Tipología golpista paraguaya por el dr. Frankensgolpe

Por Pelao Carvallo
1.- Grandes golpistas: confabuladores de toda la vida, que saben claramente que república no es democracia y el voto y la opinión del pueblo les importa un carajo. Residen a caballo entre la hacienda y el sillón en el Congreso. Estos dan golpes todos los días, incluso contra sí mismos si es que sacan ganancia de ello. Son golpistas de toda la vida o de raza: hijos y nietos de golpistas.
2.- Golpista financista: empresarios de alma conservadora o emprendedora, dispuestos a financiar un golpe en tanto sea un buen negocio. Suelen ser empresarios o CEO de empresas locales o subsidiarias de multinacionales. De sus dineros viene el pago para facilitar votos en el parlamento. Hay golpistas financistas que son al mismo tiempo grandes golpistas.
3.- Golpista comunicacional: periodista o empresario de las comunicaciones que quiere sentirse protagonista de la historia, sufre el mal de Eróstrato y es capaz de destruir la paz pública para quedar en la memoria de la gente y de paso recibir unos milloncitos vía cargos públicos o viajes pagos en giras del presidente golpista. Son la barra informativa de los golpistas oficiales.
4.- Golpistas oficiales: miembro del partido golpista que asume cargos públicos tras el golpe, guau por “espíritu de servicio”, aunque mejor dicho tienen el espíritu de servírselo todo mientras le dure el cargo. Son militantemente golpistas si así lo demanda el partido, y son también militantemente demócratas cuándo el mismo partido se los demande.
5.- Golpistas neutros: guau no son golpistas ni antigolpistas. Se colocan en el justo medio y por encima de las cosas. No dicen golpe sino “quiebre institucional”, no dicen golpe sino “destitución”. Desde sus posiciones acomodadas o riesgosas, pretenden no quedar mal con nadie, aunque todas sus gentilezas se dirigen a los golpistas en el poder.
6.- Golpistas acomodados o gobiernistas eternos: Luguistas en su momento, con cargos de confianza o directivas en los ministerios y entes públicos, después de declaraciones juradas de resistir hasta el fin, se han acomodado muy bien a la situación y hoy son personal de confianza de los golpistas o para seguir apareciendo como resistentes pasan de ser altos cargos a mandos medios. El freezer no es para ellos. Adoptan también un aire neutro.
7.- Golpistas que se justifican en la tarea: Estos aducen estar en tareas de gobierno en pos de un proyecto, más allá de un gobierno. No se sienten deudores del antiguo gobierno ni del nuevo,pero muy bien que reciben su sueldo. Quedan bien ante la izquierda porque se presentan como “resistentes” y ante los golpistas por ser “institucionales”.
8.- Medianos golpistas: le siguen las de abajo a los grandes golpistas, no tienen ideas propias salvo las que tienen que ver con colocar bien a familiares y amigos.
9.- Pequeños golpistas: son los que aplauden a medianos y grandes golpistas, esperan reemplazarles y pasar a ser uno de ellos, mientras ponen cara de entusiastas y se prodigan en acusar de zurdos a quien pueda disputarle de algún modo el puesto.

Fuente: elciudadano.cl -  Imagen: desdeabajo.info

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques