El ser humano y las prótesis cibernéticas


¿Hacia una tecnificación completa que nos convierta en ‘tecnoseres’?

“Tiempos futuros nos traerán nuevos y quizá inconcebibles progresos es este terreno de la cultura, exaltando aún más la deificación del hombre.”
Sigmund Freud. El malestar en la cultura. 1930.


El nuevo proyecto de autotrascendencia tecnológica del siglo XXI:

“Traspasaremos la frontera de nuestra responsabilidad como conciencia planetaria desafiando a las leyes de la Naturaleza. Todas las conquistas de la técnica serán humanas. Clonación de seres humanos, alimentos transgénicos, técnicas de fertilización y gestación extrauterina.
Podremos aferrar el contenido de una mente humana, digitalizarlo y transferirlo al entretejido metálico de un ordenador. Eliminaremos la moral para sustituirla por instrumentos que sirvan para conocer y ordenar las acciones humanas: la racionalidad, la objetividad y el análisis científico libre de valores morales.
Una nueva ética que arrincone lo genuinamente animal (dejando de lado pasiones y deseos). La modificación técnica de nuestro genoma para el bienestar general de los humanos mediante el Ángel tecnocientífico, eliminando toda cultura humanista (elitismo conservador); la técnica en detrimento del lenguaje, el arte, la conciencia de uno mismo, la capacidad para el humor o la sociabilidad.
Inteligencia operativa, hombres-máquina, perfección, no existen los límites: crecimiento extensivo. Se abandona la condición humano hacia lo transhumano, nuestra historia desemboca en una era post-humana dominada por humanos transgénicos ansiosos por abdicar de su libertad, cyborgs y ordenadores.
Nuevos caminos para intentar seguir la expansión con nuevas fuentes de energía y desafíos para la naturaleza entrópica de este mundo (somos dioses). La fuga hacia el cosmos. Creación de post-humanos mediante ingeniería genética y simbiosis hombre-máquina. En lugar de la sociedad: El ciberespacio.
Ser como dioses, recreados por obra y gracia de la ingeniería genética y la robótica, integrados sin solución de continuidad en la Megamáquina tecnológico-social”
Movimiento para la erradicación de los sentimientos, las relaciones personales y la creatividad.

Quien no quiera tomar nota de que la noción de “progreso” necesita una
reformulación profunda después de Auschwitz, Hiroshima, Chernobil, Bhopal, Fukushima, 
la fractura Norte-Sur y la crisis ecológica mundial 
... quizá sea algo peor que un tonto. (Jorge Riechmann)


Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques