Chile: Buzos difunden impactantes imágenes de la contaminación en el Lago Llanquihue: El lecho lacustre está convertido en un basural

Latas de cervezas y juguetes son sólo algunos de los desperdicios encontrados por un grupo de buzos que se sumergieron en las aguas del lago Llanquihue, en la costanera de Puerto Varas, para confirmar lo que ya todos sabían: el fondo lacustre más grande de la región de Los Lagos se ha convertido en un verdadero basural.

Según consignan medios locales, esta es la segunda vez que el Club Cangrejos de Buceo realiza esta acción: hicieron lo mismo en Puerto Montt -en las Isla de los Curas, Chinquihue- y en Llanquihue, así como también en el río Maullín.
Paulo de Santos, quien preside la agrupación, explicó a Soy Puerto Montt que esta exploración -que tuvo una duración de más de una hora- es parte de una investigación que están haciendo para recopilar datos estratégicos y volver a hacer limpieza en estos lugares, probablemente este mes.
El buzo agregó que las fotos que posteriormente se difundieron en distintos medios y redes sociales, fueron tomadas en la rampa frente a la Armada en Puerto Varas, a unos 300 metros de la orilla, y detalló que lo que se observa en las fotos es piedra volcánica que está en el fondo del lago y que es, por factores de marea, donde principalmente se acumulan residuos de todo tipo.
Por su parte, Eduardo Mas, otro de los buzos participantes de la actividad, comentó que “es terrible. Te das una vuelta un lunes por la mañana y la basura está en la arena botada esperando que se la lleve el lago, y se lleva todo: plástico, latas y bolsas”.

Leer en: https://www.elciudadano.cl/chile/buzos-difunden-impactantes-imagenes-de-la-contaminacion-en-el-lago-llanquihue/07/02/#ixzz5K8vlOKJv

Entradas populares de este blog

Patagonia Argentina: Las represas en el Río Santa Cruz amenazan al Glaciar Perito Moreno

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia