Poder judicial todavía no está preparado para juzgar delitos ambientales




Adital -
El medio ambiente fue uno de los temas tratados en el V Forum Mundial de Jueces, que tuvo lugar en Belem, Pará. La propuesta fue señalar el papel del poder judicial en las cuestiones ambientales y presentar el panorama y las soluciones para el problema urgente de la crisis ambiental. En la mesa, además de magistrados brasileros renombrados en el área, estaba otra persona que entiende bien del asunto, la ambientalista, senadora y ex-ministra del Medio Ambiente, Marina Silva.
La ponencia realizada por el juez de apelación Wladimir Passos de Freitas, de Paraná, mostró bien cuánto falta todavía en la preparación de la esfera del poder judicial frente a la enorme incumbencia que es juzgar delitos de orden ambiental. Desactualización de la academia, poco uso de las herramientas de la informatización, códigos penales totalmente desfasados y el propio desinterés en conocer la realidad in loco fueron algunos de los puntos indicados por él, en su presentación titulada "El papel del poder judicial en la protección del medio ambiente".

"Las acciones hoy pasaron a ser colectivas. No son más individuales. No se tiene la preparación para esto. El código está todo pautado en el derecho individual. Actualmente tenemos problemas ambientales. No es un problema de la fauna, del agua, de la tierra, del hombre que vive allá. ¡Es todo!", afirmó.

Agregó que la mayoría de las facultades no poseen la materia Derecho Ambiental. Y que los profesores siguen desactualizados dando sus clases como hace mucho tiempo, en la más completa falta de sintonía con la realidad que hoy es notoria.
Para él, es necesario que haya sensibilidad y tener en cuenta aspectos interdisciplinarios de las causas ambientales, que se complementan con la económica y con la social. Además, sería necesario que los concursos públicos pasaran a exigir cuestiones de derechos ambientales. "Sólo tienen que tener creatividad. Los jueces tienen que salir de sus despachos", afirmó.
En tanto los jueces no salgan de sus escritorios, otras personas militan de frente para defender aquello que conocen bien. Y de cerca. Marina Silva es una de ellas. En su disertación, afirmó que desde muy temprano los ambientalistas han llamado la atención sobre la cuestión de la Amazonia y sobre la crisis ambiental.
"Durante mucho tiempo los ambientalistas vienen pidiendo a otros sectores para que se haga algo por el medio ambiente. Con seguridad, serán los ambientalistas los que podrán hacer algo por el desarrollo. Porque si no se hace nada no habrá desarrollo en el futuro", dijo.
Pensar en las generaciones futuras es fundamental para que se tenga la idea afirmada de un "proyecto anticipatorio". "Yo puedo tener un proyecto anticipatorio de tener la selva amazónica, de tener el acuífero guaraní sin contaminación. Yo puedo tener un proyecto anticipatorio para obtener tierra fértil, agua potable y aire puro. Aún más, si consideramos que la Amazonia es responsable de cerca de 20.000 millones de toneladas de agua por día. Cerca del 26% del agua que va hacia los océanos es producida por la Amazonia. Y la lluvia que se produce en la región sur y sudeste es producida por la Amazonia. Destruyan la Amazonia y vamos a tener sequía en regiones en las que ni sabremos como lidiar con ella, o hasta incluso desertificación. Entonces es necesario tener un proyecto anticipatorio para aquellos que todavía no nacieron", afirmó.
La senadora habló además sobre la posibilidad real de una población de refugiados ambientales a causa del cambio climático en el mundo: "Podemos tener más de 25 millones de personas, de un momento para el otro, como refugiados ambientales. Ya tenemos millones y millones de hectáreas que se vuelven desierto todos los días en función del cambio del sistema climático".

Ana Rogéria, editora de Adital, desde Belem (PA), Brasil
Traducción: Daniel Barrantes - barrantes.daniel@gmail.com

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques