Devolver la mitad del planeta a la naturaleza, la solución climática más lógica y económica

En septiembre, las Naciones Unidas publicaron un informe acusando a los líderes mundiales por no detener el colapso de la biodiversidad. A pesar de establecer objetivos ambiciosos en 2010 para proteger ecosistemas en peligro de extinción, hemos perdido un devastador 68 por ciento de especies desde 1970. Esta no es solo una mala noticia para la vida silvestre, es mala para los humanos. Sin diversas especies de aves, reptiles, mamíferos y las tierras que habitan, la humanidad corre el riesgo de perder los ecosistemas que regulan nuestro clima, nos brindan un amortiguador para prevenir pandemias, proporcionan recursos naturales vitales y mantienen limpios el aire y el agua.

Por Brianna Baker.

La solución es proteger el hábitat: específicamente, el 50,4 por ciento de la tierra, según el equipo de científicos dirigido por Eric Dinerstein, científico de vida silvestre y director de la organización de investigación RESOLVE. Eso es un aumento importante respecto al 15,1 por ciento de la superficie terrestre actualmente protegida.
Ex científico jefe del Fondo Mundial para la Naturaleza, Dinerstein ayudó a crear los protocolos de conservación que protegen algunos de los espacios naturales más queridos del mundo, desde las Galápagos hasta el Himalaya. Su llamado a la acción más reciente es una colaboración entre RESOLVE, la Universidad de Minnesota, la Universidad Estatal de Arizona y Globaïa, una organización sin fines de lucro de arte y ciencia. 

Llamado ”Red de seguridad global“, el informe no es el primero para pedir la conservación y regeneración de la mitad del mundo. Pero va un paso más allá. Los investigadores identificaron las áreas terrestres exactas que deben protegerse para evitar el colapso climático y estimaron el almacenamiento potencial de carbono para cada región. La aplicación Global Safety Net presenta un mapa interactivo de esas áreas, realizado en asociación con Google Earth Engine.
Aquí, Dinerstein habla sobre cómo los movimientos por el clima y la conservación pueden unir fuerzas, y por qué salvar la mitad de nuestra tierra significa salvar el mundo. Sus comentarios han sido editados para mayor claridad y extensión.
P. El cambio climático y la pérdida de biodiversidad son sin duda problemas enormes. ¿Cómo conectamos mejor las soluciones?
R. Por naturaleza, los seres humanos compartimentamos. Las personas que saben más sobre la ciencia del clima son a menudo científicos atmosféricos que no estudian la ciencia de la biodiversidad más allá de la escuela de posgrado. Del mismo modo, no hay muchos científicos de la biodiversidad que tengan una comprensión realmente fundamental de la ciencia atmosférica. Y las instituciones los separan aún más. Las Naciones Unidas tienen una agencia para el cambio climático y otra para la biodiversidad, y las dos no interactúan. Pero estas amenazas existenciales son interdependientes.
Acerquémonos a la selva amazónica como ejemplo. A medida que aumentan las temperaturas y la atmósfera se seca, muchas de esas áreas increíblemente ricas en biodiversidad vuelven a las sabanas. Los árboles que están adaptados a las condiciones de la selva húmeda son empujados más allá de sus límites fisiológicos y croan, creando biomasa como combustible para incendios forestales y destruyendo hábitats para la vida silvestre. Y en lugar de extraer dióxido de carbono del aire, los árboles en llamas ahora lo están bombeando de regreso a la atmósfera, acelerando la crisis climática. Los científicos del clima y los científicos de la biodiversidad deben unirse para formar un campo de “ciencias de la tierra” en el verdadero sentido de la palabra. Es la única posibilidad que tenemos para revertir esta locura.

P. Global Safety Net pide proteger la mitad de la tierra del mundo. ¿Cómo llegamos a ese objetivo?
R. Afortunadamente, alrededor del 50 por ciento de la superficie de la Tierra todavía se considera intacta, semi-intacta o ligeramente degradada, lo que significa que la tierra ha perdido algo, pero no toda su salud y productividad. Entonces, hay suficiente tierra que no se superpone con las poblaciones humanas disponibles para la preservación, y la propuesta de la red de seguridad elige deliberadamente no cruzarse con la agricultura existente y el entorno construido. El quince por ciento de la Tierra ya está protegida. Un 12 por ciento adicional de la Tierra está habitada por pueblos indígenas, que son expertos en biodiversidad. Si les damos oficialmente la tenencia de la tierra y honramos su derecho a administrar esos ecosistemas- y en su poder de toma de decisiones nos permiten designar esa tierra como parte de la Red de Seguridad Global – entonces el total de regiones protegidas alcanzaría el 27 por ciento. Todo lo que tenemos que hacer es reservar otro 23 por ciento, y podemos llegar allí. Solo mire el COVID-19, y cómo el comportamiento de la sociedad puede cambiar en poco tiempo si es necesario. Solo hay que aceptar que debemos tomar ciertas medidas para conservar nuestra especie y conservar nuestra salud pública.
P. ¿Qué pasa con la agricultura? ¿Dejará eso suficiente tierra para crecer?
R. La verdad es que el mundo estaba produciendo suficientes alimentos en 2015 para alimentar a 10 mil millones de personas, es decir, 2,2 mil millones de personas más de las que tenemos en la Tierra hoy. El sistema alimentario internacional está lleno de mala gestión y desperdicio. El treinta y siete por ciento de la superficie mundial se dedica a la agricultura intensiva, pero el 77 por ciento de esa tierra se utiliza para cultivar cultivos para alimentar al ganado. Si las sociedades occidentales industrializadas dejaran de comer tanta carne y dedicáramos tierras en cada continente para cultivar y alimentar a las personas localmente, en lugar de enviarlas al extranjero, podríamos reducir el desperdicio de alimentos y acabar con el hambre. No necesitamos más tierra, tenemos que arreglar nuestro sistema alimentario roto.
P. ¿Qué hacemos con esa tierra una vez que se conserva? ¿Y cómo va a luchar realmente contra el cambio climático?
R. Tenemos que reducir el dióxido de carbono para evitar las peores consecuencias de la crisis climática, y podemos hacerlo mediante la restauración. Una vez que se conserva la tierra, debemos recrear ecosistemas dañados a lo largo de los ríos y montaña arriba y abajo para permitir que los mamíferos más grandes migren entre hábitats. Eso implica replantar de manera experta árboles chupadores de carbono y otras plantas nativas. En el proceso, podríamos emplear a cientos de millones de personas, lo que se necesita desesperadamente durante la actual crisis económica.
Todo esto debe hacerse en combinación con una moratoria sobre la deforestación para 2040 y una transición a energía 100% renovable para 2050. Si juntamos estas tres piezas, tendremos un camino factible hacia una biosfera sostenible sin tener que inventar nuevas tecnologías. Tenemos las herramientas a nuestra disposición si lo hacemos.
P. Algunos de nuestros líderes mundiales ni siquiera pueden admitir que el cambio climático es real. ¿Cómo podemos hacer que se comprometan con esto cuando tenemos serios problemas humanos, como una pandemia?
R. Bueno, las pandemias ocurren como resultado directo de la pérdida de biodiversidad. Ha habido varios casos de transmisión zoonótica de enfermedades, o virus que saltan de las poblaciones de vida silvestre a los humanos, en los últimos dos siglos. Los científicos predicen que es probable que la próxima pandemia provenga del Amazonas. A medida que despejamos más bosque tropical, nos exponemos al bosque interior y a los animales que viven allí. Al mantener intactos estos bosques y estos hábitats, estamos creando una vacuna natural para el próximo coronavirus.
Los países más críticos para la red de seguridad son EE.UU, India, Rusia, China y Brasil. Por lo general, esos gobiernos no simpatizan con los problemas ambientales. Pero observe qué tan rápido está cambiando el status quo. El gobernador Newsom de California, la quinta economía más grande del mundo, firmó una orden ejecutiva que elimina los automóviles de gasolina para 2035. Necesitamos cambios más dramáticos como ese en los sectores de conservación y clima que nos pondrán en el camino correcto, y yo creo que es posible. Y a pesar de lo que puedan decir esos líderes, la conservación está dentro del presupuesto mundial. El costo de ejecutar la red de seguridad es de entre $ 100 y $ 150 mil millones al año, que es una fracción de lo que los gobiernos del mundo están gastando en el alivio de la pandemia o en renovar sus armamentos militares. Y el financiamiento no será tan costoso en comparación con la lucha contra futuras pandemias o lidiar con lo peor del colapso climático, como el aumento del nivel del mar o el tipo de incendios que estamos viendo ahora, que solo se volverán cada vez más devastadores y frecuentes.


Artículo en inglés: https://grist.org/fix/the-cheapest-climate-solution-return-half-of-the-planet-to-nature-this-scientist-says/ - Imagen: Sauvier Duval -
 

Entradas populares de este blog

5 razones para entender y respetar a las babosas

En Ausencia de una Cultura Profunda Andino-Patagónica: La Tragedia del Bosque Nativo

Cómo el Ser Humano destruye el Planeta