Si el cambio climático no se frena, las peticiones de asilo se triplicarán

El aumento de las temperaturas y otros efectos provocados por el cambio climático están provocando daños importantes en el medio ambiente y en las condiciones de vida y la salud de millones de personas. Un estudio internacional que publica la revista Science (ed. del 22 de diciembre) calcula los efectos que el cambio climático tendrá en los flujos migratorios y las peticiones de asilo de personas forzadas a desplazarse desde países pobres hacia Europa.

Joaquim Elcacho


El trabajo liderado por Anouch Missirian y Wolfram Schlenke confirma las conexiones existentes entre las perturbaciones meteorológicas y el aumento de las solicitudes de asilo de personas que persiguen entrar a la Unión Europea; una tendencia que aumentará drásticamente en el futuro.
Los autores estiman que, para fines de este siglo, las solicitudes de entrada a la UE aumentarán en un 28% en caso de un calentamiento global lento, en el que las emisiones futuras de gases invernadero disminuyan respecto a la situación actual.
En cambio, las peticiones de asilo en europa aumentarán un 188 % en el caso de un calentamiento global rápido; en el que las emisiones futuras sigan incrementándose, destaca el articulo en Science.
Algunos estudios previos habían descubierto una conexión entre las variaciones climáticas y la migración, pero Anouch Missirian y Wolfram Schlenker se propusieron explorar dicha relación a mayor escala y a nivel global.
Los investigadores analizaron las solicitudes de asilo en la Unión Europea (UE) presentadas desde 103 países entre 2000 y 2014 (con un promedio de 351 000 solicitudes por año) y a continuación compararon esa información con datos medioambientales de dichos países durante el mismo período de tiempo, a la vez que corrigieron los sesgos teniendo en cuenta otros factores de riesgo como conflictos armados.
Los grados también cuentan
La temperatura es un elemento importante en las condiciones de vida, y puede ser analizada como factor desencadenante de las migraciones
Los autores identificaron una relación entre las fluctuaciones en las solicitudes de asilo y las anomalías climáticas. Esta tendencia comienza a afectar países que tienen temperaturas medias de alrededor de 20 ºC y es más pronunciada en países con temperaturas de base más altas. Por el contrario, los países con temperaturas más bajas tienden a mostrar menos solicitantes de asilo a medida que el clima se vuelve cálido.
Missirian y Schlenker utilizaron los datos de solicitudes de asilo del período 2000-2014 en combinación con proyecciones climáticas para calcular cómo cambiarán las tendencias de solicitud de asilo en el futuro y descubrieron que un aumento en la temperatura global de entre 2,6 y 4,8 ºC para fines de siglo podría resultar en 660 000 solicitudes adicionales de ingreso en la UE por año.
Los autores mencionan que es sabido que las fluctuaciones climáticas afectan a la agricultura y el producto interior bruto (incluso en países desarrollados e industrializados que no poseen un sector agrícola muy grande), lo cual podría ayudar a comprender las tendencias que se observaron en este estudio, afirman los investigadores.
La lucha contra el cambio climático debe ser financiada por las economías y los países con más responsabilidad en la creación de este problema.
 
Artículo científico de referencia:
Asylum applications respond to temperature fluctuations. A. Missirian; W. Schlenker, Sciencie. 22 dec. 2017. Vol. 358, Issue 6370, pp. 1610-1614 DOI: 10.1126/science.aao0432

-----------
Más peticiones de asilo a la UE por el cambio climático: Aumentarán un 188%

    •    Los emigrantes triplicarán la media de solicitudes de los últimos 16 años para 2100
Llegada al puerto de Málaga de los inmigrantes rescatados el 25 de diciembre por Salvamento Marítimo cuando navegaban en una embarcación en el mar de Alborán, que salió del norte de Marruecos con dirección a la península. EFE/Daniel Pérez (Daniel Pérez / EFE)

Los emigrantes que pedirán asilo en la Unión Europea en el año 2100 triplicarán la media de solicitudes de los últimos 15 años si las emisiones de carbono continúan con la tendencia actual, según un estudio de la Universidad Columbia de Nueva York que publica Science. Esta investigación sugiere que reducir las emisiones de CO2 podría frenar solo en parte el aluvión de inmigración, porque incluso en un escenario optimista Europa vería cómo aumentan las peticiones de asilo al menos en un 25%.

Los investigadores han comparado las aplicaciones de asilo a la UE procedentes de 103 países presentadas entre 2000 y 2014 con las variaciones de temperatura en los países de origen de los inmigrantes. Han visto que, cuanto más se desvía la temperatura de los 20ºC en las regiones dedicadas a la agricultura –es la temperatura más adecuada para las cosechas-, mayor es la probabilidad de que los habitantes de esas zonas busquen refugio en el extranjero. En este sentido, cuando se produce un aumento de temperaturas, crece el número de peticiones de asilo procedentes de países cálidos como Irak o Pakistán, y disminuyen las de otros como Serbia o Perú.
Combinando los datos de aplicaciones de asilo con proyecciones de calentamiento global, los investigadores estiman que, con un aumento de la temperatura media global de 1,8ºC –considerado un escenario optimista en el que las emisiones de carbono se mantienen estables-, las solicitudes aumentarían un 28% en 2100, lo que se traduciría en 98000 nuevas peticiones de asilo a la UE cada año. Pero si las emisiones de carbono continúan en su trayectoria actual, con un aumento de temperatura global de entre 2,6ºC y 4,8ºC hasta 2100, las solicitudes aumentarían un 188%, lo que representaría una media de 660.000 solicitudes de inmigración a países de la UE cada año.

Fuente: La Vanguardia - Natural

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia