Ayudar a crear nuevos Parques Nacionales en América Latina... de una manera inédita





El matrimonio estadounidense Douglas y Kristine Tompkins, que en los últimos 20 años ha adquirido tierras a gran escala en Argentina y Chile para convertirlas en Parques Nacionales, busca colaboración y apoyo financiero en Europa para sus nuevos proyectos, tarea de la que se ocupará la española Astrid Vargas. 
Vargas, experta internacional en carnívoros en riesgo de extinción y que en 2005 logró la primera reproducción en cautividad del lince ibérico en España, asesorará además la reintroducción del Yaguareté en la reserva natural de Iberá (Argentina), iniciativa impulsada también por los Tompkins a través de su fundación The Conservation Land Trust. El objetivo, explica Vargas en una entrevista con Efe, es mostrar en Europa el trabajo realizados por ellos en Argentina y Chile, países en los que se han enfrentado al escepticismo y el recelo de algunos sectores sociales y a la oposición política. En las dos últimas décadas, los multimillonarios norteamericanos han comprado 880.000 hectáreas en Argentina y Chile para convertirlas en Parques privados, restaurarlas como eran en su origenes y después cederlas o donarlas bajo ciertas cláusulas para que ese territorio esté dedicado a la conservación a perpetuidad, para "evitar que se pierda el intenso trabajo de restauración que se realizó en cada una de las propiedades adquiridas", añade Vargas, quien reconoce la dificultad, en un principio, de entender este concepto inédito de conservación en manos privadas con el objetivo final de donarlas a ambos Estados.
Hasta la fecha, el matrimonio ha creado los que hoy se conocen como dos Parques Nacionales, uno en Chile: Corcovado (70.000 Has.) y otro en la costa aAtlántica Argentina: Monte León (60.000 Has.). 
Que se añadieron perfectamente a la Red de Areas Protegidas de cada país, y otros tres "están a punto se ser donados": Los futuros Parques Nacionales son: El Parque Pumalín (medio millón de hectáreas repletos de biodiversidad y selva Valdiviana chilena que linda con el Parque Nacional Lago Puelo y e Parque Provincial Río Turbio en Argentina; el Parque Patagonia (70.000 has) en Chile y el Parque Iberá para adosarlo al Area Protegida ya existente en Argentina. Este último, es donde luego del éxito obtenido al reintroducir en ese hábitat el Oso Hormiguero, se desarrollará el siguiente proyecto de reintroducción del Yaguarete. Su superificie abarcará 700.000 hectáreas, transformándola en la mayor extensión protegido en Argentina, mientras que el conjunto de la cuenca del Iberá -uno de los grandes complejos de agua dulce del planeta- ocupa en su totalidad: 1,3 millones de Has.
El de Patagonia, cercano al Parque Nacional de Torres del Paine, "será único, porque va a funcionar 100% con energías renovables y las casas que están construyendo generarán su propia energía y los vehículos de manutención funcionarán con hidrógeno".
A juicio de los Tompkins, la creación de nuevos parques adquiridos a privados, es el modo "más rápido y eficaz de salvaguardar la biodiversidad que se está extinguiendo a un ritmo jamás visto en la Tierra . 
Ellos por lo pronto, muy a pesar de la mala fama creada por los medios de ambos países respecto a este método insólito de añadir nuevos Parques Nacionales a los Estados Chileno y Argentino, ya han protegido de forma permanente un millón de hectáreas y su ideal sería llegar a donar 5 millones de Has" en sus vidas, explica Vargas.
Imagenes: eldiariodeturismo.com.ar-parquemonteleon.blogspot.com-patagoniasinrepresas.cl - Boletin de Ecosistemas.cl

Entradas populares de este blog

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente

El espejismo de "reciclar" plástico

Patagonia Argentina: Las represas en el Río Santa Cruz amenazan al Glaciar Perito Moreno