martes, 4 de octubre de 2016

Afirman que 500 pesticidas continúan en frutas y verduras aún luego de ser lavadas y peladas

Una ONG de Francia comprobó la presencia de pesticidas agrotóxicos en frutas y verduras (aún luego de ser lavadas y peladas) que habían sido cosechadas convencionalmente (no orgánicas)
Por Anastasia Gubin

Una organización de consumidores de Francia investigó en septiembre de 2016 la cantidad de pesticidas presentes en las frutas que están comiendo los niños y la población en general, y descubrió algunas sorpresas desagradables para las familias que buscan una vida sana. A excepción de los procedentes de cultivos orgánicos o biológicos, estos productos “acumulan muchas moléculas de pesticidas, unos cócteles con efectos potencialmente dañinos para nuestra salud”, destacó el informe de la organización Que Choisir, al presentar su estudio el 22 de septiembre.
El grave problema que se evidenció es que estos químicos siguen presentes al lavarlos y pelarlos, resaltó Que Choisir. Los productos estudiados eran de procedencia europea y del resto del mundo. Corresponden a las frutas y verduras que llenan los supermercados.
Los analistas creen que los pesticidas no fueron eliminados por ningún método porque los químicos se están aplicando en el recubrimiento de las semillas o en el suelo. Esto hace que el tóxico penetre en la planta, y luego se conserve en la fruta.
Además, señalan que “los plaguicidas de contacto, utilizados en el exterior de la fruta son escasamente solubles en agua”.
 “Lavar las frutas y las verduras, y pelarlas, son todas operaciones que se pueden hacer, pero, ¿es esto suficiente para quitar todo o parte de los pesticidas? Sorprendentemente, ni el centro técnico de frutas y verduras, o las autoridades sanitarias francesas o sus homólogos europeos tienen datos precisos sobre el tema”, comentaron. Esto motivó las sucesivas investigaciones.
Lo que primero hicieron fue un “mini-test”, para contestar esta pregunta con ocho proveedores de manzanas. Cada lote se dividió en tres grupos. En un grupo se hizo el análisis de la manzana en bruto, en otro con la fruta lavada bajo el chorro durante 10 segundos, y por último, después de ser pelada.
Los resultados “fueron decepcionantes”, señaló la organización.
Considerando el número de moléculas de pesticidas encontrados en la manzanas en bruto, al lavar la fruta esta cantidad disminuyó sólo un 12 por ciento, y al pelarla, menos de la mitad.
En este experimento se encontraron un promedio de 9 moléculas de diferentes pesticidas en la fruta sin lavar, y 8 luego de lavarla. Una vez pelada, quedaron aún seis moléculas.
El informe completo analizó luego la presencia de 500 pesticidas en 150 muestras de manzanas, peras, fresas y uvas de cultivo convencional y orgánico.
Hay que recordar que la fruta que no tiene etiquetas de cultivo biológico u orgánico, es de cultivo convencional, por lo que utiliza pesticidas químicos y puede ser incluso en algunos países, genéticamente modificada.
En cambio la fruta o verdura que cuenta con la debida etiqueta de cultivo biológico u orgánico no los usa. En España y Estados Unidos, por ejemplo, existe una certificación para estos cultivos.
Quedó de una vez claro que sólo la fruta de cultivo orgánico y biológico es libre de pesticidas.
En la uva se encontraron en promedio 15 residuos pesticidas; en las fresas, 14; en las peras 12 y en las manzanas 11.
En general, de los 500 pesticidas analizados, se encontraron 85 de ellos en las muestras. El 80 por ciento de la fruta resultó contaminada.
Algunos pesticidas están clasificados por la OMS como cancerígenos, o tóxicos. Junto con la contaminación de los gases del transporte y combustible, se cree que colaboran en el notable aumento de tumores y otras enfermedades. En Italia, el informe publicado por el Ministerio de Salud en septiembre, reveló un aumento a 365.000 tumores nuevos en sólo un año, es decir 1.000 casos al día, donde la mayoría no es de pulmón y las mamas, sino del colon y recto.Ecoportal.net

Fuente: http://www.lagranepoca.com/ - Foto: A pesar que las verduras cosechadas convencionalmente sean lavadas, los pesticidas agrotóxicos siguen permanenciendo en ellas. (Joern Pollex/Getty Images)