La Agricultura del Futuro




Por: Colin Tudge

La agricultura es una de las pocas industrias que sabemos vamos a necesitar 
dentro de 100 años. 

El Consejo de Representantes de la Ciudad de Oxford ha decidido que necesitamos mas viviendas y trabajos.- no así en mi propio pueblo de Wolvercote, al nor-oeste de la ciudad. Bajo la órden de desarrollo de vecindario (parte de la ley de localismo) nosotros, los paisanos, los ordinarios tenemos algo que decir sobre lo que hay que hacer
Así que planeamos y pensamos en el hall municipal y somos testigos de lo que esperamos sea un  cambio sísmico del humor público, en la economía y en el balance de poder.
Cada vez mas gente comienza a  sentir que "Desarrollo" no debería ser mas de lo mismo: ampliación del ejido municipal y trabajos en la ciudad. En su lugar lo que necesitamos es
un renacimiento agrario: cultivos en pequeña escala, que incluye horticultura, integrada con la ciudad y que al mismo tiempo incluya mucha gente, preferentemente capacitada y muchas veces part time
Algunas almas valientes  de Wolvercote voceaban estas ideas hace 5 años pero solo recibieron extrañeza y silencio. Ahora todos, salvo el gobierno, siente profundamente que la fiesta neoliberal se acabó; que la burbuja basada en deuda explotó, que crecer-crecer-crecer financiero siempre fue una idea loca y en un mundo obviamente finito era inmolación segura. En síntesis, comienzan a ser escuchados aquellos que dicen que necesitamos mas y mejores cultivos con control en manos del pueblo del lugar mas que los bancos, corporaciones y especuladores transnacionales. Estos son los argumentos mas importantes.
1. La comparsa económica de los últimos 30 años- el mercado global neoliberal y el capitalismo finaciero basado en deuda- se ha descarrilado. La teoría que lo potenciaba que decía que los mercados sin controles pueden y podrán producir un mundo tolerable está en bancarrota. ( Tal como algunos dijeron al comienzo). Los intentos de los gobiernos como los nuestros y las instituciones supranacionales como la UE para volverlo a su lugar estan condenados: con un terrible  esfuerzo y dinero del contribuyente derrochados.
Cualquiera medio despierto sabe que necesitamos algo distinto. No obstante no necesitamos una revolución marxista. No es necesario "aplastar al capitalismo". Solo necesitamos restaurar esas formas primitivas de capitalismo restringidos por el sentido común y una moralidad común como no lo es el mercado desatado. El capitalismo de perfil bajo del muy despreciado "pequeño burgués" bastará.: Una nación de granjeros (como lo denominó Thomas Jefferson) o de tienderos (como hizo Adam Smith unos años antes que Napoleon)
2. Las economias deben estar basadas en cosas reales. Los cimientos provistos por dinero hipotético- dinero aún no ganado, y que posiblemente nunca se haga- son insatisfactorios, tal como muchísima gente se dió cuenta hace décadas. Aúnque Gordon Brown y los banqueros, incluyendo Mervyn King no lo hicieran.
3. Pero no podemos seguir alegremente sacando cosas de la tierra y tirando la basura. Los renovables y el reciclado y demás deben ser tomados seriamente. No obstante lo mas serio de todo es la agricultura. Tanto como podamos debemos producir lo que necesitamos. El alimento por supuesto, es la prioridad -  si todos estuviesen bien alimentados el mundo tendría un aspecto muy distinto (y esto es posible siempre que lo agropecuario fuese destinado solo a ese objetivo). Pero también deberemos además producir otras cosas , como siempre han encarado los granjeros-  tales como algodón aceites y otros. 
Las granjas y la forestación deberán considerarse juntas- la madera entra en el mix- mas una legión de frutos y resinas. Es increíble lo que podríamos estar cultivando, cortesía del sol, si nos abocásemos un poco. El muy en boga biocombustible es el menos interesante de los productos de la agricultura, y  muchas veces altamente pernicioso-pero le ayuda a las petroleras verdear su imagen razón por la que tantos de nuestros políticos mal informados y pusilánimes y sus asesores expertos apuestan en el mismo tanto de nuestro dinero.
4: La agricultura que necesitamos no obstante, enfáticamente no es la industrializada que conocemos ahora, un fresco ejercicio de química industrial o biotecnología. Necesitamos agricultura de baja tecnología, máximamente diversificada (policultivada) compleja y por lo tanto artesanalmente intensiva. No solo mucho laboreo sino laboreo artesanal especializado. Gran Bretaña urgentemente requiere un millón de granjeros nuevos, diez veces lo que tiene ahora, que viene siendo tanto como los desempleados actuales.
5: En síntesis: de todas las industrias, la agricultura es la única que podemos preveer que sea indispensable en 10, 20 o 100 años- o 10mil años si aún estamos- Pero no podemos seguir alegremente con la que tenemos ahora, en manos de corporaciones y petróleo dependiente. Necesitamos cultivos complejos en manos del pueblo y para el pueblo
Es aquí donde recae el futuro de nuestro pueblo y todos lo pueblos a lo ancho del mundo: cultivos de pequeña escala, de laboreo especializado, intensivo de bajos insumos y de alta complejidad. Pocos gobiernos, si es que hay alguno, perciben esto de modo que, además de todo el resto debemos encontrar formas de puentearlos, luego del cual, preferiblemente sin confrontaciones serias y revuelta sanguinaria se los podrá dejar que se deshidraten en la viña

Fotos: Lucas Chiappe - dapa.ciat.cgiar.org - http://sustainability.uiowa.edu
Fuente: The guardian.co.uk - Traducción: Miguel Webb

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques