Los elefantes rara vez tienen cáncer gracias a genes reparadores

En la ruleta rusa del cáncer hay un mamífero que tiene más probabilidades que ninguno de ganar. Estamos hablando del elefante, un animal que a pesar de su gran volumen, tener cien veces más células que los humanos y una esperanza de vida media de setenta años, rara vez muere por culpa de esta enfermedad.

Javier Ricou

Diversos estudios han constatado que el cáncer afecta a uno de cada veinte elefantes, cuando entre los humanos la prevalencia es de uno entre cada cinco. Conclusiones que hace décadas son motivo de investigación por parte de la comunidad científica, desconcertada por la poca incidencia del cáncer entre los elefantes, pues lo lógico sería pensar que las probabilidades de padecer enfermedades aumentan cuanto mayor es el tamaño de un ser vivo. Así que la pregunta que había que resolver era: ¿por qué los elefantes, la especie más grande de los mamíferos, esquivan el cáncer?
La incidencia del cáncer en los elefantes es la más baja de los mamíferos; no llega al 5% de ejemplares (Getty)

Un estudio publicado en la revista Cell Reports realizado por investigadores de la Universidad de Chicago concluye que estos animales tienen genes especiales en sus células capaces de reparar el ADN dañado y mutado, lo que les protege de los tumores. En la primera fase de ese estudio se descubrió que los elefantes tienen viente copias de un gen llamado p53 (los humanos sólo tenemos una) que es capaz de reparar el daño celular provocado por el cáncer. Más tarde se descubrieron en esos grandes mamíferos otros tres genes que realizan la misma función. Es como si hubieran evolucionado genéticamente para protegerse de esa enfermedad, lo que no ha pasado con la especie humana.
Es este último estudio se detalla cómo el gen p53 se encarga de buscar células con ADN mal copiado, mientras que otro de los genes identificados (el LIF6) elimina la células mutadas antes de que puedan desarrollar el tumor.
Ahora la esperanza es que estos avances en los estudios sobre la incidencia del cáncer entre los elefantes sirvan para desarrollar o descubrir nueva información sobre la afectación de esta enfermedad entre los seres humanos, con una esperanza de vida similar a la de esos grandes mamíferos. Una de las mayores sorpresas de los investigadores fue descubrir que uno de esos genes reparadores de las células dañadas (el LIF6) murió o desapareció del ADN de los elefantes hace millones de años. Ahora ha vuelto a la vida para curar el cáncer y se le ha bautizado como “el gen zombi”.

Fuente: https://www.lavanguardia.com/natural/20180827/451480237745/elefantes-africa-cancer-genes.html

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques