Los pozos petrolíferos de ‘fracking’ perjudican la salud infantil

Además del impacto ambiental o, incluso, el riesgo de terremotos inducidos por estas explotaciones, un equipo científico liderado por Janet Currie, de la Universidad de Princeton (Estados Unidos), ha completado un estudio en el que se concluye que los niños gestados en una zona de menos de 2 millas (3,2 kms) de un pozo de fracking tienen un 25% más de riesgo de padecer problemas de salud como un bajo peso al nacer, TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) o asma.

Los resultados de este estudio han sido publicados en la revista Science Advances . (ed on line 13 de diciembre) y se basan en el análisis del historial médico de 1,1 millones de niños gestados en zonas en las que se implantaron pozos de fracking entre 2004 y 2013, en Pensilvania (EE.UU.). Para estar más seguros de su hallazgo, los investigadores compararon hermanos gestados a diferentes distancias de los pozos.
Acción de protesta contra el 'fracking' en octubre de 2016 (Christopher Furlong / Getty)

Entre las conclusiones se destaca Concluyeron que, "aunque hay algunas pruebas de que vivir a menos de tres kilómetros de un pozo activo de fracking puede tener efectos negativos en el útero, los mayores impactos en la salud son en niños nacidos de madres que viven a un kilómetro de estos pozos".
La "fracturación hidráulica" es una técnica que facilita la extracción de petróleo y gas inyectando agua y productos químicos a alta presión en las rocas porosas que almacenan los combustibles.
“Dada la creciente evidencia de que la contaminación afecta a los bebés en el útero, no debería sorprender que el fracking, que es una actividad industrial pesada, tenga efectos negativos en los bebés”, dijo la coautora Janet Currie
“A medida que los legisladores locales y estatales deciden si permiten la fracturación hidráulica en sus comunidades, es crucial que examinen cuidadosamente los costos y beneficios, incluidos los posibles impactos de la contaminación”, ha destacado el coautor del estudio Michael Greenstone, profesor de economía y director del Energy Policy Institute en la Universidad de Chicago. “Este estudio proporciona la evidencia más sólida a gran escala de un vínculo entre la contaminación que se deriva de las actividades de fracturación hidráulica”, concluye el profesor Greenstone. JEC

Artículo científico de referencia:
Hydraulic fracturing and infant health: New evidence from Pennsylvania . Janet Currie, Michael Greenstone and Katherine Meckel. Science Advances 13 Dec 2017: Vol. 3, no. 12, e1603021
DOI: 10.1126/sciadv.1603021
Imagen: Protesta contra el 'fracking' en Nueva York en 2016 (Adam Welz / Credo)
http://www.lavanguardia.com/natural/20171214/433617721587/fracking-fracturacion-hidrualica-petroleo-perjudica-salud-infantul.html

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia