Ecocidio: cuando un trastorno psicológico se vuelve normal

Hay alrededor de 200 formas clasificadas de enfermedades mentales, y esta es una que me gustaría agregar a la lista. La "ecopsicopatía" se puede describir como una “falta de empatía, conexión o sentido de responsabilidad con el mundo natural, que resulta en su abuso y explotación”.

Steve Taylor


La incapacidad de empatizar es la característica principal de la psicopatía. Los psicópatas están desconectados emocionalmente de otras personas, que solo son objetos para ellos. No tienen un “sentimiento de compañerismo”, ninguna habilidad para sentir lástima o culpa. Esto les permite cometer actos de crueldad y explotación que irían mucho más allá de los seres humanos normales. Como no tienen sentimientos por los demás, no hay nada que les impida infligirles el sufrimiento y explotarlos por sus propios medios.
Esta es una descripción perfecta de la actitud de nuestra cultura hacia el mundo natural. Muchos de los pueblos indígenas del mundo sienten una conexión con la naturaleza que nosotros, los “civilizados”, parece que hemos perdido. Los pueblos indígenas perciben un carácter sagrado en la naturaleza, sienten que comparten su ser con ella y, por lo tanto, se muestran reacios a dañarla.
Esto está tipificado por el hombre santo de Lakota, Black Elk, quien dijo: “Cada paso que demos sobre la Tierra debe realizarse de manera sagrada; cada paso debe tomarse como una oración".
Por otro lado, la actitud ecopsicopática de la cultura dominante considera que la naturaleza no es más que un suministro de recursos. Las cosas naturales son objetos. Solo tienen valor en la medida en que pueden suministrarnos materias primas. No están vivos, no son sagrados y no merecen nuestro respeto. No podemos empatizar con la naturaleza, de la misma manera que los psicópatas no pueden empatizar con otros seres humanos.
Las consecuencias de este trastorno son enormes, y superan enormemente a las de cualquier otra condición psicológica. En un nivel inmediato, la ecopsicopatía produce una degradación de nuestro entorno de vida que causa dislocación y malestar. Como han demostrado los campos de la ecopsicología y la ecoterapia, los seres humanos tienen un fuerte sentido de conexión con la naturaleza. Nos sentimos como en casa, porque ha sido nuestro hogar durante cientos de miles de años. El contacto con la naturaleza nos cura. La falta de contacto con la naturaleza nos perjudica.
En un nivel más macrocósmico, la ecopsicopatía amenaza la supervivencia de la raza humana. El punto final de nuestra actitud explotadora y manipuladora hacia el mundo natural es sin duda la completa interrupción de los frágiles ecosistemas de los que depende nuestra vida. Esta interrupción ya está en marcha, lo que resulta en la extinción masiva de otras especies (a razón de cien por día, según algunas estimaciones). Y si no se modifica, la vida humana se volverá cada vez más desafiante, hasta que suframos consecuencias cataclísmicas.
Los pueblos indígenas siempre han reconocido que sufrimos de ecopsicopatía, aunque no hayan usado ese término. Casi desde el primer momento en que los europeos llegaron a sus costas, los indios se horrorizaron por su actitud de explotación hacia la tierra, su determinación de desgarrar la superficie de la tierra para destrozarla en búsqueda de recursos y riqueza. Como se dice que el Jefe Seattle dijo en 1854, “su apetito [del hombre blanco] devorará la Tierra y solo dejará un desierto”.
Quizás no todo está perdido sin embargo. Afortunadamente, puede haber una diferencia esencial entre la ecopsicopatía y la psicopatía. La mayoría de los psicólogos creen que la psicopatía es incurable. Pero esto puede no ser el caso de la ecopsicopatía.
Si bien nuestra cultura general está afectada por la ecopsicopatía, hay muchos millones de personas que sienten un fuerte sentimiento de empatía hacia la naturaleza. Muchos de nosotros nos sentimos horrorizados por el abuso sistemático del mundo natural por parte de nuestra cultura, como lo han estado siempre los nativos americanos.
Quizás haya un cambio cultural en marcha. Tal vez estamos empezando a recordar algo que otros pueblos siempre han sabido: que no vivimos en el mundo, somos parte de él. Cuando abusamos de la naturaleza, solo estamos abusando de nosotros mismos. Estamos conectados con la naturaleza, ya sea que estemos conscientes de ello o no. Y nuestra supervivencia depende de ser capaces de sentir esta conexión.


Texto original en inglés. 
Fuente: https://www.ecoportal.net/temas-especiales/ecocidio-cuando-un-trastorno-psicologico-se-vuelve-normal/ - Imagenes: ‪Michelle Wilson‬

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques