Fukushima-1, la ‘pesadilla’ que nunca termina, ahora una fuga de 100 toneladas de agua altamente radiactiva



Fuentes de la compañía han indicado que la fuga fue detectada en la noche del miércoles en uno de los múltiples tanques ubicados en una de las zonas de los edificios que contienen los reactores.La Compañía Eléctrica de Tokio (TEPCO) ha afirmado este jueves que se ha registrado una fuga de alrededor de cien toneladas de agua altamente radiactiva de uno de los tanques de almacenamiento de la central nuclear de Fukushima-1.
   Fuentes de la compañía han indicado que la fuga fue detectada en la noche del miércoles en uno de los múltiples tanques ubicados en una de las zonas de los edificios que contienen los reactores.
   En base a estas informaciones, publicadas por la cadena de televisión pública japonesa, NHK, el agua contiene 230 millones de becquerelios por litro de sustancias emisoras de rayos beta. Dicha cantidad es superior a los límites gubernamentales establecidos.
Masaki Fukai, portavoz de la entidad Tokyo Electric Power (Tepco), descartó en declaraciones a la prensa que el agua radiactiva haya llegado al mar, distante unos 700 metros de la central nuclear.
El líquido derramado contiene sustancias emisoras de rayos beta, sobre todo estroncio 90, difundió la televisora NHK.
Al exponer las posibles causas que provocaron el derrame, Fukai manifestó que el accidente fue provocado probablemente por una válvula defectuosa en tuberías que transportan el agua de una planta de descontaminación a depósitos de almacenamiento.
De acuerdo con la fuente, la fuga de agua contaminada fue contenida y en estos momentos técnicos de Tepco laboran en la recuperación del líquido vertido y la tierra contaminada.
   Estas fuentes han indicado que TEPCO ha tomado medidas para poner fin a la fuga y han agregado que el agua no debería haber llegado al océano, si bien la compañía está investigando el suceso y aún no se ha pronunciado sobre este punto.
   Los problemas en Fukushima-1 se deben al terremoto y el tsunami que el 11 de marzo de 2011 arrasaron la costa de la prefectura japonesa, dando lugar al peor accidente nuclear de la historia, junto al de la central de Chernóbil, en Ucrania.
   Fukushima-1 estaba preparada para un terremoto, ya que Japón se asienta sobre una falla, pero no para un tsunami, por lo que el azote del mar provocó varias explosiones de hidrógeno que hicieron que los núcleos de algunos de sus reactores se fundieran parcialmente.

ep - OL Imagenes: spectrum.ieee.org - deepseanews.com

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques