Las súper bacterias ya están entre nosotros

“La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó recientemente su primera lista de las "super bacterias" más peligrosas del mundo, que han desarrollado resistencia incluso a los antibióticos más potentes y, que, según el informe, son producto entre otras causas, de la contaminación del Medio Ambiente y el consumo desmedido de medicamentos.”

Los expertos en enfermedades infecciosas han temido por mucho tiempo la aparición de bacterias que no puedan ser tratadas con los fármacos disponibles y los microbiólogos creen que ese momento ya ha llegado. Según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de varios países que intervinieron en el estudio, varios millones de personas se infectan con bacterias resistentes a los antibióticos cada año y al menos el 2% muere como resultado directo. La OMS ha advertido que las intervenciones regionales y/o aisladas para detener o acabar con estas “super bacterias” tendrán un impacto limitado, puesto que el verdadero peligro es que ya existe una amplia gama de bacterias mortales que se han vuelto resistentes al tratamiento y ante la facilidad que implican los viajes internacionales, les resulta muy fácil propagarse.
¿Qué ha pasado? 
Existen varias causas que subyacen bajo esta potenciación de las defensas de las bacterias. Una de ellas es la profusión de antibióticos que durante año se han recetado o tomado sin prescripción médica, sin que existiera una analítica previa que dictaminase su necesidad. Por otra parte, en lugares como China, India y el sudeste asiático, la contaminación del Medio Ambiente, especialmente de las aguas que circundan las principales fábricas que producen antibióticos ha llegado a ser alarmante en grado sumo. Pero no solo se emplean antibióticos de forma innecesaria en humanos, sino que según la OCDE los alimentos de origen agrícola y ganaderos que se producen a gran escala, también están atiborrados de medicamentos. Este contacto entre las bacterias y la profusión de medicinas para combatirlas solo ha logrado que éstas generen defensas especiales y se auto inmunicen convirtiéndose en las peligrosas “super bacterias” que ahora mismo son imposibles combatir eficazmente. ¿Cuáles son? Las tres súper bacterias resistentes a los antibióticos más perniciosas del mundo: Acinetobacter baumannii, Pseudomonas aeruginosa y Enterobacteriaceae han desarrollado resistencia incluso a los antibióticos más nuevos. La tuberculosis multirresistente está en aumento, la malaria, para la que la droga artemisinina fue un gran avance en el tratamiento (celebrado con el premio Lasker en 2011), está demostrando resistencia incluso a esta poderosa droga y algunos virus, incluido el VIH, pueden desarrollar resistencia al tratamiento.
¿Qué hacer?  
Las buenas prácticas de control de infecciones, desde el lavado de manos en casa hasta los procedimientos de aislamiento en los hospitales son fundamentales, pero lo más básico es que los antibióticos sólo deben utilizarse cuando se necesitan realmente (los resfriados generalmente son víricos y no necesitan antibióticos). Se deben controlar los vertidos en lugares donde se producen medicamentos para evitar que las bacterias generen más resistencia en contacto con aguas contaminadas y el empleo de antibióticos en ganadería y agricultura debería desaparecer, sustituido por prácticas de producción basadas en la sostenibilidad.

Fuente: Medio Ambiente

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Ecofeminismo: “El patriarcado destruirá el planeta si no lo frenamos”