La crisis climática provoca bosques más jóvenes y con mayor mortalidad

La emergencia climática llega a todos los ecosistemas a lo largo y ancho del planeta. Y las arboledas repartidas por el globo no son una excepción. Un estudio publicado este 26 de mayo en la revista Science, firmado por científicos de una veintena de universidades y centros de investigación de Austria, Alemania, Panamá, Estados Unidos, Suiza y Reino Unido, señala que, con la transformación de las temperaturas y la acción del hombre, se están produciendo cambios profundos en la dinámica de los bosques.

La investigación afirma los bosques tiene cada vez menor edad, con ejemplares de menor altura. Según destacan los especialistas firmantes del informe, existe un nuevo patrón emergente por el que las arboledas “tienden hacia rodales más jóvenes, con una rotación más rápida a medida que los bosques de crecimiento antiguo, con dinámicas estables, van disminuyendo”.
Aunque estos procesos se están produciendo por causas tanto naturales como originadas por el hombre, destacan que “la dinámica de los bosques está cambiando debido a la exacerbación intensificada por los impulsores antropogénicos crónicos, como el aumento de la temperatura y el CO2 y el incremento de las perturbaciones transitorias, incluidos los incendios forestales, las sequías, los temporales, los ataques bióticos y el cambio en el uso del suelo”.
Asimismo, señalan la existencia de un aumento de la mortalidad de los árboles debido a la emergencia climática y a los cambios de uso del suelo —cambios que todas las previsiones señalan que se incrementarán en el futuro—, así como una estimulación del crecimiento de los bosques más jóvenes debido a la fertilización con CO2.
“Los cambios continuos en los impulsores ambientales y en los regímenes de perturbaciones aumentan constantemente la mortalidad y obligan a los bosques hacia rodales de menor estatura y más jóvenes, lo que reduce el posible almacenamiento de carbono”, advierten los autores del estudio. Todas las evidencias recopiladas apuntan a que la mortalidad de los árboles continuará aumentando a medida que se intensifique el cambio climático y sus consecuencias.
Incierto futuro
La conclusión del equipo internacional de científicos deja una frase alarmante: “Estos procesos antagónicos están ocurriendo a nivel mundial, lo que deja un incierto destino a los futuros bosques”. Ante semejante transformación, los expertos denuncian la probable aceleración de estos cambios a nivel mundial, con graves consecuencias para la biodiversidad global e incrementando el cambio climático,
La investigación apunta además a que el impacto de la crisis climática y las agresiones humanas a los bosques supondrán una reducción de la superficie forestal mundial y de la biomasa. Solo desde 1990, la superficie del planeta cubierta por bosques se ha reducido en 178 millones de hectáreas —el tamaño de un país como Libia—, según datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para la Alimentación y la Agricultura.

Fuente: El Salto Diario - Imagen de portada: Ciudad Universitaria, en Madrid, al atardecer, durante la franja horaria en la que se permiten los paseos. Álvaro Minguito

Entradas populares de este blog

5 razones para entender y respetar a las babosas

En Ausencia de una Cultura Profunda Andino-Patagónica: La Tragedia del Bosque Nativo

Cómo el Ser Humano destruye el Planeta