CAN preocupada por glaciares
























William Márquez












La Comunidad Andina de Naciones (CAN) lanzó un proyecto para contrarrestar los efectos negativos de la disminución de los glaciares en Bolivia, Perú y Ecuador.




La iniciativa se conoce como el Proyecto Regional Andino de Adaptación al Cambio Climático (PRAA), en la Comunidad Andina.
El plan fue presentado por el secretario general de la CAN, Freddy Ehlers, y contó con la asistencia del ministro del Ambiente del Perú, Antonio Brack.
Ambos catalogaron la situación de los glaciares andinos no de grave, sino "gravísima".
"En Perú, se ha perdido en total un 22% de la masa glaciar y esto se esta acelerando. Se calcula que en los Andes peruanos, para el 2050, quedarán glaciares solo arriba de los 6.000 metros.", comentó el ministro Brack a BBC Mundo.
 Cambio de paisaje
"En la cordillera Blanca - la cordillera nevada más grande de los trópicos - la laguna de Parón abastecía de un metro cúbico de agua por segundo para la generación eléctrica. Hoy ya no puede, hay un nivel bajísimo", alertó el ministro.


Según las autoridades el problema del suministro de agua se agudizará, con efectos en todas las ciudades y pueblos cercanos a los glaciares y la amazonía.
"La situación es tan dramática que es como si se le acabara el agua a Nueva York, Londres o París", resaltó el secretario general Freddy Ehlers a la BBC.
Para mitigar estos efectos, el proyecto PRAA implementará medidas de monitoreo preciso de la situación, prevención de mayor deterioro ambiental y adaptación al uso del agua.
"El monitoreo científico se hará con equipos sofisticados en sitios estratégicos para obtener una medición exacta del problema", dijo el secretario general de la CAN.
Protección a los bosques
Para prevenir el deterioro no se permitirá más tala de bosques en el Perú para desarrollo agropecuario.
También habrá medidas de adaptación piloto en cuencas seleccionadas en lo que respecta el uso, ahorro y reciclaje del agua.
Este es un problema muy puntual para el Perú, según explicó a la BBC el ministro del Ambiente Brack.
"El 50% de la población vive en la costa desértica y toda el agua viene de los Andes", señaló Brack.


"En coordinación con el ministerios de Agricultura y de Vivienda se creó una ley para la eficiencia en el consumo de agua en el campo y las ciudades porque se está desperdiciando mucha", continuó el ministro.
Añadió también que se estarán construyendo dos plantas de tratamiento de 450 millones de metros cúbicos de aguas negras que en este momento se están arrojando al mar, para reciclar el líquido.
El proyecto cuenta con el apoyo del Banco Mundial, el Fondo Mundial para el Medio Ambiente, la CAN y fondos provenientes de las naciones afectadas, pero Freddy Ehlers quiere elevar el asunto a otras instancias.
El secretario general de la CAN confirmó haber entrado en contacto con la oficina del príncipe Carlos de Inglaterra, que está proponiendo un fondo de US$30.000 millones para proteger los bosques tropicales.
"Los glaciares y cuencas de aguas son elementos fundamentales para la protección de los bosques tropicales. Si los bosques pierden el agua como ya está sucediendo será muy difícil su protección".
BBC Mundo
-----------------------------

El hombre que inventó los glaciares
Laura Plitt
Algunos lo llaman el Hombre de los Hielos. Otros, simplemente, el Mesías. Chewang Norphel, un ingeniero indio de 74 años de edad, le ha devuelto la esperanza a cientos de familias que viven en Ladakh, una región árida de los Himalayas, en el norte de India, donde el índice de precipitaciones apenas supera los 50 milímetros por año.
Si no fuera por el agua que recibe de los glaciares, esta zona sería desértica, un adjetivo que se aplica a las regiones cuyo índice de precipitaciones no supera los 250 milímetros anuales.
El 80% de los habitantes del lugar son agricultores. Para irrigar sus cultivos dependen del agua que se derrite de los glaciares, y como le dijo Norphel a BBC Mundo, la situación allí se está tornando cada vez más difícil, porque "el cambio climático y el calentamiento global están haciendo que los glaciares retrocedan y cada año haya menor disponibilidad de agua".
Para remediar este situación, este ingeniero civil creó una solución que si bien no frena el derretimiento de los glaciares, mitiga su impacto sobre la población local.
Norphel diseñó un glaciar artificial que permite conservar el agua congelada durante al menos 45 días y luego se derrite, proporcionando agua a las plantaciones justo dos meses antes de que comience a llegar el agua de los glaciares naturales.
Bajo costo
La tecnología que Norphel emplea para construirlos es muy simple. Para crear un glaciar artificial se construyen primero canales con paredes de piedra que recogen nieve y agua de los riachos y las lluvias. Estos canales se extienden por varios kilómetros recorriendo las laderas camino abajo, hasta llegar cerca de las plantaciones.
Allí, se construyen unos piletones de piedra de uno o dos metros de profundidad donde va a parar el agua que fluye por los canales.
Cómo estos piletones o glaciares artificiales están a menor altura que los glaciares naturales, el agua congelada se derrite justo dos meses antes de que comience el deshielo montaña arriba y proporciona agua a las parcelas en las que los campesinos cultivan papas, arvejas, trigo y cebada.
Además de la ventaja que ofrecen por estar ubicados cerca de las poblaciones, su construcción es poco costosa.
"Los glaciares artificiales son una suerte de complemento a la naturaleza"
Chewang Norphel, director del Leh Nutrition Project
Según explica el ingeniero, "los glaciares artificiales son una suerte de complemento a la naturaleza", porque además de su función como fuente de irrigación de los cultivos, "permiten recargar las capas de agua subterráneas".
Premios, récords y más glaciares
Desde hace más de 15 años Norphel trabaja en el desarrollo de los glaciares artificiales. El primero nació en 1987 y "como los resultados fueron buenos me decidí a hacer otros", le dice a BBC Mundo.
En total ha construido diez. El más grande, de 300 metros de largo, 45 metros de ancho y un metro de profundidad está en el poblado de Phuktsey, en Ladakh y proporciona agua a 700 personas.
Aunque su invención le valió premios, visitas de ingenieros extranjeros para aprender de sus conocimientos y hasta una mención en el Limca Book of Records, una suerte de versión india del Libro de Récords Guinness, en los últimos años la organización de la que forma parte, el Leh Nutrition Project, se quedó sin fondos para continuar con esta empresa.
Además, las inundaciones que tuvieron lugar en el distrito en 2006 destruyeron no sólo los cultivos sino también seis de sus glaciares.
Ahora, le dice a BBC Mundo con entusiasmo, "recibimos fondos del gobierno central y el personal del ejército nos está ayudando a construir más glaciares", además de contribuir a la reparación de los dañados en 2006.
"Se vienen tres en camino", agrega Norphel, quien promete seguir llevando esta tecnología a todas las poblaciones de India que la necesiten.
BBC Mundo, Medio Ambiente
http://www.bbc.co.uk/mundo/ciencia_tecnologia/2009/08/090813_1045_hombre_glaciar_lp.shtml

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques