Alarma en EE.UU. ante tamaño real de derrame petrolero







Por Luis Beaton

Científicos estadounidenses alertan hoy sobre el tamaño real del derrame petrolero en el golfo de México tras descubrirse grandes fugas de la plataforma siniestrada superior a estimados iniciales.
Según Samantha Joye, investigadora de la Universidad de Georgia citada por el diario The New York Times "hay una cantidad impresionante de petróleo en las profundidades en comparación con lo que se ha visto en la superficie".
El previsible daño ecológico hay que valorarlo ahora sobre la base de un escape de entre cinco y 20 veces más que el estimado inicial, advierten científicos del país que monitorean y tratan de aportar una solución al problema.
Estimados oficiales sitúan la fuga en 800 mil litros diario que van a las aguas del golfo de México.
La situación tuvo un alivio y una reciente información divulgada por la televisora CNN confirmó que los esfuerzos de la British Petroleum fueron recompensados al lograr bombear a un barco a la superficie una cierta cantidad del crudo que drenaba al mar.
Dos robots lograron conectar un tubo de 15 centímetros de grosor y que recuperó el primer combustible para encender una luz en la lucha contra la catástrofe, comentó la televisora.
Sin embargo, las autoridades del gobierno estadounidense no abrigan muchas esperanzas y según un comunicado oficial aún no está claro que tan exitoso puede ser el empleo de esta técnica.
La secretaria de Seguridad Nacional Janet Napolitano y el secretario del Interior Ken Salazar precisaron que monitorean esta prueba pero también los científicos federales supervisan otros intentos de BP para contener el derrame y detener el flujo de petróleo.
Por otra parte, medios de prensa denuncian que la agencia federal responsable de asegurar que la plataforma petrolera Deepwater Horizon no inspeccionó al menos una vez al mes el sitio como está planificado.
Registros del Servicio de Administración de Minerales (MMS, por sus siglas en inglés) confirman esa aseveración, aseguran las Prensa Latina
www.prensa-latina.cu

-------------------------------------

Marea negra, a punto de ingresar en la temida Corriente del Golfo (expertos)

El gigantesco derrame de petróleo en el Golfo de México estaría a punto de alcanzar la Corriente el Golfo, que llevaría el crudo y su contaminación hacia los cayos de Florida y su barrera de corales, dijo el lunes una experta, en base a imágenes de satélites.

Uno de los remolinos que se mueven en el frente de la Corriente del Golfo "aparece ingresando petróleo" hacia ese sistema del Atlántico, dijo Villy Kourafalou, experta en circulación oceánica de la Escuela Rosentiel de Ciencias Marinas y Atmosféricas de la Universidad de Miami (UM).

La investigadora dijo que "según imágenes de satélite del centro de observación remota (CSTARS) de la Universidad de Miami" es altamente posible que el petróleo ingrese en la Corriente del Golfo y en pocos días llegue al sur de la península de Florida.

Hay dos remolinos en el frente de la Corriente del Golfo, uno al norte y otro al este, explicó Kourafalou. Si el movimiento del remolino norte se mantiene como hasta ahora, "ciertamente la Corriente va a ingresar petróleo y lo va a mover hacia el sur", dijo la experta.

"Hay muchos factores en juego, especialmente la evolución de los remolinos alrededor de la Corriente (...) Esos remolinos son elementos de recirculación que pueden tener un papel importante en el transporte de "materiales", ya sea contaminantes, como huevos de pescado o nutrientes", agregó Kourafalou.

Imágenes de satélite tomadas el sábado y procesadas por un laboratorio de la NASA muestran que la marea negra estaría ingresando en la famosa corriente, publicó este lunes The Miami Herald.

Expertos oceanógrafos afirman que una vez que el petróleo ingrese a la Corriente del Golfo podría demorar cerca de una semana en llegar a los cayos y el sur de Florida, con un devastador impacto para el turismo.

"Es una Corriente rápida, con una velocidad que puede llegar a los 7 km/h, que es muy rápido en el océano", dijo Steven Morey, un investigador científico del Centro de Estudios de Predicción Oceánica y Atmosférica (COAPS), de la Universidad del Estado de Florida (FSU).

"Podría llevar petróleo bastante rápido, en días, a los cayos", comentó Morey.

La extensa línea de islas o cayos, que descienden frente a la costa atlántica de la península y culminan en el mítico Key West (Cayo Hueso), en aguas del Golfo de México, representan uno de los principales atractivos turísticos y naturales de Estados Unidos.

El derrame de petróleo y los disolventes que se utilizan para evitar que llegue a las costas, podría tener efectos tóxicos sobre la barrera de coral del sur de Florida, que se extiende más allá de Key West, la más grande del país y la tercera más extensa del mundo.

Tras pasar por el extremo de la península, la Corriente del Golfo gira hacia el norte pasando frente a la costa atlántica de Florida, lo que despierta grandes temores de que aguas contaminadas puedan llegar a Miami y otras playas del este de Estados Unidos.

Florida es considerado como uno de los mayores destinos turísticos del mundo con un total de 80 millones de visitantes en 2009, que dejaron ingresos anuales al estado por más de 60.000 millones de dólares.

jco/ds

---------------------------------------

Derrame de petróleo en Golfo de México acaba con el 30% del oxígeno de la fauna marina
/ EFE

Científicos estadounidenses han encontrado enormes columnas de petróleo bajo la superficie del Golfo de México, que están acabando con el oxígeno a su alrededor, lo que supone una amenaza para la vida marina, según informaron hoy.
Las columnas no son visibles en las imágenes de satélite que ha usado el gobierno para evaluar el volumen de petróleo que sale del pozo, lo que podría indicar que el vertido es mayor que lo calculado oficialmente.
Una de esas acumulaciones de crudo tiene una extensión de 16 kilómetros de largo por 5 kilómetros de ancho, según los expertos, que trabajan desde el buque de investigación Pelican.
El nivel de oxígeno en algunas zonas cerca de esas columnas ha caído un 30 por ciento y sigue bajando, de acuerdo con sus cálculos. Los científicos, del Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología Submarina y otros centros de investigación, creen que el uso de productos químicos para dispersar el petróleo puede ser el responsable de las columnas, al haber diluido el crudo y retrasado su ascenso a la superficie.
British Petroleum está inyectando esos productos en el foco del vertido, situado a 1.500 metros de profundidad.
Doug Suttles, el jefe de operaciones de BP, dijo el sábado en una rueda de prensa que el procedimiento "parece estar funcionando", puesto que se ha reducido el volumen de crudo en la superficie. Esos compuestos químicos diluyen el petróleo en pequeñas gotas, lo que facilita su absorción por micro-organismos marinos.
El crudo lleva escapando al Golfo de México desde el 20 de abril, cuando una explosión destruyó la plataforma petrolera Deepwater Horizon y mató a once trabajadores.
El gobierno de Estados Unidos ha calculado que del pozo salen unos 5.000 barriles de petróleo al día, pero algunos científicos que han analizado las imágenes de la fuga calculan que el volumen real podría encontrarse entre los 25.000 y los 80.000 barriles al día.
La compañía intenta encajar desde el viernes un tubo en el agujero principal, que conduciría tres cuartas partes del flujo a un barco.
También existe una fuente secundaria en el suelo marino, por la que sale una cantidad menor de crudo y de la que BP se ocupará posteriormente. Al mismo tiempo, la compañía está taladrando un pozo alternativo para poner un fin permanente al problema, pero aún tardará meses en terminarlo.

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques