Capitaloceno

El verdadero fracaso es que no consigamos abandonar: la obsolescencia programada, la producción de armas, los alimentos industriales obtenidos, los ingentes desplazamientos innecesarios (tanto en automóviles privados como en desplazamiento constante de millones de toneladas de mercancías a varios miles de kilómetros), el turismo universalizado y cada vez más frecuente y lejano, el boom inmobiliario que produce millones de casas que se quedan vacías. Todo esto son seudo-necesidades que deberían de suprimirse rotundamente si entendiéramos el verdadero significado de la palabra economía.

Julio García Camarero

Continuamente, y en exclusiva, se entiende por ECONOMÍA: la rentabilidad, el crecimiento de la acumulación del PIB, la competitividad y el despilfarro. Es decir se confunde constantemente la economía con la antieconomía. Pero sólo existe de verdad una economía, la economía ecológica, esa de la que nos habla Joan Martínez Alieri, que en realidad no es otra cosa que una mimesis de la economía de la naturaleza. En la naturaleza no existen en absoluto las seudo-necesidades, la rentabilidad, ni el despilfarro, etc.; sólo existe el absoluto ahorro de materia y de energía, algo que no se obtiene con una descomplejización, como hacen los monocultivos o el Pensamiento Único. 
Tal y como está de moda decir, si no con la enorme complejidad que es la biodiversidad, la información genética de los seres de la naturaleza. En la naturaleza tampoco existe la rentabilidad, el crecimiento de la acumulación del PIB, etc. 
Por algo el inventor de la palabra ECOLOGÍA Ernest Haeker denominó a ésta: “economía de la naturaleza”. Si elimináramos todas las seudo-necesidades recién mencionadas. Con este 15% de energía de las renovables tendríamos de sobra…
El problema no es la Revolución Industrial, el humano, la técnica o el conocimiento, sino el capitaloceno que nos impone de continuo las seudo-necesidades, la rentabilidad, el crecimiento de la acumulación del PIB, etc. La gente esta tan acostumbrada a pensar que lo único que puede existir es el capitaloceno, que he oído a animalistas que sueñan con la desaparición de la humanidad para salvas a la naturaleza... eso es similar al ecofascismo o incluso una modalidad de ecofascismo. Que violencia mas cruda la de los animalistas!! Confunden el antropoceno con el capitaloceno. Están completamente perdidos, confunden el conocimiento y el humanismo con el inhumano capitalismo. Confunden el antropoceno con el humanismo, con lo humano, con el desarrollo humano. Al hablar de antropoceno, como están hablando algunos ecologistas, lo que se está haciendo es echar la culpa del colapso inminente a toda la humanidad, en lugar de a quien tiene la exclusiva culpa de ello: el 1% oligárquico que manipula todo en la actual sociedad humana. Pero el 99% que sufre este crimen, que no es otra cosa que un capitaloceno, no es culpable sino sufridor. Y no es de recibo culpabilizar a un sufridor. Y es que el capitalismo no sólo es el cáncer del ser humano, sino también el del comportamiento humano y el cáncer de nuestra casa común: la biosfera.

Por todo esto propongo cambiar el uso del termino antropoceno por el de capitaloceno.  
Es indispensablemente una urgente e ingente labor didáctica para que el 99% no se deje manipular por los oligarcas del capitaloceno y exijan terminar con todo tipo de seudo-necesidades. Esto es más urgente que la autoproducción y producción local que también serán indispensables.

1 Joan Martínez Alier, Introducción a la economía ecológica, Rubes, 1999
Joan Martínez Alier, Introducción a la economía ecológica, Rubes, 1999.
Fuente: http://www.decrecimiento.info/2018/02/capitaloceno.html - Imagenes: ‪La Izquierda Diario‬ - ‪Opal press‬

Entradas populares de este blog

Patagonia Argentina: Las represas en el Río Santa Cruz amenazan al Glaciar Perito Moreno

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia