Otro desastre de la minería en Brasil

El jueves pasado, 25 de marzo, surgieron diversas denuncias sobre la ruptura de la principal represa de desechos del estado Maranhão, en el municipio de Godofredo Viana, en la región del extremo oeste, próximo del límite geográfico con el estado Pará. La represa es equiparada a la de Mariana en proporción de explotación de minerales; la población relata polución del río Tromaí, en el oeste del estado.

por Movimento dos Atingidos por Barragens (MAB)

El MAB ha organizado una campaña para  recauda donaciones para que las familias afectadas por la ruptura de la presa puedan tener una ayuda de emergencia con insumos básicos como alimentación, agua y kits de higiene

Hasta el momento no hay informaciones sobre víctimas. Los primeros relatos dan cuenta de que puede haber contaminación del río y que la ruptura bloqueó el acceso a la única carretera de la región. El río más próximo de la minera es el río Tromaí, al lado de la represa y del mar, en un área de mangle.
Las familias cuentan que, como producto de la contaminación de minerales en el río, ya están sin acceso al agua.
La contaminación de minerales de este tipo en cuerpos hídricos puede acarrear una serie de impactos sociales y ambientales en la vida de la población afectada, como la aparición de diversas enfermedades, además del aumento de la pobreza y de la desigualdad social; como ocurrío en Brumadinho, en el estado de Minas Gerais.
Resaltamos que en el 2018 hubo un desplazamiento de pilas de material estéril, provocado por la explosión de dinamitas y cerca de cuatro mil personas fueron afectadas, quedando aisladas.
El último martes, 23 de marzo, a pedido del MAB, el diputado estadual Adelmo Soares (del PCdoB: Partido Comunista do Brasil), aprovó en la Comisión de Comunicación y Justicia de la Asamblea Legislativa de Maranhão la tramitación del proyecto de ley (PL 66/2021) que crea una ley estadual de derechos de las poblaciones afectadas por represas en Maranhão.
Afirmamos que el evento de este jueves es un crimen socioambiental más de las mineras, que son las más beneficiadas con el actual modelo energético existente en el país, y que están contra la población brasileña.
Las represas de minería, hidroeléctricas y del agua en Brasil no pueden continuar representando inseguridad, miedo y violencia para la población que vive próxima a esos emprendimientos.
Las empresas dueñas de las represas, muchas de fuera del país y grandes transnacionales son las beneficiadas con el lucro a costa de nuestros recursos y de nuestro pueblo, con altas tarifas y precisan ser responsabilizadas urgentemente.

Fuente:  Planetazalea - Traducción: Ciro Casique Silva
 

Entradas populares de este blog

5 razones para entender y respetar a las babosas

En Ausencia de una Cultura Profunda Andino-Patagónica: La Tragedia del Bosque Nativo

Cómo el Ser Humano destruye el Planeta