Naciones Unidas: ¿Quién quiere pasar por la puerta giratoria?


Organizaciones latinoamericanas y comunidades campesinas, indígenas y afrodescendientes, que vivimos cada día la contaminación y la explotación de nuestros territorios por parte de megaproyectos en mano de empresas nacionales y transnacionales observamos que Naciones Unidas pretende encubrir y normalizar conductas violatorias empresariales que atentan contra los derechos humanos de los pueblos.
Ese órgano fomenta la adopción y promoción de mecanismos voluntarios con respecto al cumplimiento de derechos inalienables de la humanidad, en vez de impulsar un marco regulatorio real y obligatorio. Al mismo tiempo, promueve la contratación de reconocidos portavoces de empresas transnacionales extractivistas para cargos de decisión política en la ONU; y sus expertos salen de cargos relacionados con empresas y derechos humanos para asesorar a corporaciones transnacionales sobre los mecanismos voluntarios.
Las empresas transnacionales ostentan poder económico y político, en muchas ocasiones superiores a los países en donde desarrollan sus actividades, lo que las convierte en actores con enorme capacidad de imponer sus intereses por encima de los derechos de las personas y de los pueblos que viven bajo la esfera de su influencia. Dejarlas al margen de las regulaciones sobre derechos humanos, socava la legitimidad de las estructuras que se pretendan democráticas.
Por ello, las empresas deben ser sancionadas por su participación en violaciones a los derechos humanos, y no gozar de la aplicación de estándares voluntarios, impulsados por ellas mismas, como el Pacto Global de la ONU o Principios Rectores elaborados por John Ruggie (1). Ese marco desregulatorio, sostiene explícitamente que de los principios expuestos “no se deriva ninguna nueva obligación jurídica”. Entre tanto, las corporaciones transnacionales encuentran o promocionan legislaciones nacionales favorables que se ajusten a sus intereses y la “lex mercatoria” (2) mientras las comunidades se enfrentan con la imposibilidad de acceder a la justicia y de recibir garantías mínimas de protección.
LAS PUERTAS GIRATORIAS
Luego de hacer el informe que lleva su nombre, John Ruggie dejó su cargo de Representante Especial del Secretario General para los Derechos Humanos y las Empresas, para desempeñarse como Consultor Especial de la empresa minera canadiense Barrick Gold Coporation (3). Esta empresa está cuestionada por su implicación en múltiples crímenes frente a los derechos de las comunidades afectadas por la explotación minera en Perú, República Dominicana, Argentina y Chile; casos que se encuentran denunciados ante cortes nacionales e internacionales.
Por otro lado, Alexandra Guáqueta, asesora de la empresa Cerrejón y representante de ésta ante el Comité Minero Energético del Programa Presidencial de DDHH y DIH del gobierno colombiano, que reúne a empresas y Fuerza Pública, así como funcionaria de la Oxy Petroleum en Colombia (4), se ha convertido en la representante de América Latina del exclusivo Grupo de Trabajo de la ONU sobre Empresas Transnacionales y Derechos Humanos (5). Tanto la empresa Cerrejón como la Oxy Petroleum están acusadas a nivel nacional e internacional por su responsabilidad en graves violaciones a los derechos humanos en Colombia.
Estos dos ejemplos y muchos otros, evidencian el patrón de la puerta giratoria que se viene aplicando en función de la materialización de claros intereses del sector privado. Las “asesorías”, que se ocupan de los efectos más chocantes para la opinión pública de las actividades de las empresas, no se ocupan de las causas y permiten a las sociedades transnacionales corregir sus estrategias de imagen (greenwash) (6).
Asimismo, el tránsito permanente de funcionarios estatales y organismos multilaterales a grandes empresas privadas, y viceversa, estimula serias conductas de corrupción, considerando que personas del sector público cuentan con toda clase de información sensible y que ésta se puede poner al servicio de los intereses del sector corporativo.
Ante esta situación insostenible solicitamos al órgano de las Naciones Unidas:
Que se abstenga de todo nombramiento de este tipo de personas para cargos relacionados con temas de empresas y derechos humanos.
Qué se hagan ampliamente públicos los CV de las personas postuladas para tales cargos.
Que se genere un mecanismo interno de control con la finalidad de evitar la injerencia por parte de personas que representan intereses de empresas trasnacionales en temas de derechos humanos.
Que haya anualmente una rendición de cuentas por parte de Naciones Unidas con respecto a la puerta giratoria.
Que se reconozca en Naciones Unidas el vacío existente sobre la regulación de carácter vinculante hacia las empresas y la necesidad urgente de avanzar hacia ello.
América, Octubre de 2012
REFERENCIAS: 1) En junio de 2011, el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas aprobó el informe escrito por John Ruggie, los Principios Rectores sobre las empresas y los derechos humanos para “proteger, respetar y remediar”.
2) Apartes tomados del documento Alejando Teitelbaum, Comentarios al Informe del Secretario General de la ONU, 2012.
6) Greenwash: “Disinformation disseminated by an organisation so as to present an environmentally responsible public image” (The Concise Oxford English Dictionnary), 1999.
Imagen: operations.blogs.ie.edu
FIRMAN: América Latina  5 Soles Valparaíso – Chile ACA, Agrupación de Consumidores de Agua, Río Mostazal – Chile Acción Ecológica – Ecuador Acción por el desarrollo y progreso de Caldera – Chile ADEF, Amigos de la Flora y Fauna, Vicuña – Chile AGE Aconcagua – Chile Agrupación de Defensa del Valle de Chalinga – Chile Agrupación de Derechos Humanos, “José Calderón Miranda”, Paine – Chile Agrupación Ecológica CHADENATUR, Chañaral – Chile Agrupación Ecológica Cultural del Río Mostazal – Chile Agrupación para el Control del Medio Ambiente y Desarrollo Social de la Comuna de Andacollo (CMA) – Chile Agrupación Sociocultural de Atacama – Chile Aire Puro Valparaíso – Chile Amerindia – Chile Amigos da Terra – Brasil APROMAC – Associação de Proteção ao Meio Ambiente de Cianorte – Brasil Asamblea Ambiental El Melón – Chile Asociación de Ciudadanos para la Defensa de la Salud y el Medio Ambiente, Viña del Mar – Chile ATTAC – Argentina Brigada S.O.S. Huasco – Chile Cátedra de la Paz, Universidad de Los Andes Mérida – Venezuela CENSAT Agua Viva, Amigos de la Tierra – Colombia Centro de Conservación Cetácea – Chile Centro de Documentación e Información CEDIB – Bolivia Centro de Estudiantes de la Comunidad Teológica Evangélica – Chile Centro de Estudios por el Desarrollo Humano Sustentable (CEDEHS) – Chile Centro de Mujeres “AMELIA BRUHN, Quilpué – Chile Centro Ecoceanos – Chile CESTA – El Salvador Chile Sustentable – Chile Ciudadanos a la Vanguardia, Antofagasta – Chile COECOCEIBA, Amigos de la Tierra – Costa Rica Colectivo de Abogados “José Alvear Restrepo”, CCAJAR – Colombia Colectivo de Coordinación de Acciones Socio Ambientales, Colectivo CASA – Bolivia Colectivo Editorial Mapuexpress – Chile y siguen decenas de organizaciones... además de Redes y/o plataformas internacionales Amigos de la Tierra América Latina y Caribe – ATALC Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo, CADTM – AYNA Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales – WRM Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina – OCMAL Plataforma Interamericana de Derechos Humanos, Democracia y Desarrollo (PIDHDD) Red Contra el Monocultivo de Arboles – RECOMA Red Europea De Comités “Oscar Romero” Rede Internacional dos Atingidos pela Vale (International Network of People Affected by Vale)

Entradas populares de este blog

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente

El espejismo de "reciclar" plástico

Patagonia Argentina: Las represas en el Río Santa Cruz amenazan al Glaciar Perito Moreno