Transnacionales presionan a Brasil para acelerar patentamiento de semillas, medicamentos y software


Observatorio Sudamericano de Patentes

En el segundo día del Congreso para el combate contra el "backlog" de patentes o expedientes de trámites acumulados, el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial intenta solucionar los problemas generados por las transnacionales en Brasil.
La acumulación de los trámites de patentes extranjeras, marcas y diseños industriales hace que la oficina se encuentre al borde del colapso administrativo.
La meta propuesta por las autoridades por presiones de los organismos internacionales de propiedad intelectual y la oficina de patentes y marcas de los Estados Unidos (USPTO) es llevar a la oficina de Brasil a reducir en 4 años un trámite que actualmente triplica ese lapso.
El plan incluye la revisión de procedimientos, la informatización y la contratación de 450 examinadores de patentes, 110 de marcas para lo cual debe aceptarse un presupuesto adicional por parte del Congreso de Brasil.
Sin embargo, uno de los procedimientos más cuestionados por organizaciones no gubernamentales es la aceleración del patentamiento de semillas, productos farmacéuticos y software de empresas extranjeras a través del método de las "filas por tipo de patentes" que puede abrir paso a una masiva monopolización del mercado brasilero.
El director general del INPI, Jorge Ávila, ha sido reiteradamente cuestionado por legisladores del oficialista partido PT por tomar posiciones abiertas en favor de las empresas estadounidenses de la agro-industria, la farmoquímica y el software.
Fuente: http://observadorpatentesur.blogspot.com.ar/2013/03/transnacionales-presionan-brasil-para.html - Imagenes: firgoa.usc.es - contrainfo.com

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia