Uruguay y Brasil: Transgénicos y agrotóxicos van de la mano







RAPAL-UY *

Adital -

Agrotóxicos y transgénicos: las multinacionales marcan el paso
RAPAL Uruguay
Julio 2009
Los agrotóxicos continúan siendo usados a gran escala, principalmente en los monocultivos agrícolas y transgénicos, a pesar de sus efectos nocivos sobre el medio ambiente, la salud de los trabajadores que los manipulan, los pobladores rurales que los sufren y todos nosotros que los consumimos a través de los alimentos.
Solamente el año pasado, el mercado mundial de los agrotóxicos tuvo un lucro líquido de 40.000 millones de dólares. La producción de estas sustancias está concentrada en nueve multinacionales, que controlan el 90% de la producción: Syngenta, Bayer, Monsanto BASF, Dow AgroSciences, DuPont y Nufarm
 
Contrario a lo que dice la propaganda de las compañías de biotecnología, los cultivos genéticamente alterados (transgénicos) no han reducido el uso de agroquímicos tóxicos- de hecho, están causando un aumento en su uso, según la organización RAPAL-Uruguay.
La organización alude a los casos de Brasil y Uruguay. En un boletín reciente la organización ofrece datos que presentó la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria brasileña durante en un seminario sobre Agrotóxicos, Salud y Sociedad realizado en la ciudad de Brasilia el pasado mes de julio. "Brasil es uno de los mayores consumidores de agrotóxicos en el mundo. Los cultivos de soja (soya) transgénica han acrecentado el uso de estos productos, seguidos por el maíz, caña de azúcar y algodón. En el 2008 el mercado brasileiro consumió 673,862 toneladas de estos productos, probando así -contrariamente a lo que dice la propaganda de las empresas- que los cultivos transgénicos aumentan el uso de los agrotóxicos."

Uruguay está en una situación similar, sostiene RAPAL. Según datos que obtuvo la organización del gobierno uruguayo, entre 2002 y 2008 las importaciones de herbicidas, insecticidas y fungicidas subieron 258%. En 2002 se importaron 5,336 toneladas y en 2008 13,770 toneladas de agrotóxicos, utilizados en varios cultivos, pero principalmente en la soya transgénica.

"Las empresas que venden las semillas transgénicas son las mismas que venden los agrotóxicos, o sea, que su ganancia es por partida doble", concluye RAPAL-Uruguay. "Nuestra población también sufre impactos por partida doble, claro que estos por donde se les mire son negativos: el uso masivo de agrotóxicos ha causado intoxicaciones y enfermedades en las personas que aplican estos venenos, muerte de abejas, terneros, peces, contaminación del suelo y agua. Es un modelo avasallador, que desplaza a los pequeños productores y está terminando con la apicultura y con la pesca artesanal."
Las pocas corporaciones transnacionales que controlan el negocio de los transgénicos, que incluyen a Monsanto, BASF, Bayer, Dow y Dupont, son también precisamente líderes mundiales en la producción de pesticidas.
Para más información:
http://bioseguridad.blogspot.com/search/label/Uruguay
[Enviado en Ircaméricas]

* Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas de América Latina - Coordinación Uruguay

Entradas populares de este blog

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

¿Cuánto tiempo nos queda? El informe de la ONU en 60 segundos

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques