Las nuevas rutas marítimas del Ártico amenazan a los mamíferos marinos

En agosto de 2016, el primer gran crucero atravesó el paso del Noroeste, la vía navegable del norte que une los océanos Atlántico y Pacífico, simplificada por el creciente deshielo en la región. Al año siguiente, el primer barco sin rompehielos recorría la Ruta del Mar del Norte, un camino a lo largo de la costa ártica de Rusia que, hasta hace poco, era intransitable por embarcaciones comerciales sin escolta.

En las últimas décadas, algunas partes de los mares árticos se han vuelto cada vez más libres de hielo a fines del verano y principios del otoño. Debido a que se espera que el hielo marino continúe retrocediendo debido al cambio climático, se prevé un aumento en el tráfico marítimo estacional procedente del turismo y el transporte de mercancías.
Un estudio de la Universidad de Washington (UW) y la Universidad de Alaska Fairbanks, en Estados Unidos, ha considerado los impactos potenciales en los mamíferos marinos que usan esta región durante el otoño e identificado cuáles serán los más vulnerables. Sus resultados se publican este lunes en 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.
"Sabemos por regiones más templadas que los barcos y las ballenas no siempre se mezclan bien, y, sin embargo, los buques están listos para expandirse a esta región sensible -- dice en un comunicado la autora principal Donna Hauser, que investigó como científica postdoctoral en la UW y ahora es profesora asistente de investigación en la Universidad de Alaska Fairbanks--. Incluso, cruzar el Polo Norte puede ser transitable en cuestión de décadas. Plantea cuestiones sobre cómo permitir el desarrollo económico al tiempo que se protegen las especies marinas del Ártico".
Al año siguiente, el primer barco sin rompehielos recorría la Ruta del Mar del Norte, un camino a lo largo de la costa ártica de Rusia que, hasta hace poco, era intransitable por embarcaciones comerciales sin escolta.
El estudio analizó 80 subpoblaciones de los siete mamíferos marinos que viven en el Ártico e identificó sus riesgos en o cerca de las principales rutas de navegación en septiembre, un mes cuando el Océano Ártico tiene la mayor cantidad de agua abierta. Un total de 42 de estas subpoblaciones estarían expuestas al tráfico de embarcaciones, y el grado de exposición más las características particulares de cada especie determinan cuáles son las más sensibles.
Se descubrió que los mamíferos marinos más vulnerables eran narvales o ballenas con colmillos, animales que migran a través de partes del Paso del Noroeste hacia y desde sus hábitats de verano.


"Los narvales tienen todos los rasgos que los hacen vulnerables a las perturbaciones de los barcos: se adhieren a áreas realmente específicas, son bastante inflexibles en cuanto a dónde pasan el verano, viven en solo una cuarta parte del Ártico, y están justo en el medio de las rutas de navegación --dice la coautora Kristin Laidre, científica polar del Centro de Ciencia Polar del Laboratorio de Física Aplicada de la UW--. También confían en el sonido, y son notoriamente asustadizos y sensibles a cualquier tipo de perturbación".
Las ballenas, también vulnerables
Otros mamíferos que se encontró que son vulnerables fueron las ballenas beluga y ballena de Groenlandia. Las morsas también eran vulnerables porque algunas poblaciones son relativamente pequeñas y se sabe que viven a lo largo de las vías de navegación, en comparación con las poblaciones generalmente grandes y ampliamente distribuidas de focas anilladas y barbudas, que se mostraron menos vulnerables.
El estudio descubrió que los animales menos vulnerables eran los osos polares, que están en gran medida en tierra durante septiembre, y no dependen del sonido submarino para la comunicación o la navegación. El envío en otras temporadas puede tener un mayor impacto.
El documento también identificó dos "puntos apretados", pasillos angostos donde es más probable que los barcos y los animales se crucen. Estos son el Estrecho de Bering que separa Estados Unidos y Rusia, y Lancaster Sound en el territorio norteño canadiense de Nunavut. Estas regiones registraban un riesgo de conflictos de dos a tres veces mayor que en otras partes de la ruta de navegación.
"Estos puntos estrechos obligatorios son utilizados por las especies migratorias para entrar y salir del Ártico, pero también son pasos necesarios para los buques que utilizan estas rutas marítimas --detalla Hauser--. Identificar los riesgos relativos en las regiones árticas y entre los mamíferos marinos puede ser útil a la hora de establecer estrategias para hacer frente a los efectos potenciales".
El viaje a través del Océano Ártico ya está comenzando y la ruta rusa tiene el mayor potencial para barcos comerciales. La Ruta del Mar del Norte tuvo más de 200 barcos de 2011 a 2016, todos los cuales eran grandes buques. Más de 100 buques pasaron por el Pasaje del Noroeste durante ese tiempo, con más de la mitad de ellos siendo pequeños, buques privados como yates personales.
La Organización Marítima Internacional en mayo estableció las primeras directrices internacionales para el tráfico de embarcaciones en el Océano Ártico. El código voluntario fue propuesto por Estados Unidos y Rusia para identificar rutas seguras a través del Estrecho de Bering. El nuevo análisis podría ayudar a crear directrices futuras, priorizar diferentes medidas para proteger a los mamíferos marinos e identificar las áreas que requieren más estudios, dicen los autores."Creo que podemos aprender mucho de áreas que ya han estado pensando sobre este tipo de conflictos entre barcos y poblaciones de mamíferos marinos, por ejemplo, la ballena franca del Atlántico norte o las aletas y las ballenas azules en California --señala Laidre--.
Podríamos tratar de desarrollar algunas estrategias de mitigación en el Ártico que ayuden a las naves a evitar hábitats clave, ajustando su momento teniendo en cuenta la migración de animales, haciendo esfuerzos para minimizar la perturbación del sonido o, en general, ayudando a los barcos a detectar y desviarse de los animales".

Por: ECOticias.com / Red / Agencias


Entradas populares de este blog

Patagonia Argentina: Las represas en el Río Santa Cruz amenazan al Glaciar Perito Moreno

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia