sábado, 27 de agosto de 2016

Pedagogía de la discrepancia

Horacio Torvisco
Rebelión


La discrepancia en general es percibida como un elemento negativo de discordia, casi de ofensa, cuando realmente lo único que significa es un contraste sobre visiones diferentes de un mismo hecho, algo que en sí mismo no debería tener mayor importancia teniendo en cuenta que la lectura que admite la realidad no es única y está condicionada por la cultura, el nivel de conocimiento que se posea sobre el hecho motivo de la discrepancia, e incluso por intereses legítimos. Esa negatividad que se asocia a la discrepancia suele tener sus raíces en una visión jerarquizada y uniformizada de la vida social y política donde el conocimiento y sobre todo el poder vienen de “arriba”, y además no se discute, por lo tanto todo lo que se salga de esa especie de modelo autoritario es percibido como inestabilidad y con honda preocupación. A mi juicio, esto es el resultado de una escasa pedagogía de la discrepancia, y de una falta de normalización de dicha discrepancia.

En general, habría dos formas de discrepar. La primera es la que se podría denominar discrepancia del “vencedor vs vencido” cuya finalidad es alcanzar, por los medios que sean, una visualización victoriosa de las tesis de alguien y no tanto las razones o argumentos de los discrepantes, basados en la coherencia de los mismos y en una lógica de razonamiento que invite a la reflexión. Es una forma de discrepar donde prima el espectáculo, el griterío, la crispación, donde de antemano las posiciones están perfectamente definidas y son inamovibles. La obsesión de los discrepantes no es tanto enriquecer el debate con argumentos que inciten a nuevas aperturas de análisis sobre el asunto discutido, sino que está más basado en puras argucias dialécticas que sólo persiguen consolidar argumentos ya establecidos y crear “piña” entre sus propios seguidores que en abrir la posibilidad de nuevos puntos de vista. Es una forma de discrepar donde lo que prima, por encima de todo, es una especie de ética de la convicción, como trasfondo argumental por encima de cualquier otra consideración, llevando a la incomunicación más absoluta y perniciosa de los discrepantes.
Existe un ejemplo claro de esto en las tertulias televisivas al uso, donde se suele ver a políticos y profesionales de la tertulia que opinan, en demasiados casos, con poca mesura e incluso con una cierta falta de honestidad intelectual sobre el asunto objeto de la discusión. Unas tertulias, la mayoría de ellas, perfectamente diseñadas no tanto para escuchar razones y argumentos del otro y establecer un fructífero diálogo, lo cual no significa que haya que ponerse forzosamente de acuerdo, sino claramente estructuradas tanto en su escenografía como en la forma de debatir para que exista bronca y crispación. Esto permite inmediatamente, con la inestimable colaboración de las redes sociales y en una clara estrategia “pugilística” de la discusión, proclamar, de forma interesada la mayoría de las veces, quién ha ganado y quién ha perdido en la contienda dialéctica, incluso utilizando términos pugilísticos como, ha ganado o ha vencido por “ko”. Debatir o analizar de manera sosegada, con razones, la coherencia, viabilidad y alcance de las propuestas de los contertulios, es una empresa poco atractiva para los “prime time” de los medios que fomentan este tipo de actos. Otro ejemplo que pone de manifiesto la mala prensa que tiene la discrepancia son los denodados esfuerzos que realiza cualquier organización social por mostrarse como una familia muy unida donde la discrepancia no existe. En el caso de las formaciones políticas roza ya la exageración porque saben que esas discrepancias son muy penalizadas por la opinión pública. El “qué dirán” enturbia la transparencia pública de los partidos.
La segunda forma de visualizar la discrepancia, menos “vistosa” y promocionada, sería la que no persigue obsesivamente vencer, ni siquiera convencer, simplemente pretende ensanchar el campo cognitivo de la argumentación con el fin de incorporar nuevos puntos de vista a los discrepantes. Desde esta premisa es desde donde cobra un valor inestimable la pedagogía de la discrepancia. Una pedagogía que debería tener en cuenta, como mínimo, algunas circunstancias por todos conocidas pero escasamente practicadas: Se discrepa desde el diálogo, es decir, desde la escucha, el respeto y ciertas dosis de empatía con el otro; no tiene más razón quien más grita; y el estudio, la observación y la reflexión deben preceder a cualquier opinión personal. Hoy en día, los medios y las redes sociales incitan de manera compulsiva más a opinar que a reflexionar en un acto reflejo, casi como el que practican las bestias en su permanente alteridad. Ortega y Gasset hablaba del “ensimismamiento” como ese lapsus que el animal humano, a diferencia del resto de animales, se da o debería darse, entre el acontecimiento y su respuesta para que en ese decalaje la reflexión ayude a encontrar razones para decidir con más criterio. En una sociedad tan competitiva, acogotada por las urgencias de toda índole, la mayoría de ellas ficticias y tan condicionadas por el qué dirán, no es el escenario más favorable para esta pedagogía de la discrepancia lo cual no resta ni un ápice la necesidad de ponerla en práctica.
Sin entrar en demasiadas profundidades, el método científico es un claro ejemplo de cómo los paradigmas que la ciencia va construyendo están basados precisamente en una pedagogía de la discrepancia, que no sólo no la rehúye sino que la alimenta, como el mejor argumento que da fortaleza a cualquier tesis enunciada, o a su superación en un acto de progreso del conocimiento.
La discrepancia bien entendida, desde el aprendizaje que el otro puede proporcionar es positiva e indispensable en la convivencia inteligente. La discusión basada en la lógica “vencedor vs vencido” es un acto que provoca parálisis intelectual, desestabilización y crispación en una sociedad.

Imagenes: ‪www.mi-web.org‬ - ‪derechoparaperiodistasuniversitarios.wordpress.com‬

Las cuestiones que importan

por: AlbertoMontiel
 
Hartitos y aburridos nos tienen de tanto repetirnos los mismos mantras una y otra vez. Sobre economía: que si el crecimiento, el desarrollo, el PIB, la mejora de la competitividad, la flexibilización del empleo … y las mil y una sandeces habituales. Sobre política: que si la lucha contra la corrupción, los pactos, los planes, las medidas, la estrategia… y las demás cuestiones que son -cada vez más- palabrería hueca en el mejor de los casos, manipulación en otros muchos. 
No soportamos ni un telediario-noticiario-informativo más. Para oír lo que hay que oír: todo pesimismo y ninguna información constructiva. Ni destructiva de otra cosa que no sea la moral del sufrido espectador. Mejor apaga (la tele) y vámonos. Porque la sensación transmitida por las mayoría de políticos es que no parecen ver, van como perdidos en una espesa niebla. Y se empeñan en avanzar con una brújula escacharrada, sin mapas de la zona y un sextante que de nada sirve en medio de tanta oscuridad. Lo indicado en estos casos sería detenerse, o al menos ir muy despacito. Pero no, siguen empeñados en que hay que seguir a toda máquina, hacia no saben muy bien dónde. Quizá porque la economía del crecimiento es como una bicicleta, que se para y cae si no pedaleas, sobre todo cuando vamos cuesta arriba, como ahora.
 Sobre los mantras de la economía del crecimiento cabe dudar: avance (¿hacia un muro o un iceberg?), cambio (¿a peor?), desarrollo (¿de un tumor?), competencia (¿contra la miseria?), creación de empleo (¿fabricando armamento, por ejemplo?), etc.  Si no creen necesario justificar las mayores contradicciones, como el retraso de la jubilación pese a la necesidad -supuestamente- de crear empleo, ¿para qué van a hablar del qué? Porque las cuestiones (el qué) son: ¿Nos importa realmente “salvar” la economía, si hay que alimentarla a base del sacrificio infame de vidas humanas?; ¿Necesitamos un gobierno que actúe como un verdugo, obedeciendo ciegamente las órdenes de instituciones supranacionales doblegadas al poder económico?; ¿Necesitamos un gobierno implacable, que no se compadece del malestar y sufrimiento de los ciudadanos? Creemos que no. Pero siguen ¿aparentando? creer que es necesario crecer, avanzar, invertir en alta tecnología, hacer crecer el PIB, etc. Si no comprenden el error de todo ello, deberían empezar a dedicar tiempo a informarse convenientemente.

Fuente: https://utopicosincomplejos.wordpress.com/category/utopia/

Argentina/San Juan-Mina Veladero: el Patrimonio de la Humanidad mostró su cara más inútil

Lo dijo Carina Jofré, investigadora del Conicet, en el XIX Congreso Nacional de Arqueología en Tucumán. La arqueología y la complicidad entre la Barrick Gold y Gioja en la contaminación con cianuro en San Juan. "El proyecto Veladero afectó en su primera etapa de trabajo, se estima alrededor de 1.500 sitios arqueológicos (…) una vez que estos entran en el engranaje de informe de impacto ambiental son muy difíciles de conocer porque entran en una especie de información de sumario que solamente maneja la empresa. Después del derrame de 5 millones de solución cianurada y luego de la declaración de Patrimonio Mundial que fue en 2014, Unesco ni ninguno de sus agentes a nivel nacional o provincial realizó ninguna declaratoria respecto al derrame de cianuro en un área declarada dos veces Patrimonio de la Humanidad.
 

En la mesa redonda Procesos de patrimonialización arqueológica y su vinculación con la megaminería en San Juan se discutieron importantes conclusiones y problemáticas. Destacamos la intervención de Carina Jofré titulada La arqueología y la complicidad entre la Barrick Gold y Gioja en la contaminación con cianuro en San Juan: “Me voy a referir al estudio de los Procesos de patrimonialización de la arqueología en proyectos megamineros y en ese sentido el caso de San Juan es sintomático me parece, para ver como una disciplina como esta que parece tan marginal (…) tiene un rol fundamental que se articula con un modelo de penetración social político y económica a una escala mayor. A mi me interesaba mucho pensar a los procesos de patrimonialización en este sentido, en un sentido de disputa en una dinámica de una hegemonía que trata de instalar a la megaminería como un modelo de desarrollo deseable. En este sentido la penetración social y cultural es fundamental para el modelo, y ahí entran a jugar y a tejer disciplinas como la nuestra. Yo me voy a referir particularmente al proceso de patrimonialización en el caso de San Juan y lo voy a vincular al caso del Qhapac Ñam. En mis trabajos anteriores yo he hecho análisis sobre tres casos fundamentales en San Juan durante 10 años, uno fue el deslinde de la reserva de biosfera San Guillermo en favor de la empresa Barrick Gold en lo cual también podemos ver la articulación y el rol que tiene la antropología, la sociología y demás, el cruce de los Andes Sanmartinianos puesta al servicio de la construcción cultural y este otro que es el Proyecto Qhapac Ñam que ha sido un proyecto estratégico también para la provincia de San Juan y a nivel nacional para penetrar un poco la subjetividad de los pobladores de la región para instalar el modelo en la realidad megaminera. Hay una diferencia abismal en la minería tradicional y lo que hoy es la Megaminería o minería a gran escala como dicen los mexicanos. Esta megaminería tiene particularidades fundamentales que la hacen altamente contaminante dicho por ellos mismos desde el año 2006 en un informe de Consejo General de Minería y Metales donde reconocen ya en 2006, el gravísimo impacto ambiental que genera en los países donde se desarrolla (…). Acá estamos hablando del despliegue en grandes territorios fundamentalmente en el noroeste argentino, en la región de cuyo; los proyectos se asientan sobre nacientes de agua que son las zonas de glaciares y periglaciares. Estos proyectos implican grandes instalaciones, como el caso de Veladero, los famosos Open Pit que tienen kilómetros de extensión, los caminos de acceso estamos hablando de kilómetros desde los by-pases de la empresa hasta las plataformas de perforación donde se afectan grandes cantidades de territorio. El proyecto Veladero afectó en su primera etapa de trabajo, se estima alrededor de 1500 sitios arqueológicos (…) una vez que estos entran en el engranaje de informe de impacto ambiental son muy difíciles de conocer porque entran en una especie de información de sumario que solamente maneja la empresa. Uno pide como profesional el acceso a la mina para ver los lugares arqueológicos que están protegidos por la empresa y es imposible si una no tiene una llegada directa al gobierno o minería directo, es imposible conocer a ciencia cierta. En varios países este tipo de minería está prohibida y actualmente en 7 provincias argentinas gracias a la lucha de los movimientos socioambientales. Mi tesitura respecto de cómo entender los procesos de patrimonialización en el contexto megaminero, lo que a mi me ha llevado más de 6 años de investigación, es que justamente los procesos de patrimonialización cultural en los cuales ingresa la arqueología son parte de un proyecto de disciplinamiento y construcción social que necesita el modelo megaminero para instalarse como parte de la percepción local ciudadana, para construir nuevas formas de subjetividad ciudadana. En San Juan esto lo conocemos en la propaganda minera como el San Juan Minero por eso el rol de las disciplinas que atañen a la construcción de sentido social y cultural son fundamentales. (…) Recomiendo la lectura de los trabajos de Mirta Antonelli, semióloga especialista en el análisis del discurso megaminero, ella analizando documentos producidos por el propio Consejo Internacional de Minería y Metales demuestra que desde el 2008 este Consejo trabajò fuertemente para penetrar las zonas infranqueables, particularmente sudamérica y esos lugares eran las reservas de biosferas, los resguardos de comunidades indígenas y las áreas protegidas. El trabajo que ha bajado a todas sus empresas y a los estados anexos a este Consejo Internacional es justamente generar protocolos de nuevos diálogos que es llamado el Nuevo Diálogo Minero. (..) Hay algunos hechos por los propios arqueólogos, un ejemplo es “La guía de buenas prácticas, pueblos indígenas y minería”. (…) ellos han entendido que anexar arqueólogos sociólogos antropólogos y las ONGs especialistas en esta penetración es fundamental. Una de las ONGs especialistas en esta penetración es “Diálogo Latinoamericano” tiene sede en Buenos Aires y nuclea varios países. (…) este grupo a través de la ONG “ Diálogo Democrático” fue la encargada de hacer el discurso de penetración en San Juan en el 2006 para acá con la Universidad Católica para manipular la opinión local y generar esta licencia social por lo menos en los informes y en el papel que necesitan estas empresas para poder obtener sus estudios de impacto. Los procesos de patrimonialización incluyen a la arqueología dentro de este intrincado juego de poder que siempre se orienta a instalar en la realidad de la megaminería y al modelo extractivo en Sudamérica como el modelo deseable. Como el horizonte...
El caso del Qhapac Ñam a mi me parece emblemático. Empieza sus primeras reuniones por el año 2002, es una propuesta que surge de Perú, por el propio profesor Lumbrera (…) para una creación del patrimonio mundial. Por esta misma época se crea la Unasur y esta crea también lo que conocemos como el IIRSA (Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana) (…) que se crea a pedido del Pacto de Desarrollo Interamericano. Y esto coincide con este armado político de la región, con esta propuesta de integración política y que aquí conocemos como “la década ganada”. En sentido los presidentes de Unasur en adelante se comprometen y particularmente con la gestión del gobierno de Perú y después de Bolivia logran que las presidencias de Unasur bajen la prerrogativa o documentación importante pidiendo a los demás países como el caso de argentina que se anexen a esta declaratoria de patrimonio mundial. Para ese trabajo se trabajó durante 10 años, algo que género muchas reuniones. La primera etapa estuvo a cargo de los propios arqueólogos que tuvieron que delimitar cuáles iban a ser los tramos que iban a participar de esta declaración. (…) En Argentina incluye 6 provincias. (…). El caso de San Juan muestra desde un comienzo cuando todavía no teníamos, incluso lo digo por mí misma, no teníamos muy en claro qué relación había entre un proyecto de patrimonialización mundial como este y la Megaminería. Teníamos indicios, indicios que eran muy claros pero no conocíamos el armado territorial y político que implicaba IIRSA. Con el tiempo eso se fue develando y clarificando también en la documentación a la que se podía acceder y que al comienzo era muy difícil. El caso de San Juan muestra una vinculación muy, muy estrecha desde el comienzo de los trabajos de relevamiento para hacer las propuestas para la declaración mundial, como siempre los sitios estaban dentro de lo que es la reserva biosfera que fue la que se concedió a la empresa Veladero (…). Este es uno de los tramos que finalmente se eligieron después de muchas controversias. Los arqueólogos encargados de trabajar en esto siempre fueron afines al gobierno minero, aquellos que no participabamos, que no éramos afines al modelo minero ni siquiera éramos convocados las reuniones. Incluso equipos como el mío que veníamos trabajando más de 10 años en la zona, que teníamos trabajos etnográficos previos tampoco fuimos convocados. Lo que si podíamos percibir es que había una intencionalidad muy clara desde el comienzo de generar un trabajo que implicara solamente a unos pocos, que fueran decisiones tomadas en otros lados y que el lugar que le planteaba a la comunidad siempre era en términos de conversaciones informativas y demás. A nosotros nos interesó mucho, (…) como desde el 2006 desde que Veladero empieza a explotar para acá, el proyecto Qhapac Ñam comienza a pisar cada vez más fuerte. (…) Algo muy claro de cómo este proceso de patrimonialización se vinculaba a esta empresa minera era la creación de un Centro de Interpretación Arqueológico a la entrada del proyecto Veladero en el by pass de Tudcum realizado por la arqueóloga Teresa Michieli en donde se promocionaba a la entrada de Veladero el proyecto Qhapac Ñam. (…).
Posteriormente la empresa comienza a generar subsidios y a hacerse cargo de algunas publicaciones realizadas por la propia Dirección de Patrimonio de la provincia de San Juan, de protocolos de patrimonio, la edición de un libro, etc. Algo muy importante de cómo se trabajó para generar esta promulgación de patrimonio mundial en el caso de San Juan y que incluyó en el área de las comunidades afectadas en 2015 por el derrame de cianuro, esa es la misma zona, las mismas comunidades que estamos hablando que están viviendo este desastre son las que fueron afectadas al proyecto Qhapac Ñam. Ninguna de esas comunidades tuvo una consulta libre, previa, informada ni nada que se le pareciera a un protocolo de consulta. Lo que se hicieron fueron talleres supuestamente informativos en donde a las comunidades se les preguntaba qué pensaban ellos que era su patrimonio, (…). Reuniones en que se escatimaba información concreta respecto de quienes eran quienes financiaban el proyecto, el rol del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), como se bajaban, qué articulación había económica y financiera entre la provincia, la nación y Unesco. (…).se imponía un punto de vista (…) se silenciaron incluso los conflictos socioambientales que había en las zonas y que no formaban parte del relevamiento etnográfico que se hizo, etc (…). Un arqueólogo específicamente de la cartera de las empresas mineras de Catamarca que tuvo un rol muy destacado en el caso de Agua Rica y Alumbrera fue exportado a San Juan como fuera poco para hacerse cargo también de esta declaración de patrimonio, lo que nos indica también la afinidad política que buscaban en los profesionales que eran buscados para este proyecto (…). Existe un observatorio del IIRSA que ya a 15 años muestra que el Qhapac Ñam forma parte de esa cartera de proyecto turístico patrimonial y que tiende justamente a propiciar esta fuga de minerales (…). Lo que busca es generar caminos, redes de comunicación pero no para las poblaciones sino para que estas empresas inviertan. Ninguna empresa trasnacional minera invierte en una zona que no tenga tendido eléctrico, que no tenga caminos. IIRSA es la pata de Unasur encargada de generar la captación de recursos. (…). Los presidentes de Unasur vieron esta relación entre este antiguo entramado vial del siglo XV y los paralelos que podían generar y también el plus significativo social y cultural que le podían dar a esta nueva modalidad de integración, que como bien dice Raúl Zibechi “nada tiene que ver con un proceso de integración sudamericana sino que son un proceso de interconexión que tienen como objetivo ampliar las frontera extractivistas en América”. (…) Después del derrame de 5 millones de solución cianurada y luego de la declaración de Patrimonio Mundial que fue en 2014, Unesco ni ninguno de sus agentes a nivel nacional o provincial realizó ninguna declaratoria respecto al derrame de cianuro en un área declarada dos veces Patrimonio de la Humanidad: la primera como reserva de biósfera San Guillermo, que es la primer reserva de biósfera que integra esa categoría en Unesco, y la segunda declaración en el 2014 que se conoce como Qhapac Ñam (…). Si el patrimonio son piedras qué importa la vida (…). Una vez más el patrimonio de la humanidad mostró su cara más inútil".

Fuente: La Izquierda Diario - Ver las publicaciones de Carina Jofre en el sitio del Conicet

Energías Renovables No Convencionales en Chile: ¿Se derrumban los mitos del extractivismo?

Patricio Segura 



Nos dijeron que si no se concretaba HidroAysén Chile quedaría a oscuras.  ¿Desde cuándo es estratégico para un país subordinarse a lo que decida una junta de accionistas? Nos dijeron que sin termoelectricidad y represas, las energías renovables no convencionales (ERNC) no podrían avanzar por su intermitencia y adaptación a los ciclos de la naturaleza.  ¿Desde cuándo vivir en armonía con los ecosistemas se convirtió en un objetivo cuestionable?

Nos dijeron que las ERNC eran más costosas y que su incorporación a la matriz nacional haría subir las tarifas eléctricas.  ¿Desde cuándo es la economía la que debe tener la última palabra en todo, y guiar el interés público y el bien común?
Nos dijeron que sería imposible alcanzar un 20% de ERNC al 2020, y bajo tal argumento torpedearon en el Congreso el proyecto 20/20 y lo aplazaron 5 años, al 2025.  ¿Desde cuándo la política se sustenta solo en la realidad construida por quienes quieren mantener las cosas inmutables, en pos de intereses particulares?
Nos dijeron tantas cosas, con su seriedad infinita, sus ternos y corbatas, sus Ipad, planillas y powerpoint, amplificados por una prensa que saca la cuña que necesita para no verse obligada a inventarla.  Hay que guardar las apariencias.
Nos trataron de convencer y con algunos lo lograron. Con aquellos que temen soñar y asumir que en sus manos, en su acción colectiva,  está la posibilidad de construir su futuro. El propio y el de los demás.
Pero en pocos meses, quizás días, sus augurios se fueron derrumbando.  Sus pronósticos exorcizados, como quien espanta a ese demonio invisible que nos hace temblar y caer en parálisis.  Que nos hace suplicar que todo siga cómodamente igual.
En un par de días, hechos que es preciso escudriñar fueron revelando que todo era más un pensamiento ilusorio (“wishflul thinking” le llaman los gringos) que un ecuánime análisis basado en la lectura de la realidad.  Un anhelo para mantener los privilegios de un modelo energético concentrado, sin competencia, con altas utilidades y sustentado en un extractivismo desbocado.  Un modelo solo posible en un planeta inagotable. Que por cierto no es el nuestro.
Hoy, a años luz (nunca mejor dicho) de que HidroAysén y Energía Austral puedan algún día concretar sus proyectos, no solo no se cortará la luz porque no hay déficit energético sino que estamos en proceso de exportación a Argentina desde el SING, que junto al SIC pronto debiera constituir un solo sistema eléctrico nacional.
Un reciente informe liderado por el propio ministerio de Energía –en colaboración con el gobierno alemán y la asesoría de la Agencia Internacional de Energía- constató que las ERNC podrían ya tener una penetración de un 40 % bajo las condiciones actuales de la matriz y actuar en forma eficiente.  El documento, denominado “Una mirada participativa del rol y los impactos de las energías renovables en la matriz eléctrica futura”, dio cuenta que con el sistema vigente se podría llegar a un 68 % de energías renovables. Más aún, el jefe de la División de Energías Renovables del ministerio Cristián Santana señaló que el informe “refuta el argumento que han dado algunos actores de que es necesario y urgente desarrollar grandes proyectos de energía de base para apoyar la operación de las ERNC”.
Y fue el resultado de la licitación eléctrica anunciado la semana pasada lo que terminó por echar por tierra el futuro escrito en piedra que los gurús de la economía y el desarrollismo nos vendieron durante años.  Ese que decía que cuidar los ecosistemas es económicamente menos viable que arrasar con todo.
Se ha dicho. Fueron las ERNC las grandes ganadoras del proceso.  Se llevaron más del 50 % del total de la licitación, con precios que colaboraron a alcanzar un promedio de U$ 47,5 por MWh, esto es un 40 % más bajo que los US$ 79,3 por MWh logrados en 2015.  Una referencia: en 2013 el costo promedio fue de U$ 135,92 por MWh (un tercio del actual). Todo esto, han expresado las autoridades, permitirá rebajar a partir de 2021 un 20 % de la tarifa al usuario final.  En palabras del director ejecutivo de Acera, Carlos Finat, esto se debe, además de ciertos cambios regulatorios y la mayor competencia incorporada al sector, “a que las tecnologías que utilizan las ERNC se han ido abaratando”. Algo que desde la sociedad civil se venía afirmando desde hace años: ¿para qué amarrarnos con alternativas obsoletas, de alto impacto  e irreversibles como los grandes embalses, cuando hay opciones sustentables que en el futuro incluso serán más económicas?
Por último el propio Finat ha confirmado que “la licitación permitirá un mayor ingreso de las ERNC a la matriz. Podemos estar seguros de que la Ley 20/25 se cumpliría para el año 2020, al menos cinco años antes del objetivo de la ley”.
En cinco años, lo que nos dijeron, lo que afirmaron, no se cumplió.
Hoy vienen nuevamente.  Esta vez a decirnos que la discusión sobre la matriz energética debe fundarse en el mercado, en el negocio.  Donde esencial es que un tercero genere lo que otro comprará.
Sin embargo, desde un enfoque de derechos, lo realmente importante es el acceso a la energía, hacia lo cual se puede avanzar mediante reducción de la necesidad, ahorro o eficiencia energética. Y, por cierto, autogeneración.  El mercado es una opción legítima, pero solo una.  Porque al poner por delante estos principios se abre un abanico de posibilidades donde las generadoras son solo una alternativa particular y limitada para avanzar en la autonomía energética, la seguridad, la sustentabilidad, que debe ser el objetivo principal.  Democratizar la riqueza de la energía, hasta ayer en pocas manos.
Qué decir de la otra revelación que hoy nos lanzan, apuntando a que la única opción es la mega hidroelectricidad, cuando la alternativa sigue siendo una matriz diversificada y con menores impactos sociales y ambientales, donde la hidroelectricidad pueda tener un espacio, pero supeditado al país responsable que debemos construir para nosotros y los que vienen.  Porque, como bien se sabe, represar un río nunca será sustentable.
Ellos vienen nuevamente. Los mismos que te susurraron hace cinco años atrás. Y tú hoy,  ¿les creerás una vez más?

Diario El Divisadero
 

El cambio climático causaría descenso del 80% en krill antártico

La conclusión llegó luego de un estudio realizado por la investigadora Andrea Piñones en la Universidad de Yale.

La cadena trófica o alimenticia, es algo sumamente importante para el ecosistema, especialmente porque son un eslabón importante en la mantención de y conservación de especies.
Por lo mismo el estudio publicado por Geophysical Research Letters, que fue desarrollado por Andrea Piñones y Alexei Fedorov en la Universidad de Yale, es tan preocupante. Según la investigación realizada en la Antártica, el cambio climático producirá un descenso en el hábitat del krill para el 2100.
Esto se produciría debido al aumento en la temperatura de los océanos, que en el caso de la Antártica sería de 2 grados celsius, según los investigadores esto significará que los huevos de krill se desarrollarán más rápido, no alcanzaran a llegar a la superficie y eclosionarían antes, lo que producirá un descenso de cerca de un 80% en la población del crustáceo.
Sobre esto la investigadora Andrea Piñones explicó que:
“La población de krill adulto se ha reducido entre un 80 a 90 por ciento desde la década del setenta. Y hoy existe un debate científico acerca de qué está causando esta disminución, desde cambios en el medio ambiente a un incremento en la población de ballenas”.
Esta situación es preocupante ya que el Krill antártico es uno de los alimentos esenciales de especies como ballenas, pingüinos, focas, calamares y peces. Sobre esto la oceanógrafa biológica Kendra Daly de la Universidad del Sur de La Florida en Tampa, enfatizó en que:
“Casi todo lo que se puede pensar sobre la Antártica depende del krill antártico”.

Fuente: veoverde.com - Imagenes: gentileza Andrea Piñones.  (cc) NOAA Photo Library / Flickr

Más de 200 kilos de plástico contaminan cada segundo los mares y océanos

Existe una cantidad indeterminada pero muy elevada -entre 5 y 50 billones- de fragmentos de plástico en el mar.

Cada segundo más de 200 kilos de plástico son vertidos en los mares y océanos del mundo, adonde van a parar más de 8 millones de toneladas al año, según el estudio "Plásticos en el pescado y el marisco", presentado hoy por Greenpeace.
Este informe asegura que hoy día existe una cantidad indeterminada pero muy elevada -entre 5 y 50 billones- de fragmentos de plástico en estas aguas y eso “sin incluir los trozos depositados en el fondo marino o en las playas”.
Algunos de estos residuos pueden degradarse y desaparecer en apenas seis meses pero otros tardarán “varios cientos de años”.
Además, los expertos de la organización ecologista calculan que de aquí a 2020 el ritmo de producción de plásticos aumentará “hasta un 900 % respecto a las cifras del año 1980” con cantidades superiores a los 50 millones de toneladas anuales.
La mitad de este incremento, advierten, “se producirá en el curso de la última década”.
La acumulación de plásticos en el mar “derivados cien por cien de la acción humana” ha generado en los últimos años cinco grandes islas de basura, vertederos ambulantes compuestos por microplásticos concentrados, en los oceános Pacífico (2), Atlántico (2) e Índico (1).
El 80 % de los desperdicios que llegan al mar se generan en tierra y, de esta cifra, un 15 % se queda en la superficie y otro 15 % flota bajo el agua mientras que el 70 % se acumula en los fondos, por lo que la basura que se ve a simple vista “es la punta del iceberg”.
España, en quinta posición
El responsable de campaña de Greenpeace, Julio Barea, ha añadido a Efe que España se sitúa en quinta posición entre los países europeos que más plástico demandan para su uso y cita como ejemplo que cada día “se ponen en nuestro mercado hasta 50 millones de recipientes de este material, sólo en envases de bebida“.
De esa cantidad, “apenas 20 millones se reciclan correctamente” porque el resto termina en vertederos, incinerado o “directamente arrojados al entorno”.
Además de ser un proceso más lento que en tierra, la degradación en el medio marino tiene un impacto ambiental suplementario por la liberación de sustancias tóxicas de los envases que “no forman parte del ciclo natural de nutrientes marinos”.
Para llamar la atención sobre este problema, Greenpeace lanzará el próximo sábado 27 de agosto una campaña de dos semanas bajo el título de “Mejor sin plásticos” en la que un grupo de voluntarios organizará actividades de concienciación por toda la geografía española.
Hasta 20 recogidas de residuos abandonados en ríos, playas y embalses en ciudades como Valencia o Mallorca ayudarán a visibilizar hechos como que gran parte de estos residuos desembocan en los océanos a través de las vías fluviales.
“Mejor sin plásticos” también animará a los usuarios de redes sociales a participar aportando sus testimonios y fotografías para detectar la presencia de plásticos en su entorno.
Soluciones de la ONG
Además, Greenpeace exigirá soluciones a las administraciones ante “la incorrecta gestión o abandono” de este material contaminante tanto en el medio marino como para el terrestre.
Reforzar las medidas para eliminar el abandono de envases y garantizar su correcto reciclado mediante la puesta en marcha de sistemas de retorno de envases, así como prohibir el uso de microplásticos -los inferiores a 5 milímetros-, son algunas de las peticiones de la organización al Gobierno.
Otras medidas, en este caso recomendadas a los ciudadanos, pasan por dar prioridad a botellas y envases reutilizables o retornables, sustituir las bolsas plásticas de un solo uso por las de tela, cestas o carros, comprobar que los cosméticos empleados no contengan microplásticos -polietileno, polipropileno y nylon- y evitar artículos con exceso de embalaje.

Fuente: http://www.efeverde.com/

Estudio confirma que los delfines le cantan a sus bebés mientras están en el útero

La investigación liderada por Aura Ames en la Universidad de Southern Mississippi, afirma que los cetáceos utilizan el método para que sus crías los reconozcan al nacer.
por Francisca Andrade

Es común que las futuras mamás le canten a sus bebés cuando están en la espera para que nazca su hijo. Pero esta es una realidad que no solo se limita a los humanos.
Y es que según estudios elaborados por estudiantes de doctorado de Universidad de Southern Mississippi, liderados por Aura Ames, detectaron que las mamás delfines también le cantan y hablan a sus crías cuando están por nacer.
Pero esto no suena tan descabellado, ya que los delfines son uno de los animales más sociables e inteligentes que existen, por lo que que utilicen sus sonidos para lograr una mayor conexión con sus crías parece ser algo con bastante sentido.
De acuerdo a la investigación las mamás delfines también siguen haciendo sonidos específicos hacia sus crías durante las dos primeras semanas de haber nacido, para que los pequeños cetáceos se acostumbren a los sonidos de su madre. Además a medida que la madre delfín va preparando a su cría por medio de sonidos, el resto de la manada baja sus decibeles.
De esta forma según explicó Aura Ames a la revista LiveScience, se protege a la cría para que esté clara con el sonido de su madre y no se confunda con el de otros delfines.
"Lo que el resto de los delfines está haciendo, es probablemente, mantenerse en silencio para que la cría no se confunda con el silbato de otros cetáceos"
Fuente: veoverde.com