sábado, 30 de mayo de 2015

El Portazo de las Organizaciones Ciudadanas Chilenas a la Invitación del Ministerio de Energía


  • •En carta dirigida al jefe de la División de Desarrollo y Diálogo Social de la cartera, las más importantes organizaciones socioambientales del país rechazaron formar parte de la instancia que 
  • revisará los “estándares de participación para el desarrollo de proyectos de energía”.
Su negativa se basa en que el enfoque que el ministerio ha mostrado hasta hoy en esta materia está orientado, fundamentalmente, a dar directrices no vinculantes a los inversionistas 
para “destrabar proyectos más que una visión de desarrollo justa, equilibrado y sustentable”.

Durante la segunda semana de mayo diversos dirigentes de organizaciones sociales y ambientales del país recibieron una invitación de Javier Zulueta, jefe de la División de Desarrollo y Diálogo Social del Ministerio de Energía. El objetivo, invitarles a integrarse a una mesa de trabajo para la elaboración de “estándares de participación para el desarrollo de proyectos de energía”.  La primera reunión sería el miércoles 20 de mayo en Santiago, y contemplaría la presencia de representantes “de las comunidades, de empresas, municipios, universidades, ONGs, organizaciones territoriales y de consultoras”.
Sin embargo, una parte importante de las organizaciones del mundo de la sociedad civil no participó en la reunión constitutiva. Y más aún, enviaron en bloque una carta en la cual expresaron su negativa a participar en dicha instancia por la forma en que el Ministerio de Energía ha llevado adelante la discusión de la participación ciudadana y el desarrollo local en el marco de la elaboración de la así llamada Ley de Asociatividad.
Suscribieron la misiva la Agrupación Defensores de los Ríos, la Agrupación Wallmapu , Chile Sustentable, CODEFF, CODESA, Ecosistemas, Ética en los Bosques, FIMA, Fundación Terram, el Instituto de Ecología Política, Mañíos y Baguales y el Observatorio Ciudadano. Entre ellas se encuentran varias de las organizaciones que fueron invitadas a participar en la elaboración de los estándares junto a otras que han seguido de cerca el proceso.
Aunque los dirigentes valoraron “los esfuerzos del ministerio de abrir esta instancia a la sociedad civil y fomentar los procesos de participación ciudadana”, señalaron que todo apunta a que el objetivo de la cartera está orientado, fundamentalmente, a dar directrices no vinculantes a los inversionistas para “destrabar proyectos más que una visión de desarrollo justa, equilibrada y sustentable”.
En su opinión, los estándares que se han planteado “no consideran los elementos que a nuestro juicio debieran involucrar instrumentos de este tipo”, algo que explícitamente ha señalado el ministerio al puntualizar que no se abordarán “problemas estructurales y pendientes hace años en la política pública de nuestro país”. Entre ellos, el ordenamiento territorial, la evaluación ambiental estratégica, la reforma al SEIA, la participación ciudadana vinculante, la aplicación del Convenio 169, entre otros.  Es la precisamente la carencia de estos elementos “la que genera violación de derechos, incertidumbre e incompatibilidad entre las prioridades del desarrollo local y regional y las prioridades de los inversionistas”.
En la misiva cuestionan también que “la propuesta del Ministerio de Energía trata de regular un proceso, pero no su contenido.  El proceso será voluntario y no obligatorio” lo cual deveniría en mecanismos que “finalmente se traducirán en pagar por contaminar y/o destruir el medio ambiente”.
Además, “este tipo de instrumentos voluntarios ad-hoc se enmarcan en una decisión ex post del inversionista de llevar adelante un proyecto en base a la propiedad o concesión sobre un recurso natural o autorizaciones concedidas por el Estado. Esto se hace sin ordenamiento territorial previo que refleje las prioridades de desarrollo local o regional. Y sin participación vinculante”.
Un punto importante que abordan las organizaciones es lo que califican de “soborno” o “corrupción social” que llevan asociados los procedimientos sin un enfoque de derechos humanos. “Estos mecanismos arriesgan la vulneración de derechos a cambio de compensaciones económicas, en un contexto de comunidades carenciadas, y donde el Estado no ha generado condiciones para el ejercicio y protección de derechos sociales universales en ámbitos clave como salud, educación, energía, etc.” señalan en la carta.
En su opinión esta mirada “debilita la institucionalidad existente no garantizando el desarrollo local, sino que vehiculando la mitigación y compensación monetaria de impactos de proyectos no deseados”.
Ante esto, plantean que cualquier propuesta para avanzar hacia un “desarrollo sustentable e inclusivo a nivel nacional, y para el desarrollo energético en particular” debe contemplar que “se respetará un ordenamiento territorial democráticamente acordado, existirá una participación ciudadana vinculante en las decisiones sobre el desarrollo local/regional y sobre los emprendimientos propuestos por intereses del inversionista, y se hará una aplicación ajustada a derecho de las regulaciones que prevengan la degradación ambiental y aseguren el uso sustentable de los recursos naturales y los territorios”.
Algo que, en el caso de las bases de la invitación que está realizando el Ministerio de Energía, no se cumplen.
Fuente: http://www.ecosistemas.cl/2015/05/25/el-portazo-de-las-organizaciones-ciudadanas-a-la-invitacion-del-ministerio-de-energia/ - Imagenes: www.theclinic.cl - coalicionarv.wordpress.com

Patagonia sin Represas/Chile: Rebaja en cuentas de luz es un “incentivo perverso”

  •  Aclaración ante nota publicada en Radio Cooperativa en base a entrevista del presidente de Ecosistemas: Juan Pablo Orrego, aclara que hay una confusión en lo escrito que lleva a un profundo error.  “Nunca dije lo que se escribió, es una barbaridad. Lo que yo contesté respecto de  la nivelación de tarifas es que me parecía absolutamente obvio que debía ser así, que era una deuda histórica, y que era monstruoso, grotesco, que en el Alto Biobío por ejemplo pagaran de las tarifas eléctricas más altas de Chile… lo que todos sabemos. El tema del ‘incentivo perverso’ no tenía nada que ver con las tarifas, si no con el pago de dineros a municipios y comunidades por instalar centrales a futuro. Dije que si esto de las compensaciones por centrales, por MW, a través de fundaciones tipo fundación Pehuén, etc. no era acompañado por otros instrumentos como EIAs transparentes e independientes, participación ciudadana vinculante, ordenamiento territorial, gestión integrada de cuencas… entonces estos pagos eran un mecanismo peligroso que podía provocar que a las municipalidades y a la gente se les ‘nublara la vista’ respecto a cuales podrían ser los potenciales impactos negativos de proyectos propuestos y en evaluación. También le dije que respecto de las zonas ya sacrificadas que ciertamente se deberían ahora estudiar enormes compensaciones tanto desde el Estado como de las empresas responsables vistos los espantosos impactos de hidroeléctricas como en el Alto Biobío, o termoeléctricas en todos los lugares que sabemos, Puchuncaví-Ventanas, Mejillones, Tocopilla, etc. El peligro ahora es el ofrecimiento de platas ex-antes para la instalación de futuras centrales”.
El vocero del Patagonia sin Represas, Juan Pablo Orrego, calificó como “un incentivo perverso” el anuncio entregado por la Presidenta Michelle Bachelet de disminuir tarifas en cuentas de luz en comunas que aportan a la generación de energía.
El anuncio fue entregado por la Mandataria en la cuenta pública entregada en el Congreso el 21 de mayo donde indicó que la medida beneficiará a Tocopilla, Mejillones, Alto Bío Bío, Huasco, Quillota, Puchuncaví, Colbún, San Clemente, Coronel, Santa Bárbara y Antuco.
Al respecto, Orrego aseguró que “puede funcionar como un incentivo perverso para que la gente se nuble respecto a los verdaderos potenciales impactos de esos proyectos porque se sabe de antemano de que va a llegar dinero por eso”.
“Eso es lo que a nosotros nos preocupa. Este mecanismo solo, si no está acompañado de sólidos mecanismos o instrumentos de participación ciudadana real de evaluaciones de impacto ambiental imparciales e independientes y de un proceso previo de ordenamiento territorial y de planes de manejo de cuencas hidrográficas, nos parece peligroso el mecanismo”, enfatizó.
En ese sentido, la consultora energética María Isabel González coincidió en que “la gente va a estar más dispuesta a recibir proyectos en sus zonas donde viven”.
A su juicio, otro beneficio será que “también hay un efecto de baja en las tarifas cuando hay más ofertas”.
Según explicó el ministro de Energía, Máximo Pacheco, esta rebaja considerará a su vez alzas en la electricidad en otras comunas del país, como ocurrirá en Santiago.
Fuente: Radio Cooperativa

Monsanto no tiene más ciencia, valores o conocimientos que la guerra



La activista Vandana Shiva puntualiza que los transgénicos, además de destruir la biodiversidad, no están destinados a la alimentación


Lo repite una y otra vez: en un sistema en el que los gobiernos se corrompen para ayudar a las corporaciones de transgénicos a imponerse, la mejor arma es la no cooperación, la “fuerza de la verdad”. Vandana Shiva, física, filósofa y una de las más conocidas defensoras de las semillas nativas, apuesta por la conservación de las formas tradicionales de siembra pero también por la lucha legal para detener a Monsanto, empresa a la que ubica como la más corrupta y la mayor enemiga de la ciencia. 

Semillas nativas, salud y abundancia 
Las semillas tradicionales son “la fuente de ganancias más importante para la industria a través del sistema de patentes”, afirma Vandana Shiva, lo que es posible sólo a través de los transgénicos. Lo contrasta con el “inteligente” diseño natural: de la cosecha de alimentos se guardan semillas, que a su vez aseguran que habrá comida en el futuro. Las semillas modificadas genéticamente, por el contrario, deben comprarse cada temporada, lo que lleva a deudas y suicidios de campesinos, relata. 
La destacada activista puntualiza que los transgénicos, además de destruir la biodiversidad, no están destinados a la alimentación sino a usos industriales –como el biocombustible- y a ser forraje para animales. “La alimentación nunca fue su objetivo, más que en el discurso. En realidad se trata de ganancias, ganancias y ganancias”, afirma. 
De las semillas nativas también hay que apreciar que están adaptadas no sólo a cada clima, sino a cada comunidad ecológica, y pueden crecer juntas como en la milpa. Los cultivos industriales, al competir entre ellos, significan que en la siembra “pierdes tu fuente de proteína, hierro o de vitaminas”; a partir de ello vienen las deficiencias en la alimentación, que la industria pretender suplir con plantas genéticamente modificadas “y entonces llega el plátano con hierro para ‘solucionarlo’. Es un ciclo de beneficios, que para la tierra es un círculo de envenenamiento; para la gente, de muerte y desnutrición”, afirma la científica. 
Las semillas nativas, al contrario que las transgénicas, significan abundancia, sistemas de cultivo respetuosos con la tierra, salud y ahorro, contrasta Shiva. 
El sistema que permite a Monsanto imponer su ley está basado en colusión entre la industria agroquímica y el Estado, “que abandona su compromiso con la democracia y las Constituciones”. 
Los primeros responsables de la destrucción de la tierra y el genocidio que significa el suicidio de campesinos (agobiados por las deudas traídas por estar obligados a comprar transgénicos), son los agroquímicos y la industria de la guerra. “Los fertilizantes químicos se producen en las mismas fábricas que los explosivos”. 
La industria transgénica tiene como principales aliados a los gobiernos corruptos (“en Estados Unidos se llama lobbying”, apunta Shiva con una sonrisa). Monsanto no puede fingir que produce vida y patentar ‘su’ semilla sin el apoyo de las autoridades estadunidenses, que deciden no sólo permitirlo sino convertirlo en ley internacional a través de la Organización Mundial de Comercio (OMC), ejemplifica. 

Avances judiciales contra Monsanto 
La científica afirma que hoy día, de lo que se hace ganancias es de la vida, lo que sólo puede ser detenido si la gente conserva su capacidad de reproducción de la misma y de producción de comida. 
La activista se refiere que Monsanto necesita de científicos para validar de manera legal sus “mentiras” (que produce más cantidad de comida y acaba con las malas hierbas y plagas), por lo que es necesario que los activistas se impliquen de forma creativa en batallas legales. “En muchas partes, el avance de los transgénicos se ha logrado detener cuando los parlamentos trabajan de forma ajena al gobierno y a través de las Cortes; ya que todo esto se trata de patentar, de adueñarse de la vida y de decir que los conocimientos indígenas son su invento –todo esto se llama biopiratería- hay que dar la batalla legal”. 
“Todo instrumento y toda institución debe ser puesto al servicio de los derechos de la gente”, remata. 
Sin embargo, la mejor respuesta a los transgénicos es rescatar las semillas y las formas tradicionales de cultivo y elaboración de alimentos, así como construir movimientos en torno a ello, valora. “Puedes estar diciendo No a Monsanto mientras ellos destruyen todo. ¿Y qué habrá para salvar? Cada semilla salvada nos da más poder, confianza y conocimiento contra los transgénicos”, señala. 
Viniendo de la India, Vandana Shiva resalta la influencia que en ella tiene Gandhi y la no cooperación o “fuerza de la verdad”, que es básicamente no acatar las leyes injustas, que violan los derechos humanos fundamentales de justicia, igualdad y paz. Por eso, su movimiento está basado en la libertad de las semillas y la no cooperación como dos manos de un mismo cuerpo. “En 2004, trataron de hacer ilegal plantar semillas propias; hicimos grandes acciones de desobediencia civil y logramos detener esa ley”, ejemplifica. Para Shiva, la no cooperación con leyes injustas significa al mismo tiempo, solidaridad con las comunidades y reconstrucción del valor para luchar contra los transgénicos. 


En Francia se prohíbe por ley que los supermercados tiren comida


A partir de junio del año 2016, en Francia se prohibirá por ley que los supermercados de más de 400 metros cuadrados tiren la comida próxima a caducar, deberán firmar contratos con organizaciones humanitarias para la donación de alimentos o enfrentarse a multas de hasta 75.000 euros y una pena de prisión que no superará los dos años.

El año pasado un grupo de parlamentarios franceses presentaba una propuesta legislativa cuya finalidad era luchar contra el desperdicio de alimentos, en ella se solicitaba que los supermercados y grandes superficies donasen los alimentos próximos a caducar pero todavía aptos para comer, a bancos de alimentos y organizaciones benéficas. En esta propuesta también se apuntaba que estos alimentos no se podrían comercializar a un precio rebajado del 50% como han hecho algunos centros hasta la fecha. Pues bien, ha pasado casi un año desde que se presentó esta propuesta y ahora el Parlamento del país la ha aprobado.
La propuesta fue presentada por el anterior Ministro de Agricultura Guillaume Garot, en ella se determina que los alimentos deberán ser aprovechados sea para donación, para la alimentación animal, para elaborar compost para la agricultura o para producir energía. Los supermercados franceses que cuenten con una superficie superior a 400 metros cuadrados, deben firmar contratos con organizaciones humanitarias para la donación de alimentos antes de principios de junio de 2016, de lo contrario, los responsables de los establecimientos se enfrentarán a multas de 75.000 euros y una pena de prisión de menos de dos años.
La Federación Francesa de Comercio y Distribución considera que se trata de un grave error que la medida sólo se aplique a los grandes supermercados, ya que su actividad apenas representa el 5% del desperdicio total de alimentos. Por esta razón se considera que los grandes supermercados están en el punto de mira de esta nueva legislación de una forma muy desproporcionada. Por otro lado, también argumentan que estos establecimientos son los primeros en cuanto a donaciones de alimentos y más de 4.500 supermercados tienen firmados acuerdos con las organizaciones humanitarias para la donación de alimentos.
Según explica el Ministerio francés de Medio Ambiente, los franceses tiran a la basura entre 20 y 30 kilos de comida cada año, lo que representa un desperdicio calculado de entre 12.000 y 20.000 millones de euros al año. Esta nueva ley es una de las medidas que se adoptan en el marco del plan de reducción de desperdicios de alimentos iniciado en el año 2012, con el objetivo de lograr reducir hasta un 50% el desperdicio alimentario en Francia para el año 2025.
Otra medida que se pretende adoptar en la lucha contra el desperdicio de alimentos es la inclusión de un plan de responsabilidad social y ambiental en el programa educativo de los niños para que en un futuro sean adultos responsables y reduzcan el desperdicio alimentario. Según leemos aquí, E.Leclerc, una cadena de hipermercados principal competidor de Carrefour, comenta que es una ley coherente, pero hay que fijarse en la otra parte, es decir, las organizaciones que se van a encargar de recoger los alimentos, considera que hay que poner en marcha un plan para poder ayudar a estas organizaciones para que tengan el espacio que necesitan para almacenar los alimentos, así como los camiones para el transporte o los refrigeradores para poder conservar estos alimentos donados.
En su momento ya comentábamos que la aprobación de esta ley provocaría que los bancos de alimentos y organizaciones humanitarias estarían sometidos a una elevada presión financiera, muchos no disponen de los medios necesarios para almacenar más comida. ¿Quién pagará estos gastos adicionales que ocasionarán los nuevos locales, camiones, cámaras frigoríficas, etc.? Dado que es un plan del Gobierno para luchar contra el desperdicio alimentario, lo coherente habría sido incluir en la nueva legislación un paquete de ayudas para que estas organizaciones pudieran hacer frente a la nueva situación. Pero claro, esto supone un gasto considerable, se lanza la propuesta de ley, pero se obvian los problemas que puede provocar.
Algo que no se ha materializado en este plan para legislar las donaciones de alimentos en el país es el diálogo entre los bancos de alimentos, el Gobierno y las grandes superficies y supermercados, obviamente no parece haberse considerado el efecto de la nueva legislación en las partes, sobre todo en quienes reciban los alimentos. De todos modos, y aunque se habla de que en Francia se prohíbe por ley que los supermercados tiren comida, aún quedan algunos pasos para que se instaure definitivamente, el próximo martes se deberá votar su aprobación en la Cámara Baja del Parlamento y posteriormente pasará al Senado.


Otra vez la peligrosa petrolera en Alaska



El mundo de los negocios no duerme ni descansa porque su propia naturaleza lucrativa lo pone siempre en acción permanente. Cada año que transcurre, las empresas petroleras internacionales resultan menos en número porque entre aquellas se devoran las unas a las otras, sea por fusión integradora o por compra. Sin embargo, mientras menos consorcios quedan, aquellos acaban mucho más audaces como peligrosos. 

El petróleo no solo derroca gobiernos sino provoca guerras, acciones de inteligencia, sobornos, crímenes personales, cosas inesperadas. Sus huellas visibles son la destrucción, no solo contra el ser humano, sino también contra la propia naturaleza. Como consecuencia, el poder de los consorcios petroleros es tan efectivo que, ante sus designios, no les queda otra cosa a los gobiernos, sin energía ni dignidad, que someterse a aquellos. Importa poco que los gobiernos obedientes, sean también poderosos; por igual sirven al gran capital. 
El día 11 de mayo, el Departamento del Interior de los EE.UU. ha aprobado el plan de la transnacional Shell para explotar petróleo en las costas de Alaska, concretamente en el Mar de Chukchi, al norte del Estrecho de Bering. Lo curioso de esta determinación es que, tratándose EE.UU. del país más renuente a los acuerdos internacionales sobre el medioambiente, ya se había comprometido, esta vez y con anterioridad, para llegar a un acuerdo con la comunidad internacional, precisamente dentro el marco de las Naciones Unidas, para diciembre del presente año 2015. 
El balde de agua fría que el gobierno del Presidente Barak Obama acaba de echar a la expectativa mundial contra el cambio climático, y particularmente a la Organización de las Naciones Unidas es como un garrotazo sin precedentes porque se cierne un peligro de gran consideración, que el periodista Gerardo Honty describe claramente sus peligros que se avecinan: 
La explotación de las reservas en el Océano Ártico tiene el potencial de liberar un adicional de 15,8 mil millones de toneladas de CO2 a la atmósfera (equivalente a las emisiones de todos los automóviles de Estados Unidos durante 13 años) y el aumento de las concentraciones globales de CO2 en 7,44 partes por millón. 
Aquella región, nunca antes explotada, tiene un gran potencial de petróleo como de gas natural, que al decir del periodista indicado: 
Se estima que la región contiene un 20% del petróleo y gas natural no descubiertos en el mundo (23.6 mil millones de barriles de petróleo y 104.41 billones de pies cúbicos de gas) y la compañía espera iniciar la perforación a mediados de año. 
La topografía de la situación pone a la todopoderosa empresa en un remoto lugar lejos de todo control, tanto nacional como de orden internacional. Se halla también en un distante rincón del mundo, lejos de toda ayuda y auxilio, donde las condiciones de trabajo resultan extremadamente duras: frío extremadamente cruel, tormentas inesperadas y oleaje de 7 metros de altura. Y no obstante que Shell tiene un barco inmenso para este propósito, nada garantiza otro impacto ambiental negativo, de los muchos desastrosos que ofrece la explotación petrolera y ha impactado horriblemente en la ecología y el medioambiente mundiales. Por lo menos la propia oficina norteamericana anticipa un riesgo del 75%, con el agravante de que aquella empresa ya se ha enfrascado en complicados riesgos anteriores, también en Alaska, debiendo cubrir penalidades de fuertes multas. 
La puerta que el gobierno norteamericano ha abierto a la degradación de la naturaleza es una provocación cínica y sin límites a la comunidad internacional. Más parece ser resultado de presiones, conminatorias o advertencias del todopoderoso entre hacia su gobierno servil, que el ejercicio de una acción administrativa independiente y soberana. 
Lo evidente es que los daños ambientales, ya conocidos y esperados de antemano, vuelven a proyectarse: 
1. Enorme aumento del calentamiento terrestre por el incremento en el uso del producto hidrocarburífero.
2. Se echan por tierra las esperanzas de un cambio total y reemplazo de los combustibles fósiles hacia nuevas fuentes alternativas de energía limpia.
3. Se incrementará la jugarreta de los “cupos” o cuotas de carbono, en desmedro de los países del Tercer Mundo.
4. Lo jugosos negocios del mundo del petróleo, continuarán adelante dado su optimismo en la subida de los precios del hidrocarburo.
5. La tierra se seguirá calentando con el riesgo de la desaparición de la vida biológica del planeta y los daños a la salud y vida de la humanidad en general, muy particularmente de los pobres.
6. Está ya demostrado por la ciencia, que el sólo incremento de la temperatura terrestre en 2 grados centígrados, liquidará innumerables especies vegetales de la alimentación. También, de especies del reino animal.
7. En el campo regional, no se precisa ser profeta para presentir la inmensidad de daños que van a experimentar la rica fauna de aquél lado virgen del Mar de Chukchi, los osos polares, pingüinos, focas, morsas, bancos de salmones y tantas otras especies no tocadas, hasta el día de hoy, por el ser humano. Sin embargo, podrá hacerlo aquél audaz consorcio sediento de dinero, que ya anunció tener inversiones de 6.000 millones de dólares, aún sin retorno. 
Contra semejante atentado se han producido pronunciamientos. El señor Ed Murray, Alcalde de la ciudad de Seattle, Estado de Washington, --donde precisamente debe acondicionar sus barcos la empresa Shell, antes de partir para Alaska-- ha negado toda autorización para la revisión y acondicionamiento de sus plataformas. Ha comenzado también una batalla con el respaldo de miles de personas que se han pronunciado en su favor y se hallan dispuestas a actuar. 
Aún no se ha producido el desenlace final, pero aquella autoridad se mantiene firme en su negativa, resistiendo al propio desafío de la compañía petrolera que amenazó con ir para su destino, lo quiera aquella ciudad o no. El gobierno central le ha brindado autorización para perforar 6 pozos. 
La lucha será desigual, pero habrá lucha. El respaldo de la ciudadanía se vuelve creciente. Según la “Voz de América”, el público hará su resistencia en kayaks para evitar las dos plataformas que Shell pretende llevar. 
Los grupos de ecologistas auguran una catástrofe que degradará aquella gélida región del círculo polar. Conocen de antemano que la actividad petrolera jamás ha demostrado su potencialidad ni voluntad para limpiar derrames en aguas virtualmente congeladas. 
Las críticas se han multiplicado. El medio “Expansión”, informa que Susan Murray, la vicepresidenta del grupo medioambiental Oceana, condenó al Gobierno estadounidense por haberse "precipitado a aprobar unas exploraciones de riesgo y mal concebidas en uno de los lugares más remotos e importantes de la Tierra".
Marissa Knodel, una defensora del medio ambiente de Friends of the Earth, (la fundación: “Amigos de la Tierra”) describió el programa propuesto por Shell como "el plan de exploración más grande, ruidoso y sucio propuesto en el Océano Ártico americano”. Añadió: "La aprobación por parte de Interior de este plan es inadmisible teniendo en cuenta que los últimos estudios científicos dicen que el petróleo del Ártico debe permanecer en el suelo para que exista una oportunidad de mantener el planeta a salvo".
Según el ABC de España: 
“Los líderes políticos deberían darse cuenta de que aprovechar todos los combustibles fósiles que albergan sus países es incompatible con el objetivo global de los 2ºC. Pero sí siguen empeñados en tal idea deberían, al menos, saber, cuáles no deberían ser quemados para cumplir sus compromisos globales de emisiones de gases de efecto invernadero”, explican los profesores Christopher McGlade y Paul Ekins. 
Según “La Tercera”, Obama da fuerte golpe a ecologistas al aprobar proyecto petrolero en el Ártico: 
Según el diario “The New York Times”, de Nueva York: 
Una gran victoria para la industria del petróleo y un golpe devastador para los ecologistas. 
“El Times”, de Londres, destacó que el lugar de la explotación es una ruta de migración e importante zona de alimentación para los mamíferos marinos, incluidas las ballenas de Groenlandia y las morsas. 
“Una vez más, nuestro gobierno se ha apresurado a aprobar prospecciones peligrosas y sin sentido en uno de los lugares más remotos de la Tierra”, repitió Susan Murray, vicepresidenta del grupo Oceana.
Rebecca Noblin , directora del Center for Biological Diversity, aseguró, en tanto, que la decisión de Obama “no sólo pone en riesgo parajes únicos, sino que también es incompatible con la retórica del Presidente estadounidense sobre la lucha contra la crisis climática”.
World Wildlife Fund (WWF), declaró que la decisión “representa un paso atrás”, ya que “este es un lugar donde las condiciones extremas de clima, vientos huracanados y fuertes marejadas hacen que toda operación sea extremadamente difícil”.
¿Y qué piensan los habitantes del Tercer Mundo sobre el particular? Es hora de crear conciencia solidaria con la situación. Para robustecer el criterio, el autor recomienda simplemente acudir al Internet, donde abunda el material informativo verbal y gráfico:
· Inmensas regiones marinas, cubiertas con una capa espesa de petróleo, se ven como próximo objeto de incendio para que la acción del fuego sobre el agua, consuma el hidrocarburo localizado en la superficie, para luego ser objeto de las llamas.
· Como resultado de aquella travesura incendiaria, enormes cantidades de humo y gases tóxicos, todo calculado en toneladas, se despacharán al espacio, más arriba de la atmósfera, para hacer toser a San Pedro y provocarle más crisis (que las que experimenta ahora) a la capa de ozono que rodea al planeta.
· Considerables capas de petróleo transportadas por los oleajes hacia las costas terrestres cumplirán papel ennegrecedor de las arenas blancas de las playas, de las rocas sobre la superficie y de la tierra con su verde vegetación. Todo aquello acabará ensuciado, engrasado y contaminado en aspecto desolador, intransitable y nauseabundo.
· Se formarán masas casi solidificadas (por la acción de las aguas y las olas), en forma de bolachas que agredirán a cualquier material que resista o se halle a su enfrente.
· Morirán los corales marinos que tuvieron la desgracia de ser rodeados y atacados por el negro veneno.
· Espectáculos desoladores y dolorosos se producirán con la fauna --que agoniza lentamente con tonalidades acústicas quejumbrosas-- produciendo ruidos onomatopéyicos característicos por el dolor que se experimenta. Caimanes ennegrecidos que ya se tragaron el veneno viscoso, grandes tortugas y pequeñas tortuguitas, que apenas ya pueden moverse por agotamiento ante su esfuerzo liberador contra la masa opresora que los cubre, tienen sellado su destino.
· El esfuerzo es tanto peor para las aves (gaviotas, albatros, pelicanos) que -ya agotadas- apenas pueden levantar las alas o abrir el pico y solo esperan su lento fin por inanición.
· Otros seres ya tienen muerte masiva anticipada, con suma facilidad. Flotarán en las aguas, cangrejos, camarones, otros mariscos, peces, plantas, plantitas e insectos útiles a la vida.
· Tampoco se salvarán los seres biológicos (flora y fauna) que habitan el fondo del mar: los bosques marinos. Parte el petróleo se insumirá y lo cubrirá todo.
· No se salvarán ni los microorganismos de los pantanos, también invadidos por el petróleo.
¿Es o no es aquello un bárbaro crimen contra la naturaleza y el ser humano? ¿Por qué no se hallan en la cárcel criminales anteriores, que ya debieron ser pasados por las armas como asesinos?
Dan ganas a cualquiera de convertirse también en criminal y así buscar venganza. Se advierte que sobra dinero en cajas y cajones (sin exageración alguna) para pagar multas, proteger a los delincuentes de cuello blanco, lavar informaciones de la prensa mundial y distraer a la opinión pública internacional con nuevos temas.

Imagenes: www.veoverde.com

Detectan una fuga radiactiva en el aeropuerto de Nueva Delhi


Ocurrió en la terminal internacional de Nueva Delhi, en la zona de descarga del cargamento de un avión de Turkish Airlines. 
Una fuga de sustancia radiactiva fue detectada en el aeropuerto internacional de Nueva Delhi, proveniente de equipos de medicina nuclear con procedencia de Turquía y fue controlada por equipos de socorro, indicó un alto responsable.
El incidente se produjo en la zona de descarga del cargamento de un avión de Turkish Airlines donde 10 paquetes con material médico nuclear fueron encontrados en mal estado, dijo un responsable de la unidad de gestión de catástrofes nacionales (NDRF). "La situación está bajo control, nuestros equipos están sobre el terreno. No hay nada que temer", declaró.
Expertos en energía atómica fueron al aeropuerto. Y aislaron el cargamento fue aislado. El ministro indio de Interior, Rajnath Singh, confirmó el incidente, precisando que "la fuga fue obstruida". Sin embargo, dos empleados de la zona de cargamento expuestos a la radiación fueron llevados a la capital. El material estaba destinado a un hospital privado de la ciudad. El aeropuerto Indira Gandhi, el principal del país, ha seguido operando con normalidad pese al suceso.
(Fuente: agencias Imagen: Policías indios montan guardia en la entrada de la terminal de carga del aeropuerto internacional Indira Gandhi, en Delhi, India./AP)

viernes, 29 de mayo de 2015

Sostenibilidad y necesidades humanas



Entendemos la sostenibilidad humana como un proceso que no sólo hace referencia a la posibilidad real de que la vida continúe, sino que dicho proceso signifique desarrollar niveles de existencia aceptables para toda la población en una relación armónica entre la humanidad y la naturaleza.

El desarrollo de una calidad de vida aceptable por todas las personas, sería un concepto que abarcaría no solo la satisfacción de las necesidades biológicas y sociales sino también aquellas necesidades emocionales y afectivas.

Desde una perspectiva de una economía neoliberal las necesidades humanas se limitarían a las preferencias, deseos y demandas que registra el mercado; desde otra perspectiva más integral abarcaría otros aspectos como el cariño, la afectividad, la identidad, la participación, las relaciones sociales, la creatividad, el conocimiento, el ocio, la libertad, etc.

Las necesidades humanas mas que tratarlas como ‘carencias’, habría que asignarles un papel dinamizador entre lo biológico y lo cultural. Las necesidades entonces se viven y satisfacen de manera continua y renovada de acuerdo a las características y condiciones del ciclo vital. La vida humana adquiere un papel central, en consecuencia, se vive la existencia como un cuidado de la vida misma.

Fuente: decrecimiento.info - Imagenes: www.vidaemocional.com - Lucas Chiappe

América Latina: la tierra y las mujeres no somos territorio de conquista ni explotación



"... La lucha por producir huertos urbanos en un territorio colectivo, la lucha por ejercer una participación real y activa de las mujeres en la sociedad, la lucha contra la violencia hacia las mujeres y la lucha contra el cambio climático de la industria extractivista, todos son actos de resistencia  frente el sistema patriarcal que desvaloriza y abusa de las mujeres tal cual lo hace con la tierra y sus recursos. Mujeres como las de María Auxiliadora, o las que resisten los impactos extractivistas del Sur global, son las más afectadas por esta violencia estructural. 

A medida que la amenaza climática crece también crecen los riesgos que las mujeres tienen que enfrentar, pero la lucha de Doña María Eugenia y de muchas mujeres es algo que vale la pena seguir haciendo.  Ser capaces de vivir colectivamente organizadas en un territorio  económicamente accesible, genera las condiciones materiales y emocionales que a muchas les cambió gran parte sus vidas y como dice Doña María Eugenia: “A veces como dicen, no vale la pena la comunidad para luchar así, yo digo, a pesar de todo vale la pena porque aquí estamos mejor que en otros lugares". Así sí. Carajo!!!
El cambio climático tiene un mayor impacto en las mujeres.
Tiene un efecto directo y amplificador en la violencia que atraviesa la vida de las mujeres, a pesar de ser, según algunos estudios, las que tienen menor impacto sobre el medio ambiente en relación a los varones.
Las mujeres resistieron históricamente contra las causas y raíces de la crisis climática, luchando desde el cotidiano hasta desafiar directamente a las corporaciones, empresas mineras, gobiernos, que atentan contra su comunidad y sus cuerpos. Esta resistencia es un rechazo a los impactos del sistema capitalista patriarcal: guerras, extrema pobreza, injusticia social, explotación, ocupaciones y el despojo forzado de la tierra por las industrias extractivistas  y la economía basada en los combustibles fósiles.  Estos impactos ahora incluyen el cambio climático y sus desastres, donde son las mujeres las que asumen más responsabilidades y trabajo para seguir sobreviviendo.
Como bien dice Silvia Federici, “…se ha hecho sentir más responsables [a las mujeres] de la reproducción de sus familias. Son las que deben garantizar que sus hijos tengan comida, a menudo quedándose ellas mismas sin comer, y las que se cercioran de que los ancianos y los enfermos reciban cuidados”. Vivir en lugares de desastre y de actividad extractiva no solo implica mas trabajo sobre las espaldas de las mujeres además nos expone a más peligros -  vivir en permanente acoso, violencia sexual y en redes de trata y tráfico.
¿Qué implica luchar para una mujer?  
Margarita Aquino, una compañera de la Red Nacional de Mujeres en Defensa de la Madre Tierra afectada directamente por la minería, manifestó“…las mujeres estamos dispuestas a defender y poner nuestros cuerpos en resistencia, no es posible que este sistema de desarrollo extractivista y patriarcal pretenda imponer y decidir sobre nuestro territorio al igual que nos imponen decisiones sobre nuestros cuerpos”.  
En América Latina, donde el “desarrollo” implica con mucha frecuencia este tipo de relaciones que agreden la tierra y las personas; las mujeres luchan, aunque eso implique arriesgar su vida, porque saben que no tienen nada más que perder en medio de tanta violencia. Doña Máxima vive junto a la Laguna Azul, en inmediaciones de una de las más grandes productoras de oro en Sudamérica: la empresa minera Yanacocha en Perú. Esta empresa ha intentado desalojarla brutalmente porque existe oro en su terreno, ella lleva resistiendo cuatro años de litigio y su vida corre peligro. Ella dice "Soy pobre y analfabeta, pero sé que nuestra laguna y las montañas son nuestro verdadero tesoro, y lucharé para que el proyecto Conga no las destruya." 
No todas las mujeres son afectadas directamente por las dinámicas de una económica extractivista como Doña Máxima o Margarita, pero ninguna mujer se libra de enfrentar otras múltiples formas de violencia  que este sistema oculta de acuerdo a nuestra condición económica, social y étnica. 
Juntando fuerzas para seguir luchando desde María Auxiliadora  
En Bolivia, donde enfrentamos muchos desafíos para luchar contra la violencia hacia las mujeres y por otro lado los impactos del cambio climático, la comunidad María Auxiliadora nos ofrece una experiencia sobre la resistencia desde las mujeres.  Junto a Carey (fotógrafa) pasamos un tiempo el año pasado,  para entender y documentar la experiencia de cuatro mujeres que viven y lideran la comunidad. Las mujeres de María Auxiliadora luchan por un territorio donde la vivencia sea colectiva como una alternativa para enfrentar la mercantilización de la tierra, la crisis provocada por el modelo de desarrollo capitalista, la violencia que vive la mujer, y los múltiples y complejos impactos del cambio climático. 
Esta iniciativa surgió a raíz de la violencia que viven las mujeres, especialmente aquellas que no cuentan con un una casa propia – ellas y sus hijos(as) están en mayor desventaja y más expuestas a la violencia de sus parejas.
Es así que las mujeres de María Auxiliadora apostaron  por vivir en un territorio colectivo, guiado en la práctica por ciertos principios: la vivienda no se puede alquilar, vender ni dividir en caso de separación o divorcio,  cuando una mujer esté siendo agredida; existe un mecanismo de control social para intervenir y tomar acciones, las decisiones de la comunidad se toman en asamblea y se requiere de compromiso para realizar tareas colectivas.
Además de estos principios la comunidad tiene un enfoque medio ambiental -  huertos urbanos para producir comida en la comunidad,  sistema de administración propia en la distribución y calidad del agua y baños secos.  Cualquier esfuerzo que quiera frenar la crisis climática y busque alternativas que no reproduzcan  los impactos de este modelo de desarrollo, requiere una participación real de mujeres y hombres. A pesar de que la constitución boliviana incluye un compromiso para la participación paritaria entre hombres y mujeres, en la práctica sólo se espera una presencia física de las mujeres porque las decisiones dependen de los varones (de la organización, del partido u otros ámbitos).
La comunidad María Auxiliadora apostó que sean mujeres las que asuman los cargos más importantes para garantizar que sus demandas estén incluidas, sin embargo a pesar de ello no es fácil.
Existen muchos desafíos como afirma Doña María Eugenia,  ex-presidenta de la comunidad: “Una piensa que ser líder es algo importante pero es más responsabilidad y con los problemas se vuelve amargo. Me siento feliz por luchar, siento que la gente me valora. Pero al mismo tiempo he terminado bien dolida, me han discriminado. La lucha de ser líder no es nada fácil, hay piedras en el camino”. Estas “piedras” incluyen e incrementan la amenaza de violencia hacia Doña María Eugenia y sus compañeras lideres: “…Me gritaban de todo porque no tenía pareja, me decían que no soy una mujer de familia, que soy una mujer que estoy buscando hombres, me insultaban, me discriminaban, incluso delante de la policía de la FELCC un hombre me ha dado un puñete, me ha golpeado… ” 
El hecho de que una mujer este ocupada por reuniones y viajes, o que interactúen con otras personas, representa un conflicto para ejercer violencia contra ella, esa violencia vivió Doña María Eugenia: “(Mi ex-esposo) era una persona egoísta, a él le gustaba que le ayuden sólo a él y no a los demás…La próxima igual me ha echado llave porque era la reunión de la guardería, teníamos reunión y por eso he llegado tardecita a las 10 y todo cerrado. …como Doña Lucy estaba construyendo tenia pajas debajo de las gradas ahí he dormido con el perrito…”  
Este tipo de comportamiento refleja que son actitudes predominantes – profundamente arraigadas en la sociedad – que consideran a las mujeres como propiedad disponible para explotarlas para su beneficio. La lucha por la propiedad, la explotación y la invasión de los cuerpos de las mujeres  puede ser comparada con las amenazas que enfrenta nuestro planeta por el actual modelo económico depredador. Del mismo modo la violencia que viven las mujeres (como María Eugenia) en resistencia  tanto dentro como fuera de sus hogares, y la violencia a la que están expuestas cuando luchan por un territorio colectivo, son dos caras de la misma moneda. 
Cultivando la resistencia e intensificando la lucha 
El modelo de desarrollo capitalista explota la tierra y sus recursos con el fin de obtener inmensas ganancias para un número reducido de personas,  acosta del trabajo de la mayoría privándolos  de una vida digna.
Frente al gran desafío que implica cambiar este modelo de desarrollo capitalista y patriarcal, los huertos urbanos, la promoción de la alimentación y la agricultura sostenible y saludable para beneficio colectivo representan una alternativa.
En zonas urbanas empobrecidas como María Auxiliadora, son cada vez más importantes ya que los  impactos del cambio climático conducirán más migrantes a las zonas periurbanas como esta. María Eugenia y las otras mujeres con quienes pasamos tiempo en la comunidad cultivan sus propios alimentos y están animadas por los beneficios adicionales y la seguridad alimentaria que sus huertos proporcionan. 
La lucha por producir huertos urbanos en un territorio colectivo, la lucha por ejercer una participación real y activa de las mujeres en la sociedad, la lucha contra la violencia hacia las mujeres y la lucha contra el cambio climático de la industria extractivista, todos son actos de resistencia  frente el sistema patriarcal que desvaloriza y abusa de las mujeres tal cual lo hace con la tierra y sus recursos. Mujeres como las de María Auxiliadora, o las que resisten los impactos extractivistas del Sur global, son las más afectadas por esta violencia estructural.
A medida que la amenaza climática crece también crecen los riesgos que las mujeres tienen que enfrentar, pero la lucha de Doña María Eugenia y de muchas mujeres es algo que vale la pena seguir haciendo.
Ser capaces de vivir colectivamente organizadas en un territorio  económicamente accesible, genera las condiciones materiales y emocionales que a muchas les cambió gran parte sus vidas y como dice Doña María Eugenia: “A veces como dicen, no vale la pena la comunidad para luchar así, yo digo, a pesar de todo vale la pena porque aquí estamos mejor que en otros lugares”


Chile: ¿Agua para quién? Escasez hídrica y plantaciones forestales en la Provincia de Arauco


Un informe develador y por eso indignante


Hace algunas semanas, fue publicado el informe “¿Agua para quién? Escasez hídrica y plantaciones forestales en la Provincia de Arauco” por la investigadora Marien González-Hidalgo, quien trabajó durante entre los meses Agosto y Octubre de 2014 en colaboración con la iniciativa “Agua que has de beber” y la ONG Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo.
Tal como se plantea en su introducción, en el informe “se describen las principales causas que afectan la baja disponibilidad de agua para el consumo humano en las áreas rurales, quedando en evidencia los problemas generados por el actual modelo de gestión del agua en Chile”. En él se constatan diversas situaciones atribuibles a la expansión de la industria forestal, relegando al estante de las mentiras los informes oficiales negadores de la vinculación entre ésta y la pauperización de la vida de la población. En este documento también se mencionan casos que evidencian el contubernio entre autoridades de instituciones del Estado y el empresariado que usufructúa y agota un recurso imprescindible para la reproducción de la vida.
Resumen ha conversado con Marien sobre esta investigación y su evaluación de las políticas sociales aplicadas a la empobrecida provincia de Arauco. Aquí están sus respuestas.
-Una de las primeras afirmaciones del texto es que no pudiste encontrar catastros de la región del Bío Bío que informaran, por ejemplo, sobre los cursos de agua que aprovisionan a quienes habitamos aquí. ¿Cuál es tu evaluación de esta situación?
Esto es alguna de las cosas que más me sorprendió, y que entendí gracias a mi colaboración con la Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo y la campaña Agua que has de Beber. En la Región del Bío Bío, la DOH-MOP, encargada del programa APR, sólo proporciona información sobre los puntos de captación, que es donde los Comités de Agua Potable Rural toman el agua desde esteros para su potabilización y distribución. Sin embargo, no hay información de dónde procede el agua ni de cuanta agua se tiene disponible, es decir no se manejan con información de cuenca, sino sólo del proceso de captación del agua. Como se dice en el informe, esto es grave ya que evidencia que el modelo económico basado en extracción forestal, que predomina en el Bio Bío, se definió y define de espaldas a las características e información del territorio, y por lo tanto la ordenación territorial se basa únicamente en los márgenes de beneficios que puede tener el estado o capitales privados, pero sin conocer, entre otras cosas, si las características ecológicas del territorio puede sostenerlos.
-En el informe también hay una denuncia que trata sobre el mal uso de datos pluviométricos por parte de representantes gubernamentales en la “Mesa del Agua en la provincia de Arauco”. Explícanos cuál crees que es el propósito de esto y en qué radica su gravedad.
El uso interesado de datos “científicos o ambientales” para sostener argumentos o nuevas políticas económicas es un lugar común y muy habitual, especialmente desde que las ciencias “duras” se instauraron con una legitimidad sobre “la verdad”. Especialmente en contextos rurales, los datos empíricos que estén firmados por ingenieros, licenciados, etc (el uso del masculino es a propósito) suele dar una legitimidad a nivel local que es difícil de contestar. Desconozco si las motivaciones de mostrar los datos como escasez hídrica en la provincia de Arauco como directamente causados por la reducción de precipitaciones fueron pensados premeditadamente o no, pero lo importante es que los datos apoyaban el discurso general que se pretende desde la institucionalidad pública y privada en el sur de Chile: el mensaje que se quiere dar es “si falta agua acá, la culpa es del cambio global, nosotros no tenemos nada que ver”. Esto no quiere decir que el cambio climático no esté ocurriendo, sino que en este contexto se utilizaba como una forma de des-responsabilizarse de las causas estructurales y biofísicas de lo que ocurre en el día a día de una provincia cuya ordenación territorial está a la orden del extractivismo forestal.
-Tú eres europea ¿Qué diferencias puedes establecer entre las políticas de ordenación territorial de los llamados países desarrollados de Europa y Chile, teniendo en consideración que, en promedio, las comunas de la provincia de Arauco tienen un 58% de su suelo cubierto de plantaciones forestales y en el caso de Curanilahue, la proporción llega a ser de un 82%, y que además, para el año 2010 se había registrado erosionada el 32% de la superficie de la Región del Bío-Bio?
Bueno, el tema de “países desarrollados”, abriría un gran debate entre relaciones Norte-Sur, colonialismo, etc, que no voy a abrir acá. Pero es importante destacar que los “países europeos o desarrollados” , a menudo pueden gozar de otros desarrollos territoriales gracias a que los extractivismos se expanden (y se sufren) lejos de sus fronteras. Chile exporta gran parte de sus productos forestales a Japón y EE.UU. (y a China, pero ése es otro modelo), que de alguna manera se evitan esos impactos ambientales y conflictos (o externalidades negativas dirían algunos) en sus territorios. Por otro lado, España y Portugal también son países con desarrollo de plantaciones forestales (ver informe de Greenpeace acá: http://www.greenpeace.org/espana/Global/espana/report/bosques/Mapa_InformeEucalipto2011_2.pdf) fruto del impulso de las celulosas y en colaboración con la institucionalidad pública. Esto también está relacionado con procesos de éxodo rural y sobretodo en el caso del Eucaliptus Globulus, falta de agua. Mi sensación es que no seamos optimistas, aunque el capitalismo puede ser más salvaje o más evidente en algunos lugares, lo que es en Chile el extractivismo forestal o minero puede ser en España la industria de la construcción y burbuja inmobiliaria o la industria del turismo- donde todos comparten que, en contextos neoliberales, pueden pasar por encima de límites de la naturaleza, derechos humanos y procesos democráticos.
-El presidente de la CORMA (Corporación de la Madera), Fernando Raga ha afirmado que “es imposible que una actividad actividad económica produzca pobreza”. Sin embargo, el índice de desarrollo humano del PNUD coloca a las comunas “de vocación forestal” en un lugar de alerta por los bajos valores que poseen. ¿Cuál es tu opinión respecto a los efectos socioecómicos de la expansión de la industria forestal?
Fernando Raga tiene razón. El extractivismo forestal produce riqueza. Riqueza de un sólo tipo (monetaria) y acumulada en manos de unos pocos. Es cierto que muchas familias y comunidades campesinas y/o Mapuche en Chile pueden haber encontrado una forma de diversificar sus ingresos económicos dedicando una zona a plantar Pino o “Euca”. Pero esto, solo en los casos de quienes tenían tierras, quienes no fueron forzadas a venderlas de formas directas o indirectas. La propiedad forestal en Chile está altamente concentrada en grandes y medianos propietarios; la mayoria del trabajo es subcontratado y temporal; las comunidades, tengan o no pequeña propiedad forestal ven mermada el acceso al agua, a productos forestales no madereros, a espacios de relevancia espiritual, ritual y territorial como denuncian varias comunidades Mapuche… basta visitar el territorio y escuchar a quien los habita, para ver que el extractivismo forestal está creando pobreza para muchos y muchas en el Sur de Chile.
-La provincia de Arauco ha sido catalogada como “zona de rezago”. ¿Qué evaluación haces de las decisiones tomadas a partir de esta declaración?
Creo que seguiria con el argumento anterior. Zona de rezago, ¿para quien? Para las empresas forestales Arauco es (excepto en las zonas en las que las recuperaciones territoriales Mapuche son mas fuertes) una zona de riqueza. “Bajo nivel de desarrollo productivo, bajos niveles de ingreso, altos niveles de pobreza, altas tasas de desempleo”… son denuncias que se vienen expresando desde hace años en Chile, asi como países donde se ha optado por modelos forestales basados en plantaciones. Valdría la pena, por un lado, que Estado e instituciones publico y privadas realizaran un análisis estructural de qué procesos han llevado a Arauco a ser una “zona de rezago”. Esto debería ayudar a ver que seguir con políticas extractivas y paternalistas, sólo hace sino extender la forma de actuación por más tiempo. Sin embargo, rescato que en las Mesas de Agua a las que asistí había mucha gente de CAPR y algunas comunidades, asi como creo que pasó en el encuentro “Cumbres de Nahuelbuta”. Es buena señal que la gente se movilice, no para salir de situaciones de “rezago” que marcan otros, sino para salir de la parálisis en que son otros los que manejan no solo el territorio, sino la vida de los que habitan mismo. No digo que sea fácil ni inmediato, pero creo que sería bueno que se dieran y visibilizaran espacios para que sean las propias personas, comunidades y colectivos en Arauco que definan sus situaciones y sus prioridades. En Arauco, algunas comunidades Mapuche tienen experiencia en generar espacios en que el extractivismo forestal no es el actor con más poder de decisión, pero aún queda mucho por hacer, y ojalá siga pasando y se reproduzca a más comunidades indígenas y campesinas del sur de Chile.
-En el informe se afirma que la ONEMI explicó la escasez hídrica en la provincia de Arauco, planteando que “los municipios sostienen que a consecuencia del Terremoto y Tsunami del 27 de febrero de 2010, un importante número de pozos o norias sufrieron daños”. Desde tu perspectiva, cómo se puede entender esta respuesta.
Es como lo que comentaba antes del cambio climático. ¿Se viven los impactos del cambio climático en Chile?, si. ¿Hay terremotos en Chile?, si. Pero, ¿ se han dado políticas neoliberales, de despojo y acumulación en Chile? Sí. Es decir, yo no soy experta en evaluación de impactos de desastres naturales, y seguro que los pozos y norias como otras infraestructuras sufrieron daños, pero qué implica que 5 años después del terremoto aún se mantengan los daños? En todo caso, las comunidades locales no refieren a ausencia de agua en los últimos 5 años, sino mucho antes: el terremoto puede haber agravado, pero no se le pueden cargar todos los males para mirar hacia otra parte.
-Finalmente, cómo responderías a la pregunta que titula el informe: ¿Agua para quién?
Agua, directa o indirectamente, para los proyectos extractivos que se deciden entre unos pocos.
-----------------------------------------
Chile: Darán a conocer informe en DDHH sobre proyecto hidroeléctrico “Los Aromos” emplazado en lugar sagrado Mapuche

Este viernes en Temuco y el sábado en Karilafken (Pitrufquén) será dado a conocer el informe preparado por el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) con relación al Informe Misión de Observación: "Proyecto Central Hidroeléctrica Los Aromos”.
En esta ocasión la actividad se realizará el viernes 29 de Mayo a partir de las 11:00 hrs. en la sala 203, 2º piso de la Dirección de Extensión y Formación Continua. (Av. Arturo Prat 321, Temuco). Asimismo, el sábado, en la sede de Karilafken, el INDH hará entrega oficial del informe a las comunidades Mapuche y defensores del territorio.
El proyecto hidroeléctrico involucra a las  comunas de Pitrufquén y Freire en la Región de la Araucanía, en las intersecciones de los ríos Allipen y Toltén, iniciativa que involucra a  empresarios locales y español, denominado “Los Aromos” que ingresó estudio de impacto ambiental y que pretenden construir y operar una central hidroeléctrica  cuyo monto de inversión aproximado es de US$ 91.100.000. La potencia de generación neta que pretenden  es de 19,9 MW bajo un caudal de diseño máximo de 120 m3/segundo, según derechos de aguas otorgados por la Dirección General de Aguas, esto, en medio de un lugar sagrado de enorme significancia para el Pueblo Mapuche. 

Fuente:http://www.mapuexpress.org/2015/05/28/daran-a-conocer-informe-en-ddhh-sobre-proyecto-hidroelectrico-los-aromos-emplazado-en#sthash.40QgvX39.dpuf