lunes, 5 de septiembre de 2016

Brasil: Alarmante epidemia de Cáncer entre agricultores y campesinos

Por Graciela Vizcay Gomez
 
La falta de la protección necesaria es un problema importante respecto a los agrotóxicos. El cáncer se origina al contacto con pesticidas, productos químicos utilizados para matar insectos o plantas, a los que Brasil es un líder mundial en el consumo

El agricultor Atilio Marques da Rosa, de 76 años, estaba montado en su bicicleta cuando sintió un fuerte mareo y cayó delante de su casa en Braga, un pequeño pueblo de menos de 4.000 habitantes en el interior de Rio Grande do Sul. "El mareo volvió a aparecer más tarde, y las pruebas mostraron que era cáncer", dice el hijo Osmar Marques da Rosa, de 55 años, que también es un agricultor. Atilio fue diagnosticado hace un año con un tumor en la cabeza situada entre el cerebro y los ojos. A causa de la enfermedad, ya no trabaja en su pequeña finca, que produce maíz y yuca.

Para él, el cáncer se origina al contacto con pesticidas, productos químicos utilizados para matar insectos o plantas a los que Brasil es un líder mundial en el consumo desde el año 2009.
"Mi padre a acusado durante mucho tiempo el negocio del veneno. Nunca los ha utilizado, pero las granjas vecinas siempre rocían la soja con avión y todo", dice Osmar.
El noroeste, donde vive Atilio, es una zona nacional de mayor  uso de pesticidas, de acuerdo con un mapa del Laboratorio de la USP, trazada desde el IBGE (Instituto Brasileño de Geografía y Estadística).
Los expertos que abordan el problema a nivel local, afirman que no hay duda acerca de la relación entre el veneno y la enfermedad.
"Varios estudios indican una relación del uso de pesticidas con el cáncer", dice el oncólogo Fabio Franke, coordinador del Centro de Alta Complejidad en Oncología (CACON) del Hospital de la Caridad de Ijuí, que sirve a 120 municipios.
El glifosato es el pesticida más ampliamente utilizado en el país, y fabricada por Monsanto, que rechaza la relación de uso del producto con la enfermedad.
La compañía dice que se trata de "uno de los herbicidas más utilizados en el mundo durante más de 40 años y en más de 160 países", y que "ninguna asociación de glifosato con estas enfermedades es apoyada por las pruebas de toxicología, experimentos u observaciones" .
Sindiveg (Sindicato Nacional de Productos para la protección de las plantas), que representa a los fabricantes de plaguicidas, que se refiere a la cuestión de la BBC Brasil para Andef (Asociación Nacional de Protección de las Plantas), responde principalmente por ellos.
En un comunicado, Andef establece que "cualquier sustancia química sintetizada en el laboratorio o incluso las que se encuentran en la naturaleza, puede ser considerado tóxico", y que los riesgos para la salud dependen de las condiciones de exposición ", que incluyen: la dosis (cantidad de ingestión o contacto), el tiempo, la frecuencia, etc. ".
Fabio Franke, coordinador del Centro de Alta Complejidad en Oncología (CACON) ve una relación directa entre los pesticidas y el cáncer.Uno de los principales problemas es que la mayoría de los trabajadores no siguen las instrucciones técnicas para el manejo de sustancias.
"Siempre preguntamos si a usan protección, si utilizan equipos. Pero servimos a la gente en su mayoría pobres. Desde su ingreso cuesta mucho comprar mascarillas, guantes, gafas de protección. Están expuestos", dice Emilia Barcelos Nascimento, voluntaria de la Liga de Mujeres Contra el Cáncer Ijuí.
Anderson Scheifler, trabajadora social de una asociación (Aapecan), confirma: "Tenemos la hoja de vida de estas personas que reportan un historial de uso excesivo de pesticidas y, en la mayoría de los casos, sin el uso de protección."
'Alarmante epidemia'
Un estudio realizado en la Universidad Federal de Rio Grande do Sul (UFRGS) comparó el número de muertes por cáncer de la micro-región de Ijuí con otra epidemia en el estado y en el país entre 1979 y 2003 y encontró que la tasa de mortalidad local supera tanto la zona de gaucho, que ya es alta, y nacional.
De acuerdo con el Inca (Instituto Nacional del Cáncer), Rio Grande do Sul es el estado con la mayor tasa de mortalidad de la enfermedad. En 2013, hubo 186.11 140,54 muertes de hombres y mujeres, por cada 100 mil habitantes de cada sexo.
El índice es también más alto que el segundo clasificado, Paraná (137.60 los hombres) y Río de Janeiro (118.89 mujeres).
El estado es también un líder en la estimación de nuevos casos de cáncer este año, también desarrollado por Inca - 588.45 451.89 hombres y mujeres por cada 100 mil personas de cada sexo.
En 2014, 17.500 personas murieron de cáncer en tierras gauchas - en todo el país fueron de 195.000 muertes.
Cada año, alrededor de 3.600 nuevos pacientes son tratados en la unidad coordinada por Franke. Hay 23 mil personas. De éstos, 22 000 están cubiertas por el NHS (Sistema Nacional de Salud) - las arcas públicas desembolsan alrededor de US $ 12 millones por año para los tratamientos.
De acuerdo con el oncólogo, la mayoría de los pacientes provienen de zonas rurales, pero el problema puede ser aún mayor, ya que los efectos nocivos de los plaguicidas no sólo se producen por la exposición directa en el trabajo en el campo, sino también a través de los alimentos, la contaminación del agua y el aire.
"Si estos números eran de pacientes con dengue o incluso una simple gripe, no tengo ninguna duda de que la situación sería tratado como la epidemia más alarmante, con el decreto de emergencia pública y todo. Pero es el cáncer. Hay un extraño silencio sobre esta realidad "dice el promotor Nilton Santos Kasctin, el fiscal de la ciudad de Catuípe.
"Miles de personas mueren de cáncer debido a los pesticidas", añade, pero de acuerdo con Andef, "el sector de la protección de los cultivos muestra el grado de regulación más estricta del mundo." Más de 1.100 personas murieron a causa de envenenamiento con plaguicidas en el país en 8 años
La comercialización de pesticidas aumentó 155% en diez años en Brasil, señalan los indicadores de desarrollo sostenible (IDS), estudio realizado por el IBGE el año pasado - entre 2002 y 2012, el uso aumentó de 2,7 a 6,9 kilogramos por hectárea kilogramos por hectárea.
El número es alarmante, sobre todo desde el 64,1% de los venenos aplicados en 2012 se considera peligroso y el 27,7% muy peligroso, según el IBGE.
El Inca es uno de los órganos que se posicionan oficialmente "en contra de las prácticas actuales de uso de pesticidas en Brasil" y "pone de relieve los riesgos para la salud, especialmente en las causas del cáncer."
Como solución, se recomienda al final de la fumigación aérea de los venenos, la exención de impuestos para la comercialización de los productos de agricultura ecológica y alentanla ya que no utiliza pesticidas para el cultivo de alimentos.
Sarpa Marcia Campos Mello, investigador del instituto y autor de los "Dossier de Abrasco - Impactos de los plaguicidas en la salud", dice que los plaguicidas más utilizados en Brasil son a base de glifosato - se vende bajo el nombre de Roundup y fabricado por Monsanto.
Según ella, el glifosato está relacionado con cánceres de mama y de próstata y el linfoma y otras mutaciones genéticas.
"La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que el 80% de los casos de cáncer se atribuyen a la exposición a agentes químicos. Si los pesticidas son también estos agentes, que ya ha sido probado, tenemos que reducir o prohibir estos productos por completo", argumenta .
Monsanto, sin embargo, rechaza la opinión. Cuando fue contactado por la BBC Brasil, la compañía afirmó que el registro del glifosato en la Unión Europea se renovó durante 18 meses en junio.
La renovación, sin embargo, no estuvo exenta de polémica. La intención original era que la renovación era de 15 años. Francia, Italia, Suecia y los Países Bajos estaban en contra. Una de las razones es la reciente clasificación de la Agencia para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), que forma parte de la Organización Mundial de la Salud, que ha clasificado al glifosato como "probablemente cancerígeno para los seres humanos."
El fabricante afirma que el glifosato es seguro para la salud
 
Cuando fue contactado, Monsanto afirmó que "el producto utilizado está registrado y que el glifosato es seguro para la salud y el medio ambiente, que se ha demostrado por uno de los mayores bancos de datos científicos ya compilado en un producto agrícola."
De acuerdo con la Asociación Brasileña de Salud Colectiva (ABRASCO), el brasileño consume hasta 12 litros de pesticidas por año.
La bióloga Francesca Werner Ferreira de AIPAN (Asociación Ijuiense de Protección del Medio Natural) y profesor de UNIJUI (Universidad Regional del Rio Grande do Sul, estado del noroeste), advierte de que la situación es aún peor en el noroeste gaucho, donde el volumen consumido puede ser tres veces mayor.
Ella dice que los productores de la región han abusado de sustancias para secar cultivos fuera de la temporada de cosecha y por lo tanto aumentar la producción. Es el caso del trigo, que reciben dosis extra de glifosato, 2,4-D, un componente del "agente naranja", que se utiliza como arma química durante la guerra de Vietnam, y el paraquat.
De acuerdo con el promotor Nilton Santos Kasctin, este último herbicida , el paraquat, causa la necrosis renal y la muerte de las células pulmonares, que terminan en la asfixia sin la posibilidad de aplicación de oxígeno, ya que esto podría aumentar los efectos de la sustancia.
"Nada de esto es invención de un informante, ni ecologista o gente de izquierda o algún científico loco que nunca ha tomado el sol. No, es la invención de un enemigo de la agroindustria. Usted sabe quién lo dice todo sobre el paraquat? El propio fabricante. Es toro, la etiqueta ", dice el fiscal.
El año pasado, 52 personas murieron a causa de envenenamiento con paraquat en tierras gauchas, según el Centro de Control de Envenenamiento del Estado.
En Brasil, 1.186 muertes fueron causadas por el envenenamiento por pesticidas 2007-2014, de acuerdo con el coordinador del Laboratorio de Geografía Agrícola de la USP, Larissa Bombardi.
La estimación es que por cada registro de la intoxicación hay otros 50 casos no se denuncian, dijo. La investigación del profesor también muestra que los 300 bebés de cero a un año de edad sufrieron envenenamiento en el mismo período.
Syngenta, fabricante de paraquat, no hizo ningún comentario sobre los casos de intoxicación y dijo respaldar la posición de Andef.-

Zero Biocidas http://zero-biocidas.blogspot.com.ar/ - Imagen:
revistamascaro.org