Bolivia También busca apagar los incendios que destruyeron miles de hectáreas de bosque

Las autoridades nacionales de Bolivia se trasladaron este lunes hasta la región oriental de Santa Cruz, epicentro de incendios que han consumido casi 500.000 hectáreas de bosque y pastizales, donde se ha enviado ayuda humanitaria y se evalúa junto al Gobierno regional la evacuación de los afectados.

Morales encabezó este lunes la entrega de víveres y ayuda humanitaria para los pobladores que afrontan la contingencia que ha contaminado el aire, afectando también al ganado y los cultivos de subsistencia. 
Más temprano, en una declaración a los medios antes de partir hacia la zona afectada, el jefe de Estado advirtió de que es “difícil parar el incendio” y que por el momento es fundamental “evitar cualquier daño humano”. El mandatario indicó que la tarea prioritaria es “evacuar a algunas familias que están afectadas” en helicópteros que han sido habilitados por el Gobierno para socorrer a los pobladores de las comunidades afectadas. Entre las acciones para controlar los incendios está el traslado de un contingente de policías y bomberos especializados, además una decena de camiones cisterna para “combatir el fuego por tierra”, explicó por su parte el Ministerio de Defensa en un comunicado. En las próximas horas se habilitarán tres helicópteros que se suman a otros dos que ya han estado trabajando para ofrecer labores de socorro y de apagado de incendios, agrega la nota. Un último reporte de la secretaria de Medio Ambiente de la Gobernación de Santa Cruz, Cinthia Asín, estableció que se “han registrado 12 incendios activos” que afectan principalmente al municipio de San Ignacio de Velasco. El suceso comenzó hace unas tres semanas y se ha ido extendiendo y agravando gradualmente.
“Desastre departamental”
La Gobernación de Santa Cruz declaró el fin de semana “desastre departamental” para facilitar la coordinación con el Gobierno central para atender la situación.
Además de Roboré y San Ignacio de Velasco, la declaración abarca las poblaciones de El Trigal y Pampa Grande, situados en la zona cruceña de la Chiquitania y se ha extendido a San Rafael este lunes. La Chiquitania es una de las principales zonas turísticas de Bolivia donde están asentadas las misiones jesuíticas, declaradas patrimonio de la Unesco y consideradas de las mejor conservadas de América.
Quemas de vegetación
Las autoridades han atribuido los incendios a los “chaqueos”, una práctica agraria de quemas de vegetación para preparar terrenos de cultivo y pastoreo. Esta práctica se ha desbordado por la falta de lluvias, la vegetación seca y los vientos fuertes que han propagado el fuego. Algunas fotografías difundidas este lunes por la Gobernación de Santa Cruz muestran el avance del fuego que amenaza algunas viviendas, mientras otras reflejan columnas de humo de varios metros que oscurecen el cielo.
Decreto supremo
El nivel de este incendio es menor al que se produjo en 2010 en esa misma región oriental, que alcanzó a las 3,5 millones de hectáreas afectadas entre bosques y pastizales, de acuerdo a un reporte del periódico El Deber de Santa Cruz. En Bolivia rige desde 2016 un decreto supremo que reglamenta el “chaqueo” o incendios de “uso doméstico” en áreas boscosas, así como el uso del fuego para el desarrollo de “actividades productivas agropecuarias”.

Fuente: EFEverde - Imagen: Incendio forestal en la región de Aguaices (Bolivia). EFE/ STR/

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento