Se absorbe más calor por el deshielo en el Polo Norte


Observaciones globales del albedo con sensores CERES en varios satélites de la NASA entre 2000 y 2011 revelan también que, alrededor del Polo Sur, la reflectividad ha bajado en la Antártida occidental y ligeramente en partes del este de la Antártida 

La capacidad de la superficie y la atmósfera terrestre para reflejar y no absorber el calor solar ha disminuido notablemente en el Polo Norte. Es consecuencia de la disminución del hielo marino en el Océano Ártico y el aumento de polvo y hollín en la parte superior del hielo. Observaciones globales del albedo con en varios satélites de la NASA entre 2000 y 2011 revelan también que, alrededor del Polo Sur, la reflectividad ha bajado en la Antártida occidental y ligeramente en partes del este de la Antártida, pero no hay ninguna ganancia o pérdida neta. Al mismo tiempo, el hielo marino de la Antártida ha ido aumentando ligeramente cada año, informa el Una de las partes más atractivas del mapa global es la huella del patrón de El Niño-Oscilación del Sur (ENOS) en el Océano Pacífico (extremos derecho e izquierdo del mapa mundial). Los primeros siete años del registro de datos de CERES se caracterizaron por los acontecimientos relativamente débiles de El Niño, pero pronto dieron paso a algunos eventos de moderados a fuertes de La Niña en la última parte del periodo estudiado. La Niña tiende a llevar más la convección y la nubosidad sobre el Océano Pacífico occidental, mientras que El Niño trae esas nubes de lluvia hacia el Pacífico central. En un episodio muy fuerte de El Niño, la convección puede incluso viajar al Pacífico oriental. El mapa de los cambios de reflectividad CERES muestra un aumento de la reflectividad en el Pacífico tropical occidental (manchas azules en la figura) y la reducción de la reflectividad (colores naranja) en el Pacífico centro, patrones consistentes con el paso de El Niño a La Niña durante el período de CERES . En la década de 2000, después de los primeros años de mediciones Terra-CERES, parecía que el albedo de la Tierra estaba en declive, un fenómeno del que se informó ampliamente en revistas científicas. Pero a medida que se acumulan más datos con el paso de los años,los científicos comenzaron a comprender mejor los datos, y encontraron que el albedo no registraba alteraciones globales significativas. "Lo que los resultados muestran es que, incluso a escala mundial, el albedo de la Tierra fluctúa considerablemente durante cortos períodos de tiempo debido a las variaciones naturales en el sistema climático", dijo Norman Loeb, investigador principal de CERES en el Centro de Investigación Langley de la NASA. La capa de hielo, la cobertura de nubes, y la cantidad de partículas suspendidas en el aire --como aerosoles de la contaminación, volcanes, tormentas de polvo-- pueden cambiar la reflectividad en escalas de días a años. 
ep - Fuente: http://www.ecoticias.com

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques