Comprobado: Miles de millones de abejas mueren a causa del glifosato

El herbicida más usado en el mundo, también puede estar matando abejas indirectamente, al privarlas de bacterias beneficiosas que las dejan expuestas a la infección por microbios dañinos. Una nueva investigación de la Universidad de Texas en Austin muestra que el glifosato, el ingrediente activo en el herbicida Roundup, estaría contribuyendo al declive de las abejas melíferas y las abejas nativas en todo el mundo.

"Necesitamos mejores pautas para el uso de glifosato, especialmente con respecto a la exposición a las abejas, porque ahora las pautas asumen que el herbicida no daña las abejas", dijo Erick Motta, el estudiante graduado que dirigió la investigación, junto con la profesora Nancy Moran. "Nuestro estudio muestra que eso no es cierto".
Los hallazgos se publican esta semana en la revista PNAS.
Debido a que el glifosato interfiere con una enzima importante que se encuentra en las plantas y los microorganismos, pero no en los animales, durante mucho tiempo se ha supuesto que no es tóxico para los animales, incluidos los seres humanos y las abejas. Pero este último estudio muestra que, al alterar el microbioma intestinal de una abeja, el ecosistema de bacterias que viven en el tracto digestivo de la abeja, incluidas las que lo protegen de las bacterias dañinas, el glifosato compromete su capacidad para combatir las infecciones.
Los investigadores expusieron a las abejas melíferas al glifosato en niveles que se dan en campos de cultivo, jardines y bordes de caminos. Los investigadores pintaron las espaldas de las abejas con puntos de colores para que pudieran ser rastreadas y luego recapturadas.
Una nueva investigación de la Universidad de Texas en Austin muestra que el glifosato, el ingrediente activo en el herbicida Roundup, podría estar contribuyendo al declive de las abejas melíferas y las abejas nativas en todo el mundo.
Tres días después observaron que el herbicida redujo significativamente la microbiota intestinal saludable. De ocho especies dominantes de bacterias sanas en las abejas expuestas, cuatro resultaron ser menos abundantes. La especie bacteriana más afectada, Snodgrassella alvi, es un microbio crítico que ayuda a las abejas a procesar los alimentos y defenderse de los agentes patógenos.
Las abejas con microbiomas intestinales deteriorados también tenían muchas más probabilidades de morir cuando más tarde se expusieron a un patógeno oportunista, Serratia marcescens, en comparación con las abejas con tripas sanas. Serratia es un patógeno oportunista generalizado que infecta a las abejas en todo el mundo.
Aproximadamente la mitad de las abejas con un microbioma saludable seguían con vida ocho días después de la exposición al patógeno, mientras que solo una décima parte de las abejas cuyos microbiomas habían sido alterados por la exposición al herbicida todavía estaban vivas.

Por: ECOticias.com / Red / Agencias


Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques