La ONU aún mantiene la negativa a la manipulación del clima

El Convenio sobre Diversidad Biológica reafirma su moratoria sobre la geoingeniería relacionada con el clima.


El Convenio sobre Diversidad Biológica (CDB), reunido en su 13 Conferencia de las Partes (COP 13) en México, decidió reafirmar su importante moratoria sobre las actividades de geoingeniería relacionada con el clima, que se acordó en 2010.
 
            La geoingeniería se refiere a un conjunto de técnicas para intervenir y alterar los sistemas planetarios en gran escala, propuestas que han ganado apoyo y que sin embargo son “parches técnicos” para solucionar el cambio climático. Ejemplos de ello incluyen las técnicas de manejo de la radiación solar, como el disparo de partículas de sulfato en la atmósfera así como otras intervenciones en los sistemas de la Tierra, agrupados en las técnicas conocidas como “remoción de dióxido de carbono”.
 Reafirmar la moratoria del CDB es aún más relevante a la luz del Acuerdo de París sobre Cambio Climático, en el cual los gobiernos convinieron limitar el aumento de la temperatura global a 1.5 grados. Los geoingenieros se apresuraron a interpretar el Acuerdo de París como una oportunidad para que la geoingeniería ayudara a lograr esa ambiciosa meta.
 “La decisión de reafirmar la moratoria global sobre geoingeniería manda un mensaje importante a quienes promueven un atajo para lograr las metas del Acuerdo de París. Los esquemas de geoingeniería impactarían los bienes comunes globales y tendrían impactos transfronterizos que podrían ser peores que el cambio climático mismo”, dijo Silvia Ribeiro, directora del Grupo ETC en América Latina. “El CDB tomó una decisión histórica en 2010 para detener el despliegue de la geoingeniería debido a sus potenciales impactos negativos sobre las poblaciones y la biodiversidad, y esa decisión se mantiene firme.”
 “El cambio climático y la erosión de la biodiversidad son problemas globales profundamente relacionados que demandan atención y acción urgente”, afirmó Neth Daño, directora para Asia del Grupo ETC. “Sin embargo, las propuestas de geoingeniería son un conjunto de parches técnicos que no tratan las causas originales del cambio climático o la pérdida de biodiversidad y podrían desviar la atención y los recursos de las alternativas reales, accesibles, seguras y que son globalmente mucho más justas.
“La decisión del CBD también notó que los impactos potenciales de la geoingeniería sobre la biodiversidad y las funciones de los ecosistemas, y su relación con temas socio-económicos, culturales y éticos no se han estudiado. Esta es una de las conclusiones principales en el informe actualizado de los impactos de la geoingeniería sobre la biodiversidad integrado por el CDB. “Asumir el Principio de Precaución en este caso es lo mínimo que la ONU puede hacer”, dijo Silvia Ribeiro.
En un artículo de 2016 de Nature, Phil Williamson, coordinador del informe referido, resaltó que el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), que publicó el informe más amplio hasta la fecha sobre cambio climático en 2014, “[…] deja fuera una consideración crucial: los impactos ambientales de la remoción en gran escala de CO2. Esta omisión es sorprendente porque el conjunto de escenarios de emisiones que plantea el IPCC para limitar el aumento de la temperatura global a 2 grados centígrados para 2100 […] se apoya principalmente en la remoción de CO2 en gran escala.” [i]
Específicamente, el IPCC no consideró los impactos ambientales o sobre la diversidad biológica de su técnica favorita: BECSS, acrónimo inglés para bioenergía con captura y almacenamiento de carbono, u otras técnicas de las llamadas “emisiones negativas”. Más aún, estudios científicos recientes también muestran que esas propuestas no son técnicamente o económicamente viables, sino que implicarían enormes impactos sobre la biodiversidad y los sustentos tradicionales.[ii]
“La reafirmación de la moratoria del CDB sobre geoingeniería, adoptada por consenso por 196 Estados, es una llamada de alerta para que los gobiernos piensen cuidadosamente esas peligrosas propuestas”, dijo Jim Thomas, director de programas del Grupo ETC. “Fue una decisión madura, no solo para proteger la biodiversidad, sino para evitar que el puñado de actores poderosos que quieren geoingeniería tomen control del termostato global.
La decisión también enfatizó que el conocimiento de los pueblos indígenas y comunidades locales debe tomarse en cuenta. “Existen muchas soluciones —probadas, sostenibles, cultural y económicamente viables— para detener la erosión de la biodiversidad y del cambio climático, como la agricultura campesina, que necesitan atención y apoyo en vez de soluciones falsas de alta tecnología, muy riesgosas, como la geoingeniería”, afirmó Silvia Ribeiro.
La geoingeniería ha sido un tema de discusión en el CDB por casi una década y en 2008, el CDB promulgó una moratoria sobre la fertilización oceánica (una de las técnicas de geoingeniería para capturar CO2). Por lo tanto, la decisión en la COP 13 tiene como antecedentes largos debates en el Órgano Subsidiario de Asesoramiento Científico, Técnico y Tecnológico (OSACTT) y anteriores COPs, en las que se logró un nivel de acuerdo muy importante, y por eso no fue un tema muy debatido en Cancún.

Fuente: http://www.etcgroup.org/es/content/la-geoingnieria-en-la-cop-13-convenio-sobre-diversidad-biologica
Expertos: Silvia Ribeiro: +52 1 55 2653 3330, silvia@etcgroup.org - Neth Dano: +63 917 532 9369, neth@etcgroup.org - Jim Thomas: +1 (514) 516-5759, jim@etcgroup.org

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente