Colombia: Medellín se transforma para salvar su río

Por José Zuluaga
 
Los ríos de grandes y pequeñas ciudades soportan actualmente un alto grado de contaminación y aunque difícil, se pueden recuperar. Este es un ejemplo de cómo uniendo esfuerzos se puede avanzar en ese sentido. Diferentes iniciativas de grupos ciudadanos, entidades oficiales y ambientales están desarrollando proyectos de descontaminación de aguas, túneles de canalización de alcantarillados, aulas educativas ambientales y un mega-parque buscan renovar y transformar la ciudad en torno a su río.
El río Medellín-Aburrá en el occidente colombiano, a su paso por Medellín y su área metropolitana recibe diariamente toneladas de residuos sólidos y orgánicos, aguas residuales, alcantarillados y desechos industriales, entre otros.
Diferentes iniciativas de grupos ciudadanos, entidades oficiales y ambientales están desarrollando proyectos de descontaminación de aguas, túneles de canalización de alcantarillados, aulas educativas ambientales y un mega-parque buscan renovar y transformar la ciudad en torno a su río.
Cada año en navidad la ciudad construye sobre el río un alumbrado de 3 kilómetros, reconocido internacionalmente como uno de los más novedosos y hermosos del planeta. Además de ser un atractivo para turistas de todas partes del mundo, convoca también a las familias en torno al río. Como reconocimiento a este trabajo en 2012 la ciudad fue sede de la asamblea general anual de la “Comunidad de Ciudades Iluminadas del Mundo” (LUCI), según destaca EPM.
Recientemente el Grupo EPM abrió al público el “Museo del Agua”, un espacio que integra ciencia, arte y tecnología con el objetivo de brindar educación ambiental y distracción alrededor de este recurso vital
La alcaldía de Medellín comunicó además el lanzamiento de un proyecto denominado “Parque del Río Medellín” de intervención y renovación urbana del entorno del río para conectar la ciudad eficientemente con movilidad, intervención ambiental, espacio público y equipamientos complementarios.
La idea es usar ingeniería y arquitectura para hacer del río Medellín el principal punto de encuentro de las personas. Según el alcalde de la ciudad, Aníbal Gaviria, el proyecto tendrá una inversión cercana a los 1.050 millones de dólares.
Estos - y otros proyectos liderados por grupos ciudadanos y organizaciones privadas- constituyen un ejemplo de trabajo en torno a un objetivo común: recuperar un recurso vital para la vida de una ciudad y una región. Uniendo esfuerzos nuestros ríos, en lugar de convertirse en cloacas de las grandes urbes, pueden retornar a ser fuentes de calidad de vida para sus habitantes.
Descontaminando el río
El Área Metropolitana del Valle de Aburra creó la “Red de Monitoreo Ambiental en la cuenca hidrográfica del río Aburrá-Medellín”, programa mediante el cual se hacen mediciones en 18 estaciones y 23 afluentes para determinar la calidad del agua. Los datos recolectados entre 2004 y 2011 concluyen que diariamente se vierten en estas hasta 5610 toneladas de residuos sólidos y orgánicos.
Para mejorar el nivel de vida y las condiciones sanitarias y ambientales de los 3,6 millones de habitantes del área urbana de la ciudad surgieron diferentes proyectos para descontaminar y limpiar el río y sus afluentes, Entre ellos están los desarrollados por Empresas Públicas de Medellín (EPM), el Instituto Mi Río, el Área Metropolitana y CORNARE (Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los Ríos Negro y Nare),
Las Empresas Públicas de Medellín iniciaron un programa en 1983 para el saneamiento del río con la meta de construir 4 plantas de tratamiento de aguas residuales, según el informe del Área Metropolitana.
La primera -ubicada en el municipio de Itagüí- se inauguró en el año 2000 y contó con una inversión de 110 millones de dólares. El periódico “El Colombiano” informa que está ubicada en un parque con 40.000 especies naturales de plantas ornamentales, 2000 árboles y una gran variedad de aves. Se alimenta de una red de 280 kilómetros de colectores de aguas residuales que corren paralelos al rio, a las quebradas y afluentes que lo alimentan.
La segunda planta en el municipio de Bello se encuentra aún en construcción, su inversión es de 347 millones de dólares y se espera esté en funcionamiento en 2015. Como proyecto complementario se está construyendo desde marzo de 2013 -a 16 metros de profundidad bajo el río- un túnel de 8 kilómetros de longitud y 2,4 metros de diámetro. Su objetivo es recolectar las aguas negras y residuales generadas en la zona norte del valle de Aburrá y transportarlas a la nueva planta de tratamiento, indica EPM.
Debido a los problemas de contaminación, varias entidades están desarrollando diferentes proyectos para descontaminar y limpiar el río y sus afluentes para mejorar el nivel de vida y las condiciones sanitarias y ambientales de los 3,6 millones de habitantes del área urbana de la ciudad, enre ellas las Empresas Públicas de Medellín (EPM), Instituto Mi Río, Área Metropolitana, CORNARE (Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los Ríos Negro y Nare),
La Secretaría del Medio Ambiente y la Alcaldía del Municipio de Medellín anunció que se espera descontaminar el 95% de aguas residuales.
Buscando sensibilizar a la población
En 1997 el instituto “Mi Río” construyó sobre el afluente el “Aula Ambiental Paseo del Río” y el “Centro de Documentación Ambiental” y dejó conectadas dos de las principales universidades de la ciudad.
La construcción cumple la doble función de aula ambiental y puente peatonal. La alcaldía de Medellín informa que creó este espacio educativo para la reflexión, información y comprensión de la problemática ambiental de la ciudad, buscando sensibilizar a la comunidad a través de actividades académicas, el arte y la cultura.

La Gran Epoca http://www.lagranepoca.com - Imagenes: radiomacondo.fm - bitacora.eafit.edu.co

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques