Seis multinacionales tienen el control de los transgénicos en el mundo.

18 millones de agricultores sembraron semillas modificadas genéticamente

Sylvia Ubal
Barómetro Internacional

La ingeniería genética es una tecnología completamente nueva, utilizada por los científicos para manipular el ADN de los organismos vivos. La ingeniería genética, o modificación genética de las plantas comenzó a desarrollarse en los laboratorios en los años '80, con grandes promesas de alimentar al mundo y acabar con la desnutrición. Según se desprende del elaborado por el International Service for the Acquisition of Agri-Biotech (ISAAA), la superficie mundial de cultivos modificados genéticamente (MG) superó las 178,2 millones de hectáreas en 2013, un incremento del 2,7% respecto al año anterior. En los últimos 19 años, la superficie cultivada con semillas MG ha pasado de 1,7 millones de hectáreas en 1996 a superado las 175 millones de hectáreas.
Un total de 18 millones de agricultores sembraron semillas MG durante 2013. Más del 90% de de éstos (16,5 millones) fueron pequeños agricultores de países en vías de desarrollo. De los 27 países que sembraron que apostaron por estas semillas en 2013, 8 fueron industrializados y 19 corresponden a países en vías de desarrollo. Es la segunda vez desde que se empezaran a sembrar semillas MG en 1996 que la superficie cultivada en países en vías de desarrollo supera a la de los países industrializados.
Brasil es el país que ha incrementó más la siembra de cultivos biotecnológicos en 2013, desde hace 5 años lleva la delantera. Durante el pasado año Brasil incrementó en 3,7 millones de hectáreas la superficie cultivada con semillas MG. es el segundo mayor productor de cultivos MG del mundo representando el 23% del total sembrado a nivel global. Este porcentaje crece hasta el 40% en el caso de Estados Unidos.
El 54% de las semillas corresponde a América Latina, Asia y África
El 54% del total de hectáreas sembradas con semillas MG en 2013 corresponde a los países de América Latina, Asia y África, con un incremento conjunto de 94 millones de hectáreas. Estados Unidos, Canadá y Europa representan el 46% del total sembrado.
Los diez países con más de 1 millón de hectáreas cultivadas, fueron: Estados Unidos (70,1 millones de hectáreas), Brasil (40,3 millones de hectáreas), Argentina (24,4 millones de hectáreas), India (11 millones de hectáreas), Canadá (11,8 millones de hectáreas), China (4,2 millones de hectáreas), Paraguay (3,6 millones de hectáreas), Sudáfrica (2,9 millones de hectáreas), Pakistán (2,8 millones de hectáreas), Uruguay (1,5 millones de hectáreas) y Bolivia (1,8 millones de hectáreas). México, Colombia, Sudán y España (1 millón de hectáreas). La clasificación continúa con menos de 1 millón de hectáreas Chile, Honduras, Portugal, Cuba, República Checa, Costa Rica, Rumanía y finalmente Eslovaquia, Filipinas con 0’8 millones de hectáreas, Australia con 0’6 millones de hectáreas, Burkina Faso con 0’5 millones de hectáreas, Myanmar con 0’3 millones de hectáreas.
Seis empresas multinacionales tienen el control de las variedades genéticas
Todas las semillas transgénicas en el mundo son controladas por seis empresas transnacionales químicas: Monsanto, Syngenta, DuPont, Dow, Bayer, BASF. Estas son empresas para el control del mercado de los agricultores de granos, venta de semillas casadas con los agrotóxicos que ellos mismos producen (herbicidas, insecticidas, etc.). Además Monsanto se ha hecho famosa como villano global, tiene un récord criminal que incluye, entre otros crímenes, desastres ambientales graves y en contra de la vida humana. Una vez expuestos, intentó evadir su culpa, tratando de distorsionar la realidad con mentiras y / o corrupción.
El hecho de que todos los OMG están patentados y que la contaminación es un delito para las víctimas, significa que cualquier país que autoriza los transgénicos da su soberanía de distancia, tienen sus manos atadas a los diseños y las decisiones de las pocas multinacionales para cumplir sus motivos que se benefician. Además autoriza a estas empresas la plantación GMs significa regalar nuestra tierra, nuestras aguas y nuestra soberanía alimentaria a un puñado de criminales a gran escala, un crimen organizado legal.
En Venezuela el día 22 de abril de 2002, en ese entonces el Presidente de la República Hugo Chávez en su programa Aló Presidente, sentenció que en Venezuela quedaba totalmente prohibida cualquier plantación y/o cosecha de transgénicos y en ese momento se echó para atrás un contrato del Ejecutivo con la transnacional Monsanto, para vender este tipo de semillas.
Científicos de 82 países del mundo denuncian los peligros de los Transgénicos
815 científicos de 82 países del mundo hicieron una carta abierta donde marca la preocupación por los peligros que representan los transgénicos para la biodiversidad, la seguridad alimentaria, la salud humana y animal, por lo tanto demandan una moratoria inmediata sobre este tipo de cultivos en conformidad con el principio de precaución, entre otras acciones.
También señalan su oposición a los cultivos transgénicos porque intensifican el monopolio corporativo, exacerban las desigualdades e impiden el cambio hacia una agricultura sostenible que pueda garantizar la seguridad alimentaria y la salud en todo el mundo.
Hacen un llamamiento a la prohibición de cualquier tipo de patentes de formas de vida y procesos vivos que amenazan la seguridad alimentaria y violan los derechos humanos básicos y la dignidad. Y demandan más apoyo a la investigación y desarrollo de una agricultura no corporativa, sostenible que pueda beneficiar a las familias de agricultores en todo el mundo.
http://barometrointernacional.bligoo.com.ve/cientificos-piden-suspender-el-uso-de-transgenicos-en-todo-el-mundo
¡Tú puedes contribuir a fomentar la agricultura ecológica! Ahora que ya conoces el problema, actúa: compra productos locales, de temporada y ecológicos. De ese modo ayudarás al planeta y protegerás tu salud.
Fuente: http://barometrointernacional.bligoo.com.ve/sylvia-ubal-seis-multinacionales-tienen-el-control-de-los-transgenicos-en-el-mundo
-------------------------------
Biopiratería: Una malversación cultural en beneficio al gran capital


Del Rosario Ignacio Denis
Rebelión


“Cuando un campesino o campesina siembran una semilla está sembrando dignidad”
José Martí
 
Las grandes industrias multinacionales interesadas en el monopolio exclusivo de la semilla, en diferente forma intentan seguir malversando los saberes ancestrales con el único fin de acumular riqueza. El Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura (TIRPAA) en su diez años de reconocimiento de los derechos de los campesinos y las campesinas para intercambiar, utilizar y vender su semilla, sean en paralelo o en concordancia, abiertamente se vienen buscando la manera de crear bases jurídica, política, organizativa, científica para el monopolio de la semilla, el caso del Certificado de Obtención Vegetal (COV) en Europa o el decomiso y destrucción de setenta toneladas de semillas realizado por el ICA a los de pequeños agricultores de arroz de Campoalegre, Huilaes en Colombia, hechos que se argumentan como solo unos cambios y ajustes a las políticas del tratados de libres comercio TLC, citando solo dos ejemplos, en el mundo existen miles de casos y cada vez mas preocupante, ellos reflejan una clara violación de este tratado internacional, son estrategias muy evidente de las multinacionales de la ingeniería genética donde ansiosamente buscan solo posicionar en el mercado sus manipulaciones genéticas malversada y patentadas, estrictamente como un fin de negocio, violando los derechos a la alimentación de los pueblos.
En esta segunda etapas de la llamada “revolución verde” es clave para las transnacionales del agronegocio hacer valer los patentes, controlando la semilla, controlan la comida y arrodillan a los pueblos del mundo. Actualmente el 82% de las semillas comercializadas en el mundo están patentadas y solo diez empresas controlan el 77% del mercado; de estas solo tres; Monsanto, Dupont y Syngenta, controlan el 47% del comercio, esta realidad se concretó desde la malversación cultural a los saberes campesinos, campesinas e indígenas desde la llamada biopiratería, ningún tratado internacionales pudo hacer frente a esta realidad, la certificación y la comercialización hoy es propiedad exclusiva de unas pocas empresas; esta malversación y violación esta acompañado de una criminalización a la libre circulación de las semillas campesinas e indígenas, que históricamente su semilla es patrimonio de los pueblos al servicio de la humanidad y no un patrimonio de la biopiratería al servicio del agronegocio.
En este año internacional de la agricultura Familiar Campesinas e Indígenas, nuevamente es un año decisivo para los movimientos campesinos, campesinas, indígenas, permanecen grandes amenazas que acechan a este sector en el mundo entero, la historia nos dicen que solo globalizando las luchas y las esperanzas es posible contrarrestar posiciones antagónicas a la visión política, económica, social, cultural y ambiental de los campesinos y las campesinas del mundo, no hay duda que para el agronegocio la identidad y luchas campesinas, es su enemigos de clase y quiere extinguirla, sin embargo siempre tuvo y seguirán teniendo un desafío y papel histórico de resistencia, en esta oportunidad la semilla, la madre tierra, el derecho a la alimentación de los pueblos, llaman a seguir unidos resistiendo en el territorio, pero es preciso ir a una ofensiva decidida por la defensa de la vida ilimitada de la humanidad y por la salvación del planeta y todas las especie de vida, alzando nuestras voces contra todas las malversación cultural que quieren seguir imponiendo las transnacionales a costa del hambre y la destrucción del planeta.
¡Globalicemos las luchas!
¡Globalicemos las esperanzas!
A seguir sembrando nuestras esencia de sabiduría, vida, semilla y dignidad de los pueblos y para los pueblos.
Imagenes: ecosofia.org - http://sensibilidadartificial.wordpress.com

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques