La hierba marina almacena más carbono que los bosques



La hierba marina costera puede almacenar más carbono por kilómetro cuadrado que los bosques, lo que significa que estas plantas costeras podrían ser parte de la solución al cambio climático.
Aunque ocupan menos de un 0,2 por ciento de los océanos del mundo, la hierba marina puede secuestrar hasta 83.000 toneladas de carbono por kilómetro cuadrado, más del doble con respecto a las 30.000 toneladas de carbono por kilómetro cuadrado que puede almacenar un bosque terrestre típico, según ha informado un equipo global de investigadores en la revista Nature Geoscience.
Los océanos del mundo son un importante sumidero de carbono, absorbiendo de la atmósfera dióxido de carbono procedente de actividades humanas así como de fuentes naturales. Los científicos han hallado que la hierba marina supone más de un 10% de todo el carbono almacenado en los océanos, conocido también como carbono azul. El estudio ha incluido investigadores de Estados Unidos, España, Australia, el Reino Unido, Dinamarca y Grecia.
La mayor concentración de carbono fue hallado en el Mediterráneo, donde las praderas marinas almacenan carbono a muchos metros de profundidad. Según el estudio, la hierba marina almacena el 90% de su carbono en el suelo y sigue haciéndolo indefinidamente. "Estos resultados muestran que la hierba marina son lugares clave para el almacenamiento de carbono y que probablemente son mucho más importantes como sumideros de dióxido de carbono de lo que nos pensamos," dice el coautor del estudio el Profesor Gary Kendrick de la Universidad de Australia Occidental. Además de almacenar carbono, la hierba marina filtra sedimentos antes de entrar en los océanos, protege los litorales de inundaciones y tormentas y sirve como hábitat para peces, crustáceos y otras especies comercialmente importantes.
La hierba marina puede sufrir daños debido a la actividad humana tales como la contaminación debido a vertidos de petróleo y hélices de barcos, pudiendo atravesar las praderas y cortar las raíces. "La buena noticia es que si se restablecen las praderas marinas pueden efectiva y rápidamente restablecer los sumideros de carbono así como proporcionar un abanico de otros valiosos beneficios para el ecosistemas, incluyendo protección de la calidad del agua y como hábitat importante para la biodiversidad," dice Kendrick.Algunos de los autores del estudio están afiliados a la Blue Carbon Iniciative, un plan global para mitigar el cambio climático a través de la conservación y restauración de los ecosistemas marinos costeros. 
Fuente: oceansentry.org - Foto: http://www.abc.net.au - rtcc.org - punemirror.in

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques