Un caso judicial desafía la impunidad de la industria nuclear en accidentes nucleares


PROYECTO CENSURADO

Traducción: Ernesto Carmona 

Abogados de un pleito judicial que representan a 1.415 demandantes, incluyendo a 38 habitantes de Fukushima y a 357 personas residentes fuera de Japón, reclaman la responsabilidad de las corporaciones de energía nuclear en la fusión de la central nuclear de Fukushima Daiichi en 2011. La demanda no sólo está dirigida contra la compañía operadora Tokio Electric Power (TEPCO), sino también reclama la responsabilidad de los fabricantes Toshiba, Hitachi y General Electric.

Históricamente, los fabricantes y operadores de centrales nucleares han disfrutado de inmunidad [impunidad] en la responsabilidad por accidentes, porque dondequiera en el mundo ninguna compañía de seguros otorgaría una póliza a las centrales eléctricas nucleares desde que se desarrolló la primera de estas industrias. Como reportó NSNBC International [1], el caso de Fukushima es una “señal de desafío” a la inmunidad de los fabricantes de centrales atómicas en la responsabilidad por accidentes nucleares.
Toshiba, Hitachi y General Electric fabricaron en los años 70 los tanques desarrollados para contener los desechos radiactivos líquidos. Entre las pruebas en apoyo de los demandantes del caso hay un informe de la Agencia de Investigación Pesquera de Japón que encontró, al sur de la planta nuclear, niveles de radiación en la vida marina de una magnitud 124 veces mayor al umbral considerado seguro para el consumo humano.
El gobierno japonés y TEPCO intentaron esconder la situación debajo de la alfombra, mientras el público en gran parte desconoce las acciones irresponsables de la industria de energía atómica. Los informes inexactos del daño de radiación ocasionado por TEPCO, junto a la mano de obra inadecuada utilizada durante la crisis, dieron lugar a esfuerzos muy pobres como para revertir los perjuicios de radiación que resultaron de la fusión de la central nuclear de TESCO en Fukushima Daiichi tras el siguiente tsunami de marzo de 2011.
Barbara Judge, consultora mayor en la limpieza de Fukushima, ha dicho que se necesita ayuda extranjera para hacer frente a la limpieza nuclear. Sin embargo, TEPCO ha retenido las lecturas exactas de los escapes de radiación, haciendo imposible la ayuda extranjera. Los resultados de los esfuerzos más bien pobres desplegados en la limpieza han dañado más lejos los ecosistemas alrededor de Fukushima, sin ninguna acción de apoyo apropiada para repararlos.
Debido a sus lazos con la administración de Obama, General Electric (GE) no está desempeñando un rol responsable en el desastre de Fukushima, dijo Chris Carrington en Global Research. A Jeffrey Immelt, CEO -o gerente máximo- de General Electric, el presidente Barack Obama lo designó en 2009 como jefe del Consejo Consultivo para la Recuperación Económica de Estados Unidos. Cinco de los seis reactores nucleares usados en Fukushima tenían recipientes de agua hirviente marca GE; tres de éstos contenedores no sólo fueron suministrados sino también construidos por General Electric. Desde 1972, los reactores nucleares de ese tipo vienen siendo considerados un riesgo para la seguridad debido a su particular vulnerabilidad a explosiones y a la frecuente ruptura por acumulación de hidrógeno.
Imagen: manoalza1.blogspot.com

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

¿Cuánto tiempo nos queda? El informe de la ONU en 60 segundos