La sorpresa que se esconde en el vuelo migratorio de las simpáticas libélulas

Necesitan tres generaciones para completar sus recorridos y hacen cientos de kilómetros cada año para encontrar pareja, comida y refugio.

Por: Elena Martínez Batalla


A diferencia de las migraciones de las aves, las de los insectos incluyen más de una generación, es decir, son viajes cuya duración excede la de la vida de estos animales. Una de las más conocidas es la de la mariposa monarca (Danaus plexippus), que logra realizar travesías transatlánticas y volver a los mismos sitios de hibernación tras varias generaciones. No obstante, esta no es la mayor migración realizada por un insecto. Este premio se lo lleva la libélula verde o libélula de junio (Anax junius), que es originaria de América del Norte. Se trata de una de las libélulas más grandes y más rápidas, ya que puede alcanzar velocidades de más 80 kilómetros por hora mientras vuela.

Esta libélula efectúa viajes de hasta 135 kilómetros por día, aunque hay algo aún más sorprendente: necesita tres generaciones para completar su migración, según se desprende de un artículo científico publicado este mes de diciembre en la revista especializada Biology Letters .
El trabajo, elaborado por expertos de la Universidad de Maryland en el Condado de Baltimore (Estados Unidos) a partir del análisis de los isótopos estables de hidrógeno de un total de 852 muestras de alas de estos insectos, constata que, de media, estos insectos recorren unos 600 kilómetros en cada trayecto que realizan.
Los investigadores han llegado a esta conclusión gracias a que la proporción de las tres formas de hidrógeno en la atmósfera cambia con la latitud, con lo que se puede determinar de dónde proviene una libélula solo con saber qué cantidad de cada tipo de hidrógeno hay en el ala del insecto.
Según el trabajo publicado ahora, la primera generación de estos insectos, en primavera, inicia un viaje hacia el norte de más de 650 kilómetros de distancia y al finalizarlo pone huevos y muere. Más tarde, una segunda generación emerge y regresa al sur, donde también pone huevos y muere. Finalmente, aparece una tercera generación que se reproduce localmente y da lugar a unos descendientes que migraran hacia el norte durante la próxima primavera, cuando volverá a iniciarse el ciclo.

En su estudio, los autores exponen que el momento de la migración y el desarrollo de los juveniles dependen, sobretodo, de la temperatura, con lo que alertan de que las variaciones en el clima pueden conllevar grandes cambios en la biología de este y de muchos otros insectos que también realizan migraciones.
Además de las libélulas y las mariposas, muchos otros animales recorren cada año cientos de kilómetros en busca de alimento, refugio y pareja. Algunos realizan estos viajes del tirón, mientras que otros lo hacen por etapas, como las libélulas. En general, los que viajan por tierra recorren distancias más cortas que los animales marinos y las aves, ayudados por los vientos y las corrientes oceánicas.
Las ballenas jorobadas, por ejemplo, pueden recorrer más de 8.000 kilómetros (desde Costa Rica hasta la Antártida) a fin de satisfacer sus necesidades. No obstante, el tiburón blanco les lleva ventaja, ya que es capaz de desplazarse cada año desde Sudáfrica hasta el oeste de Australia y volver al cabo de nueve meses. Más de 11.000 kilómetros de distancia separan el punto de partida del de llegada.
Por su parte, las tortugas laúd son capaces de desplazarse hasta 20.000 kilómetros de distancia empujadas por las corrientes del océano hasta encontrar, gracias a una especie de GPS interno que poseen, la playa donde nacieron y donde ahora pondrán sus huevos.
En tierra, en cambio, los ñus realizan migraciones de unos 3.000 kilómetros y los caribús americanos pueden desplazarse casi 5.000 kilómetros anualmente, mucho menos que las especies marinas.
Pero las migraciones más extensas las realizan las aves. La pardela sombría, por ejemplo, puede recorrer más de 60.000 kilómetros al año, desde Nueva Zelanda hasta Alaska. Asimismo, se sabe que los charranes árticos se desplazan más de 90.000 kilómetros cada año, desde las islas Farne (Reino Unido) hasta la Antártida, con el objetivo de encontrar a su media naranja.

Artículo científico de referencia:
‘Tracking Dragons: Stable isotopes reveal the annual cycle of a long-distance migratory insect’. Michael T. Hallworth , Peter P. Marra , Kent P. McFarland , Sara Zahendra and Colin E. Studds. Biology Letters, 19 Dec. 2018.https://doi.org/10.1098/rsbl.2018.0741
Fuente: https://www.lavanguardia.com/natural/animaladas-videos/20181222/453661846412/libelulas-necesitan-tres-generaciones-completar-migraciones.html - Imagen de portada: Las libélulas efectúan las mayores migraciones realizadas por los insectos (EFE)

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques