Chile / Comunidades tenían razón: Fallo histórico decreta la caída definitiva de Pascua Lama

“Cinco de los incumplimientos merecen la sanción de clausura total y definitiva”, dice la SMA para cerrar el procedimiento sancionatorio. Desde hace más de 17 años las comunidades del valle del Huasco han denunciado diferentes irregularidades e ilegalidades del proyecto Pascua Lama y realizaron diversas acciones para conseguir lo que hoy, la SMA decretó. La alegría de “el Alto” sube los ánimos de una ardua y larga lucha.

Por Javier Karmy Bolton


La Superintendencia de Medioambiente (SMA) sancionó con la clausura definitiva al proyecto binacional y con una multa de 12.360 UTA, equivalente a $7.000 millones aproximadamente, debido a múltiples incumplimientos relacionados a descargas de aguas ácidas, destrucción de flora, monitoreos incompletos sobre variables ambientales y sociales, y daño ambiental provocado en zonas de vegas altoandinas, entre otros. Con la resolución de este 18 de enero se cierran dos procedimientos sancionatorios, uno iniciado el 2013 y otro el 2015 y que fueron acumulados en un único expediente.

La SMA informó que el procedimiento sancionatorio comprende un total de 33 cargos, seis de ellos por infracciones gravísimas, catorce por infracciones graves y nueve por infracciones leves. Además, cinco de los incumplimientos, dos de los cuales produjeron además daño ambiental irreparable, merecen la sanción de clausura total y definitiva. A su vez, se aplicaron diversas multas a un total de 24 infracciones, las que sumadas alcanzan a la cifra de 12.360 UTA, equivalentes a $ 6.973 millones.
El Superintendente del Medio Ambiente, Cristián Franz afirmó a través de un comunicado que la SMA llegó a la convicción de que “la clausura total y definitiva más la imposición de una multa en dinero, es la sanción más adecuada y proporcional en este caso”, considerando la naturaleza y envergadura de las infracciones cometidas por Barrick Gold. Franz sostuvo que al interior de la SMA fue un trabajo arduo pero que llegaron a una “decisión contundente, pero sobretodo objetiva y proporcional a los incumplimientos cometidos, tal y como ha sido la tónica de nuestra institución en estos años”.
Marcelo Mena, Ministro de Medioambiente, manifestó que todos los proyectos de inversión tienen que cumplir irrestrictamente la normativa ambiental vigente y “los que no lo hacen van a ser sancionados en proporción al daño que han causado”.
En tanto, desde Barrick Gold por medio de un comunicado comentaron que la empresa está analizando la decisión, y que el cierre de las actuales instalaciones de superficie en el lado chileno del proyecto “es consistente con el plan de la compañía de avanzar en un estudio de prefactibilidad para una operación subterránea en Pascua Lama”. Para completar este análisis,  plantea que actualmente están comprometidos en una serie de estudios de optimización.
Sin embargo, Lucio Cuenca, del Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA), quien ha acompañado a la comunidad desde el inicio del conflicto, desmiente lo que dice la transnacional debido a que “esto es parte de las sanciones más altas que considera la institucionalidad ambiental para un proyecto nefasto como este”. Además, aclara que esta paralización implica que “el proyecto Pascua Lama llegó a su fin y que lo que está diciendo Barrick es una operación comunicacional para salir bien parados”, y agrega que según Barrick “esto sería parte de un plan que ya tenían, pero en concreto, hacer una mina subterránea como lo han venido planteando es hacer otro proyecto, es decir, Pascua Lama con esto se termina”. Cuenca explica que este tipo de comunicados de esta minera tiene más valor para la legislación canadiense, pues “es una señal a los accionistas de Barrick para evitar que bajen las acciones, pero en el fondo están engañando a los accionistas porque están haciendo una interpretación bien particular de la resolución de la SMA”. Además, recalca que tras casi 20 años de lucha este fallo demuestra lo que la gente del valle del Huasco ha dicho desde un comienzo que “Pascua Lama era inviable, y la resistencia y acción de la comunidad movilizada hasta ahora tiene estos resultados, que por lo demás, son gratificantes”.
Lo importante de este fallo para Lucio Cuenca es que si bien no se revoca el permiso ambiental, la SMA optó por la “paralización total y definitiva” de la iniciativa para poder tener facultades de fiscalización en todas las faenas del proyecto Pascua Lama.
Protesta en contra de la Minera Barrick Gold, ejecutora del proyeto Pascua Lama, en abril de 2011.
El abogado de OLCA, Álvaro Toro, quien participó de este proceso defendiendo a la comunidad, manifestó su alegría por este resultado. “De todas maneras, lo que dice Barrick es mentira”, asegura en referencia a que el cierre sería parte de un plan de la empresa para iniciar su proyecto subterráneo.
Para la vocera de la Asamblea del Guasco Alto, Constanza San Juan, este fallo “es una victoria de la comunidad que se ha movilizado, es el resultado de la lucha de una comunidad empoderada que lleva más de 18 años diciendo que este proyecto era inviable, y prueba todas las cosas que decíamos en un comienzo”.
La dirigenta critica que los servicios no fueron responsables a la hora de fiscalizar y que fue “la comunidad empoderada la que logró esta resolución”. De todas maneras expresa que analizarán en detalle esta resolución. De todas maneras, indica que “vamos a defender el fallo”, pues la canadiense “ha estado prometiendo un cambio a su proyecto por uno subterráneo”, pero “esto nos motiva a seguir diciendo que Barrick se tiene que ir del valle del Huasco y de Chile”.
En ese sentido OLCA manifestó a través de un comunicado que si se hubiera oído desde un comienzo a los arrieros, a las campesinas, a las voces locales, “toda la división, el daño, la pérdida patrimonial, la afectación ecosistémica, no se hubiera producido, pero gracias a la convicción y la porfía del territorio, y las múltiples muestras de solidaridad en todo Chile y desde muchos otros lugares del mundo, hoy se cuenta con un fallo histórico, que reivindica la voz local como fuente imprescindible, e impele a las comunidades a creer en sus saberes y capacidades y defenderlos, pese a la asimetría reinante”.
Además, agregan que para que esta resolución fuera posible, tuvieron que converger “cientos de miles de voluntades, desde el primer correo electrónico que alertó de la situación, las diversas intervenciones callejeras, las marchas y carnavales, las misas, los procesos rigurosos de fiscalización comunitaria, la difusión por todos los medios, las tesis, documentales, libros, creaciones, las campañas internacionales, las denuncias que provocaron el bloqueo de financiamientos al proyecto, las denuncias a los servicios con competencia ambiental, los procesos judiciales, el trabajo de funcionarios probos, pero sobre todo, la existencia de una comunidad que ama tanto su territorio y su forma de vida, que logró movilizar todas estas voluntades en defensa del bien común”, cierra el comunicado.
18 años de resistencia contra Pascua Lama
Barrick Gold apareció en el Valle del Huasco, provincia del Huasco, en la región de Atacama el año 2001 mostrando un proyecto de extracción de oro, sin embargo, el año 2004 presentaron un nuevo proyecto con ciertas modificaciones. En la participación ciudadana quedó en evidencia lo débil de la iniciativa y la comunidad comenzó a denunciar la omisión intencional de Barrick de la presencia de glaciares en la zona donde se iba a construir el rajo de la mina. Por eso a la hora de la aprobación del proyecto, quedó pendiente la presentación de un plan para mover los glaciares Toro 1, toro 2, y Esperanza. El plan pretendía removerlos con explosivos, trasladarlos en camiones y dejarlos en una cota similar o levemente inferior. Eso causó revuelo nacional e internacional, y sin embargo, a días de concluir el mandato de Ricardo Lagos, un 15 de febrero de 2006, el proyecto se aprobó con una resistencia activa y denunciante.
La principal característica de este proyecto es que se enmarca en el tratado de Integración y Cooperacion Minera entre Chile y Argentina firmado en 1997 por los presidentes Eduardo Frei y Carlos Menem para permitir la explotación minera en la cima de la cordillera, donde antes era territorio protegido por temas de soberanías nacionales. Sin embargo, con este tratado se les entregaba la llave a las transnacionales pues podían cruzar la frontera sin mayores controles. Pese a todos los esfuerzos, este tratado no logró lo que en un inicio buscaban, que era, por ejemplo, extraer minerales en Argentina y sacarlos por puertos chilenos. Solo consiguieron facilidades en las zonas delimitadas para cada proyecto, en la Zona de “Protocolo”, y el único que puso a prueba este tratado, fue Pascua Lama, que nunca terminó por implementarse.
Operaciones de Barrick Gold en glaciares en proyecto Pascua Lama
Ya el año 2006 se conocieron informes de la Dirección General de Aguas (DGA) que daban cuenta de la disminución de los glaciares Toro 1, Toro 2 y Esperanza, desmintiendo el argumento de la transnacional de que el derretimiento se debía al calentamiento global. Barrick a modo de presión contrató a unos 600 trabajadores para mostrar que era verdad lo que ofrecía, sin embargo al poco tiempo los mismos trabajadores denunciaron malas condiciones y el despido injustificado.
El año 2007, con la resistencia en la cima, se cortó el camino entre Conay y chollay, localidades de Alto del Carmen que veían pasar camiones a la alta cordillera sin las medidas de seguridad establecidas en la resolución ambiental ni los permisos correspondientes. Esto terminó en un violento desalojo que lo único que hizo fue activar aún más la rabia contra Barrick. Además, hubo algunas denuncias de atentados a documentalistas canadienses y a concejales de Alto del Carmen. Entre tanto, las marchas por la vida comenzaron a ser un paisaje cotidiano en Vallenar y en Santiago.
Uno de los aspectos más oscuros ha sido la muerte de trabajadores en faenas de Pascua Lama. Tras el desplome de un helicóptero en febrero de 2008, la empresa expresó al programa radial Semillas de Agua que “desde que se iniciaron los trabajos de exploración de Pascua-Lama, hemos tenido que lamentar siete accidentes con consecuencias fatales”, y si bien Barrick no entregó más antecedentes, la comunidad aseguró en ese momento que eran unos quince los fallecidos.
En el valle del Huasco, Barrick ha comprado concesiones mineras, acciones de agua y ha buscado comprar a diversas instituciones y organizaciones. Una de las más bulladas fue la Junta de Vigilancia del río Huasco y sus afluentes, que en medio de la resistencia firmó un protocolo de acuerdo que hasta hace muy poco lo tenían con disputas judiciales por la entrega de dineros por parte de Barrick a los regantes. Pero, la transnacional comenzó tímidamente a regalar ambulancias, fondos de desarrollo sustentables en algunas municipalidades y becas para estudiantes destacados. Después conformaron convenios más amplios con departamentos regionales de algunos ministerios (como el FOSIS y la JUNJI), y crearon proyectos con fundaciones de beneficencia como la Teletón y la de Iván Zamorano, e incluso, puso en jaque a la Iglesia cuando Un Techo para Chile y América Solidaria, ligada a la Compañía de Jesús se comprometió con Barrick a desarrollar un proyecto para mejorar la calidad de vida en el Valle del Huasco en abierta contradicción con la comunidad religiosa de la zona que estuvo activa durante años declarando la oposición a Pascua Lama. Finalmente, Barrick generó un plan completo de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) que denominó “Compromiso Atacama”.
El largo camino al cierre
Este proceso sancionatorio reunió dos procesos en junio de 2016 en un único expediente. El primero, Rol A-002-2013, que fue iniciado el año 2013 y concluyó con una sanción de 16.000 UTA, pero luego de reclamaciones ante el Segundo Tribunal Ambiental de Santiago, éste determinó que la resolución de la SMA, adolecía de diversos vicios que la hacían ilegal y le ordenó dictar una nueva resolución sancionatoria que se ciñera estrictamente al marco legal. Entre las ilegalidades detectadas por el tribunal, se identificaron la falta de fundamentación de la sanción y la utilización de la figura del concurso infraccional, todo lo cual fue posteriormente ratificado por la Corte Suprema en diciembre de 2014. La SMA reabrió el referido procedimiento en abril de 2015, pero ahora incluyó una serie de nuevas denuncias y fiscalizaciones abriendo un segundo proceso con el Rol D- 011-2015. Aquí se incluyeron cargos relacionados a incumplimientos a las obligaciones establecidas en las RCA del proyecto respecto de flora y vegetación, monitoreo de glaciares y monitoreo de variables socio-culturales, entre otros.
Con estos dos antecedentes en junio de 2016 ambos procesos de sanción se agruparon en un único expediente, el cual incluyó a más de 100 interesados y/o denunciantes, entre los que se incluyen asociaciones de regantes, comunidades indígenas, personas naturales, ONG, además de la propia empresa minera.

Fuente: El Ciudadano.cl

Entradas populares de este blog

Patagonia Argentina: Las represas en el Río Santa Cruz amenazan al Glaciar Perito Moreno

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia