La pesca para conseguir aceite de hígado de tiburón, pone la especia al borde del colapso


“En menos de dos décadas, la elevada presión pesquera ha dejado a estas vulnerables especies en situación de agotamiento y siete años después de cerrar la pesca objetivo sigue sin haber señales de recuperación”, afirma la Dra. Allison Perry, científica marina de Oceana.

Oceana considera que hacen falta estrictas medidas de precaución para proteger frente a la sobreexplotación a los tiburones de profundidad del Atlántico Nordeste. La organización internacional de conservación marina reacciona así a las recomendaciones científicas emitidas ayer por el Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES), que arroja un sombrío panorama sobre estas especies. Los científicos recomiendan que siga sin permitirse la pesca del tiburón gata, el quelvacho negro y la lija negra, como se ha hecho en los últimos diez años.
“En menos de dos décadas, la elevada presión pesquera ha dejado a estas vulnerables especies en situación de agotamiento y siete años después de cerrar la pesca objetivo sigue sin haber señales de recuperación”, afirma la Dra. Allison Perry, científica marina de Oceana. “La UE debe plantearse seriamente si de verdad está haciendo lo suficiente para conservar los tiburones de profundidad”.
El riesgo de sobreexplotación es particularmente alto para los tiburones de profundidad, porque crecen muy lentamente, viven mucho tiempo y presentan bajas tasas reproductivas, lo que limita su potencial para recuperarse del agotamiento. Por ejemplo, el quelvacho negro madura a los 35 años y puede vivir hasta 70. Pese a estos riesgos, se ha pescado mucho determinadas especies sobre todo por sus hígados, ricos en aceite y empleados en la fabricación de cosméticos, suplementos nutricionales y vacunas.
La preocupación ante el agotamiento de las poblaciones llevó a prohibir en 2007 la pesca objetivo de algunas especies de tiburones de profundidad en la UE. Desde 2012 se ha prohibido toda la pesca (incluso la accidental) de una lista de tiburones de profundidad que incluye una veintena de especies. Sin embargo, quedan fuera otras que se hallan en el Atlántico Nordeste, comparten similares características biológicas y se sabe que resultan capturadas en las pesquerías comunitarias. Por ejemplo, las estadísticas pesqueras de la UE del Atlántico Nordeste incluyen capturas anuales de tiburón cerdo, una especie amenazada en todo el mundo que se comercializa por su carne y su hígado.
Fuente original http://www.ecoticias.com

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques