Día Mundial de los Océanos: ¿Cuánto tarda en descomponerse la basura que tiramos al mar?

Los plásticos están presentes en materiales de construcción, en multitud de productos textiles y en casi cualquier objeto cotidiano. Una vez usados, suelen terminar en vertederos donde son incinerados o reciclados, pero las toneladas de fragmentos plásticos que se acumulan en el mar demuestran que, en otras ocasiones, llegan a los océanos a través de las vías fluviales o de los sistemas de drenaje de aguas en las zonas urbanas.

Los océanos cubren alrededor de dos tercios de la superficie de la Tierra y son los verdaderos pulmones del planeta, ya que generan la mayor parte del oxígeno que respiran los seres vivos. Desafortunadamente, las superficies marinas se encuentran amenazadas a causa de algunas prácticas humanas como el vertido de residuos plásticos, según apunta Naciones Unidas. Los plásticos están presentes en materiales de construcción, en multitud de productos textiles y en casi cualquier objeto cotidiano. Una vez usados, suelen terminar en vertederos donde son incinerados o reciclados, pero las toneladas de fragmentos plásticos que se acumulan en el mar demuestran que, en otras ocasiones, llegan a los océanos a través de las vías fluviales o de los sistemas de drenaje de aguas en las zonas urbanas.  
En el Día Mundial de los Océanos, te mostramos cuánto tardan en descomponerse los productos plásticos más habituales en el mar: Pincha en el icono de la parte inferior de la derecha para ampliar Entre los objetos más frecuentes vertidos en el océano, se calcula que una botella de plástico tardaría, al menos, 500 años en degradarse en el fondo marino, un tiempo equiparable al que ha pasado desde que nació Cervantes. Incluso más tardaría un hilo de pesca, que se descompondría en 600 años aproximadamente, tanto como el tiempo que hace desde que Colón llegó a América. Un vaso de plástico o una bolsa depositados en el océano en el momento en que el hombre pisó la luna por primera vez empezarían a descomponerse en la actualidad, pasados 50 años como mínimo. Serían 100 años los que tardaría en descomponerse un mechero —equivalentes al centenario del hundimiento del Titanic— y, entre 10 y 20, la suela de un zapato. Por su parte, las colillas, uno de los objetos más comunes encontrados en los océanos según Ocean Conservancy, tardarían entre 1 y 5 años en descomponerse. El tiempo de degradación del plástico depende de su composición y de las condiciones ambientales a las que se expone (luz solar, oxígeno, agentes externos) y, como señala Greenpeace, la descomposición del plástico en los océanos es mucho más lenta que en tierra. Aunque el oleaje acelera la degradación del plástico, cuando éste baja de la superficie y queda cubierto por materia orgánica o inorgánica presente en el mar, se expone en menor medida a la luz solar. De esta manera, disminuyen las temperaturas y el oxígeno que recibe el objeto, lo que retrasa su descomposición. Es posible encontrar plásticos en todos los océanos del mundo, desde el Ártico hasta el Antártico. No en vano, Greenpeace denuncia cinco áreas de concentración con la apariencia de "islas" o "sopas" de plástico en las zonas donde convergen las corrientes marinas: una en el Índico, dos en el Atlántico y dos en el Pacífico. ep

Fuente: Reciclaje de Residuos
----------------
Cosméticos, pintura, cables, medicamentos o pintauñas, hallados en altas concentraciones en los cetáceos.
 

La ONG WWF revela en un informe un conjunto de investigaciones innovadoras en las que analiza el impacto por contaminación plástica en el noroeste del mar Mediterráneo.
Altas concentraciones de ftalatos, un compuesto tóxico que se encuentra en plásticos, cosméticos, pinturas, cables, medicamentos o esmalte de uñas, han sido halladas en el interior de los cetáceos en el Mediterráneo, según un informe elaborado por WWF y que alerta sobre las ballenas envenenadas por contaminación plástica y que la ONG publica con motivo del Día Mundial de los océanos. Precisamente, este 8 de junio en que Nueva York acoge la primera conferencia de las Naciones Unidas sobre el océano, la ONG revela en un informe un conjunto de investigaciones innovadoras en las que analiza el impacto por contaminación plástica en el noroeste del mar Mediterráneo. La ONG ha practicado biopsias a casi 100 mamíferos marinos de tres especies de ballenas que viven en el Santuario de Pélagos, el área marina protegida más grande del Mediterráneo, ubicada entre Italia, Francia y Cerdeña. WWF ha estudiado durante los últimos 17 años. WWF promovió el establecimiento del Santuario de Pélagos en 2002 y ha invertido los últimos diecisiete años en el estudio y protección de los cetáceos que se reproducen allí. Los resultados de la investigación indican la extensión de la contaminación plástica más allá del Santuario en todo el mar Mediterráneo. Las conclusiones muestran la "alta contaminación" de los cetáceos debido a los ftalatos, un componente de los plásticos comúnmente encontrados en embalajes, cortinas de baño, cables, barnices, medicamentos, pinturas y también en productos como esmaltes de uñas, lacas y perfumes. La concentración media de DEHP (el ftalato más tóxico) hallada en el tejido seco de las ballenas fue de 1.060 microgramos/kg (la concentración se considera alta cuando es superior a 300 microgramos/kg), lo que supone más del triple. Los ftalatos son tóxicos para los seres humanos y los animales y tiene posibles efectos nocivos en la fertilidad y el desarrollo del feto. Se trata de disruptores endocrinos y algunos de ellos se clasifican como cancerígenos. En la actualidad, la producción mundial de ftalatos es de 3 millones de toneladas al año. Con motivo del Día Mundial de los Océanos, WWF recuerda que cada día llegan al mar entre 4,8 y 12,7 millones de toneladas métricas de plástico, el 93 por ciento de las cuales son procedentes del consumo. Casi 269.000 toneladas de basura plástica flotan en los océanos, formadas por 5.000 millones de partículas. Bajo el efecto del sol y las olas, el plástico se convierte en partículas más pequeñas (menores de 5 milímetros) llamadas microplásticos, que tardan varios siglos en desintegrarse. La ONG indica también que el mar Mediterráneo es la sexta región más alta en acumulación de desechos plásticos en el planeta, con una estimación de entre 1.000 y 3.000 toneladas de plástico, lo que supone unas 115.000 partículas microplásticas por km2 que flotan en las aguas superficiales. "El mar Mediterráneo es asfixiado todos los días por la pintura los productos cosméticos y las bolsas de plástico. Nuestra sociedad produce toneladas de plásticos con efectos irreversibles en nuestros océanos. En el Día Mundial de los Océanos, instamos a los consumidores, la industria, los gobiernos y las ciudades costeras a eliminar el uso de plástico, así como a recoger y reciclar residuos de plástico", ha manifestado el líder de la Iniciativa Marina Mediterránea de WWF, Giuseppe Di Carlo. ep

Fuente: Naturaleza

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente