Lo que sucede en el Ártico afecta a todo el planeta




Los científicos están seguros de que esta tendencia se debe a la contaminación.
La extensión del hielo ártico descendió al nivel más bajo jamás registrado al medir 3.41 millones de kilómetros cuadrados el 16 de septiembre, según el Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo (NSIDC). Eso es un 49 por ciento por debajo del promedio mínimo registrado durante los años 1980 y 1990.
Los científicos están seguros de que esta tendencia se debe a la contaminación. Si bien año tras año existen fluctuaciones en la localización y extensión del hielo ártico, originados principalmente por los patrones de viento, las mejores estimaciones nunca cayeron por debajo de 9,8 millones de kilómetros cuadrados en la primera mitad del siglo 20 y, probablemente, no inferior a 9 millones en los últimos 1.000 años. Desde 1950 existe una clara tendencia hacia menos hielo, con estimaciones por debajo de 4 millones de kilómetros cuadrados, por primera vez este año.
La reorganización del hielo marino impulsado por el viento no puede explicar la reducción progresiva del espesor del hielo y la fracción decreciente del mismo que se ha mantenido durante más de un año. Estas tendencias no sólo es una señal de  que el cambio climático es causado por el hombre, también significa que el hielo ártico es cada vez más vulnerable al colapso. De hecho, el hielo ártico se está derritiendo mucho más rápidamente de lo predicho por los modelos climáticos.
Por desgracia, lo que sucede en el Ártico no se queda en el Ártico. La dramática pérdida de hielo ártico contribuye a un clima más extremo en los Estados Unidos al menos en tres maneras.

1. La drástica reducción en el hielo se refleja en el océano Ártico al cambiar el flujo de energía en el sistema climático en el hemisferio norte. En particular, se altera la posición y la forma de la corriente en chorro, favoreciendo un patrón con más olas pronunciadas. Eso significa que el aire tropical puede penetrar más al norte y que el aire ártico puede penetrar más al sur. También significa que los sistemas climáticos tienden a moverse más lentamente de oeste a este. El resultado es el aumento de clima extremo tanto calor excesivo y persistente como fuertes tormentas de nieve.
2. La reducción del hielo ártico aumenta el calentamiento en el Ártico, lo que acelera el derretimiento de la capa de hielo de Groenlandia y el aumento de los niveles del mar. Cuando se derrite el hielo del mar no hay un efecto directo sobre el nivel del mar porque los hielos flotantes desplazan exactamente el mismo volumen del agua que se derrite. Ese no es el caso con el hielo terrestre, como la capa de hielo de Groenlandia. El exceso de calor en el Ártico ha llevado a la fusión superficial a través de Groenlandia. Cualquier escurrimiento de la capa de hielo de Groenlandia contribuye directamente al aumento del nivel del mar. Y eso significa más inundaciones costeras en los Estados Unidos, sobre todo en las costas del este y del Golfo.
3. El calentamiento del Ártico aumenta la cantidad total de calor absorbida por la Tierra y libera carbono de la capa subterránea de hielo, lo que aumenta el calentamiento global. El hielo marino actúa como un parasol o un parabrisas para autos que mantiene tu auto fresco. La sustitución de las superficies brillantes de hielo oscuro con las de mar abierto significa que la Tierra en si absorbe más energía solar. El efecto es equivalente a 20 años de emisiones de dióxido de carbono de acuerdo al físico Peter Wadhams de la Universidad de Cambridge. Además, como el Ártico mantiene miles de millones de toneladas de dióxido de carbono y metano actualmente atrapado en la capa subterránea de hielo el que podría ser puesto en libertad, por lo que aumentaría directamente el manto de gases que atrapan el calor en la atmósfera de la Tierra. Todo esto significa cambios climáticos aún más rápidos y clima más extremo en los Estados Unidos.
Por lo tanto, al observar las sorprendentes fotos que salen del Ártico recuerda que esto no es sólo un problema que enfrentan los osos polares. A diferencia de lo que afirman los promotores de Las Vegas, lo que sucede en el Ártico no se queda en el Ártico.
Lee otros blogs de Dan Lashof (en inglés): http://switchboard.nrdc.org/blogs/dlashof/
Enviado por Dan Lashof - Publicado en: ECOticias.com

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques