recibieron la semana pasada y luego de haber pedido informes a la provincia, el expediente 41.850 que incluye los detalles de la entrega de 7080 hectáreas fiscales en la zona de El Bolsón a la empresa belga Burco, que en la región es dirigida por Hubert Gosse. “Allí se comprueba que el gobierno de Saiz entregó las tierras, las cuales fueron pagadas al valor irrisorio de $ 1.085.425, lo cual equivale a unos $ 153 la hectárea”, explicó Bardeggia a Tiempo Argentino, y agregó que, además, “dentro de la propiedad está buena parte del Cerro Carreras, con glaciares y bosques nativos”.
Concretamente, Burco –que según su web se dedica a “proyectos vacacionales de lujo situados en entornos naturales únicos”– compró una reserva de agua dulce. Es que en el cerro nacen los ríos Chubut, Pichileufú, Foyel y Villegas. Los dos primeros de las vertientes del Atlántico, y los dos últimos del Pacífico.
“Todo esto nosotros lo suponíamos, pero ahora hemos logrado comprobar quién es la empresa y cómo se entregó el patrimonio”, señaló Bardeggia. La historia de la entrega roza el escándalo: en 1955, el poblador Francisco Soria le solicitó al Estado ser considerado legítimo ocupante. Cuando en 1982 fallece, el reclamo lo sigue su hijo, Ignacio, quien logra en 2003 que la provincia le otorgue ese estatus. En septiembre de 2004, el hombre manifiesta repentinamente que quiere vender la tierra, sin considerar que no era propietario sino un mero ocupante. Y aquí aparece Burco. A través de la empresa El Talismán SA (que ahora se sabe que es de los belgas), pide los derechos de ocupación al mismo tiempo que Soria se ofrece a vender. Once días después, la Dirección de Tierras autoriza la transferencia. En 2005 y en tiempo récord, mediante la disposición 169, el gobierno de Saiz materializa la entrega. 
Pero hay más: poco antes de escriturar, Burco absorbe a el Talismán SA, y para despegarse del problema, en 2006 traslada la propiedad a otra sociedad anónima, que es Estancia Río Foyel, la actual propietaria, y que es conducida por el apoderado de Burco. El paraíso entregado a los belgas, corriendo a propietarios de la zona por monedas, fue comprado por poco más de un millón de pesos, pero los actuales dueños la tasaron en U$S 1,75 millones. Burco tiene negocios en Bélgica, Francia, Polonia, Hungría, Inglaterra, y Chile, llegó al país en 1993 con el country Arelauquen, en Bariloche, y en 2008 se extendió a Mendoza, con un centro turístico al pie de la cordillera. Además, tiene cuatro islas en el río Paraná y campos en Chubut.
Los diputados provinciales presentaron una denuncia penal contra la Dirección de Tierras de la provincia, por violación a la Ley 279 (de Tierras). “Con la ley nacional, esto nunca hubiera ocurrido”, concluyó Bardeggia y elogió el proyecto que ingresó al Congreso el miércoles, al decir “que es el compendio de las ideas pensadas por todos los partidos políticos”.
Mientras tanto, la ley para proteger el suelo argentino de la extranjerización avanza: el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Julio Alak, convocó ayer para el 12 de mayo al Consejo Federal Registral para analizar, en conjunto con las jurisdicciones provinciales, la creación del Registro Nacional de Tierras Rurales. Es el primer paso en el camino a recorrer para saber quiénes son los propietarios de la tierra.

Fuente: tiempoargentino.com.ar

CHILE: PATAGONIA SIN REPRESAS: La voz de la ciudadanía se alza por doquier






Director del Servicio de Evaluación Ambiental de Aysén renuncia aduciendo motivos personales

El director ejecutivo del SEA, Ignacio Toro, aceptó la decisión de Eduardo Lagos Reyes y anunció el inicio del proceso para designar en el menor plazo posible a quien será su sucesor.
por Gabriel Angulo C.
El director del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) de la Región de Aysén, Eduardo Lagos Reyes, presentó pasadas las 17:00 de este miércoles  su renuncia al cargo, argumentando motivos personales. Su decisión se da justo en el período en que el proyecto HidroAysén se encuentra en la última fase de análisis por parte de las autoridades ambientales de la Región, entre las cuales estaba Lagos Reyes. El 17 de mayo es la fecha tope para que se vote si se aprueba o no la construcción de represas en Aysén. Sin entrar en detalles respecto a los alcances que podría tener en la votación la salida de una autoridad que debía dar su opinión técnica, el director ejecutivo del SEA, Ignacio Toro, aceptó la decisión del directivo. Se informó que la entidad inició de inmediato el proceso para designar en el menor plazo posible a un nuevo director regional. Además, se indicó que los distintos proyectos que están siendo sometidos al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental en la Undécima Región, continuarán sus respectivas evaluaciones sujetos a las normas y plazos dispuestos por la legislación ambiental vigente.

http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2011/04/28/director-del-servicio-de-evaluacion-ambiental-de-aysen-renuncia-aduciendo-motivos-personales/?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=titulares

---------------------------------------------

http://www.eldivisadero.cl/noticias/?task=show&id=25608

Obispo Infanti solicitó a junta de accionista de Colbún suspender el proyecto HidroAysén


Coyhaique-. Mientras en 16 ciudades de todo el país, cuidadanos/as de distintas edades y sectores decían no a la construcción de las represas en la región de Aysén en una manifestación ciudadana denominada “Alerta Mundial, Patagonia en Peligro”, en Santiago el Obispo de Aysén Luis Infanti de la Mora hacía lo propio, interviniendo en la Junta de Accionistas de la Empresa Colbún, sostenida la tarde de este martes. Tras su intervención en la Asamblea de Colbún, radio Santa María pudo entrevistar telefónicamente al prelado, quién precisó que el motivo de su presencia en la mencionada junta respondía a solicitar a la empresa que suspendan la realización del Proyecto Hidroaysen en la Patagonia. En su discurso ante el directorio de Colbún, Monseñor Luis Infanti planteó que “lo que se haga con y en la Patagonia no es un tema local, tiene alcances y repercusiones planetarias”. Asimismo crítico la inadecuada, injusta y discriminatoria legislación ambiental existente en el país, y en este sentido increpó a las empresas nacionales e transnacionales señalando que éstas “no pueden ni deben aprovecharse de esta situación para considerar la tierra, las aguas y los bienes con que Dios ha bendecido abundantemente a Chile, para hacerlos un botín de negocios particulares, pasando por encima del bien común”. Junto con pedir a Colbún la suspensión del proyecto HidroAysén, Infanti de la Mora demandó que la empresa participe activamente en la elaboración de una política energética de Estado, y que favorezca, facilite y promueva un proceso para que se termine el actual sistema de privatización y mercantilización del agua en Chile. Tiempo atrás surgieron cuestionamientos en torno a que el Vicariato Apostólico de Aysén poseyera acciones de la empresa Colbún. Al respecto, el prelado informó que la Iglesia local posee 579 acciones de la compañía -que son un número bastante menor- cuestión que le permite ingresar como socio en este tipo de instancias empresariales para dar su opinión desde la ética. El Obispo de Aysén concluyó su discurso ante medio centenar de accionistas y el directorio de Colbún, expresando su confianza de que la empresa “asumirá la gran responsabilidad ética, política, económica, tecnológica, ecológica, humana y moral para desarrollar una energía limpia y sustentable en Chile, sin meter las manos en la Patagonia, y sin alterar la paz social”.

---------------------------

http://www.eldivisadero.cl/noticias/?task=show&id=25607

Artistas chilenos envían carta al Presidente Piñera instándole a rechazar proyecto HidroAysén

Santiago-. Alrededor de cincuenta artistas y destacadas personalidades del ámbito de la cultura del país enviaron este lunes 25 de abril una carta al Presidente de la República, Sebastián Píñera instándole a no destruir la Patagonia con un proyecto privado como HidroAysén. La actriz Vane Miller entregó la misiva en La Moneda, esperando obtener una pronta respuesta del Primer Mandatario. La lista de firmantes está encabezada por Leonor Varela, Santiago Cabrera, Angélica Castro, Cristián de la Fuente, Jorge Olguín, Beto Cuevas, María Gracia Subercaseaux, Jordi Castell, Joe Vasconcellos, Francisca Valenzuela y Ángelo Pierattini, entre otros. También por músicos patagones como Los Vásquez, Alonso Núñez, Richard Sepúlveda, José Aguilar, Mario Burgos, Nicasio Luna y Andrés Olivos de Difuntos Correa. Al respecto Leonor Varela expresó “es nuestro deseo común, como ciudadanos chilenos, ver nuestro país prosperar. Lo vamos a lograr a través del crecimiento económico, pero este no significa nada, si no se hace de la mano de la conservación de nuestras riquezas naturales. ¿Qué legado le vamos a dejar a las generaciones futuras…?”. La actriz le hizo un llamado directo al Presidente “por eso, es nuestro anhelo ver las ERNC tomar un lugar más protagónico en la matriz energética, y así mismo  descentralizar la producción de energía. Más independencia, más estabilidad energética y más amor y cuidado para nuestra tierra por favor Presidente Piñera. Sabemos que Ud. comparte en su corazón estos valores. Esperamos que los pueda aplicar a su gobierno actual. Por eso le rogamos no destruir de modo irreversible nuestra Patagonia”. La carta se suma a otra recientemente enviada por el fiscal del Natural Resources Defense Council (NRDC), Robert Kennedy Jr. al Presidente Piñera en que le solicita a proteger la Patagonia chilena ante el mayor proyecto hidroeléctrico en la historia de Chile, HidroAysén, que se encuentra a la espera del decisivo pronunciamiento de la Comisión de Evaluación Ambiental (CEA) en las próximas semanas.

----------------------------

http://www.eldivisadero.cl/noticias/?task=show&id=25615

Ya son 16 las organizaciones que están solicitando al Gobierno estudio externo sobre HidroAysén

· Les preocupa que Estudio de Impacto Ambiental de la empresa no se haga cargo de externalidades negativas. · La Intendenta Pilar Cuevas ha recibido durante el último mes la petición de mútiples entidades, aludiendo a que en otras ocasiones el Estado ha accedido a tal solicitud para generar mejor información para la ciudadanía y que en las actuales condiciones no está claro si el proyecto se hace cargo de todos los impactos a nivel regional. Coyhaique-. Antonio Horvath Gutiérrez, hijo del senador por Aysén, informó que la Fundación Aysén Futuro hizo su propia petición al Gobierno Regional con el fin de que contrate un estudio externo que permita tener toda la información respecto de los impactos que tendría en la economía, medioambiente y sociedad regional la eventual construcción de 5 represas en los ríos Baker y Pascua, y su tendido eléctrico asociado.  Adhirió así la institución a similares solicitudes que desde hace varias semanas han realizado varias organizaciones de la austral región. Horvath Gutiérrez, quien preside la fundación, señaló a la prensa que “estimamos que tenemos derecho a conocer la mayor cantidad de antecedentes posibles para tomar esta decisión, que es quizás la más importante hasta ahora en nuestra historia”.  En su opinión, similar a la que han manifestado 15 entidades regionales de distinto tipo, el estudio debiera considerar su relación con la Estrategia de Desarrollo Regional validada por la comunidad, los instrumentos de planificación participativos e incluso “la puesta en marcha de otros proyectos hidroeléctricos, como Energía Austral, que provocarían un impacto conjunto”. De esta forma la Fundación Aysén Futuro se suma a la Multigremial que en una presentación hecha el jueves pasado ante la máxima autoridad regional solicitó “iniciar a la brevedad una evaluación económico-social de los proyectos, por una institución calificada, ello incluyendo el tendido eléctrico, puesto que la evaluación ambiental no es suficiente al omitir muchas variables económicas y sociales”.   Esta agrupación empresarial representa a los principales sectores económicos de la zona, como son el capítulo regional de SalmonChile, Ogana (ganaderos), Arfoaysén (forestales), y las cámaras de la Construcción, Comercio y Turismo.  Argumentaron que esto se ha hecho en ocasiones anteriores, como el caso de las termoeléctricas Cruz Grande, Barrancones y Farellones en la Región de Coquimbo en 2008 cuando la Comisión Nacional de Energía mandató a la Universidad Católica del Norte realizar el estudio “Análisis de los Potenciales Efectos Ambientales de la Operación de Proyectos Termoeléctricos en Ambientes Marinos de la Cuarta Región”. Y sin ir más lejos en la propia Región de Aysén, durante la evaluación del proyecto Alumysa a principios de la década pasada, oportunidad en que se contrató a la Universidad Católica de Chile con el mismo objetivo. Los primeros en hacer sus propias solicitudes fueron las corporaciones Costa Carrera y para el Desarrollo de Aysén, en conjunto con las municipalidades de Chile Chico y Tortel.  Posteriormente se sumaron la Agrupación de Defensores de la Cuenca del Palena, las cámaras de Turismo de La Junta y Puyuhuapi, el alcalde de Cisnes Arsenio Valdés, el Comité pro Defensa de la Fauna y Flora filial Aysén, y el Vicariato Apostólico de Aysén.  La Agrupación de Defensores del Espíritu de la Patagonia de Cochrane quiso hacer una petición similar al Presidente Sebastián Piñera durante su reciente visita a la localidad, lo cual fue impedido por la avanzada presidencial tomándose la decisión de enviar directamente la misiva a la intendenta Pilar Cuevas, lo mismo que han hecho las agrupaciones Herederos de la Patagonia de Cerro Castillo, Defensores de la Cuenca del Murta y Cultural, Turística y Ambiental de Puerto Río Tranquilo. Hace unas semanas el consejero regional René Hermosilla hizo una solicitud similar en el seno del Consejo Regional, pero por problemas de forma fue retirada esperándose que en una próxima sesión se tome un acuerdo al respecto.

---------------------------------

http://www.eldivisadero.cl/noticias/?task=show&id=25605

La ley del embudo

Peter Hartmann, Director Codeff Aisén, Coordinador Coalición Ciudadana por Aisén Reserva de Vida

Este lunes 25 vencía el plazo que se dio para su labor el Comité Técnico Revisor de la 3ª adenda del estudio de evaluación de impactos ambientales, EIA, del proyecto HidroAysén. Ahora es la Comisión Evaluadora compuesta por la Intendente, diez seremis y el Director Regional del Servicio de Evaluación Ambiental, quienes deben tomar una decisión, para lo cual les restan 14 días de plazo legal. Decisión que sin lugar a dudas puede ser trascendental para el futuro de Aisén. De ahí el llamado a la conciencia que les hacemos.
Algún integrante de esa comisión, sintiéndose presionado en su trabajo público, justifica que su actuar es en cumplimiento de la legalidad vigente. Igual ocurre con algunos personeros del mundo político, quienes para no aparecer abiertamente a favor de dicho megaproyecto, argumentan cínicamente que si se cumple con la ley, debe ser aprobado. Y por supuesto, la empresa argumenta que actúa al amparo de la legislación vigente. Esta claro que ellos implícitamente se refieren a la ley del mas poderoso y olvidan olímpicamente hasta cuando esta en juego el derecho humano al agua en la segunda cuenca en tamaño del país. El problema es que las leyes que no son reconocidas o no tienen respaldo ciudadano terminan siendo ilegítimas. Y tal vez dicha ley hasta puede ser relativamente buena, pero cuando se mal usa, termina por deslegitimarse. La verdad es que la actual institucionalidad ambiental definitivamente se ha desacreditado. Es cosa de preguntar a un curso de colegio de educación media coyhaiquino, como lo hemos hecho nosotros, si creen o confían en dicha institucionalidad y resulta que ni uno solo de los 35 a 40 jóvenes presentes  responde afirmativamente. En otras palabras, argumentar y justificarse en una legislación e institucionalidad que no tiene respaldo político ciudadano, es un acto políticamente bastante suicida. Igual que ignorar la creciente desaprobación de ahora 61,1% de los chilenos a las represas en la Patagonia. En el caso del actuar de Endesa en Aisén, y luego lo que ha ido aconteciendo con el EIA de HidroAysén, la institucionalidad ambiental, y no solo esta, se ha continuado desacreditando, tanto por su asimetría en plazos y derechos entre empresa, servicios revisores y ciudadanía afectada, como por su proceso poco ambiental plagado de notables irregularidades. Cabe recordar que ya antes de la existencia de dicho EIA nos encontramos con numerosas “irregularidades”, como contratistas operando sin autorización en predios particulares, fiscales e incluso un parque nacional y sin cumplir regulaciones que a otros chilenos si se le exige. A eso se suman actos de cuestionable legalidad como la usurpación de propiedad a que nos referimos en la columna de la semana pasada. Desde aquel entonces, el derecho constitucional de igualdad ante la ley, ha demostrado, nuevamente, que en Chile hay algunos “más iguales” que otros. Desde ese entonces también, prevaleció la “neutralidad” del gobierno, la cual evidentemente favorece al mas fuerte, dejando en el desamparo a los afectados. Tal “neutralidad” hasta se aprecia de parte de empresas del Estado como el Metro de Santiago, que se negó a publicar publicidad Patagonia sin Represas e incluso inocentes afiches Patagonia Patrimonio de la Humanidad, pero no se hace problema en poner los engañosos avisos de HidroAysén.
Volviendo al pésimo EIA de HidroAysén, megaproyecto (compuesto por 14 proyectos en uno), la institucionalidad debió enfrentarlo sin siquiera recurrir a asesoría externa como solía hacerlo. Igual recibió el record nacional de más de 3 mil observaciones de los servicios revisores. En aquella ocasión más de un tercio de ellos solicitaron el rechazo por falta de información relevante y esencial y por transgredir la normativa ambiental, porque el EIA carece de contenidos mínimos que exige la ley para evaluar sus impactos. Sin embargo gracias a San Edmundo P.Y. y su monaguillo Selim C. el proceso siguió adelante como si nada. En las observaciones a la primera adenda ocurrió algo parecido y desde entonces tenemos que los arreglos y presiones desde arriba continuaron allanando el camino “legal” a este proyecto. Al punto de ser eliminadas  numerosas e importantes observaciones del informe respectivo y de permitir una represa y su embalse dentro de un parque nacional – Reserva de la Biósfera, cuya compensación prometida sigue aun pendiente. Además, de incumplir el Tratado Ambiental con Argentina y su Protocolo de Recursos Hídricos y de hacer tabla rasa del ordenamiento territorial y estrategia de desarrollo regional y de no contar con, ni regularizar, los derechos de agua que requieren para el proyecto (cantidad de agua adicional solicitada que por lo demás no existe). Para que hablar de que ese megaproyecto no cuenta con línea de transmisión para entregar su energía; de esa forma es como un electrodoméstico sin cable ni enchufe. Ni de “compensaciones” y “beneficios” que se entregan y prometen fuera del sistema de evaluación. ¿Hay acaso algún compromiso escrito de la famosa energía barata y se sabe que tan barata sería ? Así tenemos, que recién en el tercer adenda a dos años y medio de entregado el EIA, aparece algo así como un plan de reasentamiento de a quienes se pretende inundar, mas una oferta incompleta de como enfrentar el daño que le provocarían al turismo, y hasta algunos sitios arqueológicos de los que se suponía no existía en el área. También se puede apreciar en ese adenda como el embalse de Baker 1 afecta al salto de la confluencia Nef, el que juraron no irían a tocar. ¿Es esa la calidad y seriedad de un estudio que deja para el final y le sustrae aspectos de esa importancia a la participación ciudadana? ¿Es esa la importancia que tienen los afectados directos para esa empresa y para los evaluadores? Es mas, a propósito de legalidad, cuando ésta les complica demasiado o algún servicio público se pone demasiado estricto; pues lo que hacen es cambiarla, adaptándola a sus fines, como ha estado ocurriendo con normativas de derechos de agua y con la ley del bosque nativo y la ley eléctrica para poder pasar su línea de alta tensión sin complicaciones por medio Chile.

--------------------------------------------------------------

Esto, en alusión a esta crónica de El Mercurio:

http://www.emol.com/noticias/economia/detalle/detallenoticias.asp?idnoticia=478774

 
Declaración pública coalición ciudadana aysén reserva de vida
 
Ante las expresiones hechas por el gerente de operaciones de HidroAysén, Michel Moure, nos vemos en la obligación de emitir la siguiente declaración pública:
·       Condenamos, como todos, la situación que se ha informado vivió una trabajadora de la empresa.  Solidarizamos con ella y expresamos que no compartimos la violencia como herramienta bajo ninguna circunstancia ni con ninguna motivación.
·       Sin embargo, creemos que no se deben sacar conclusiones apresuradas.  Hacemos un llamado a que se investigue a fondo esta situación, ya que así como hay quienes podrían pensar que los autores serían simpatizantes del movimiento ciudadano Patagonia sin Represas, equivocando el camino para lograr una Región de Aysén equitativa, sustentable y justa, también sería posible estimar que se trate de una acción que buscaría enturbiar el legítimo movimiento ciudadano que ha aglutinado a distintos sectores sociales, ambientales y productivos de la Región de Aysén, e incluso que sea llevada adelante con otros fines aún desconocidos.
·       Las actuaciones de Patagonia sin Represas y sus dirigentes son públicas, a cara descubierta, porque no tenemos nada que temer de lo que realizamos, como actos válidos, en los cuales sí creemos en la no violencia activa, pero nunca, y esto lo aseguramos con fuerza, la violencia como recurso.  Asimismo, debemos reiterar una vez más que la información que hemos entregado sobre autoridades de decisión ambiental no ha sido nunca personal ni confidencial sino siempre institucional y pública, como legítimo y legal derecho de motivación a la participación y el control ciudadano, sin incluir por parte del movimiento amenaza alguna.
·       Es preciso agregar que el clima de polarización tampoco puede atribuirse livianamente a un movimiento ciudadano que ha logrado un 61,1 % de adhesión nacional, ya que como habitantes de Aysén hemos vivido en carne propia las acciones ilegales e ilegítimas que las trasnacionales Endesa e HidroAysén han ejecutado desde hace ya varios años, en el ámbito privado y del sector público, en nuestra región.   Incluso su campaña comunicacional del terror y chantaje sobre las necesidades energéticas del país aportó a esta situación.
·       Junto a esto, queremos informar se han presentado en el día de ayer, ante el Tribunal de Ética del Colegio de Periodistas de Chile y el Consejo de Ética de la Federación de Medios de Comunicación sendas denuncias en contra del diario El Mercurio y sus periodistas por el proceso de criminalización del movimiento social iniciado la semana pasada con tendeciosas notas de prensa.
·       El argumento central de esta declaración pública es sólo uno, como se planteara visiblemente en manifestación nacional del martes 26 de abril, en 16 ciudades de Chile, con miles de compatriotas que salieron a la calle pacíficamente para expresar que no quieren represas en la Patagonia:  “El 61,1 % no somos terroristas”.  Y agregamos, somos chilenos que amamos nuestro país: nuestra gente, nuestra tierra y nuestras aguas.  Y nuestra paz.
 
 
Coalición Ciudadana por Aysén Reserva de Vida / Peter Hartmann Samhaber / Patricio Segura Ortiz
Así es que, cuando nos vengan a argumentar y justificarse con la legalidad vigente, vale asegurarse a cual lado del embudo de esa legalidad se refieren. Y es por eso, que preferimos apelar a la conciencia ética e inteligencia política de nuestros gobernantes y que se acuerden también del otro lado del embudo.

Peces contaminados por Contaminantes Orgánicos Persistentes en el Río de la Plata







En el mes de marzo ha sido publicado un trabajo titulado: “Clasificación de riesgo de varios contaminantes orgánicos persistentes en peces detritívoros del Río de la Plata”. Este trabajo es un llamado de atención sobre sustancias que son extremadamente contaminantes, persistentes en el tiempo y que se bioacumulan en peces que terminan siendo tóxicos para los humanos que los consumen.
En el mes de marzo ha sido publicado un trabajo titulado: “Clasificación de riesgo de varios contaminantes orgánicos persistentes en peces detritívoros del Río de la Plata”.
El trabajo tuvo como objetivo evaluar la bioacumulación y el riesgo asociado al consumo de peces que obtienen su alimentación de detritos o materia orgánica en descomposición ricos en lípidos. El estudio abarcó una serie completa de contaminantes orgánicos persistentes como los bifenilos policlorados (PCB), plaguicidas clorados, clorobencenos, difenil éteres polibromados dibenzo dioxinas policloradas y furanos, que fueron analizados en sábalos (Prochilodus lineatus) y otras especies migratorias de peces recolectadas en las costas de la región Metropolitana de Buenos Aires.
En los músculos grasos de los peces se detectó una muy alta concentración de contaminantes orgánicos tales como mirex, endosulfán, aldrín, dieldrín, endrin, dioxinas, furanos y PCB.
Según el estudio éstas son algunas de las mayores concentraciones reportadas para peces. También destaca la notable capacidad de tiene el sábalo de alimentarse de partículas antropogénicas muy contaminadas y tolerar una carga muy alta de éstas. De acuerdo a los contaminantes encontrados, los hallazgos estarían indicando que el sábalo se alimenta directamente de los desagües del sistema de saneamiento.
A excepción del endosulfán, los plaguicidas analizados en este estudio son sustancias prohibidas desde que se comenzó a implementar el Convenio de Estocolmo (mayo 2004) en todo el mundo. En el caso de Uruguay, la eliminación del aldrín, dieldrín y endrin fue incluso anterior a dicha fecha y en el caso del mirex su uso fue prohibido en julio de 2004.
Lo anterior muestra que el hecho de que estas sustancias hayan sido prohibidas en determinada fecha no implica que hayan sido eliminadas de nuestros ecosistemas, ya que son sustancias contaminantes muy persistentes en el ambiente y bioacumulables en las cadenas alimenticias.
Sin embargo, ello no ha sido obstáculo para que el insecticida endosulfán, conocido mundialmente por sus impactos en la salud y la destrucción del medio ambiente, aún esté autorizado en nuestro país. Es más, en Uruguay este agrotóxico ha provocado la mortandad de peces, fauna indígena y hasta de ganado vacuno. A pesar de ello, la Dirección de Servicios Agrícolas ha autorizado su comercialización hasta mayo 2014, lo que significa que este veneno seguirá presente en nuestro ambiente por muchas más generaciones.
El estudio realizado en Buenos Aires bien podría aplicarse a nuestra realidad, ya que el sábalo es una especie muy común en Uruguay y una de las más consumidas por pescadores, sus familias y poblaciones ribereñas del Río de la Plata y cuenca del río Uruguay. No por casualidad José Carbajal, oriundo de Juan Lacaze recibió el apodo de “el Sabalero”.
Este trabajo es un llamado de atención sobre sustancias que son extremadamente contaminantes, persistentes en el tiempo y que se bioacumulan en peces que terminan siendo tóxicos para los humanos que los consumen.

RAPAL Uruguay
www.rapaluruguay.org
Nota:
El estudio se encuentra solamente en inglés y puede conseguirse en la página http://www.sciencedirect.com/science....

Apicultores alemanes protestaran contra los plaguicidas de Bayer, responsables de las muertes de abejas en todo el mundo







Apicultores de toda Alemania han anunciado que van a protestar contra los plaguicidas neonicotinoides con motivo de la asamblea de accionistas BAYER el viernes. Imidacloprid y clotianidina, fabricado por Bayer, se encuentran entre los principales factores responsables de las muertes de abejas en todo el mundo. A pesar de estos pesticidas ya prohibidos en varios países, la compañía se niega a detener su producción. La seguridad alimentaria está en peligro a causa de descenso de la polinización.
La Coalición contra los peligros de BAYER presentó una moción en contra en la reunión y pidió al Consejo de Administración que no sea ratificado, a sabiendas de poner en peligro las poblaciones de abejas en todo el mundo. La Coalición ha estado llamando la atención sobre el gran peligro para las abejas y los insectos silvestres planteados por los productos agroquímicos, desde la década de 1990.
Sólo recientemente las Naciones Unidas para el Medio Ambiente PNUMA publicó un informe sobre las muertes de abejas y describió la BAYER plaguicidas Poncho (clotianidina) y Gaucho (imidacloprid) como un riesgo para numerosos animales. El estudio dice: “Los insecticidas sistémicos, tales como los utilizados como revestimientos de semillas, que migran desde las raíces a través de toda la planta, hasta llegar a las flores, lo que potencialmente puede causar la exposición crónica tóxicos para los polinizadores no objetivo. Varios estudios revelaron la alta toxicidad de los productos químicos tales como el imidacloprid, clotianidina, tiametoxam y los ingredientes correspondientes para animales como los gatos, peces, ratas, conejos, pájaros y lombrices de tierra. Los estudios de laboratorio han demostrado que los productos químicos tales pueden causar la pérdida de sentido de la orientación, la memoria y afectar el metabolismo cerebral, y mortalidad por cualquier causa.”
Debido a su alto nivel de persistencia, los neonicotinoides puede permanecer en el suelo durante varios años. Aunque los cultivos sembrados en campos no tratados cuando las sustancias se utilizaron en los años anteriores puede llevar hasta las toxinas del suelo a través de sus raíces y contienen concentraciones que son peligrosas para las abejas.
Se mostraron efectos particularmente dramáticos en la primavera de 2008: en el sur de Alemania, el insecticida causó el mayor número de muertes de abejas en las últimas décadas. La intoxicación como resultado del tratamiento de semillas de maíz, que derivó en los campos vecinos. Sin embargo, Poncho y Gaucho se siguen utilizando en la agricultura y la jardinería. En Alemania, esto dio lugar a alrededor de un cuarto a un tercio de todas las poblaciones de abejas que se perdieron el año pasado. las abejas silvestres, mariposas y otros insectos útiles desaparecido en muchas regiones, al mismo tiempo.
El otoño pasado, una evaluación interna de los EE.UU. Agencia de Protección Ambiental (EPA) llegó a la opinión pública. Se describen los estudios presentados por Bayer como objeto la inocuidad de la clotianidina como insuficiente. Según la exposición de la EPA, el riesgo es especialmente grande para las abejas de miel. Dado que la autorización de comercialización válida preliminares hasta la fecha en los Estados Unidos se basa precisamente en estos estudios, las asociaciones de EE.UU. del medio ambiente y la apicultura han exigido que la autorización de comercialización se retirara. 1,2 millones de firmas se han recogido para subrayar esta demanda.
Las investigaciones recientes de toxicólogo Dr. Henk Tennekes confirmar la crítica. En su libro “Un desastre en ciernes”, Tennekes demuestra que los riesgos a largo plazo de los neonicotinoides son mucho mayores de lo que se supone. Tennekes establece: “Los riesgos de los insecticidas neonicotinoides imidacloprid y tiacloprid para los artrópodos en el agua y el suelo puede ser subestimado. Los límites aceptables se basan principalmente en pruebas a corto plazo. Si los estudios a largo plazo se llevaran a cabo, las concentraciones mucho más bajas pueden llegar a ser peligrosos. Esto explica por qué cantidades de imidacloprid puede provocar disminución de abejas en el largo plazo. “Dr. Tennekes exige una prohibición inmediata de los productos.
Un estudio titulado El enigma de las pérdidas de abejas publicado el verano pasado por científicos italianos también llega a la conclusión de que el impacto de los plaguicidas sobre las muertes de abejas mundial está subestimado y que los científicos financiados por la industria química, con frecuencia deliberadamente ignoran los riesgos.
La mortalidad de las abejas tiene consecuencias de gran alcance para la ecología global y de los alimentos básicos del mundo. Las abejas desempeñan un papel crucial en la polinización de muchas plantas. Aunque BAYER ha sido informado acerca de las causas y las protestas se han incrementado año tras año, la empresa se niega a tomar medidas por razones puramente relacionados con los beneficios, y el tiempo de los intentos de una y otra vez para distraer la atención de su responsabilidad. Las ventas de Gaucho y Ponch fueron aproximadamente 800 millones de euros en 2010.


Ecoticias
www.ecoticias.com

Energía nuclear: ni segura, ni barata, ni verde







Daisy Farnham
En Lucha



La catástrofe en Japón ha vuelto a abrir el debate sobre la energía nuclear. En este artículo se analiza por qué esta energía no es una alternativa real, los peligros que implica y cómo ésta solo beneficia a unos pocos.
El reciente desastre en la central nuclear de Fukushima Daiichi en Japón ha disparado de nuevo el debate sobre la energía nuclear. El Gobierno japonés inicialmente decía que la situación estaba “controlada”, pero después se vio obligado a admitir que se han escapado peligrosas cantidades de radiación tras las explosiones. Además, se han cerrado 13 centrales más por daños.
La radiación ha llegado a la capital, Tokio, y en algunas zonas se han medido niveles de radiación 1.600 veces más altos de lo normal. Las preocupaciones sobre la seguridad de la comida se han extendido a Europa y EEUU. La segunda explosión hirió a once trabajadores, miles de personas han sido desplazadas y se verán afectadas las vidas de millones de personas más.
El desastre es otro trágico ejemplo del peligro que supone la industria nuclear para el mundo, y se podría haber evitado. Es una industria que prioriza sus beneficios a expensas de la seguridad y la salud públicas.
Los gobiernos del mundo están aprovechando la preocupación pública sobre el cambio climático para presentar la energía nuclear como una alternativa segura, barata y “verde”. Lo pintan como la única alternativa que puede cumplir las demandas actuales de electricidad. Desgraciadamente hay ecologistas que también lo ven como una solución a la crisis ambiental.
En realidad no cumple ninguna de estas cualidades, ni tampoco puede satisfacer las demandas mundiales de electricidad. Los intentos de dar impulso a la industria nuclear no tienen nada que ver con el cambio climático, sino con los intereses imperialistas de los países donde se genera la industria.
Una industria basada en mentiras
La mentira más grande sobre la energía nuclear es que representa una fuente energética ecológica porque no emite gases de efecto invernadero a la atmósfera. Lo cierto es que solo la última fase del ciclo nuclear, la fisión nuclear dentro del reactor, no genera grandes cantidades de dióxido de carbono. El resto del proceso de producción depende del uso de cantidades masivas de combustibles fósiles, incluyendo la extracción del mineral, el procesamiento de uranio, la fabricación de “torta amarilla” (óxido de uranio), el enriquecimiento, el transporte, la construcción de los reactores y finalmente el desmantelamiento y la gestión de los residuos.
Los reactores actualmente emiten un 30% de la cantidad que emite una central de gas. Las estimaciones actuales de las emisiones del ciclo nuclear asumen el uso de uranio de calidad superior. Pero la gran mayoría del uranio del mundo es de calidad inferior, y el proceso de extracción y procesamiento requiere aún más combustibles fósiles. De hecho, utilizando uranio de calidad inferior, el proceso entero emitiría la misma cantidad de gases de efecto invernadero que una central de gas. Construir las miles de centrales nucleares necesarias para proveer de electricidad a todo el planeta requeriría una cantidad inmensa de combustibles fósiles.
Además, la energía nuclear no es renovable. Está limitada por la cantidad de depósitos de uranio conocidos. Si la energía nuclear proveyera la mitad del suministro de electricidad actual del mundo, el uranio de calidad superior duraría menos de una década.
La tragedia de Japón ha dejado muy claro que las centrales nucleares no son seguras. Este desastre más reciente se enmarca en una historia de accidentes, fugas, incumplimientos en materia de seguridad, mentiras y encubrimientos, tan larga como la vida de la industria nuclear.
Como la mayoría de centrales nucleares, la central de Fukushima Daiichi tiene una larga historia de fallos y mentiras, incluyendo la falsificación de 29 informes de seguridad en 2002 por la empresa Tokio Electric Power Company, el encubrimiento de maquinaria dañada, fugas de agua radiactiva y la muerte de un trabajador en un accidente en 1993.
La catástrofe de Chernóbil en 1986 liberó al medio ambiente 400 veces más radiación que la bomba arrojada por EEUU en Hiroshima en 1945. El accidente desplazó a 5 millones de personas y 50 estudios concluyen que hasta ahora han muerto entre medio y un millón de personas por envenenamiento por radiación, cáncer y otras enfermedades relacionadas con materiales radiactivos. Todavía millones de personas viven en zonas contaminadas.
Además, las centrales nucleares no solo son peligrosas en momentos catastróficos. Varias investigaciones en Gran Bretaña, Alemania y EEUU identifican altas tasas de cáncer en las poblaciones cercanas a las centrales nucleares. Asimismo, hay graves riesgos para la seguridad y la salud en todas las fases del ciclo nuclear. La gente que trabaja en todas las partes del ciclo nuclear está expuesta a altos niveles de radiación.
Los residuos radiactivos del proceso de extracción se quedan en embalses que dejan entrar las partículas en el aire, el agua y, por tanto, en los ecosistemas. Una vez en la naturaleza, las partículas radiactivas siguen contaminando las fuentes de agua, el aire y las cadenas de alimentarias durante millones de años.
Lo más peligroso del ciclo nuclear son los residuos que se producen en la fisión dentro de los reactores que contienen uranio empobrecido, uranio y plutonio, el material que se usa para fabricar bombas atómicas. Estos residuos siguen siendo altamente radiactivos durante cientos de miles de años. Si se respira una millonésima de gramo de plutonio, puede causar cáncer de pulmón. Y de hecho todavía no hay ninguna instalación de almacenamiento permanente en el mundo.
Armas nucleares y competencia
La realidad de la industria nuclear es que es muy peligrosa y nada rentable. De hecho, no existiría sin enormes subsidios de dinero público. EEUU ha invertido 150.000 millones de dólares en la industria, mientras Japón invierte unos 2.000 millones de dólares de media anual. Si existe la tecnología capaz de suministrar toda la electricidad del mundo con energía renovable, ¿por qué los gobiernos siguen manteniendo una industria tan dañina y cara?
La respuesta es que la industria de la energía nuclear está estrechamente vinculada a la industria de armas nucleares —de hecho fue creada por ésta. Como la producción de energía nuclear también produce los materiales necesarios para fabricar armas nucleares, la industria resulta muy conveniente para los países que quieren producir armas para dominar a otros. Países como Israel, India, Pakistán y Sudáfrica han utilizado sus centrales nucleares para construir armas.
Esto no es casualidad. Las armas nucleares han jugado y siguen jugando un papel importante en las luchas entre ponencias imperialistas. Bajo el capitalismo, la competencia entre las clases dirigentes de cada estado para defender sus intereses económicos crea fricciones geopolíticas que el país con las armas más avanzadas domina.
Esto quedó muy patente en 1945 cuando EEUU dijo en relación a la bomba atómica que era necesario que “el uso inicial fuera adecuadamente espectacular para que la importancia del arma fuera reconocida internacionalmente”. Murieron 250.000 personas en Hiroshima para que EEUU pudiera demostrar su poder. EEUU todavía tiene las mayores reservas de arsenal nuclear.
Las demás potencias han expresado una ligera preocupación sobre la catástrofe nuclear en Japón, pero no van a abandonar a sus propias industrias. Al contrario, la mayoría tienen planes para desarrollarlas. Ya ha habido manifestaciones masivas en Alemania contra los planes de la canciller Ángela Merkel de prolongar las vidas de las centrales. Es este tipo de movilización la que es capaz de encarar y frenar a la industria nuclear y el apoyo de los gobiernos a ésta.
Cada euro gastado en la industria nuclear se le roba a la utilización de energías renovables que realmente pueden solucionar el cambio climático. El Estado español tiene 8 centrales nucleares y cada una es una potencial Fukushima o Chernóbil. Ahora más que nunca tenemos que rechazar el uso de la energía nuclear y exigir que los gobiernos inviertan directamente en energías renovables.

Daisy Farnham es militante de En lucha / En lluita


--------------------------------------------------------------------------

Ni limpia ni segura ni barata… ni tampoco pacífica

Eduard Rodríguez Farré y Salvador López Arnal
Rebelión



No es limpia y tampoco es segura ni barata, y, aunque a veces se olvide, el lado oscuro militar rodea y envuelve la industria nuclear. Veamos algunos nudos de este escenario nada marginal [1].
No hacemos referencia en esta conversación a las últimas intervenciones otánicas.
SLA: Hay un tema de “rabiosa actualidad” sobre el que tú te has manifestado en reiteradas ocasiones en calidad de miembro de Científicos por el Medio Ambiente (CiiMA) y del Centre d’Anàlisi i Programes Sanitaris (CAPS). ¿Qué papel ha jugado el uranio en las armas usadas en las guerras de estos últimos quince años?
ERF: Desde 1991 estamos asistiendo al desarrollo, por parte de EE.UU. y de sus adláteres de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), de una serie de guerras que ellos mismos denominan, con indiscutido cinismo, “intervenciones humanitarias y altruistas”, caracterizadas por su rapidez y el uso masivo de tecnología (bombardeos aéreos, blindados, misiles, electrónica) con una alta potencia destructiva. En todas estas guerras, en la de Irak de 1991, en las de los Balcanes, en el ataque masivo a Afganistán, de nuevo en Irak en 2003, siguiendo planteamientos estratégicos de los teóricos militares del Pentágono, se ha pretendido que estas intervenciones eran altamente selectivas, centradas en objetivos militares, si bien, como ellos dicen, con algunos efectos colaterales inevitables; es decir, hablando claramente, con víctimas civiles e infraestructuras públicas devastadas. La enorme potencia destructora y la relativa selectividad –insisto: muy relativa- se obtienen gracias al desarrollo de nuevas o perfeccionadas armas, diseñadas y producidas por la poderosa industria armamentística de los EE.UU, innegablemente, la más innovadora de aquel país, cuyos beneficios por otra parte no han dejado de crecer en estos últimos años. El vicepresidente norteamericano [de la anterior administración usamericana, Dick Cheney] está muy informado de este asunto hasta el punto de que, curiosamente, sus inversiones personales están muy “focalizadas”, como se dice ahora, en estos ámbitos.
Y aquí está el uso de uranio en nuevos armamentos
Exacto. Mención especial merece, como ya hemos comentado, el uso de uranio “empobrecido” con fines armamentísticos, como munición para perforar blindajes dada su elevada densidad, casi el doble que la del plomo -un metro cúbico de uranio pesa 19.050 Kg-, y otras propiedades físicas. El uranio 238 es un emisor radiactivo de partículas alfa altamente energéticas que, tras padecer un conjunto de transmutaciones, deriva en otros elementos radiactivos como el torio, el radio, el radón o el polonio, y acaba produciendo plomo estable. Sus propiedades químicas y pirofóricas, dada su alta energía cinética, provocan que tras la utilización de este tipo de uranio en los obuses anticarro y contra blindajes o en proyectiles de aviación, se pulverice en finas partículas de un tamaño micrométrico y en diferentes estados de oxidación, UO2 y U3O8 principalmente. Estas partículas se dispersan por el medio, se depositan en el suelo y pueden transportarse con el viento, la lluvia u otros fenómenos a grandes distancias, lo que aumenta la posibilidad de ser inhaladas por las personas, permaneciendo en el ambiente durante millares de años emitiendo radiactividad y transformándose, por desintegración, en otros elementos de mayor intensidad radiactiva.
Pero, ¿por qué se pensó en el uranio “empobrecido”?
Porque tiene varias aplicaciones de importancia en la industria militar. Por una parte, se utiliza como componente de los contrapesos de aeronaves, para reforzar la estructura de vehículos militares como los tanques, y también como blindaje contra las radiaciones en los aparatos de radioterapia y en los contenedores de transporte de material radiactivo. Por otro lado, posee unas características que lo hacen muy atractivo. En primer lugar, es extremadamente denso y pesado, 1 cm3 pesa casi 19 gramos, de tal manera que los proyectiles con cabeza de uranio empobrecido pueden perforar el acero blindado de vehículos militares y edificios, y en segundo lugar, porque es un material pirofórico espontáneo, es decir, se inflama al alcanzar su objetivo, generando tanto calor que provoca su explosión.
La industria militar norteamericana emplea desde 1977 uranio empobrecido para revestir la munición de su artillería, y la de sus tanques y aviones, para proteger sus tanques, como contrapeso en aviones y en los misiles Tomahawk, y como componente de aparatos de navegación. Recordemos que, después de más de 50 años de energía nuclear y de producción de armas atómicas, EEUU tiene almacenadas, según datos oficiales de 2000, unas 700.000 toneladas de uranio empobrecido en forma de hexafluoruro. Insisto: ¡casi tres cuartos de millón de toneladas de uranio!, y cada año esta masa acumulada aumenta en unas 30.000 toneladas.
Y, claro está, estos desechos radiactivos deben almacenarse.
Como ya hemos comentado, el uranio empobrecido es también radiactivo y tiene una vida media de 4.500 millones de años. Por ello, estos desechos deben de ser almacenados de forma segura ¾no tan solo por su radiactividad, sino por sus obvios usos¾ durante un período de tiempo indefinido, un procedimiento extremadamente caro. Para ahorrar dinero y vaciar sus depósitos, el Departamento de Defensa y de Energía de EE.UU. cede gratis el uranio empobrecido a numerosas empresas de armamento nacionales y extranjeras. Además de EEUU, otros países como el Reino Unido, Francia, Canadá, Rusia, Grecia, Turquía, Israel, las monarquías del Golfo, Taiwan, Corea del Sur, Pakistán o Japón compran o fabrican armas con uranio empobrecido. Todos ellos, como ves, son países más o menos amigos y algunos con sus propios almacenes de tan pesado metal.
Armamento, éste del que hablamos, que en ocasiones usan países amigos de Estados Unidos como Israel. Estoy pensando en la guerra contra el Líbano de julio-agosto de 2006.
Efectivamente, basta recordar algunos datos de la situación y pensar un instante sobre ellos: el número de personas afectadas por la invasión militar del Líbano en el verano de 2006 ha sido superior al millón; los principales suministradores de armas a Israel son Estados Unidos e Inglaterra; la empresa que más beneficios obtuvo por la invasión y ataque de Israel fue la Lockheed Martin, que es el mayor contratista de Defensa de Estados Unidos. Sus acciones se revalorizaron en julio de 2006 un 8,4%, y a lo largo del primer semestre de 2006 un 23%, sus beneficios se incrementaron en el segundo semestre de 2005 un 26%, unos 580 millones de dólares. No olvidemos que los principales “productos” de la Lockheed son los misiles tierra-aire Patriot y los aviones de caza F-16. En otras empresas armamentísticas, como la Raytheon y la Northrop Grumma las subidas en bolsa en julio de 2006, durante la invasión, transitaron por el mismo sendero: 3,7% y 4% respectivamente. ¿Me permites un desahogo Salvador?
Te lo permito.
Es inadmisible, totalmente inadmisible, lo que sucedió en el Líbano.
Existe un documental de la RAI (Radiotelevisione Italiana) sobre una bomba israelí utilizada en el Líbano, en Jiam, titulado “Anatomía de una bomba”. Los autores son Flaviano Masella, Angelo Saso, Maurizio Torrealta. Juan Vivanco tradujo la información para www.rebelion.org.
Sí, lo recuerdo. Pero antes situemos al malhadado Jiam. En esta localidad del sur de Líbano estuvo ubicada una infame cárcel israelita -centro de tortura, esa fue la definición de Amnesty International- durante los 22 años de ocupación del “área de seguridad”, al sur del río Litani, que finalizaron en el año 2000. En la guerra de 2006 la aviación de Israel bombardeó el 20 de julio su antigua prisión y la arrasó. Los bombardeos de la población continuaron y cinco días después el puesto de observación de FINUL (Fuerza Interina de Naciones Unidas en Líbano) en Jiam fue alcanzado por un misil de precisión matando a cuatro observadores hindúes. Y en junio de 2007, el día 24, muy cerca de Jiam ocurre la explosión que mata a seis cascos azules del ejército español en misión de la FINUL. La investigación de la RAI arrancaba de las mediciones de radiactividad que se habían hecho en un cráter formado por una bomba israelí durante el bombardeo de Jiam. Dos profesores de física libaneses, Mohammad Ali Kubaissi e Ibrahim Rashidi, hicieron las mediciones.
¿Qué resultados obtuvieron?
Los datos obtenidos, de 700 nanosievert por hora (nSv/h), mostraban una radiactividad bastante más alta que la media de la zona de Beirut, que era 35 nSv/h, una vigésima parte. El 17 de septiembre Ali Kubaissi llevó a este lugar al investigador inglés Dai Williams, de la organización Green Audit, para tomar unas muestras que después enviaron al consejero técnico del comité de supervisión del uranio empobrecido, dependiente del Ministerio de Defensa del gobierno británico.
¡Dependiente del Ministerio de Defensa británico!
Sí, sí, efectivamente, del ministerio de Defensa, o de Guerra, como prefieras.
Las muestras se analizaron en el laboratorio nuclear de Harwell, uno de los centros de investigación más prestigiosos del mundo. El 17 de octubre, Harwell comunicó los resultados de los análisis: dos de las diez muestras contenían radiactividad. Igualmente, según el Secretario Científico del Comité Europeo sobre Riesgo de las Radiaciones, el doctor británico Chris Busby, los estudios llevados a cabo en el suelo de los cráteres en donde impactaron los misiles mostraron "elevados signos de radiación".
El 2 de noviembre otro laboratorio británico, la Escuela de Ciencias Oceanográficas, confirmó el resultado de Harwell: en el cráter de Jiam hay uranio ligeramente…¿enriquecido? También Rainews24 ha llevado una muestra tomada por Dai Williams a la facultad de Ciencias de la Universidad de Ferrara, y los análisis, aún incompletos, han revelado hasta el momento una estructura anómala. La superficie de la muestra está formada por silicatos de aluminio y hierro, elementos normales en un fragmento de suelo, pero en su interior hay unas burbujas minúsculas con una concentración alta de hierro. Los análisis posteriores –no están finalizados en el momento en que estamos hablando- determinarán el origen de estas estructuras. Lo que parece indudable por ahora es que no son fruto de un proceso estrictamente natural.
¿De qué armas se trata?, ¿qué armas pueden dejar rastro de radiaciones y producir efectos tan letales?
Dai Williams tiene la conjetura firme de que se trata de una nueva clase de arma que utiliza otros procesos físicos que se han mantenido en secreto durante al menos 20 años. Emilio del Giudice, del Instituto Nacional de Física Nuclear de Milán, también ha llegado a la misma conclusión.
El ejército israelí ha negado el uso de armas de uranio en Líbano. Pero ¿cómo defenderse de los posibles daños causados por el uranio? ¿Qué precauciones tomarán los militares en la zona y qué tipo de análisis se han hecho para evitar estos riesgos? El documental de la RAI también aborda estos interrogantes.
 
¿Es el único caso dónde se ha documentado la posible existencia de nuevas armas?
No. Una investigación realizada por este canal de la televisión italiana denunció también la posibilidad de que Israel haya experimentado una nueva arma en Gaza durante el primer semestre de 2007, causando serias heridas físicas, como miembros amputados y severas quemaduras. El arma es similar a una desarrollada por Estados Unidos, conocida como DIME (Dense Inert Metal Explosive: Explosivo de metal denso inerte), que causa una poderosa ráfaga letal, aunque dentro de un radio relativamente pequeño. Al parecer se trata de una bomba cuya envoltura es de fibra de carbono y el contenido polvo de tungsteno y explosivos.
¿En qué se basa el informe italiano?
Está basado principalmente en testigos médicos de Gaza y en investigaciones llevadas a cabo en laboratorios italianos. El grupo de investigadores es el mismo que reveló, algunos meses atrás, el empleo por parte de EE.UU. de bombas de fósforo ¾aparte de la panoplia habitual que incluye proyectiles de uranio¾ en Iraq contra los rebeldes en el sitio y destrucción de la ciudad de Faluja, en abril de 2004. Además, hay declaraciones de militares implicados.
¿Cómo cuáles?
El piloto de la Fuerza Aérea Israelí Ytzhak Ben-Israel, que trabaja en el desarrollo de armas del Ejército, dijo a la prensa italiana que "una de las ideas en desarrollo de esta arma es poder dañar a los objetivos sin causar daño a inocentes".
Recuerda lo que se decía de las bombas de neutrones en los años ochenta.
Efectivamente. La investigación, realizada por RAI 24 News, concuerda con los reportes de los médicos de Gaza sobre heridas inexplicables. Los médicos explicaron numerosos casos de heridos que perdieron sus piernas, cuerpos completamente quemados y heridas por impacto de las municiones. Algunos de ellos dijeron también que removieron en las heridas partículas de municiones que no podían ser vistas en máquinas de rayos X.
Según testigos, el uso de esta arma se incrementó en julio de 2006. El doctor Habas al-Wahid, jefe de emergencias del hospital de Shuhada al-Aqsa, en Deir el Balah, declaró que las piernas de los heridos fueron cortadas de sus cuerpos, que "había señales de quemaduras cerca de los puntos de amputación, pero no se veían signos de que la amputación fuese causada por fragmentos metálicos". El Dr. Juma Saka, del hospital de Shifa, en Gaza, dijo que los médicos encontraron pequeñas entradas de heridas en los cuerpos de los heridos y los muertos. Según Saka, había un polvo extraño, como municiones microscópicas, en los cuerpos de las víctimas y en sus órganos internos.
La prensa italiana envió muestras de partículas encontradas en los cuerpos de los heridos en Gaza a un laboratorio de la Universidad de Parma. La doctora Carmela Vaccaio ha señalado que analizando las muestras encontró una alta concentración de carbón y de materiales inusuales como cobre, aluminio y tungsteno, y añadió que esos hallazgos pueden apoyar la hipótesis de que el arma en cuestión es el DIME. A propósito de lo dicho, ¿te das cuenta Salvador, de que la respuesta estándar a ello es que se trata de una posición antisemita? Como si los árabes, los amáricos, los tigriña, los arameos, los afares y tantos otros no fuesen tan semitas como los hebreos. Al fin y al cabo este concepto ¾el de semita¾ es una categoría lingüística, no étnica, en contra de lo que pretende el “correcto” uso mediático y político actual.
Sí, me doy cuenta. Hablabas antes del uso de estas nuevas armas en las guerras de los noventa.
Decía, seguramente lo recordarás, que tras el uso de este armamento en aquellas intervenciones bélicas comenzaron a describirse un conjunto de afecciones entre los militares que habían participado que se denominaron “síndrome de la Guerra del Golfo (Pérsico)” por la guerra de Iraq de 1991, y “síndrome de los Balcanes” por las guerras de Croacia, Bosnia, Serbia y Kosovo entre 1991 y 1999. Concretamente, síntomas similares al de la Guerra del Golfo se han descrito entre un millar de niños residentes en áreas de la antigua Yugoslavia donde, en 1996, la aviación norteamericana recurrió también a bombas con uranio empobrecido, al igual que durante la intervención de la OTAN contra la federación yugoslava de 1999.
Estos síndromes manifiestan aspectos no observados anteriormente y han sido muy controvertidos. Las autoridades militares y la mayoría de los dirigentes políticos, como era previsible, han negado realidad a todo ello; por el contrario, las asociaciones de afectados y sus familiares han afirmado su existencia y sus peligrosos efectos. Diversos grupos de científicos siguen considerando este tema, no creen que sean una simple invención de los afectados para conseguir ayudas públicas, aceptan una razonable duda sobre los hechos que se describen y debaten las características de estas entidades clínicas.
¿Se conocen datos concretos del uso de estos armamentos en alguna de las guerras que citabas?
En sus 110.000 ataques aéreos contra Iraq durante la primera guerra del Golfo los aviones A-10 Warthog de EEUU lanzaron 940.000 proyectiles con uranio empobrecido, mientras que en la ofensiva terrestre sus tanques M60, M1 y M1A1 dispararon otros 4.000 proyectiles también revestidos de uranio. Se estima que en las zonas bombardeadas ¾unos 20.000 km2, mayoritariamente en el sur del país¾ hay 300 toneladas métricas de desechos radiactivos, principalmente uranio empobrecido, que podrían haber afectado ya a 250.000 iraquíes. Aproximadamente, pues, unas 340 toneladas en municiones y, posteriormente, en los Balcanes, un total de 11 toneladas. Obviamente, la magnitud de lo que está sucediendo en la actual guerra contra Iraq, con un uso masivo de estas armas desde 2003, supera con creces todo lo anterior. Aunque no cuantificable hoy por hoy ¾se estima que durante la invasión en 2003 se utilizaron unas 2.000 toneladas de proyectiles con uranio empobrecido¾, algún día el inventario que se haga y sus consecuencias añadirán aún más daño y enfermedad a las actuales infamias de la guerra.
La prudente duda de los investigadores sobre estos síndromes de la que hablabas, ¿se ha reflejado en investigaciones y en publicaciones?
Desde luego. Por ejemplo, en más de 600 publicaciones internacionales relativas al síndrome del Golfo referenciadas hasta mayo de 2007 en la base de datos Medline, en la Biblioteca Nacional de Medicina del gobierno de Estados Unidos, y en el centenar, aproximadamente, de estudios sobre los conflictos de los Balcanes.
En el conjunto de estas publicaciones puede encontrarse una amplia variedad de análisis, estando todavía por efectuar una decantación metodológicamente adecuada de los datos existentes que permita establecer conclusiones definitivas. No obstante, estudios experimentales publicados recientemente son concluyentes sobre los efectos nocivos del uranio empobrecido y coherentes con las observaciones en las personas expuestas. Ejemplo de ello es el amplio trabajo de revisión, publicado en 2006, de los profesores George Jiang y Michael Aschner, de las universidades de Wake Forest (Carolina del N) y de Vanderbilt (Tennessee), respectivamente, centrado especialmente en los efectos del tal uranio sobre el sistema nervioso. Cabe también mencionar la nota publicada en el BMJ (British Medical Journal), en 2006, sobre la eliminación por la OMS en un informe al respecto de evidencias relativas a los efectos del uranio empobrecido sobre la salud.
¿Tú crees que se puede y se debe establecer alguna relación entre ambos síndromes?
Sinceramente, creo que sí. El denominado síndrome del Golfo puede y debe relacionarse con el síndrome de los Balcanes. En ambos casos se trata de un trastorno complejo, progresivo, multiorgánico e incapacitante. Las manifestaciones clínicas descritas comprenden, entre otros síntomas y signos, fatiga crónica, disfunciones neurológicas, dolor muscular y articular, alteraciones inmunológicas, cefaleas, ansiedad, anomalías ginecológicas, embarazos disfuncionales y malformaciones congénitas, problemas respiratorios, nefropatía, leucemia y otros tipos de cánceres, etc.
¿Qué causas se postulan?
Las causas postuladas para los síndromes de estas nuevas “post-guerras” son múltiples: agentes de combate químico, plaguicidas, polivacunas y demás productos protectores, agentes antigases nerviosos entre otros, materiales radiactivos, combinación de diversas exposiciones a tales agentes. Entre ellos destaca por su notoriedad el uranio empobrecido, que presenta riesgos radiológicos y de toxicidad química. El problema radica en el ingente uso, a partir de 1991, de proyectiles contra blindajes -anticarro, antibúnker, demoledores- provistos de penetradores de uranio empobrecido. Se usan estos proyectiles porque el uranio, como metal ultrapesado y pirofórico como decía, tiene mayor capacidad de perforar los blindajes de los tanques u otras protecciones que el tungsteno, que era utilizado anteriormente para estos fines.
Sin embargo, además del conocimiento experimental, diversos estudios epidemiológicos publicados en los últimos años postulan la manifestación de determinadas patologías en los veteranos militares y civiles de las guerras del Golfo y los Balcanes, en especial la aparición de tasas de leucemia superiores a las observadas en la población no expuesta a este agente. Ello sería consistente con los estudios experimentales.
De todos modos, para poder efectuar comparaciones más rigurosas, sería necesario conocer más datos, como sus actividades laborales o sus condiciones de trabajo, sobre estos veteranos de guerra de Irak y de los Balcanes donde se usó armamento con uranio 238, evaluar cuantitativamente la exposición interna a este metal, el tiempo que esas personas permanecieron allí y la cifra de tumores que sería razonable esperar en estos grupos de población si no hubieran estado en la zona, que, seguramente, sería de 3 a 4 casos por 100.000 según el tipo de leucemia considerado.
Además del incremento de leucemias, ¿qué otros efectos han sido descritos?
Entre el personal sueco, un total de 8.750 varones y 438 mujeres, implicado en las misiones de las Naciones Unidas en los Balcanes desde aproximadamente 1989 hasta 1999, se detecta un ligero incremento de cánceres totales sobre la tasa esperada, y en un grupo de militares varones aparecen 8 casos de cáncer testicular frente a los 4,6 esperados. Como en la mayoría de los estudios tampoco en éste se efectuó una estimación de la exposición real al uranio 238.
Igualmente, en un grupo de veteranos británicos de ambas guerras, expuestos todos ellos también al uranio “empobrecido”, se ha observado un incremento estadísticamente significativo de aberraciones cromosómicas del tipo inducido por las radiaciones ionizantes alfa.
Pero, significativamente, la inocuidad de este tipo de uranio seguía siendo anunciada a bombo y platillo.
Efectivamente. Curiosamente, o no tan curiosamente, en contraste con el cada vez mayor número de estudios de este tipo, la inocuidad de este tipo de uranio sigue siendo afirmada enfáticamente por diversas instituciones y medios. Si fuera así, si la utilización bélica del uranio empobrecido no causara ningún efecto sobre las personas expuestas —militares, miembros de ONGs, población local—, ¿puede alguien explicar entonces por qué las fuerzas armadas de los EEUU investigan cómo proteger a las células humanas de los efectos cancerígenos inducidos por dicho uranio? Esto es lo que se describe, entre otros muchos ejemplos que podrían citarse, en los trabajos publicados por el muy oficialista “Armed Forces Radiobiology Research Institute” de Bethesda, en Maryland.
No obstante, admito que sobre este tema quedan aún muchas cuestiones por resolver, particularmente a causa de la falta de estimaciones exactas del uranio empobrecido absorbido y a la falta de medidas de muestras de orina justo después de la exposición. Algunos estudios no disponen además de una muestra de análisis suficientemente amplia. A pesar de estas limitaciones, el uranio es un elemento potencialmente tóxico desde el punto de vista químico y radiológico que afecta fundamentalmente a los riñones, huesos, pulmones y ganglios linfáticos traqueobronquiales.
Y estaría, por otra parte, la población que sigue permaneciendo, que vive en las zonas donde se han producido todos esos conflictos.
Desde luego. Como criterio decisivo, desde el punto de vista de la salud pública, conviene tener en cuenta que la población que habita en las áreas contaminadas —numéricamente el colectivo más importante— es la que corre mayor riesgo al estar continuamente en contacto con el uranio. Por tanto, son estas personas, más que los soldados, más que los militares, más que los veteranos de los que hablamos, y de los que como mínimo se habla de vez en cuando, las que van a tener más problemas de salud. De ellas, admitámoslo, se habla muy poco o no se habla nunca. No tienen voz alguna ni acaso palabras propias para explicar lo que les ha sucedido. Son víctimas de un tablero cuyos movimientos se realizan desde instancias muy alejadas y sin tenerles en cuenta para nada. Insisto: para nada.
¿Podrías poner algún ejemplo concreto de riesgo para la población que habita en las zonas donde se han producido estos conflictos armados?
El siguiente, por ejemplo. En un reciente estudio se describe la aparición de manifestaciones similares al síndrome del Golfo y de los Balcanes en la población de varias áreas de Afganistán tras la denominada “Operación Anaconda”, aquellos bombardeos masivos de la aviación de los EEUU en 2002, usando bombas perforantes para destruir cuevas profundas donde se suponía residía Osama Bin Laden. Entre los sujetos procedentes de la región de Tora Tora, Jalalabad y otras zonas bombardeadas, los niveles de uranio 238 en orina llegaban a ser hasta 200 veces superiores a los de personas-control que participaron en la investigación. ¡200 veces!
De forma similar, los niveles de uranio 238 en el suelo y el agua de estas áreas eran –y seguramente son- muy superiores a los máximos admisibles establecidos por los organismos internacionales.
¿Se conoce la cantidad de uranio empobrecido que permanece diseminado en estos territorios?
Las cantidades exactas de uranio empobrecido diseminado durante las recientes guerras es, ciertamente, desconocida, si bien ha ido in crescendo desde la primera intervención en Irak. Una aproximación la proporciona la propia OTAN, que reconoce haber empleado durante los bombardeos aéreos de 1999 en Kosovo 31.000 proyectiles contra blindados, conteniendo cada uno 300 gramos de uranio empobrecido. Estas cifras no incluyen los bombardeos sobre Serbia ni las acciones terrestres. El armamento, conteniendo este tipo de uranio, utilizado en la guerra contra Afganistán de 2001-2002 y en la ocupación de Irak de 2003 fue considerablemente mayor.
En conclusión, y esto hay que destacarlo claramente, hoy por hoy se tienen muy pocos datos del estado sanitario de estas poblaciones, que son, al fin y al cabo, las principales víctimas de las nuevas guerras, las nuevas armas y los nuevos síndromes.
Por otra parte, aparte de los enfrentamientos directamente bélicos, estarían las pruebas con armamento atómico
Efectivamente. De 1945 a 1980 las cinco naciones atómicas reconocidas –repito: Estados Unidos, la Unión Soviética, Reino Unido, Francia y China- llevaron a cabo en el mundo pruebas de armamento atómico en la atmósfera con fines militares en 16 áreas de experimentación ubicadas en nueve países diferentes de los cinco continentes. Mientras que una parte de la exposición fue directa -radiación inmediata de neutrones y rayos gamma-, la mayoría de individuos quedaron expuestos como resultado de la lluvia de residuos radiactivos en la atmósfera tras la realización de las pruebas nucleares, llegando incluso a dosis de exposición externa de 2 Gy y a nivel tiroideo de 2 a 50 Gy en las islas Marshall de los Estados Unidos.
Los radionúclidos dispersados en la explosión llegaron a la troposfera e incluso a la estratosfera, más de 10 kilómetros de altura, donde se difundieron para caer nuevamente sobre la tierra y océanos. De entre los radionúclidos más estudiados se encuentran el estroncio 90 y el cesio 137. Los isótopos radiactivos se difundieron lentamente por el suelo y el subsuelo, siendo captados por las plantas y entrando consecuentemente en la cadena alimentaria, afectando finalmente a los seres humanos. Pero de esto ya hemos hablado antes.
Hasta aquí parte de nuestra conversación fechada en 2008. No es probable que los últimos acontecimientos político-militares falseen nudos centrales de las anteriores consideraciones.
Vale la pena recordar para finalizar fragmento de las declaraciones de 1981 a la BCC del investigador y profesor, años-luz alejado de cualquier veleidad o pasado izquierdista, el gran físico Richard Feyman. Arrojan luz sobre los territorios, cegados y alocados, que envuelven los alrededores de la empresa y apuesta nuclear: “[…] La razón original para poner en marcha el proyecto, que era que los alemanes constituirían un peligro, me involucró en un proceso que trataba de desarrollar este primer sistema en Princeton y luego en Los Álamos; que trataba de hacer que la bomba funcionase [...] Y una vez que uno ha decidido hacer un proyecto como éste, sigue trabajando para conseguir el éxito. Pero lo que yo hice -diría que de forma inmoral- fue olvidar la razón por la que dije que iba a hacerlo; y así, cuando la derrota de Alemania acabó con el motivo original, no se me pasó por la cabeza nada de esto, que este cambio significaba que tenía que reconsiderar si iba a continuar en ella. Simplemente no lo pensé […] La única reacción que recuerdo -quizá yo estaba cegado por mi propia reacción- fue una euforia y una excitación muy grandes. Había fiestas y gente que bebía para celebrarlo. Era un contraste tremendamente interesante; lo que estaba pasando en Los Álamos y lo que al mismo tiempo pasaba en Hiroshima. Yo estaba envuelto en esta juerga, bebiendo también y tocando borracho un tambor sentado en el capó de un jeep; tocando el tambor con excitación mientras recorríamos Los Álamos al mismo tiempo que había gente muriendo y luchando en Hiroshima”.


Nota:
[1] Tomado del capítulo 13º de ERF y SLA, Casi todo lo que usted desea saber sobre los efectos de la energía nuclear en la salud y en el medio ambiente, El Viejo Topo, Barcelona, 2008.
Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

El buque insignia de Greenpeace se dirige a Japón










ESCRITO POR MAITE MOMPÓ. GREENPEACE.   

Maite Mompó, marinera de los barcos de Greenpeace, está ahora embarcada en el Rainbow Warrior. El buque insignia de Greenpeace se dirige hacia Japón para ayudar con la crisis nuclear de Fukushima. Nos cuenta cómo se tomó la difícil decisión.

Cuando embarqué en el Rainbow Warrior en Corea del Sur hace un mes y medio, la triple tragedia en Japón había ocurrido tan sólo unos días antes. Primero el gran terremoto, luego el tsunami y, por último, el comienzo de la pesadilla en la central nuclear de Fukushima.
A los dos días de mi llegada, ya estábamos poniendo rumbo sur, en principio hacia Singapur, alejándonos del país del sol naciente, poniendo millas de por medio entre nosotros y la radiación que uno tras otro iban vomitando los reactores nucleares. En teoría, cuando hay un desastre nuclear en curso, cuanto más lejos esté uno mejor. Pero pocos días después ya salió en la prensa internacional que se habían detectado niveles de radiactividad más altos de lo normal en Estados Unidos y en varios países de Europa... Así pues, en la práctica, te das cuenta de que no hay escape posible ante un accidente nuclear: el planeta es redondo, los vientos son capaces de portar las partículas radiactivas a miles de kilómetros de distancia. ¿Dónde se esconde uno?
Bajando entre la costa de China y el lado occidental de Japón, era difícil de apartar de nuestras mentes tanto sufrimiento por el que estaba pasando el pueblo japonés. Las imágenes terribles del tsunami, los reactores nucleares teniendo explosiones, el reconocimiento oficial de que había escapes continuos a la atmósfera y de que se estaba vertiendo agua contaminada al mar.
No hay escape posible ante un accidente nuclear: el planeta es redondo, los vientos son capaces de portar las partículas radiactivas a miles de kilómetros de distancia. ¿Dónde se esconde uno?
Cuando estábamos navegando entre Taiwan y China, de nuevo cambio de planes y, por tanto, de rumbo. Literalmente dimos media vuelta para acabar en un puerto al nordeste de Taiwan. Se estaba empezando a barajar que el buque insignia de Greenpeace se dirigiera a Japón, a Fukushima. Nos llevó un mes de espera el poder tomar una decisión tan difícil. Lo primero era estar seguros de que la situación era lo suficientemente estable como para poder acercarse y trabajar allí. No menos importante era ver cómo podíamos proteger al barco y a nosotros mismos de la radiación. Y, por último, qué trabajo podíamos hacer en concreto para poder ayudar al pueblo japonés a saber qué está sucediendo realmente ya que su gobierno ha estado contando verdades a medias desde el principio. Básicamente, nuestra misión será comprobar los niveles de radioactividad y su impacto en el medio marino.
Con todo el equipo material y humano que vamos a necesitar para esta difícil y arriesgada campaña, por fin zarpamos de Taiwan el pasado jueves. Desde entonces, hemos tenido varias reuniones para ampliar nuestros conocimientos sobre la radiactividad y cómo vamos a protegernos contra ella siguiendo un Protocolo de Seguridad Radiactiva para poder responder ante cualquier eventualidad. Así mismo, estamos al día de la situación en Fukushima, que digamos que es “estable” pero que aún no está bajo control. Por último, estamos haciendo cambios en distintas zonas del barco, familiarizándonos con el material, formando equipos de trabajo para cuando estemos en la zona, disipando las dudas y resolviendo problemas que van surgiendo.
Aún nos quedan unos días antes de llegar. Ya iré contando más cosas... Δ

A bordo del Rainbow Warrior, rumbo a Fukushima, Maite Mompó, marinera de Greenpeace.

Revista Fusión

viernes, 29 de abril de 2011

Confianza








Hubo un tiempo en el que la humanidad era Una, unida, cohesionada, evolucionando en torno a una Idea, a un proyecto.
Existía un sólo continente, Pangea, y los seres humanos que en él habitaban basaban su existencia en la confianza, la confianza entre ellos y también en aquellos que eran responsables de la evolución, del progreso, así como del cuidado de la naturaleza y de todo lo que esta ofrecía generosamente a sus habitantes.
Gracias a la relación que existía en esa primera humanidad, basada en la confianza, el progreso alcanzó niveles muy superiores a los conocidos hoy en día. Pero el progreso no era sólo tecnológico, sino que todo repercutía en la calidad de vida, en el bienestar y en la evolución de los habitantes de Pangea. Se podría decir que aquello, en su perfección, era el “paraíso”.
El progreso condujo a un poder cada vez mayor. Y el poder produjo en los responsables de esa primera humanidad la pérdida de la humildad, el llegar a sentirse “dioses” que podían controlar la naturaleza a su gusto, y también nació en ellos la pretensión de alterar las Leyes de la Vida, el equilibrio de la Vida, lo sagrado de la Vida.
Sus pretensiones y proyectos alteraron la armonía que existía entre los habitantes y también con la naturaleza. Eso produjo que se crearan bandos enfrentados y, como consecuencia, que se perdiera la confianza entre ellos y también hacia los responsables o dirigentes de aquel primer mundo.
Los resultados fueron catastróficos, tanto para el continente como para quienes en él habitaban. Los pocos que sobrevivieron a la catástrofe llevaban en su interior el germen de algo nuevo para ellos, algo que marcaría a las generaciones posteriores al cataclismo y que aún se extiende hasta nuestros días, la desconfianza. La desconfianza se instaló en el interior del ser humano y marcó sus pasos en lo que fue el resurgir de la humanidad, el nacimiento y desarrollo de la segunda humanidad, la actual.
La desconfianza actuó y actúa como un virus destructor que convierte la relación humana en una hipocresía, y a los seres humanos en recelosos, en egoístas, en individualistas. Las guerras, los enfrentamientos, que sólo existieron al final de Pangea, se constituyeron como el denominador común de la segunda humanidad, hasta el punto que no existe periodo o época en ésta que no esté marcado o condicionado por alguna guerra, global o parcial. Se podría decir que el ser humano actual es un desconfiado por herencia genética, y no es consciente de hasta qué punto afecta eso a su vida, a su progreso, a su evolución.
Pero, ¿se puede cambiar? ¿Se puede recuperar la confianza como elemento fundamental en las relaciones humanas? Por supuesto que sí. La confianza, como energía, no es algo que dependa para su existencia del ser humano. La confianza existe como una Cualidad Divina, superior. Impregna la creación porque es una energía del Uno, del Creador y está, por tanto, disponible y asequible en todo lo creado. Todas las criaturas, incluido el hombre, la llevan en su interior, y ni siquiera el hecho de volverse desconfiados implica que la confianza no siga estando en el interior. Está ahí, en los corazones  que laten siguiendo el ritmo de la Vida. Es indestructible. Es eterna, porque forma parte de la Energía de la Idea Original.
Se ha dejado de usar porque se ha cometido un gran error, como consecuencia de lo ocurrido en el final de Pangea. Se ha confundido la confianza en lo Superior, en el Creador del hombre, con la confianza en los seres humanos que fueron y son susceptibles de cometer errores, de equivocarse.
La Vida, la original, la que pobló este planeta en sus orígenes y lo volvió a hacer después de la destrucción de Pangea, no está sujeta a fallos, y menos a aquellos que provienen de absurdas ambiciones de poder.
La Vida en sí misma contiene todo el Poder,  y en él existimos todas las criaturas, nos movemos, evolucionamos, nos equivocamos y aprendemos. Es en eso en lo que hay que confiar. Es en la Vida, como expresión de la Idea del Uno, del Creador, en quien debemos de depositar nuestra confianza para recuperar el equilibrio interno y externo.
No se trata tanto de confiar o no los unos en los otros como de confiar en la Vida y, por tanto, de esforzarse por despertar, por activar, la energía de la confianza que está latente en todas las criaturas, en todos nosotros.
Y para activar la confianza hay que vivir de forma tal que nuestros actos, nuestras palabras, nuestras vidas, generen confianza.
Hay que esforzarse para que la confianza vuelva a moverse entre nosotros, entre los seres humanos. Así, podremos volver a creer en un futuro unidos, todos unidos, todos Uno.
Si no se confía en la Vida no se puede confiar en uno mismo ni en los demás.
Respecto a las demás criaturas, incluido el hombre, debemos vernos como seres evolucionantes dentro de la Vida, no como a seres “perfectos”, sino como a seres que buscan la perfección. Y en eso estamos todos.
Tal vez como consecuencia de la ruptura producida al final de Pangea, en la primera humanidad, los seres humanos actuales conceden “poderes” ilimitados a sus nuevos “dioses”, a otros seres humanos en quienes depositan sus esperanzas, sus sueños y sus ilusiones. Pero ningún ser humano puede satisfacer esa necesidad, y si lo hicieron los responsables de Pangea durante mucho tiempo, era sencillamente porque tenían “contacto” con los mensajeros de los dioses, con los verdaderos responsables de esta humanidad y de sus objetivos.
El hombre nunca estuvo solo, ni tampoco lo está ahora. Pero el hombre está aprendiendo y debe redirigir la confianza hacia los maestros verdaderos, los que un día caminaron entre los hombres, los que no mienten ni tienen intereses egoístas en la historia y desarrollo de la humanidad.
La desconfianza entre los hombres es sólo una consecuencia de su imperfección. La confianza en la Vida, en su programa y en los verdaderos encargados de llevarlo a buen término, es imprescindible para el equilibrio interno de la humanidad como especie y para su relación con las demás criaturas.
El ser humano puede, erróneamente, seguir desconfiando de todo y de todos, pero eso sólo le aportará amargura y soledad, y no impedirá que la confianza siga viva a nuestro alrededor, como lo está la energía del Sol, la energía del agua, del aire, de la tierra y del fuego.
Afortunadamente, son energías que no están en función del ser humano. Simplemente son, existen y están a nuestra disposición. Sólo tenemos que integrarnos mentalmente en ellas.
Confiar en la Vida es estar vivo. Confiar en el Uno es poder participar de la Vida. Confiar en uno mismo es reconocerse hijo del Uno. Confiar en los demás es reconocerlos como hermanos, hijos del mismo Padre.
Lo contrario es lo que conduce a la muerte, porque conlleva desconexión con la fuente de la Vida, de la Energía vital.
Si queremos sentirnos vivos, debemos de conectarnos a la verdadera Vida y a sus energías. Y la Confianza es una de ellas.

Fuente: Revista Fusión