Se busca un asesino serial: La Contaminación Atmosférica

Nueve de cada diez personas respiran diariamente aire contaminado en el mundo, lo que provoca anualmente unos siete millones de fallecimientos, según las "alarmantes" conclusiones de un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que reclama más medidas para combatir una de las grandes lacras a nivel social y sanitario.

La penetración de partículas contaminantes en los pulmones y el sistema cardiovascular sería la responsable de enfermedades cardiacas y pulmonares --entre ellas cáncer-- y diversos cuadros de infección respiratoria, como por ejemplo neumonía.
La polución está considerada ya uno de los principales factores para el desarrollo de enfermedades no contagiosas y causaría una de cada cuatro muertes por enfermedades cardiacas e infartos, así como el 43 por ciento de las obstrucciones pulmonares crónicas.
El estudio concluye que la contaminación atmosférica general provocó 4,2 millones de muertes en 2016, a las que habría que sumar otros 3,8 millones provocadas por cocinar con combustibles y tecnologías no adecuadas. La OMS estima que unos 3.000 millones de personas de todo el mundo no dispone de elementos para cocinar sin riesgo.
"La contaminación del aire nos amenaza a todos, pero los más pobres y marginados soportan el mayor peso", ha advertido el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, para quien es "inaceptable" que más del 40 por ciento de la población mundial "respire diariamente humo mortífero por usar hornos y combustibles contaminantes".
La penetración de partículas contaminantes en los pulmones y el sistema cardiovascular sería la responsable de enfermedades cardiacas y pulmonares --entre ellas cáncer-- y diversos cuadros de infección respiratoria, como por ejemplo neumonía.
"Si no tomamos medidas urgentes, nunca nos acercaremos a lograr un desarrollo sostenible", ha apostillado. Actualmente, más de 4.300 ciudades de 108 países forman parte de la base de datos sobre calidad del aire que coordina la OMS, lo que permite obtener una imagen más precisa de la realidad medioambiental en gran parte del plante.
Disparidad entre regiones
La directora del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS, Maria Neira, ha reconocido que existe una "aceleración" en el interés mundial por los desafíos en materia de contaminación atmosférica, si bien ha advertido de que la mayoría de las ciudades que se han sumado recientemente a las iniciativas de la organización están en países desarrollados.
"Muchas de las megaciudades del mundo exceden los niveles de la OMS para la calidad del aire en más de cinco veces, lo que representa un gran riesgo para la salud de la población", ha afirmado. En términos generales, los niveles de contaminación están más o menos estables, con mejoras relativas en algunas partes de Europa y las Américas.
En los países del este del Mediterráneo y en el sudeste asiático se registran los niveles más preocupantes --en estas zonas los datos multiplican quintuplican los valores recomendados--, seguidos por ciudades de ingresos medios y bajos de África y la zona occidental del Pacífico, aunque en estas últimas regiones la OMS denuncia una falta de mediciones.

Por: ECOticias.com / Red / Agencias
-----------------
Aire contaminado, lo respiran nueve de cada diez personas en el mundo
Nueve de cada diez personas en el mundo respiran aire contaminado, lo que provoca 7 millones de muertes anuales por causas directamente relacionadas la polución, informó ayer la Organización Mundial de la Salud (OMS).
“Lo más dramático es que las cifras se han estabilizado. Que a pesar de los progresos logrados y de los esfuerzos en marcha, todavía la inmensa mayoría de la población mundial, el 92 %, respira aire contaminado en unos niveles muy peligrosos para la salud”, denunció en teleconferencia la directora de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS, María Neira.
“La contaminación ambiental es el mayor desafío para la salud pública mundial”, subrayó.
Según las investigaciones de la organización, los niveles de contaminación se han mantenido estables en los últimos seis años, con pequeñas mejoras en Europa y las Américas.
De acuerdo con la agencia sanitaria de la ONU, la polución de partículas finas penetra profundamente en los pulmones y en el sistema cardiovascular, causando enfermedades potencialmente mortales como derrames cerebrales, ataques al corazón, obstrucciones pulmonares e infecciones respiratorias, incluyendo neumonía, que es una de las principales causas de muerte de los menores de 5 años.
Contaminación en el hogar
La OMS considera que la contaminación es un factor de riesgo esencial en muchas enfermedades no transmisibles, y está directamente relacionada con un 24 % de las defunciones por dolencias cardíacas; un 25 % de los decesos por apoplejías; un 43 % de los fallecimientos por obstrucción de las vías respiratorias; y un 29 % de los óbitos por cáncer de pulmón.
En total, la OMS estima que 7 millones de personas mueren anualmente por causas directamente relacionadas con la contaminación externa o interna.
La polución ambiental causó la muerte de 4,2 millones de personas en 2016, mientras que la contaminación interior del hogar estuvo directamente relacionada con 3,8 millones.
La suma de estos decesos es de 8 millones, dado que la OMS estima que un millón se debieron por inhalación de aire contaminado tanto en el hogar como en el exterior.
Cocinar, iluminar y calentar
La contaminación interior se debe esencialmente al uso de combustibles insanos para cocinar, iluminar y calentar.
“Es por ello que gran parte de la contaminación la padecen las mujeres y los niños“, especificó Heather Adair-Rohani, técnica de la OMS, sin aportar datos concretos.
Cerca de 3.000 millones de personas aún no tienen acceso a fuentes de energía limpia para cocinar, “y, a pesar de las evidencias del peligro que representan, el cambio es demasiado lento”, subrayó Adair-Rohani.
El 90 % de estos fallecimientos se dan en países de bajos y medianos ingresos, especialmente en Asia, África y Oriente Medio, con niveles que exceden en muchos casos cinco veces los establecidos por la OMS, aunque es un problema global que afecta a todo el planeta, incluyendo algunas áreas de países ricos.
“Hemos visto una intensificación del interés político para reducir los niveles de polución en los países ricos. Esperamos ver un aumento similar de los esfuerzos en todo el mundo”, agregó Neira.
Ejemplo de preocupación: China
Dicho esto, destacó como “muy positivo” el ejemplo de China, que si bien tiene unos niveles de contaminación altísimos, “se ha propuesto como política de Estado reducirlos”.
Sostuvo que los nefastos efectos de la contaminación en la población fueron esenciales en la decisión de las autoridades chinas de actuar con determinación.
La experta explicó que los datos con los que cuentan provienen de información oficial aportada por los países, datos satelitales y de modelos matemáticos, pero abogó por que todas las naciones sin excepción hagan más esfuerzos para medir sus niveles de contaminación.
“La información con la que contamos no es completamente precisa, pero es la mejor que hemos tenido nunca”,  asumió.
No obstante, la directora afirmó que no corresponde solo a los países luchar contra la contaminación, sino también a los ciudadanos, que deben “ser conscientes de que la polución no es únicamente un problema para el planeta, sino también para su salud”.

Fuente: EFEverde

Entradas populares de este blog

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente

Patagonia Argentina: Las represas en el Río Santa Cruz amenazan al Glaciar Perito Moreno

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia