Planeta en crisis: El calentamiento que nos invade

A finales de 2013, escribí un artículo para Tom Dispatch titulado “¿Estamos cayendo por el precipicio climático?". Incluso entonces, estaba ya lo suficientemente claro que íbamos de cabeza hacia ese precipicio. Más de cinco años después, una lectura sobria de la última ciencia del cambio climático indica que estamos realmente ya en caída libre. La pregunta no es ya si vamos a fracasar o no, sino cómo vamos a comportarnos en la era del fracaso.

Dahr Jamail
Me encuentro en lo alto de Rush Hill, en la remota isla de St. Paul,en Alaska. Si bien solo tiene unos 200 metros de altura,brinda una vista de 360 grados de esta parte –alrededor de 21 kilómetros de largo por 11 de ancho- de las islas Pribilof que está cubierta de tundra. Mientras la capucha de mi chubasquero se agita al compás del frío viento, clavo la mirada en las aguas plateadas del mar de Bering.El viento, siempre presente, azota la superficie formando un caos de olas espumosas y niebla.
El antiguo cono de escoria en el que estoy posado me recuerda que St. Paul fue, hace ya mucho tiempo, uno de los últimos lugares en los que podían encontrarse mamuts lanudos en América del Norte. Estoy aquí haciendo una investigación para mi libro The End of Ice . Y eso, a su vez, me devuelve a la nueva realidad en estas aguas del norte: con todo lo frías que siguen siendo, la perturbación climática causada por el hombre las está calentando lo suficiente como para amenazar con un posible colapso de la red alimenticia que sostiene esta isla de los unangan, sus habitantes aleutas , también conocidos como “el pueblo de las focas”. Dada el nivel con el que su cultura está vinculada a un estilo de vida de subsistencia, junto con la nueva realidad de que el número de focas, aves marinas y otras especies marinas que cazan o peces están disminuyendo, ¿cómo podría no afectarles esta crisis?
Mientras estuve en St. Paul hablé con muchos ancianos tribales que me contaron historias sobre menor cantidad de peces y aves marinas, tormentas más severas y temperaturas más cálidas, pero lo que más me impactó fueron sus relatos sobre el desplome de las poblaciones de focas peleteras. Dijeron que las madres de las focas tenían que nadar mucho más lejos para encontrar comida para sus crías y que los bebés morían de hambre antes de que pudieran regresar.
La difícil situación de esas focas en dramático declive podría convertirse en la situación de los propios Unangan, y en las próximas décadas, a medida que aumente la turbulencia del clima, podría ser también la situación de todos nosotros.
Durante la época de cría, las tres cuartas partes de la población de lobos marinos del Norte se hallan en las islas Pribilof. Pueden bucear hasta casi 180 metros de profundidad en busca de calamares y peces pequeños 
(Foto: Dahr Jamail)

 Justo antes de volar a St. Paul, me encontré con Bruce Wright en Anchorage, Alaska. Es un experimentado científico de la Asociación Aleutiana de las Islas Pribilof, ha trabajado para el Servicio Nacional de Pesquerías Marinas y fue jefe de sección de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica durante once años. “No vamos a poder detener este choque de trenes”, me asegura con gravedad. “Ni siquiera estamos tratando de frenar la producción de CO2 [dióxido de carbono] y hay ya suficiente CO2 en la atmósfera”.
Al describir el calentamiento, las aguas cada vez más ácidas alrededor de Alaska y el daño causado a la red alimenticia marina, recordó un momento de hace unos 250 millones de años, cuando los océanos experimentaron cambios similares y el planeta padeció sucesos de extinción masiva “motivados por la acidez del océano. La extinció n masiva del Pérmico, donde despareció el 90% de las especies, eso es lo que estamos viendo ahora”.
Termino la entrevista con gran pesar, meto el ordenador portátil en mi mochila, me pongo la chaqueta y le doy la mano. Sabiendo que estoy a punto de volar a St. Paul, Wright tiene una última cosa que decirme mientras me acompaña: “Las Pribilofs fueron el último lugar donde sobrevivieron los mamuts porque allí no había gente para cazarlos. Nosotros nunca hemos experimentado la situación hacia la que nos encaminamos. Tal vez las islas se conviertan en un refugio para una población humana”.
Un fracaso que es nuestro
Al menos durante dos décadas pude encontrar consuelo en las montañas. Viví en Alaska desde 1996 hasta 2006, y pasé más de un año de mi vida escalando los glaciares de Denali y otros picos en la cordillera de Alaska. Sin embargo, fueron momentos agridulces para mí, ya que los dramáticos impactos del cambio climático se estaban manifestando rápidamente, incluidos el veloz retroceso de los glaciares y las temperaturas invernales más cálidas.
Después de años de guerra y de informar después sobre el cambio climático, me retiraba regularmentea las montañas para recuperar aliento. Cuando llenaba mis pulmones de aire alpino, mi corazón se tranquilizaba y podía sentir mi arraigo en la Tierra.
El glaciar Gulkana, al igual que la mayoría de los glaciares del mundo, pierde masa a toda velocidad. Algunos expertos predicen que todos los glaciares alpinos del mundo habrán desaparecido en 2100. (Foto: Dahr Jamail)

Más tarde, mis investigaciones en los libros me llevarían de vuelta a los glaciares de Denali, que están contrayéndose rápidamente, y también al Parque Nacional Glacier en Montana. Allí conocí al Dr. Dan Fagre, un ecologista investigador del Servicio Geológico de los Estados Unidos y director del Proyecto de Cambio Climático en los Ecosistemas de las Montañas. “Esto es una explosión”, me aseguró, “una explosión nuclear de cambio geológico. Esto... supera la capacidad de adaptación normal. La hemos lanzado a toda marcha y hemos quitado las manos del volante”. En el parque para el que trabaja, a pesar de su nombre,está básicamente garantizado que no habrá glaciar activo alguno en 2030, en tan solo once años a partir de ahora.
Mi investigación me llevó también a la Universidad de Miami, Coral Gables, donde conocí al presidente del Departamento de Ciencias Geológicas, Harold Wanless, un experto en el aumento del nivel del mar.
Le pregunté qué diría a las personas que piensan que todavía tenemos tiempo para mitigar los impactos del desenfrenado cambio climático. “No podemos deshacer esto”, respondió. “¿Cómo vas a enfriar el océano? Hemos llegado ya a ese punto”.
Para subrayar ese aspecto, Wanless me dijo que, en el pasado, el dióxido de carbono había variado de aproximadamente de 180 a 280 partes por millón (ppm) en la atmósfera a medida que la Tierra pasaba de los períodos glacial a interglacial. Vinculado a esta fluctuación de 100 ppm hubo un cambio de aproximadamente 30 metros en el nivel del mar. “Cada aumento de 100 ppm del CO2 en la atmósfera nos da 30 metros de aumento en el nivel del mar”, me dijo. “Esto sucedió cuando entramos y salimos de la Edad del Hielo”.
Como conocía, desde que comenzó la revolución industrial el CO2 atmosférico ha aumentado ya de 280 a 410 ppm. “Esa cifra representa 130 ppm en los últimos 200 años”, le señalé. “Lo que equivale a un aumento de 39 metros en el nivel del mar que ya está incorporado al sistema climático de la Tierra”.
Me miró y asintió con tristeza. No pude evitar pensar en esa realidad como un saludo de despedida a las ciudades costeras, desde Miami a Shangai .
En julio de 2017, viajé al Campamento 41, en el corazón de la selva amazónica brasileña, que forma parte de un proyecto fundado hace cuatro décadas por Thomas Lovejoy, conocido por muchos como el “padrino de la biodiversidad”. Mientras lo visitaba, también me reuní con Vitek Jirinec, un ornitólogo de la República Checa que había ido ocupando once posiciones diferentes de vida silvestre desde Alaska hasta Jamaica. En ese proceso, se había familiarizado demasiado bien con los signos de colapso biológico entre las aves que estaba estudiando. Había observado cómo algunas poblaciones del Amazonas, como el ojeador de cola negra, disminuían en un 95%; había observado cómo los mosquitos en Hawai estaban matando poblaciones de aves nativas; había explorado cómo la intrusión de agua salada en el permafrost de Alaska estaba cambiando los hábitats de las aves allí.
El ornitólogo Vitec Jirine en el Campamento 41. Algunas especies de pájaros del Amazonas han disminuidoya en un 95% desde la década de 1980 (Foto: Dahr Jamail)

 Su tono se volvió sombrío cuando debatimos sobre su investigación y una nota de ira se deslizó lentamente en su voz. “El problema de las poblaciones de animales y plantas que quedaron aisladas dentro de varios fragmentos [de su hábitat] bajo circunstancias que son insostenibles a largo plazo, han comenzado a aparecer en toda la superficie terrestre del planeta. Las consabidas preguntas se reitera nuna vez más: ¿Cuántos gorilas de montaña quedan enlas laderas boscosas de los volcanes Virunga, a lo largo de las fronteras compartidas de la República Democrática del Congo, Uganda y Ruanda? ¿Cuántos tigres viven en la Reserva de Tigres de Sariska, en el noroeste de la India? ¿Cuántos quedan? ¿Cuánto tiempo pueden sobrevivir?”.
A medida que continuaba hablando, la ira se iba haciendo cada vez más palpable en su voz, especialmente cuando comenzó a exponer cómo la “biogeografía de las islas” había llegado al continente y lo que estaba sucediendo, a causa del desarrollo humano, con las poblaciones de animales aisladas en fragmentos de tierra en lugares como la selva del Amazonas. “¿Cuántos osos pardos ocupan el ecosistema de North Cascades, una parcela separada de bosque montañoso a lo largo de la frontera norte del estado de Washington? No son suficientes. ¿Cuántos osos pardos europeos hay en el Parque Nacional de los Abruzos en Italia? No son suficientes. ¿Cuántas panteras de Florida en el Big Cypress Swamp? No son suficientes. ¿Cuántos leones asiáticos en el Bosque de Gir? No son suficientes... El mundo está ya hecho añicos”.
“Doce años terroríficos”
En octubre de 2018, quince meses después de que las palabras de Jirinec hicieran que se me saltaran las lágrimas en la Amazonía, los principales científicos del clima elaboraron un informe para el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (PICC) de la ONU que nos advierte que solo nos quedan una docena de años para limitar los impactos catastróficos del cambio climático. La clave de esto es lo siguiente: ya hemos calentado el planeta un grado centígrado. Si no logramos limitar ese proceso de calentamiento a 1,5 grados, incluso medio grado más de ese límite empeorará significativamente el calor extremo, las inundaciones, las sequías generalizadas y los aumentos del nivel del mar, entre otros fenómenos sombríos. El informe se ha convertido en el punto central de las conversaciones entre los progresistas políticos estadounidenses, quienes, como en el caso de la periodista y activista Naomi Klein , hablan ya de los "doce años terroríficos" que nos quedan para reducir las emisiones de combustibles fósiles.
No obstante, incluso en este enfoque se plantea un problema. Se supone que las conclusiones científicas en el informe del PICC son completamente sólidas. Sin embargo, es bien sabido que ha habido un elemento político que se ha incorporado al proceso científico del PICC, basado en la necesidad de que haya tantos países como sea posible a bordo del Acuerdo del Clima de París y otros intentos de refrenar el cambio climático. Para conseguirlo, esos informes tienden a utilizar un mínimo común denominador en sus proyecciones, lo que hace que su ciencia sea excesivamente conservadora (es decir, excesivamente optimista).
Además, los nuevos datos que sugieren la posibilidad de una voluntad política confluyendo por todo el planeta para cambiar la economía global, dejando totalmente fuera los combustibles fósiles en un futuro razonablemente cercano, son esencialmente una fantasía. Y eso es así aunque, para marcar la diferencia, pudiéramos eliminar bastante de los cientos de miles de millones de toneladas de CO2 que ya se encuentran en nuestra sobrecargada atmósfera (por no hablar del aumento de temperatura que están ya sufriendo los océanos).
“Llegar al objetivo de no superar los 1,5ºC es un desafío extraordinario y no estamos nada próximos a lograrlo", dijo Drew Shindell, un científico del clima de la Universidad de Duke y coautor del informe del PICC, a The Guardian apenas unas semanas antes de que se publicara. “Si bien es técnicamente posible, es extremadamente improbable sino hay un cambio real en la forma en que evaluamos el riesgo. Y no estamos nada cerca de lograrlo”.
De hecho, incluso los mejores escenarios muestran que nos dirigimos a un calentamiento de al menos tres grados y, en términos realistas, vamos camino, sin duda, de que esa cifra sea bastante más alta en el año 2100, cuando no mucho antes. Tal vez por eso Shindell fue tan pesimista.
Por ejemplo, un estudio publicado en la revista Nature , que apareció también en octubre, mostraba que, durante el último cuarto de siglo, los océanos han absorbido un 60% más de calor por año de lo estimado en el informe del PICC de 2014. El estudio subrayaba que, de hecho, los océanos del globo han absorbido ya el 93% de todo el calor que los humanos han agregado a la atmósfera, que la sensibilidad del sistema climático ante los gases de efecto invernadero es mucho mayor de lo que se pensaba y que el calentamiento planetario está mucho más avanzado que el que se había previamente percibido.
Para darles una idea de la cantidad de calor que han absorbido los océanos: si ese calor hubiera ido a parar a la atmósfera, la temperatura global sería 36ºC más alta que la actual . Para aquellos que piensan que todavía quedan doce años para cambiar las cosas, la pregunta planteada por Wanless parece dolorosamente adecuada: ¿Cómo eliminamos todo el calor que han absorbido ya los océanos?
Dos semanas después de que saliera el artículo de Nature, un estudio en Scientific Reports advertía que la extinción de especies animales y vegetales debido al cambio climático podría llevar a un “efecto dominó” que podría, finalmente, aniquilar la vida en el planeta. Se sugería que los organismos se extinguirán a velocidades cada vez más rápidas porque dependen de otras especies que también están en vías de desaparecer. Es un proceso que el estudio llama “coextinción”. Según sus autores, un aumento de cinco a seis grados Celsius en las temperaturas globales promedio podría ser suficiente para aniquilar a la mayoría de las criaturas vivientes de la Tierra.
Poniendo esta información en perspectiva: solo un aumento de dos grados dejará inundadas decenas de las megaciudades costeras del mundo, gracias principalmente al deshielo de las capas de hielo en Groenlandia y la Antártida, así como a la expansión térmica de los océanos a medida que se calientan. Habrá 32 veces más olas de calor en la India y casi 500 millones más de personas sufrirán escasez de agua. Con tres grados más, el sur de Europa estará en permanente sequía y el área quemada anualmente por incendios forestales en los EE. UU. se multiplicará por seis. Vale la pena señalar que estos impactos pueden ya incorporarse al sistemaaunque todos los países que firmaron el Acuerdo del Clima de París cumplieran plenamente sus compromisos, que la mayoría de ellos no está cumpliendo actualmente.
Con cuatro grados más, los rendimientos globales de grano podrían reducirse a la mitad, lo que probablemente provocaría crisis alimentarias anuales en todo el mundo (además de más guerras, conflictos generales y migraciones que en la actualidad).
La Agencia Internacional de la Energía ha demostrado ya que, de mantener nuestro actual sistema económico alimentado con combustibles fósiles, está prácticamente garantizado un aumento de seis grados en la temperatura de la Tierra antes de 2050. Y si no fuera suficiente con eso, un análisis de 2017 de las gigantes del petróleo BP y Shell indicaba que se esperaba que el planeta fuera cinco grados más cálido a mediados de siglo.
Escuchando aunque digamos adiós
Se ha estimado que entre 150 y 200 especies de plantas, insectos, aves y mamíferos se extinguencada día. En otras palabras, durante los dos años y medio que estuve trabajando en mi libro, pueden haberse extinguido 136.800 especies.
Nos queda un tiempo limitado para coexistir con partes significativas de la biosfera, incluidos los glaciares, los corales y miles de especies de plantas, animales e insectos. Vamos a tener que aprender a decirles adiós, parte de lo cual debe implicar hacer cuanto podamos humanamente para salvar lo que quede, aun sabiendo que las probabilidades están en nuestra contra.
Para mí, mis despedidas implicarán pasar tanto tiempo como pueda en los glaciares del Parque Nacional Olímpico del estado de Washington y en el Parque Nacional de las Cascadas del Norte, cerca de donde vivo, o, mucho más modestamente, en los árboles de mi casa todos los días. No está claro, después de todo, cuánto tiempo queda para que esas áreas forestales permanezcan totalmente intactas. A menudo visito un pequeño altar natural que he creado en medio de un círculo de árboles de cedro que crecen alrededor de un árbol madre en descomposición. En este lugar mágico, lamento y expreso mi gratitud por la vida que todavía sigue aquí. También voy a escuchar.
¿A dónde van a ir Vds. a escuchar? Y ¿qué están escuchando?
Para mí, estos días, todo comienza y termina haciendo cuanto puedo para escuchar a la Tierra, haciendo todo lo posible para comprender cómo puedo servirla mejor, cómo puedo dedicarme a hacer cuanto esté en mi mano por el planeta, sin que me importe que, durante esta época de la historia humana, el pronóstico sea cada vez más desolador.
Tal vez si escuchamos con suficiente profundidad y regularidad, nosotros mismos acabemos convirtiéndonos en la canción que este planeta necesita escuchar.

Dahr Jamail , colaborador habitual de TomDispatch , es autor de “The Will to Resist: Soldiers Who Refuse to Fight in Iraq and Afghanistan” (Haymarket Books, 2009) y “Beyond the Green Zone: Dispatches From an Unembedded Journalist in Occupied Iraq” (Haymarket Books, 2007). Su ultimo libro, recientemente publicado, es “ The End of Ice: Bearing Witness and Finding Meaning in the Path of Climate Disruption ” (The New Press).   Jamail estuvo informando desde Iraq durante más de un año, al igual que en los últimos diez años desde Líbano, Siria, Jordania y Turquía. Ha sido galardonado, entre otros, con el premio Martha Gellhorn de periodismo de investigación y, en 2018, con el Izzy Awardfor Outstanding Achievement in Independent Media .
Fuente: http://www.tomdispatch.com/blog/176516/ - Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández - Imagen de portada:
Sandor Alejandro Gerendas-Kiss

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques