Las consecuencias de la descongelación del permafrost

Los hallazgos, publicados en 'Nature Climate Change', podrían conducir a modelos climáticos más precisos en el futuro.
Nuevos hallazgos de la investigación del Centro de Permafrost (CENPERM) en el Departamento de Geociencias y Administración de Recursos Naturales de la Universidad de Copenhague (Dinamarca), documentan que durante la descongelación del permafrost puede producirse una liberación sustancial de dióxido de carbono a la atmósfera y que el contenido futuro del agua en el suelo es crucial para predecir el efecto de este deshielo.
   Los hallazgos, publicados en 'Nature Climate Change', podrían conducir a modelos climáticos más precisos en el futuro. El permafrost, la capa de hielo de los niveles superficiales del suelo de las regiones muy frías, se está derritiendo y por lo tanto contribuye a la liberación de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero a la atmósfera. Sin embargo, la velocidad a la que el dióxido de carbono es liberado del permafrost está pobremente documentado y es una de las incertidumbres más importantes de los modelos climáticos actuales.
   Los conocimientos disponibles hasta la fecha se ha basado principalmente en la medición de la liberación de dióxido de carbono en los estudios a corto plazo de hasta tres o cuatro meses. Los nuevos hallazgos se basan en mediciones realizadas durante un periodo de 12 años, además de realizarse estudios con diferente contenido de agua.
   El profesor Bo Elberling, director del CENPERM de la Universidad de Copenhague, la persona que lideró esta investigación, explica: "Desde la perspectiva del cambio climático, hay una gran diferencia entre diez o 100 años para liberar, por ejemplo, la mitad de la reserva de carbono del permafrost. Hemos demostrado que el suministro de oxígeno en relación con el drenaje o el secado es esencial para una liberación rápida de dióxido de carbono a la atmósfera".
   Los nuevos hallazgos también muestran que el futuro contenido de agua en el suelo es un factor decisivo para poder predecir correctamente el efecto de deshielo del permafrost. Si el permafrost se mantiene en agua saturada después de la descongelación, la tasa de descomposición de carbono será muy baja y la liberación de dióxido de carbono se desarrollará durante varios cientos de años, además del metano que se produce en condiciones de saturación de agua.
   Los nuevos estudios se llevaron a cabo principalmente en la estación de investigación Zackenberg, en el noreste de Groenlandia, además de incluir muestras de permafrost de otros cuatro lugares en Svalbard y en Canadá, y que muestran una sorprendente similitud en la pérdida de carbono a través del tiempo.
   "Esto invita a la reflexión de que los microorganismos están detrás de todo el problema; los microorganismos que descomponen el depósito de carbono, los que aparecen ya actualmente en el permafrost, son uno de los factores decisivos críticos. El contenido de agua está de la misma manera vinculado al alto contenido inicial de hielo en la mayoría de las muestras de permafrost. Sí, la temperatura va en aumento y el permafrost se está derritiendo, pero son, aún, las características del permafrost las que determinan la liberación a largo plazo de dióxido de carbono", concluye Bo Elberling.

ECOticias.com – ep

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento