Asia Central: El agua como conflicto

El 90% del agua en Asia Central está concentrada en las montañas de Kirguistán 
y Tayikistán

Un informe de previsiones de futuro para el 2030 elaborado por la inteligencia estadounidense afirma que no puede descartarse conflictos inter estatales por el agua en Asia Central.
Un nuevo informe del Consejo Nacional de Inteligencia Estadounidense pronostica que no pueden descartarse conflictos entre estados del Asia Central por el acceso al agua hacia 2030, según informa Silk Road Newsline.
“De aquí a 2030, el agua puede convertirse en una fuente de conflictos más importante que la energía o los minerales, tanto a nivel intra como interestatal”. Esta es una de las conclusiones del documento  “Tendencias Globales 2030: Mundos alternativos”, un informe de 140 páginas elaborado por la oficina del Consejo Nacional de Inteligencia de la oficina del director de inteligencia nacional que fue hecho público en Washington el pasado lunes.
“El mayor cinturón de tensión hídrica del mundo se extiende a lo largo del norte de África, Oriente Medio, Asia central y del sur, y el norte de China,” dice el informe.
“Las cuencas menores (y en muchos casos) las menos conocidas de este cinturón –que incluye el Jordán en Israel/Palestina, el Kura-Ural y el Kizilimak (que fluye paralelo al Tigris y al Éufrates, principalmente por Turquía), el Syr Darya y el Amu Darya (en otro tiempo ríos más caudalosos, tributarios del mar de Aral), y los lagos Baljash y Tarim en Asia Central, se hallan en su mayor parte bajo una gran presión,” comenta el informe.
Según la comunidad de inteligencia estadounidense, las tensiones hídricas comienzan cuando el suministro anual de una región o un país es inferior a 1.700 m3 por persona y año.
“Históricamente, las tensiones por el agua han acabado provocando más acuerdos para compartir el agua que conflictos, pero existen ciertos riesgos que podrían cambiar esta tendencia del pasado. Entre dichos riesgos se incluirían altos niveles de crecimiento poblacional en las zonas afectadas y rápidos cambios en la disponibilidad de agua, como por ejemplo las provocadas por graves sequías,” prevé el informe.
Desórdenes y conflictos intra estatales son el resultado inmediato más probable de las presiones que se acumularán en el interior de los países a medida que las tensiones provocadas por el  auxilio de las zonas afectadas y por la inmigración procedente de éstas empeore aún más la situación de otras zonas. Por otra parte, el hecho de que muchas de las cuencas de los ríos en las zonas más afectadas por tensiones hídricas sean compartidas significa que no podemos tampoco descartar conflictos inter estatales, en especial dadas las otras tensiones existentes entre muchos de esos países.
Hacia 2030, prosigue el informe, “La demanda de alimentos, agua y energía crecerá respectivamente aproximadamente un 35, un 40 y un 50 por ciento, debido al aumento de la población global y los cambios en las pautas de consumo de una clase media en expansión. El cambio climático empeorará las perspectivas de disponibilidad de esos recursos indispensables. El análisis del cambio climático sugiere que la severidad de las pautas meteorológicas actuales se intensificará: las zonas húmedas lo serán aún más y las zonas secas y áridas también lo serán aún más. La mayor parte del descenso de precipitaciones tendrá lugar en Oriente Medio y en el norte de África así como en Asia Central, Europa del sur, África del sur, y el suroeste de los EE.UU.
“No necesariamente nos encaminamos hacia un mundo de escaseces, pero los dirigentes políticos y sus interlocutores del sector privado deberán tomar la iniciativa para evitar un futuro semejante. Muchos países no dispondrán de recursos suficientes para evitar la escasez de alimentos y agua si no es recibiendo grandes cantidades de ayuda del exterior,” pronostica el informe.
Formada en 1979, el Consejo Nacional de Inteligencia se describe a sí mismo como un “centro de pensamiento estratégico en el seno del gobierno estadounidense, subordinado al Director de Inteligencia Nacional (DNI) y que suministra al presidente y a los principales altos cargos del gobierno análisis de cuestiones de política exterior que han sido revisadas  y elaboradas conjuntamente por toda la comunidad de inteligencia”.
Elaborado cada cuatro años para el presidente estadounidense entrante, el informe de Tendencias Globales es presentado entre el día de las elecciones y el día de la toma de posesión. El informe evalúa los factores principales y los escenarios de los problemas que tendrá que afrontar la comunidad global durante los próximos 15-20 años.

CA NewsTraducción del inglés para EurasianHub: Javier Romero

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente