Grave tragedia medioambiental en China tras el hundimiento del Sanchi:

•    El vertido provocará daños importantes en la fauna marina y las aves de la zona afectada, en el estuario del río Yangtze

La explosión y posterior hundimiento, el domingo 14 de enero, del petrolero Sanchi en aguas del Mar Oriental de China, ha provocado cuatro grandes las manchas de crudo con una extensión total que supera los 100 kilómetros cuadrados, según los datos provisionales difundidos la Administración Estatal de Océanos el jueves 18. Las dimensiones de las cuatro manchas oscila entre los 48 kilómetros cuadrados, la de mayor tamaño, y los 5,5 kilómetros cuadrados.
Las autoridades de China indican que se ha recogido muestras de agua en 19 puntos cercanos al hundimiento y en cinco de ellos se han encontrado niveles de hidrocarburos que exceden los estándares. Diversos expertos en contaminación marina han expresado su preocupación por el impacto ambiental de este vertido de petróleo, en especial por los daños que puede provocar a diversas especies de fauna marina y aves.
 
El Sanchi, un petrolero iraní registrado en Panamá, explotó y se hundió el pasado domingo por la tarde, ocho días después de colisionar contra el mercante CF Crystal, de bandera hongkonesa, a unas 160 millas náuticas (300 kilómetros) al este del estuario del río Yangtze, junto a la ciudad de Shanghái.
Después de ocho días a la deriva, el barco se hundió a unas 151 millas náuticas (unos 280 kilómetros) al sureste del lugar de la colisión, y actualmente está a 115 metros de profundidad.
Tras el hundimiento aparecieron en el océano numerosas manchas de petróleo pero el Gobierno chino todavía no ha especificado si proceden del cargamento del barco, que era petróleo condensado y ligero más sencillo de limpiar o si se trata de combustible, que es más difícil de eliminar.
El buque transportaba 136.000 toneladas de petróleo condensado y una buena parte de ese cargamento ardió durante el incendio que consumió durante una semana el buque, aunque otra parte podría haber acabado en el océano.
Las autoridades chinas anunciaron el miércoles que habían ubicado los restos del barco, a 115 metros de profundidad, y que están preparando el envío de robots subacuáticos para examinarlo y ver cómo pueden limpiar el posible crudo que quede, además de que todavía hay que determinar si en el barco queda algo del fuel empleado como combustible.
Una de las principales cuestiones pendientes de resolver es si los tanques de combustible reventaron con la explosión que hundió el barco o si por el contrario aún contienen carburante, lo que implica el riesgo de que pueda seguir derramándose durante los próximos días.
Según indicó al diario independiente South China Morning Post el especialista en operaciones marítimas de la Universidad Marítima de Dalian, Gong Yongjun, existen varios tipos de dispositivos robóticos que podrían usarse para estas tareas.
Vigilancia ambiental
Equipos de submarinos y buceadores tratan de localizar la zona del barco por la que se sigue produciendo el vertido de petróleo
"La tarea clave para los robots y buceadores será encontrar los agujeros", dijo Gong, quien precisó que "todavía no está claro si el naufragio se puede ver claramente".
Un total de 19 embarcaciones de distintas instituciones chinas están en la zona para participar en los trabajos de control y limpieza. Japón y Corea del Sur han aportado también medios marítimos.
Además, los técnicos estudian la caja negra del petrolero que rescataron del buque poco antes de su hundimiento, con el objetivo de determinar las causas del accidente.
Tras la explosión, se suspendió la búsqueda de los 29 marineros que seguían desaparecidos, por lo que solo se pudo rescatar los cadáveres de tres de los 32 tripulantes, treinta iraníes y dos bengalíes.
Aunque por parte del Gobierno de China todavía no se ha hecho ninguna valoración sobre la magnitud de la catástrofe, las organizaciones medioambientales temen lo peor, ya que el Mar Oriental de China es uno de los espacios marinos más ricos y productivos que existen en el planeta.
Sus aguas son poco profundas por lo que es extremadamente vulnerable al derrame y numerosas especies podrían sufrir las consecuencias de la catástrofe, que también afectará al sector pesquero chino. JEC - EFE

Fuente: http://www.lavanguardia.com/natural/20180118/4493320481/petrolero-sanchi-provoca-manchas-contaminacion-mar-china.html -
Operaciones de salvamento de l petrolero Sanchi (Ministerio De Transporte Chino / EFE)
----------
El DESASTRE del petrolero iraní en China tendrá consecuencias en Japón
La nueva simulación, que se ejecutó en el modelo de circulación oceánica global de alta resolución y vanguardia NEMO, también muestra que, aunque la contaminación es más probable que llegue a la costa japonesa, también podría afectar a la isla de Jeju, con una población de 600.000 habitantes.

El crudo derramado por el barco petrolero iraní 'Sanchi', que se hundió el pasado domingo frente a las costas de Shangái, podría alcanzar la costa de Japón en un mes, según una simulación actualizada de un modelo oceánico de emergencia elaborada por un equipo de científicos del Centro Nacional de Oceanografía (NOC) y la Universidad de Southampton.
La nueva simulación, que se ejecutó en el modelo de circulación oceánica global de alta resolución y vanguardia NEMO, también muestra que, aunque la contaminación es más probable que llegue a la costa japonesa, también podría afectar a la isla de Jeju, con una población de 600.000 habitantes.
No obstante, los científicos advierten de que el destino del aceite vertido "es muy incierto", ya que se puede quemar, evaporarse o incluso mezclarse en la superficie del océano y contaminar el medio ambiente durante un período prolongado. Estas últimas predicciones han sido posibles gracias a nueva información sobre dónde se hundió finalmente el petrolero.
La colisión el pasado sábado 6 de enero del petrolero 'Sanchi' contra un barco de carga chino se produjo en la frontera entre los mares amarillo y este de China, un área con corrientes superficiales complejas, fuertes y altamente variables. Sin embargo, a la semana siguiente, el petrolero se acercó al borde del Mar de China Oriental, así como de la principal corriente de límite occidental conocida como Corriente de Kuroshio, antes de hundirse.
Según la Administración Estatal Oceánica de China (SOA), el hundimiento del 'Sanchi' frente a las costas de Shangái ha provocado dos manchas de crudo que cubren un total de 109 kilómetros cuadrados.
Las predicciones de estas nuevas simulaciones difieren significativamente de las publicadas la semana pasada, que sugirieron que las aguas contaminadas permanecerían en gran medida lejos de la costa y que podrían llegar a la costa de Corea en tres meses. Utilizando los mismos métodos, aunque con esta nueva ubicación de derrame, las simulaciones revisadas revelan que la contaminación ahora puede ser arrastrada dentro de las corrientes de Kuroshio y Tsushima.
Estas corrientes circulan adyacentes a las costas del norte y sur del suroeste de Japón. En el caso de que las aguas contaminadas lleguen a las de Kuroshio, las simulaciones sugieren que serán transportadas rápidamente a lo largo de las costas del sur de las islas Kyushu, Shikoku y Honshu, y que potencialmente llegarán al área metropolitana de Tokio en un plazo de dos meses. La contaminación dentro de Kuroshio puede luego ser arrastrada a aguas oceánicas más profundas del Pacífico Norte.
EL CRUDO PODRÍA EXTENDERSE MÁS RÁPIDO DE LO QUE SE PENSABA
Las simulaciones revisadas sugieren que la contaminación del derrame puede distribuirse mucho más y más rápido de lo que se pensaba, y que áreas más grandes de la costa pueden verse afectadas. Las nuevas simulaciones también cambian el enfoque de los posibles impactos desde Corea del Sur hacia el continente japonés, donde muchas más personas y actividades, incluida la pesca, pueden verse afectadas.
Según la doctora Katya Popova, del Centro Nacional de Oceanografía (NOC), "los derrames de petróleo pueden tener un efecto devastador en el medio ambiente marino y en las comunidades costeras".
Tal y como indica, cuando el crudo llega a corrientes oceánicas se libera en el océano, pudiendo extenderse "relativamente rápido a grandes distancias". "Por lo tanto, comprender las corrientes oceánicas y la escala de tiempo en la que transportan los contaminantes oceánicos es crítico durante cualquier accidente marítimo, especialmente aquellos que involucran fugas de petróleo", añade la líder del trabajo.
El científico del NOC, el doctor Andrew Yool, que colaboró en el estudio, discutió cómo el enfoque utilizado durante estas simulaciones de modelos podría ayudar a optimizar futuras operaciones de búsqueda y recuperación en el mar modelando rápidamente derrames de petróleo en tiempo real.
"Al utilizar el modelo oceánico preexistente podemos estimar qué áreas podrían verse potencialmente afectadas por escalas de tiempo semanales a mensuales, y rápidamente a un bajo coste de computación", explica el científico, que asegura que este enfoque complementa las simulaciones de pronóstico tradicionales que, aunque son "muy precisas" durante un corto periodo de tiempo, "pierden su fiabilidad en los plazos necesarios para comprender el destino del derrame en la escala de días a semanas".

Fuente: ep -  Enviado por: ECOticias.com / Red / Agencias - Imagen:
Petrolero Sanchi, en llamas, poco antes de su hundimiento, el domingo 14 de enero (Ministerio De Transporte Chino / EFE)

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia