Chile: Mega Puerto de San Antonio y potencial destrucción de humedales en la desembocadura del Río Maipo

Chile atraviesa la peor crisis hídrica de los últimos 60 años. La región de Valparaíso y toda la cuenca del Maipo están siendo afectadas por una mega-sequía, por lo tanto, es cada vez más urgente conocer, valorar, y proteger las funciones de los humedales y de los estuarios. Por eso La coalición #SomosMaipo y la Red por los Ríos Libres rechazan a esta nueva intervención a la cuenca del río Maipo, el cual abastece de agua potable y riego a la Región Metropolitana y parte de la Región de Valparaíso.

La Empresa Portuaria San Antonio (EPSA), el 30 de abril pasado, presentó al SEIA el proyecto “Puerto a Gran Escala (PGE)» o Mega-Puerto. Este proyecto fue ingresado por Luis Knaak Quezada, que el año 2015 fue el gerente y representante legal del cuestionado Proyecto Hidroeléctrico Alto Maipo. Ahora, impulsando el PGE, Knaak pone en riesgo la desembocadura del mismo río amenazando el ecosistema del que dependen los pescadores artesanales de la zona. Tal como declaran miembros de la coalición socio-ambiental #SomosMaipo: “Knaak quiere destruir la cuenca de cordillera a mar”.
Según SENER Infrastructure, empresa a cargo de la obra, para la construcción del PGE será necesario construir un rompeolas de casi 4 kilómetros, y extraer un volumen estimado de 13 millones de m3 de barros, arenas y otros materiales, para rellenar las explanadas donde se instalarían las nuevas terminales.
A esto se suma la construcción de una escollera (prolongación del puerto hacia el mar) de casi un kilómetro desde la playa a mar adentro. Estas obras impactarían significativamente el flujo de los sedimentos transportados por el Maipo que sustentan la vida marina y oceánica. Tanto la construcción como las instalaciones alterarían el movimiento natural de las arenas en la costa provocando su embancamiento, lo que, junto a otros múltiples efectos negativos, impedirían la salida de los pescadores a la mar.
Impactos y riesgos de aprobarse el proyecto
El megapuerto eliminaría la última playa pública de San Antonio, la de Llolleo. La pesca artesanal y la pesca chinchorro -técnica milenaria con red, desde la orilla- se verían severamente afectadas, mientras la pesca de playa simplemente desaparecería. Todo esto implicaría un impacto negativo irreversible al patrimonio cultural y economía local. 
Como si fuera poco, EPSA pretende construir el proyecto a solo 50 metros del recién creado Santuario de la Naturaleza Humedal del Maipo de Santo Domingo, sitio de importancia global para la migración de aves, lo que no está consignado en su Estudio de Impacto Ambiental. También afectaría directamente las Lagunas de Llolleo, “Humedal Ojos de Mar”, encementando el hogar de miles de aves (sobre 80 especies) para construir  estacionamientos de camiones y para el acopio de containers, justamente en las 20 hectáreas que conforman el humedal. La ciencia es clara al respecto: los humedales son ecosistemas vitales para la integridad de la biosfera y, por tanto, deben ser protegidos. Se trata de ecosistemas que son inundados de forma permanente o intermitente según la temporada. Son muy ricos en biodiversidad, y proveen servicios ambientales y productos esenciales para las comunidades humanas. Los humedales nos entregan agua, alimentos, protección contra plagas y enfermedades, además de recreación y oportunidades para actividades turísticas.
Los humedales costeros y urbanos contribuyen a mitigar los efectos del cambio climático; son espacios ecológicos que promueven la resiliencia de pueblos y ciudades. En consecuencia, la afectación de estos ecosistemas de valor inconmensurable tiene un alto costo socio-ambiental, no sólo para los habitantes de la cuenca del Maipo, sino para toda nuestra sociedad y el planeta.
El informe Escenarios Hídricos 2030, si bien no cuestiona la mercantilización del agua, contó con la participación de organizaciones como Chile Sustentable y Ecosistemas (integrantes de #SomosMaipo), y así, ante la crisis hídrica, recomienda la conservación y soluciones basadas en la naturaleza, tales como la protección de humedales, glaciares y acuíferos, por su rol clave en el ciclo hidrológico.
Vías de acción
Nuevamente una iniciativa privada pone de manifiesto que el Estado de Chile actualmente no garantiza a la ciudadanía y comunidades el derecho de vivir en un medio ambiente libre de contaminación, y la debida participación ciudadana respecto a la ejecución de megaproyectos. Es por ello que integrantes de organizaciones locales y nacionales cuestionamos categóricamente esta nueva intervención en la cuenca del Maipo, y, entre otros, hacemos un llamado urgente al alcalde de San Antonio, Omar Vera, a presentar la solicitud para la declaración de las lagunas de Llolleo como «Humedal Urbano», de acuerdo a la recientemente aprobada Ley de Humedales Urbanos.
Finalmente, convocamos a la ciudadanía, de mar a cordillera, a unirse a la cruzada por la protección definitiva de la cuenca del río Maipo, antes de que sus aguas, vida, y los innumerables beneficios que entrega a la población, desaparezcan, como ya está sucediendo en el Cajón del Maipo, Aculeo, Aconcagua y tantos otros ríos y cuencas mutilados por la privatización del agua y el extractivismo.

Fuente: ecosistemas

Entradas populares de este blog

5 razones para entender y respetar a las babosas

En Ausencia de una Cultura Profunda Andino-Patagónica: La Tragedia del Bosque Nativo

Cómo el Ser Humano destruye el Planeta