jueves, 9 de marzo de 2017

Bolivia: Otra crisis del agua. No a la deforestación!

Esta advertencia puede resumir lo expresado en el Seminario “Crisis del Agua” organizado por vecinos de FEJUVESUR y realizado el viernes 10 de febrero en la calle 4 de Obrajes.

Por Oswaldo Salcedo R.*

A pesar que La Paz tiene cinco grandes represas y Bolivia se cuenta entre los países con más cantidad de agua en Latinoamérica, los datos indican que es el país que tiene mayor huella hídrica, es decir, que utiliza mucha cantidad de agua afirma el investigador y docente Roger Carvajal. Es conocido que los principales usos del agua se dan a nivel doméstico, industrial, municipal, hospitalario, y en minería.
 
La escasez física del agua es provocada por la deforestación, pues dentro del ciclo del agua cuando las nubes llegan a los bosques y no encuentran árboles se van y no se produce la lluvia. La Amazonía pero conservada es la de Bolivia. Por tanto no se trata sólo de “bombardear nubes” como afirman algunos funcionarios públicos, sino de realizar una gestión integral del agua.
Se conoce que en Bolivia cada año se deforesta el equivalente a 204.000 canchas de fútbol, en base a datos del Viceministerio del Medio Ambiente. Entre los años 2013 y 2014 se deforestaron cerca de 251.00 hectáreas. Los principales causantes de la deforestación son las actividades ganaderas, la explotación petrolera, la agricultura familiar y mecanizada; a estos factores se sumaría la construcción de grandes Hidroeléctricas que destruyen miles de hectáreas de bosque para lograr sus objetivos.
En este sentido, con la pretendida construcción de la “Megarepresa del Chepete” se inundarían 60.000 Has de bosque (cota promedio) con cientos de especies de animales y flora nativa, además de reubicar de forma obligada a miles de indígenas a otras regiones; y al millonario costo de 6.337 millones de dólares, advirtió Ricardo Calla.
El proyecto de la megarepresa contradice lo indicado en la actual Constitución Política del Estado, porque estará ubicado en Areas Protegidas como el Parque Nacional Madidi y la Reserva Pilón Lajas, donde se concentra la mayor biodiversidad de Bolivia.
Por eso, considerando estas advertencias, pidamos que la verdad triunfe sobre la mentira en la planificación de nuevos proyectos Hidroeléctricos y evitemos la deforestación de nuestros bosques, impulsando planes de educación ambiental con toda la población, para que no se repita otra “crisis del agua”.

*Educador ambiental
Ecoportal.net