¿Y si pudiésemos sentir los efectos del cambio climático?

Aumenta el nivel del mar, sube la temperatura de la Tierra, se disparan las emisiones de CO2, el agua inunda ciudades… Los efectos del cambio climático son ya una realidad, pero estamos a tiempo de frenarlo y salvar el planeta

Barcelona, año 2068. La ciudad que presumía de buenas temperaturas todo el año y que contaba con el mar y la montaña como atractivo, ha quedado cubierta de agua. Sus calles están inundadas y las barcas de emergencias recorren Plaza de España para alertar a los ciudadanos de que se resguarden. Los efectos del cambio climático, ese que algunos tachaban de ‘engaño’, han llegado y han transformado el mundo tal y como lo conocíamos.
Todo esto parece sacado de ‘La guerra de los mundos’ de Orson Wells, pero se trata del futuro que predicen los expertos si no frenamos el cambio climático. Sequías, olas de calor, inundaciones, enfermedades, extinción… Todos los pronósticos se cumplirán si no actuamos ya. Pero aún estamos a tiempo de concienciar a la sociedad y salvar el planeta.
The Zone of Hope
Aigües de Barcelona ha querido mostrar, en primera persona, todas las consecuencias de no llevar una vida sostenible. Una muestra que permite sentir todas las catástrofes meteorológicas que le esperan a Barcelona. Una experiencia 360º que pretende concienciar y generar una reacción a la posible situación que viviremos en un futuro si no tomamos las medidas necesarias.
Esta realidad virtual permite ponerse en la piel de los barceloneses sobrevivientes que, con la ayuda de Violeta, nacida en 2018, podrán recorrer la ciudad. La tecnología immersive extreme, única en Europa, recrea y sitúa al público en tres dimensiones y en 360 grados. Con unas gafas de realidad virtual y un traje con sensores en manos y pies, los usuarios podrán vivir el deshielo y la sequía y sentir el frío y el calor.
 Tres escenarios en tres momentos distintos, pero todos con un factor común: los efectos del cambio climático. 2038: el deshielo del Ártico. Aquí empieza el recorrido virtual. Violeta, nuestra protagonista, ya tiene 20 años y nos acompaña a una cueva glaciar. Además de sentir el frío, los visitantes podrán presenciar cómo se cae el techo de la cavidad y se transforma el paisaje glaciar. Ha comenzado el deshielo debido al calentamiento global.
2068: las inundaciones de Barcelona. Del primer escenario pasamos al segundo, consecuencia del deshielo de 2038. La joven Violeta tiene ya 50 años y nos muestra cómo Barcelona se ha transformado en una ciudad de canales. Desde la terraza de un edificio podemos ver Plaza de España cubierta de agua.
Embalse de La Baells, 2093: la sequía. Nos encontramos en un paraje desértico donde antes de encontraba el embalse La Baells del río Llobregat. Una Violeta de 75 años nos cuenta que, cuando era pequeña, venía a hacer kayak con su familia. Pero ahora, en vez de agua hay cactus y las temperaturas alcanzan los 48 grados. El aire está cargado de polvo y, a lo lejos, se puede ver el esqueleto de hormigón de la antigua presa.

Mensaje de esperanza
Antes de concluir la experiencia, un mensaje audiovisual con el testimonio de personajes tan conocidos como Al Gore, Barak Obama o el Dalai Lama se proyecta ante nosotros. Un mensaje de esperanza que, tras el impacto de lo visto con la realidad virtual, pretende concienciar al público de que aún es posible luchar por un futuro sin cambio climático.
El objetivo de esta propuesta de Aigües de Barcelona es mostrar a los ciudadanos un futuro catastrófico y la posibilidad de cambiarlo. Una iniciativa que nace de una empresa especializada en la gestión del agua y que centra sus esfuerzos en minimizar el impacto del cambio climático. Un proyecto que estará abierto al público hasta mayo del 2019 .

Fuente: https://www.lavanguardia.com/vida/20181205/453344188767/y-si-pudiesemos-sentir-los-efectos-del-cambio-climatico-brl.html - Imagen: eltiempo.com

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento