Un terremoto, ¿culpa del hombre?



Una investigación asegura que la explotación de un acuífero contribuyó a un sismo en España.
Las actividades humanas contribuyeron al terremoto destructor que golpeó el año pasado la ciudad histórica de Lorca, en el sur de España, e incluso quizás lo agravó, estimó un estudio publicado ayer en la prestigiosa revista científica Nature.
El 11 de mayo de 2011, un sismo de magnitud 5,1 cuyo epicentro se situaba a sólo 3 kilómetros de profundidad, mató a nueve personas y dejó unos 130 heridos en Lorca. Además, unas 15.000 personas tuvieron que abandonar sus casas debido a los daños, que afectaron al 12% de los edificios de esta ciudad, con una gran riqueza de patrimonio.
Para entender mejor el fenómeno, Pablo González, del departamento de las Ciencias de la Tierra de la Universidad de Ontario Central (Canadá), y sus colegas analizaron por radar la deformación del suelo causada por los temblores.
Los especialistas hallaron que ¨la capa freática de la cuenca de Alto Guadalentín, el río vecino, había bajado unos 250 metros entre 1960 y 2010 debido a la extracción de agua por el hombre. Y con una simulación informática sugirieron que esta caída de la capa acuífera provocó la rotura de una parte de la corteza terrestre próxima al sistema de fallas de Alhama de Murcia. Esta rotura causó una "reacción elástica" de la corteza, que acentuó la presión sobre la falla, llevando al punto de casi rotura.
"Nuestros resultados implican que las actividades humanas pueden influenciar la forma y el momento en el que ocurren los sismos", indicaron los autores del estudio.
En un comentario separado, el geólogo Jean-Philippe Avouac, del Instituto de Tecnología de California, estimó que la extracción de agua para las necesidades humanes aceleró muy probablemente un proceso natural, pero no fue suficiente para desencadenar sola la sacudida. Sin embargo, llamó a tener una mayor precaución para evitar perturbaciones en el subsuelo, en particular los proyectos de almacenamiento de CO2 subterráneos que afectarían enormes volúmenes de corteza.
Fuente: AFP
------------------------------------------------------------
La extracción de agua influyó en el terremoto de Lorca
El equipo de científicos, que lleva desde 2006 analizando las tasas de deformación del terreno del sureste de la península a partir de imágenes de satélite
Un estudio con participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad Complutense de Madrid ha revelado que la extracción de agua habría influido en el terremoto que afectó a Lorca en 2011, ya que esta práctica habría perturbado la corteza terrestre de la falla de Alhama, la más activa de Murcia.
   El equipo de científicos, que lleva desde 2006 analizando las tasas de deformación del terreno del sureste de la península a partir de imágenes de satélite, ha desarrollado un modelo de carga del terreno de la región empleando los datos históricos de extracción de agua subterránea entre 1960 y 2010, así como el área de hundimiento detectada entre 1992 y 2007.
   De este modo, pudieron comprobar que la pauta del movimiento de la falla guarda correlación con los cambios en la corteza terrestre causados por un descenso de 250 metros del nivel de agua natural subterránea por las extracciones desde los años 60.
   "Este modelo permitió simular los cambios de esfuerzos acumulados en la corteza terrestre desde el comienzo de la extracción de agua y ver de qué modo y dónde afectaba a la falla de Alhama de Murcia", ha indicado uno los investigadores del estudio, Pablo González. Así, el trabajo ha revelado que "coincidían las zonas de máximo movimiento durante el terremoto y de máxima acumulación de energía por extracción de agua subterránea".
   Según González, el trabajo utiliza por primera vez un modelo físico que cuantifica las diferentes variables que intervinieron en el terremoto, que se desencadenó "porque en la zona ya había acumulada mucha energía tectónica".
   Los resultados señalan que la relación entre el hundimiento causado por la extracción de agua y el tipo de deslizamiento podría, en general, ayudar a entender cómo y dónde se puede producir un terremoto. "El estudio podría ayudar al desarrollo de mejoras en la cuantificación del riesgo sísmico y complementar los mapas que sirven actualmente para definir la normativa de construcción", precisa González.
   Asimismo, la investigación, publicada en 'Nature Geoscience', permite delimitar qué condiciones requieren determinadas zonas de la falla para que la ruptura asociada a un terremoto se inicie, propague o detenga. "En el futuro tendremos que profundizar en los aspectos de modelización y en el diseño de redes instrumentales que permitan confirmar y concretar la relación entre terremotos", ha concluido el científico.
------------------------------------------------------------
La fractura hidráulica amenaza los acuíferos
Ecologistas en Acción ha enviado al Ministerio Medio Ambiente una carta en la que reclama su intervención, como organismo competente en materia de agua, para conseguir la suspensión de permisos de investigación para el empleo de la fractura hidráulica. Esta técnica para la extracción de gases no convencionales pondría en riesgo los acuíferos.
De acuerdo a la información recogida por Ecologistas en Acción, el Ministerio de Industria y varias Comunidades Autónomas han concedido en los últimos meses decenas de permisos de investigación que podrían emplearse pronto para la fractura hidráulica o fracking. Esta técnica consiste en la creación de fracturas en sustratos rocosos del subsuelo para la extracción de gases no convencionales. En este proceso se inyectan toneladas de de agua a presión con compuestos químicos, de los que al menos una parte son altamente tóxicos. Sin embargo, no se conoce su composición completa, con el argumento del secreto industrial.
Una gran parte de esos permisos de investigación se ubican en áreas donde se sitúan acuíferos conocidos. Además, una buena parte de ellos son acuíferos carbonatados, que son especialmente frágiles a la contaminación química, al desplazarse agua a lo largo de los mismos de forma relativamente rápida, a través de grietas y fisuras.
En este sentido, si se llevan a cabo labores de fractura hidráulica en zonas donde existen acuíferos, y muy especialmente carbonatados, es previsible que se produzca una contaminación irreversible de los mismos, además con productos químicos altamente tóxicos.
Estas circunstancias concurren especialmente en el País Vasco, La Rioja y la provincia de Burgos. Son zonas calcáreas, donde se han concedido numerosos permisos de investigación. Una cuarta parte de la población se abastece de esos acuíferos, ahora amenazados por la fractura hidráulica, con el consiguiente riesgo para la salud de sus habitantes.
Por todo ello, Ecologistas en Acción ha solicitado al Ministro de Agricultura y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, en su calidad de máximo responsable en materia de agua, que solicite la suspensión de todos los permisos de investigación concedidos en áreas donde se conozca la existencia de acuíferos. Asimismo la organización reclama que no se conceda ningún nuevo permiso en zonas de estas características.

Entradas populares de este blog

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente

Patagonia Argentina: Las represas en el Río Santa Cruz amenazan al Glaciar Perito Moreno

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia